Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids febrero 2019

Domingo 3 de febrero

Los 10 mandamientos

(Mandamiento 6 al 10)

Material de estudio: Éxodo 20:1-17 (RVR1960)

“Los Diez Mandamientos

20  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

8 Acuérdate del día de reposo[a] para santificarlo.

9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 mas el séptimo día es reposo[b] para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo[c] y lo santificó.

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

13 No matarás.

14 No cometerás adulterio.

15 No hurtarás.

16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo”.

Verdad central: Dios nos dejó Los Diez mandamientos escritos para que pueda conocerlos y alimentarme de ellos. Serán protección a mi vida.

Objetivo: Al conocer cada mandamiento aprenderán a amarlos y ponerlos por obra. Cada niño lo memorizará y atesorará en su corazón y tomará la decisión de cumplir con lo que Dios nos m anda.

Texto a memorizar: “Tu encargaste que sean muy guardados tus mandamientos”. Salmos 119:4

Lecturas sugeridas: Éxodo 24:12-18, 31:18; Salmo 119, tiempo para leer y reflexionar lo que es la Palabra para nosotros y en ésta y la próxima clase transmitir amor por la Palabra, sabiendo que ella es la única que dirige nuestras vidas para tomar cada decisión en el camino de esta vida.

Lectura en clase:

Desarrollo:

Hoy continuaremos con lo que comenzamos la semana pasada. Veremos la Segunda parte de los 10 mandamientos. Aprenderemos cuales son, los memorizaremos, pero lo más importante es que con la ayuda del Señor los pondremos por obra en nuestra vida diaria. Sensibles a Su voz, oiremos Su voz y la pondremos en práctica.

Continuaremos con la otra mitad de los mandamientos:

  1. No matarás. Este mandamiento no solo se refiere a no matar físicamente, muchas veces matamos con las palabras, las palabras que decimos hacen que lastimemos a otros o quizás lo hicieron con nosotros y por eso nosotros lo hacemos con los demás. Tenemos que llevar todo esto a la Cruz de Cristo, perdonar y dejar que SU Presencia nos sane para no hacerlo nosotros con los que nos rodean. Pensemos por un momento que si todos pusiéramos de nosotros para cumplir con este mandamiento no tendríamos cárceles y nos llevaríamos bien los unos con los otros. ¿Parece algo difícil de alcanzar, verdad? Necesitamos aprender a no herir los sentimientos de otros, decir palabras que animen y motiven a otros, ver lo bueno de los demás. Esta es una manera de cumplir con este mandamiento. También muchas veces “matamos” con la indiferencia, no nos importa lo que les pasa a otros, esto desagrada a Dios. Debemos cambiarlo.
  2. No cometerás adulterio. La voluntad de Dios para el matrimonio y la familia es que los padres se amen y vivan juntos para que los niños puedan crecer en hogares completos con seguridad interior, pues esto los hace crecer sanos, fuertes, seguros de sí mismos. En este mandamiento Dios nos dice y enseña que seamos fieles en el matrimonio. Él quiere que amemos a nuestra esposa o esposo (cuando se casen) y que los tratemos con respeto. La voluntad de Dios es que nos guardemos en santidad, seamos puros en mente y cuerpo, para luego disfrutar con la persona que Dios preparó para nuestra vida. Debemos esperar por el momento y la persona para tener, cuando nos casemos, relaciones físicas íntimas. Hoy la sociedad no enseña esto, pero nosotros, aunque estamos en este mundo, no pertenecemos al mundo y nuestra vida se rige por los principios de la Palabra de Dios.
  3. No hurtarás. Muy aplicable en nuestros tiempos de tanta maldad. Es pecado robar. El Octavo Mandamiento es: no robes. Esto significa que no deberíamos tomar algo que no nos pertenece, significa ‘todas las formas’ de tomar algo que no nos pertenece. Esto incluye perder tiempo en el trabajo, dar cosas gratis a nuestros amigos por las cuales deberían pagar, robar suministros y tomar sin permiso. Todos estos tipos de robo los debemos tener en claro, aun cuando hablamos mal de otro estamos robando su buen nombre. Hoy la sociedad enseña, si lo necesito, lo tomo, no importa si me pertenece o no. Pero entre nosotros no será así. Amén.
  4. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. Muchos niños están acostumbrados a mentir; pero es pecado. Ya casi terminamos, el Noveno Mandamiento es: no mientas. Siempre es mejor decir la verdad, y mientras lo haces, no hagas nada que pueda hacer que quieras mentir. Usualmente los padres saben cuándo ustedes están mintiendo de todas maneras, y si no te descubren, Dios sí lo ve y lo oye todo, y Él sabe. No levantarás falso testimonio contra tu prójimo. Debemos entender que esto incluye no solo mentir sobre alguien, si no cualquier tipo de chisme. Debemos mantener las confidencias y no extender rumores- sean verdaderos o falsos-. Si confían en nosotros y nos cuentan algo, valoramos esa confiando, no contándolo a otros.
  5. No codiciarás, codiciar, envidiar. ¿Quién ha envidiado alguna vez? Es fácil envidiar a otros por cosas que tienen y quisiéramos tener; pero a Dios no le agrada la envidia. Dios escribió estos mandamientos en tablas de piedra y los dio a Moisés. El Décimo Mandamiento es: no envidies a nadie. Esto significa que no deberíamos desear tener las cosas que otra persona tiene. Yo sé que siempre hay un juguete o un juego nuevo – siempre hay algo que queremos tener. Es importante recordar que estas cosas no son realmente importantes. Dios es lo más importante (si recuerdas el primer mandamiento). No codiciarás: es uno de los mandamientos más difíciles en este día y era electrónica. Ves a tus amigos con lo último y lo mejor y crees que debes tenerlo también. Necesitamos trabajar en lograr el bien, y no en concentrarnos tanto en querer lo que tiene todo el mundo.

