Iglesia Visión de Futuro

“MIS VOTOS A DIOS”

Lunes 26 de noviembre

Por Omar Cabrera Jr.

Quiero hablar de la importancia de hacer votos con Dios. Jacob había recibido la bendición de su padre y se entera que el hermano lo envidiaba tanto que estaba esperando que el padre se muera para matarlo; y decide huir. Cuando huye, prácticamente con lo puesto (de hecho, usa una piedra de almohada porque no tenía otra cosa), Dios se le aparece en sueños.

Dios se manifiesta a través de los sueños a muchas personas en la Biblia, y sería para otra Palabra Semanal cómo Dios habla a través de los sueños. Se le apareció a José dos veces; la primera para que acepte a María como su mujer; la segunda para huir a Egipto, en los momentos en que Herodes quería matar a todos los bebés. Acá se le parece a Jacob y le dice: “Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia” (Génesis 28:13). Y yo creo que ese sigue siendo el plan de Dios: darnos posesión, darnos conquista, darnos tierra, darnos Su bendición y Su provisión abundante para cada uno de nosotros; o como diría Jesús, esa vida abundante (Juan 10:10 declara eso).

Y Él le dice: “Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo” (Génesis 28:14,15a). Si quiero la bendición de Dios, tengo que asegurarme de que Dios esté conmigo. Que todo lo que haga agrade a Dios para que su compañía sea palpable, sea real, me guíe a cada paso. Que en mi vida yo pueda decir: Yo estoy con el Señor en todo momento. Continúa el versículo 5: “y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; (Y mira la promesa que Dios le hace, yo quiero que la tomes como propia) porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho”. La Palabra de Dios dice que ‘Dios no es hombre para mentir, ni hijo de hombre para no cumplir’ (1 Samuel 15:29). Lo que Él promete, Él lo cumple, y hay cientos de promesas en la Palabra de Dios que son para ti, que son para mí; promesas de bendición, de conquista, de progreso, de ganar en contra de los que nos atacan. Hasta dice la Palabra, “Van a venir por un camino y van a salir huyendo por siete (Deuteronomio 28:7). No vas a pedir prestado vas a prestar. Las naciones te llamaran bienaventurado. Estoy citando diferentes partes de la Biblia, Deuteronomio 28:12, Malaquías 3:12, pero son tantas las bendiciones que Dios prometió darnos a cada uno de nosotros…

¿Cómo respondió Jacob? Y le dijo: Señor, si vas a hacer todo esto, esta almohada, ésta piedra, pongo por señal; la ungió con aceite y dijo: “y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti” (Génesis 28:22). Jacob cumplió con su parte del trato y le garantizo que Dios también cumplió con su parte del trato. Y este muchacho, que solo se fue con un callado de la casa de su padre, vuelve años después con muchos hijos, muchas posesiones, camellos, asnas y ganado del que se imagine. De hecho, los dividió en varios campamentos para el momento en que se iba a encontrar con su hermano. Dios cumplió. Dios quiere cumplir en tu vida.

Que hoy puedas hacer voto con Él y experimentar la promesa de Dios: “No te voy a dejar hasta que cumpla lo que te prometí”. Hoy te bendigo en el Nombre de Jesús. Amén y amén.