Iglesia Visión de Futuro

“HONREMOS A LAS MADRES”

Lunes 15 octubre 2018

Omar Cabrera Jr.

Quiero hablarle especialmente hoy a la familia, a las madres.

Quiero  honrarlas por haber deseado tener a ese hijo y esa hija que las hace graduar como madres. A cada una de ustedes, Dios les ha dado un instinto para proveer lo mejor para sus hijos y para sus hijas.

La Palabra de Dios desafía a las madres a ser aquellas que influencien a las más jovencitas para poder vivir una vida ejemplar, una vida casta, una vida respetuosa, una vida productiva. El sabio Salomón honra a las mujeres que realmente cumplen con esas virtudes en el Proverbio 31. (De ahí salen los devocionales “Mujeres Virtuosas” que mi señora comparte a través del Canal “Visión de Futuro” de YouTube).

Qué hermoso es poder invertir e influenciar y tocar la vida de aquellos que Dios ha puesto a nuestro cuidado, nuestros hijos y nuestras hijas; aun nietos y nieta; algunos hasta bisnietos y bisnietas (yo todavía no tengo ese privilegio). Qué hermoso es poder tocar esas vidas y encaminarlas en el camino por el que deben andar.

Creo que no hay mejor regalo para darles que a Jesucristo, para que lo tengan como Salvador personal. Enseñarles la Palabra del Señor que ‘los hace sabios y enteramente preparados para toda buena obra’, y también, darles ese Paracleto, ese ayudador, esa guía que puede estar con nosotros siempre guiándonos a toda verdad, mostrándonos las cosas que han de venir; estoy hablando del Espíritu Santo.

Jesús dijo (después de enseñar el Padre Nuestro): ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide pescado, en lugar de pescado le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, (y no hay duda que lo somos; ni María y José pueden escaparse de esa categoría porque se olvidaron a Jesús tres días en el templo) sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? (Lucas 11:11-13).

Un Día de la Madre honré a mi madre reconociendo que ella fue el instrumento usado por Dios para que yo pueda ser lleno de la promesa del Espíritu Santo con el don de hablar en otras lenguas. Yo era un niño, prácticamente, el día en que recibí ese regalo de parte de Dios por el canal que Dios usó: mi mamá. Desde ese día (aunque papá y mamá viajaban mucho y fui pupilo por cuatro años en un colegio a 500 km de donde mis papás vivían) nunca  me sentí solo porque tenía al Espíritu Santo a mi lado. Él fue el que me fortaleció, quien me guio a toda verdad; el que muchas veces me ‘convenció de pecado, justicia y juicio’ cuando me comenzaba a desviar. Fue ese mismo Espíritu Santo el que muchas veces le habló a mi mamá y ella me llamó para decirme: El Espíritu Santo me está mostrando esto en tu vida, y me traía luz a áreas que querían ser llenas de tinieblas.

Mamás: que Dios las use como un canal para que sus hijos conozcan verdaderamente a Dios. Que conozcan a Jesucristo como su Salvador personal, que ellos conozcan la Palabra de Dios para ser varones aprobados que no tienen de qué avergonzarse. Que Dios te use, mamá, para que tu hijo sea lleno del Espíritu Santo y a través de esa investidura pueda llegar a ser ese hombre o esa mujer que Dios tiene preparado para cada uno de ellos.

Hoy te bendigo, mamá, por todo lo que inviertes, y te desafío a invertir en la eternidad de tus hijos y a ver que tú y tu casa van a poder servir juntos al Señor. ¡Feliz Día de la Madre a todas las mamás! Que Dios las bendiga en el Nombre de Jesús. Amén y amén.