Pensemos, ¿Por qué piensan que Dios nos ha dado los mandamientos? ¿Creen que lo ha hecho porque es un juez cruel y severo? Al contrario, Dios nos ha dado estas leyes porque nos ama. Los mandamientos nos protegen, las leyes son para nuestra protección.

Otra cosa que debemos recordar es que si tú desobedeces un mandamiento Dios ve hasta la más mínima mentira de igual manera que si alguien hiere a otro muy mal. Sé que algunas veces pensamos que, si solo decimos una pequeña mentirita, esto no importa, o que Dios no lo notará, pero sí importa y Dios lo ve todo. El versículo a memorizar hoy nos dice que los mandamientos los dio para que sean guardados, para que se pongan por obra, por eso vamos a orar que Dios nos dé el poder para hacerlo, así nos irá bien en todo lo que hagamos.

Actividad de repaso: Haz mímicas sobre cada uno de los mandamientos (sin usar ninguna palabra). Los niños deben descubrir qué mandamiento está representando. Los mayores pueden también decir qué número de mandamiento es. Luego algún voluntario puede hacer la actuación, mientras sus compañeros descubren qué mandamiento es.

Actividad:  Recuerda que en la última clase de enero tienes links con otras actividades extras

Completa y escribe los 10 mandamientos


 

Domingo 10 de febrero

Título: El Salmo y capitulo más largo de la Biblia

Material de estudio: 2 Timoteo 3:14-17

Verdad central: La Palabra de Dios es la que debe regir mi vida y guiarme en cada decisión que debo tomar

Objetivo: Que los niños puedan conocer y amar las promesas de Dios, para que les vaya bien en todo lo que emprendan.

Texto a memorizar: “Dichosos los que van por caminos perfectos, los que andan conforme a la ley de Dios.” Salmos 119:1

Lecturas sugeridas: Para el maestro meditar en el Salmo 119, que Dios hable a tu vida.

Desarrollo:

El Salmo 119 habla de la excelencia de la ley de Dios. Es muy interesante porque cada versículo se refiere a algún aspecto de Dios y Su palabra. Para que la lectura de este Salmo sea más agradable, su autor lo separó en secciones y cada una de éstas comienza con una letra del alfabeto hebreo. Por eso este Salmo está separado en 22 secciones. Hoy conoceremos también algunas de las palabras que también hacen referencia a la Palabra de Dios y sus beneficios.

¡Vamos a jugar!

