Iglesia Visión de Futuro

Llenos de la Palabra

Lunes 4 de febrero

Serie: Los efectos de la Palabra de Dios en mí.

Por Rvdo. Omar Cabrera Jr.

En esta serie quiero hacer énfasis en todo lo que la Palabra de Dios hace en nuestras vidas. Lo primero que tenemos que entender es que: “Dios todo lo creó por medio de la Palabra”. Si vamos a Génesis capítulo 1, dice que en el principio estaba Dios, y Dios dijo sea la luz y la luz fue, dijo haya un firmamento en medio de las aguas y ocurrió, dijo sepárense las aguas del firmamento… (Génesis 1:1-10). Todo lo que Dios decía, ocurría.

Esto lo rescata el apóstol Pablo en Colosenses capítulo 1 y dice: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles”. Tú y yo fuimos creados por medio de la Palabra del Señor. Las cosas que hay en los cielos, los que estamos en la tierra, lo visible e invisible, tronos, dominios, principados, potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él.

Fuimos creados por medio de Él y fuimos creados para Él, para vivir en comunión con Dios, y parte de esa comunión es aprender a oír lo que Él me quiere decir. Cuando fuimos creados por Dios, Él dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y  semejanza” (Génesis 1:26). Aun cuando ya el hombre había sido creado, en  Génesis 2: 7 dice que Dios sopló en el hombre aliento de vida, sopló de Su propio Espíritu para que el hombre sea un ser viviente.

A través de la Palabra de Dios fuimos creados, y como somos creados a imagen y semejanza de Dios, es importante llenar mi vida de la Palabra de Dios, meditar en ella, estudiar las Escrituras, escudriñarlas, para que a través de mi estudio, yo pueda ser lleno de Dios. En Deuteronomio 6, cita que mencioné antes, y que es la base de todo lo que vamos a estar compartiendo durante este año, Dios dijo que esta Palabra las repetirás a tus hijos en el camino, volviendo, levantándote, acostándote, cuando comas… en todo momento tenían que estar proclamando Palabra de Dios a la familia. Hasta dice: aténsela en la mano, póngansela en frontales, escríbanla en los postes de las puertas, en los dinteles (Deuteronomio 6: 6-9). Todo el tiempo la Palabra de Dios presente.

¿Qué ocurre cuando yo estoy frente a la Palabra del Señor tanto tiempo? Mi mente, mi corazón, mi vida se va llenando de la Palabra y cuando vienen las presiones, (porque habrá presiones en la vida, habrá aflicción, Jesús mismo lo dice en Juan 16:33 “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”), inmediatamente, si estoy lleno de la Palabra, ¿qué saldrá de mi boca? Recuerda que la Palabra también dice: “de la abundancia del corazón la boca hablará” (Mateo 12:34b).

Si estás lleno de la Palabra cuándo venga la adversidad vas a poder proclamar las virtudes de Aquel que te sacó de las tinieblas y te llevó a disfrutar de Su luz admirable (1 Pedro 2:9). Que hoy puedas tomar la decisión de llenarte de la Palabra del Señor, que hoy puedas tomar la decisión: ‘este año voy a leer toda la Biblia, este año voy a estudiar la Palabra del Señor’. Que en Sus mandamientos, te deleites, que consideres los caminos del Señor, que estudies los preceptos, los estatutos; que nunca te olvides de la Palabra de Dios, y que al hacerlo seas tan lleno, que por más que vengan las presiones, harás declaraciones de fe y verás la victoria de Dios manifestándose en tu vida. Lo declaro y te bendigo, en el Nombre de Jesús. Amén y amén.