Vamos a pensar en palabras favoritas, las que más nos gustan decir o escuchar. Mi palabra favorita es:………. ¿me podes decir alguna? (da tiempo a los Kids)

Las palabras son muy importantes, con las palabras mostramos lo que sentimos, pueden ser palabras que expresen alegría o tristeza. Prepara una caja o frasco con palabras escritas, que los alumnos las saquen y expresen la emoción que representa (también para expresar las emociones puedes hacer los emoticones).

 

Hay una palabra que es la favorita de Dios (ten listo un cartel grande con esta palabra) ‘BIENAVENTURADO’  quiere decir: dichoso, feliz.

Dios quiere que todas las personas sean felices, toda la gente busca ser feliz. Pero muchos buscan ser felices de formas incorrectas (mencione algunos ejemplos, tener dinero, una casa grande, tener buena ropa, etc.) esto no es felicidad. La felicidad que realmente es importante es aquella con la que eres muy ¡dichoso! Y esta felicidad viene, como dice el Salmos de hoy, al buscar a Dios, al conocer y poner por obra Sus mandamientos, es allí que eres, ¡muy pero muy feliz! Tres cosas que debemos hacer cada día para alcanzar esa dicha, alegría, felicidad verdadera:

  1. Orar (hablar con Dios: decirle si nos sentimos tristes, desanimados, pedirle ayuda cuando nos sentimos mal, cuando hay un problema en casa, o una necesidad, etc.).
  2. 2. Leer la Biblia (si son menores, pedir que papá o mamá nos cuentes historias Bíblicas) Dios nos llama felices si hacemos lo que dice en Su Palabra, si obedecemos a nuestros padres.
  3. Memorizar: Es importante que tú como niño sepas la Palabra de Dios. Memorizar te ayuda a guardar Su Palabra en tu corazón y a no olvidarla.

Mira otro consejo de Dios:

¿Me pueden decir cómo suena el corazón?  Da lugar para que traten de hacer el sonido.

Su sonido es tan fuerte dentro del cuerpo aunque nosotros no lo podamos oír, es un sonido así (tum, tum, tum, tum…. )

En este enlace puedes encontrar el sonido del corazón.

Pide a los niños que imiten el sonido del corazón, pueden poner su mano encima de su cuerpo del lado del corazón para ver si lo pueden sentir.

El corazón es muy importante para Dios y no se refiere al musculo sino a todo lo que dejamos o permitimos que entre y salga de él, por eso nos da consejos para cuidarlo y tener una vida que a Él le agrade ¿Sabes que es un consejo? Es cuando alguien tiene palabras hermosas para que puedas ser mejor niño y puedas crecer como Dios quiere.

¿Cómo puede el joven (el niño) limpiar su camino? ¿Cómo puede vivir agradando a Dios? Cuando eres niño es un buen tiempo para aprender más de Dios, una de las formas en que puedes aprender más de Dios es (Memorizando) Su Palabra, orar, contar a otros lo que Dios dice en la Biblia, debemos buscar a Dios con todo nuestro corazón (con mucho deseo, con muchas ganas) estos son unos buenos consejos que nos da Dios.

Por eso dice el Salmo y lo veremos en la actividad a realizar, que a través de diferentes palabras que son sinónimos, Dios nos dice que tenemos que amar, guardar, poner por obra, Su Palabra, Sus mandamientos, Sus leyes, Sus estatutos, Sus dichos, en síntesis, SER SENSIBLE A SU VOZ A TRAVES DE SU PALABRA

Actividad:

 

Pinto y memorizo las palabras que se usan para La Palabra de Dios

 


Domingo 17 de febrero

Los dos cimientos

Material de estudio: Mateo 7:24-29

Verdad central: Todos los días tenemos que tomar decisiones y aquellas que tienen un esfuerzo personal son las que nos llevarán a ser personas sabias, las decisiones que nos llevan a lo fácil harán de nosotros personas insensatas.

Objetivo: Que los niños puedan tomar la decisión de ser sabio, oír la Palabra y ponerla por obra, construyendo su vida (casa) sobre la Roca (Jesús).

Texto a memorizar: “…bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios, y la guardan”. Lucas 11:28

Desarrollo:

Las verdades de La Palabra de Dios son muy sencillas y a la vez profundas. Al ser sensibles a Su voz, al conocerla y ponerla por obra vamos a disfrutar de la vida y todo nos saldrá bien. Hoy a través de una parábola, una narración de una historia imaginaria contada por Jesús conoceremos la importancia de construir nuestra vida sobre la Roca, que es Jesús, que es el verbo, la Palabra hecha carne.

Para los pre, antes de empezar la clase:

¿Sabio o insensato? (Da tiempo para que respondan)

  1. Antes de dormir tienes que decidir si vas a jugar un rato con los juegos de tu computadora o ponerte a leer tu Biblia y orar.
  2. Decide si vas a entrar en un club deportivo que tiene entrenamientos cada día y partido el sábado por la mañana muy temprano o prefieres no practicar deporte y quedarte viendo la televisión y durmiendo.
  3. Hoy tienes que tomar una decisión: mañana tienes un examen, pero tus amigos han quedado para ir al cine a ver una película.
  4. Te gustaría aprender a tocar un instrumento, pero para ello necesitas practicar una hora cada día.
  5. Carlos cada día lee en su casa lo que ha dado en el colegio y cuando llega el día del examen solo tiene que repasar. Diego prefiere dejar todo para el día anterior al examen y “pegarse el atracón”. ¿Qué hacés vos?

 

Jesús les enseñó muchas cosas a Sus discípulos, a través de parábolas, es decir usaba historias de la vida cotidiana para enseñar un principio divino. Todos sabemos  que hay ocasiones en que la gente escucha y sigue los consejos buenos y otras veces no los sigue. Jesús usó esta historia que leeremos hoy,  para ilustrar esta verdad. Jesús dijo que la persona que escuchaba Su enseñanza y la obedecía era como el hombre que edificó su casa sobre la roca. Vinieron las tormentas y su casa estaba segura porque tenía fundamento fuerte. Jesús llamó a esta persona prudente.

Pregunta: ¿Qué significa ser prudente? Una persona prudente sabe la diferencia entre lo bueno y lo malo y escoge hacer lo bueno. En la historia de Jesús, el hombre prudente escoge hacer lo bueno, escoge edificar su casa sobre la roca. Jesús habla acerca del hombre insensato. Jesús dice que la persona que escucha Su enseñanza pero no la obedece es como el hombre que edificó su casa sobre la arena. Cuando vinieron las tormentas la casa se cayó. El hombre no pensó en la tormenta cuando edificó su casa. No hizo una buena decisión. Jesús contó esta historia para ayudarnos a ver que debemos ser como el hombre sabio. Cuando tomamos decisiones debemos pedir la dirección de Dios y esperar Su respuesta. Debemos aprender como este año lo hemos declarado a ser sensibles a Su voz, a dejarnos guiar por Su Presencia, Su Palabra. Es importante recordar que siempre debemos hacer lo que Dios dice.  No es suficiente solo escuchar las enseñanzas de Jesús, hay que ponerlas por obra, es decir, hacerlo.

Pregunta: ¿Quieres ser como el hombre sabio o el hombre insensato? La mejor decisión es ser como el hombre sabio. El hombre sabio obedeció a Dios e hizo las cosas como Dios dijo. Somos prudentes cuando oímos lo que Dios dice en la Biblia y obedecemos.

¡Jesús es la roca fuerte! Necesitamos a Jesús como fundamento en nuestras vidas. Podemos depender de Él en todo tiempo. Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre. Cuando necesitamos respuestas podemos ir a Él en oración y al leer Su Palabra. Él nos dará la sabiduría necesaria para las decisiones del diario vivir. ¡Vamos a escuchar la voz de Dios y obedecerle!

Preguntas de repaso

  1. ¿Qué significa ser prudente? (saber la diferencia entre lo bueno y lo malo y escoger hacer lo bueno).
  2. ¿Sobre qué edificó su casa el hombre prudente? (La roca fuerte).
  3. ¿Sobre qué edificó su casa el hombre insensato? (La arena).
  4. ¿Qué le sucedió a cada casa cuando vino la tormenta? (La casa del hombre prudente se mantuvo firme. La casa del hombre insensato se cayó).
  5. ¿Cómo edificamos nuestras vidas sobre la Roca fuerte? (Confiar en Jesús y obedecerle).

Tomar tiempo para orar, para que Jesús sea aquel en quien edifiquemos nuestra vida.

Actividad: Pinta la casa firme.

 

 

 


Domingo 24 de febrero

Pablo, un hombre que no se avergonzó de La Palabra

Material de estudio: Hechos 9:1-19

Objetivo: Que cada niño pueda recibir el poder para no avergonzarse de la  Palabra de Dios.

Texto a memorizar: “…no sería yo avergonzado, cuando atendiese a todos tus mandamientos”. Salmos 119:6

Desarrollo:

La conversión de Saulo fue un ejemplo para los primeros cristianos. Saulo era un perseguidor de los cristianos, Dios lo tocó y fue completamente transformado. Muchas veces tenemos vergüenza de predicar la Palabra y no sabemos lo que pueda suceder a los que la oigan. Hoy recibirás el poder de Dios para no avergonzarte de predicar Su Palabra.

Para empezar la clase, habla sobre la transformación de las mariposas. Cuente la historia de dos orugas. (Puedes hacerlo con un video, imágenes, narrando, etc, sobre qué es la metamorfosis: transformación, cambio de oruga a mariposa).

Una conversando con la otra dijo: “Siempre he querido volar. Creo que algo especial va a pasar. No sé qué es, pero es algo especial. Voy a esperar a que Dios me muestre lo que quiere”. La otra dijo, “No sé de lo que hablas pero sé exactamente lo que voy a hacer. Siempre he querido volar. Así voy a subir al edificio más alto que pueda encontrar y voy a volar”. “No debes hacerlo, amiga” dijo la primera, “creo que debes esperar. Si Dios quiere que vueles, ¡vas a volar!”. Bueno, las dos seguían sus planes. La una esperaba, a veces con ansias y a veces con calma. La otra comenzó a subir un edificio alto. Conversaban de vez en cuando. La una siempre decía, “No debes tirarte del edificio, amiga”. La otra decía, “Amiga, tú estás perdiendo el tiempo. Debes subirte aquí”. Cierto día la primera oruga tuvo mucho sueño y decidió hacerse una cuna y acostarse. La otra casi llegaba al techo del edificio, muy cansada pero convencida de alcanzar su meta de volar. Unos días después, la una llegó al pináculo. La otra comenzó a despertarse. La una, después de mirar abajo se tiró del edificio. La otra, salió de su cuna y qué sorpresa. ¡Salió transformada! La una se tiró a su muerte. La otra, esperó el momento de Dios, y voló. Es muy interesante saber que una oruga, al dejar el capullo se transforma en una bella mariposa. La transformación es completa.

Esta transformación se compara a lo que sucede en una persona al conocer a Jesucristo como su Salvador, su vida es transformada.  Hoy conoceremos la vida de un hombre que experimentó esta transformación. De ser un perseguidor de los cristianos, se convirtió en uno de los más grandes líderes de la historia del cristianismo.

Lee la lectura bíblica.

Saulo en su afán de acabar con los cristianos, pidió al sumo sacerdote cartas para las sinagogas de Damasco para traer presos a Jerusalén a los cristianos que encontrara. Pero cuando iba por el camino, un resplandor lo rodeó y cayó al suelo. Entonces escuchó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me  persigues?”. Entonces Jesús se dio a conocer a él y le dio órdenes de esperar en la ciudad. Saulo quedó ciego y fue llevado a Damasco donde esperó tres días. No comió ni bebió en este tiempo. Oró. Mientras tanto, Ananías fue llamado por Dios para buscar a Saulo. Al principio, él no quería ir porque sabía quién era Saulo. Sin embargo, Ananías, obediente a la voz de Dios, fue a buscar a Saulo, oró por él y Saulo recuperó la vista y fue bautizado. Saulo, (también llamado Pablo) permaneció por algunos días con los cristianos de Damasco. Después de esto, se dedicó a predicar la Palabra y dar testimonio de lo que Dios había hecho en su vida. Saulo siguió predicando hasta el día de su muerte.

Ora con los Kids y pre para que esa transformación se dé en cada una de nuestras vidas, así como sucedió con Saulo.

Actividad: Pinta la imagen que representa a Saulo convertido.

¡¡Más actividades!!