Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids enero 2019

Querido maestro y ayudante de la Escuela Kids:
Comienza un nuevo año y cada semana en la Escuela Kids, aprenderemos a ser “Sensible a Su voz”. Entendemos que Dios habla a cada una de nuestras vidas de diferentes maneras, pero, principalmente lo conocemos si aprendemos a oír SU voz a través de Su Palabra. Ella es la voz de Dios. Por eso, cada semana tomaremos tiempo en la clase para memorizar el versículo del día, y a la siguiente semana, tomaremos un tiempo para que aquellos valientes que deseen puedan recitarlo de memoria.

Te motivamos a realizar concursos con premios e incentivos para la memorización de los versículos y aun por tener cada bimestre completo el Aliento Kids con todas las actividades. Observarás también que a partir de ahora el comentario tendrá otro formato. Estamos para servirte y ayudarte en esta preciosa tarea de ‘instruir a los niños en su camino para que cuando sean viejos no se aparten de él’ (Proverbios 22:6).
Bendecimos tu vida,

Evangelina y Karina

 

Domingo 6 de enero

Título: Dios habla por medio de Su Hijo Jesús.

Material de estudio: Hebreos 1 (en su totalidad). Leer página 79 de Aliento Cotidiano (adultos y jóvenes).

Verdad central: La verdad es que Dios habla a cada una de nuestras vidas a través de Jesucristo. Que ninguna voz extraña nos aparte de Jesús.

Objetivo: Que el niño y preadolescente (a través de esta clase) pueda conocer que en estos tiempos Dios habla de diferentes maneras y a su vez, si es sensible a Su voz, experimentar cómo Dios le habla personalmente a través de Su Palabra.

Texto a memorizar: “nos ha hablado por el Hijo” Hebreos 1:2 (puedes llevarlo escrito de modo que las letras dibujen el contorno de una oreja, Biblia).

Lecturas sugeridas: Este espacio es creado para sugerirte otras citas para enriquecerte personalmente, no para compartir en la clase.
Juan 1:18, Juan 14:9
Ora en este momento que a través de la lectura de Hebreros 1 Dios te hable. Conocemos tanta gente que una vez dijo creer en Jesús y se apartaron luego de un tiempo, por diferentes motivos. Algunos por pruebas o persecuciones, otros confundidos por las cosas de este mundo. Muchos se vuelven a Dios cuando tienen problemas y luego se olvidan de Él. Pero hoy, a través de esta clase, recibirás la revelación para impartirla a los niños y pre que Jesús es el único en el cual hay salvación. Permite que Jesús ocupe el primer lugar en tu corazón (el centro de tus decisiones) para que nada te aparte de Sus caminos.

Lectura en clase: Hebreos 1:1-2
Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

Desarrollo: ¿Cómo nos comunicamos hoy? A través de diferentes maneras: tenemos celulares, cartas, los semáforos; los que no pueden ver, por un sistema llamado Braille. (Lleva laminas que ilustren estas imágenes, u otras maneras de comunicarnos y explica rápidamente cómo se utilizan. Aun puedes confeccionar un semáforo y puedes explicar qué significa cada color, son maneras a través de las que recibimos información que nos advierten de peligros también).
Dios, asimismo, se comunica con nosotros de diferentes maneras. En la clase de hoy veremos cómo nos hablará Dios a cada uno en este tiempo.
Dios, también desde el libro de Génesis, el principio de la creación, se comunicó de muchas formas. Leemos en Génesis que Dios literalmente hablaba; Adán y Eva oían la voz de Dios aunque no lo veían. Busquemos Hebreos 1:1 “En tiempos antiguos Dios habló a nuestros antepasados muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas”. No sabemos bien quién es el autor de Hebreos pero sí sabemos que Dios inspiró a una persona para que lo escribiese. En este Carta de la Biblia vemos como Jesús se entregó muriendo y resucitando por nuestros pecados.
Dios habló por medio de: (busca en la Biblia y lee las siguientes citas y también lleva impresa o en medio audiovisual una imagen que represente estas diferentes maneras que Dios tiene de comunicarse con la humanidad, pues de este modo les será mejor recordarlas).
• Visiones (Génesis 46:2)
• Desde una zarza (Génesis 3:4)
• Desde una nube (Números 12:6)
• Desde el fuego (Deuteronomio 5:26)
• En sueños (Números 12:6)
• Cara a cara (Números 12:8)
• “silbo apacible y delicado” (1 Reyes 19:11-12)

Hebreos 1:2 “Ahora, en estos tiempos últimos, nos ha hablado por su Hijo, mediante el cual creó los mundos y al cual ha hecho heredero de todas las cosas”.
¿Qué es un heredero?
¿Quién hizo el universo?
Un heredero es alguien que recibe por testamento o por ley una herencia o una parte de ella. En este caso, Jesús es el que recibe por mandato de Dios el derecho de ser dueño de todo.
Dios creó el universo, según Génesis 1:1 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, pero lo hizo por medio de Su Hijo Jesús. Podemos mencionar quién sostiene el mundo, los climas, el día, la noche, las estrellas, la maravilla del Sol y de la Luna, los volcanes; todo lo que nos rodea fue creado por Dios.
(Mostrar imágenes de las maravillas de la naturaleza, pueden ser propias de su provincia, de la nación u otro país que sean fácilmente reconocidas por los niños: Cataratas, montañas, lagos, etc.).

Admiramos la creación, alabamos al Creador, Dios el Padre y a Su Hijo Jesucristo por medio del cual todo existe y fue creado desde ahora y hasta la eternidad. Él sostiene toda la creación.

Dios, en el pasado, hablaba por medio de los profetas.
Así eran los profetas en los tiempos antiguos, esta ilustración nos muestra su apariencia exterior. (muestra fotos de algunos profetas: Ezequiel, Daniel, etc.).

“Ahora, en estos tiempos últimos, nos ha hablado por su Hijo Jesucristo”. Nadie conoce el rostro de Jesús, pero lo representan así (muestra alguna visual de Jesús enseñando o más de una donde Él luzca diferente para que comprendan que no es específicamente como tal persona).

A partir de hoy- nuestra primera clase del año- nos abriremos a ser sensible a SU voz, entendiendo que Él hablará a cada una de nuestras vidas por medio de Jesús.

Toma un momento para orar para que los oídos naturales de los niños se cierren a toda voz de engaño y mentira que quiera apartarlos de Su presencia y claramente puedan oír la voz de Jesucristo. (Que ellos mismos pongan sus manos en sus oídos para hacer esta oración).

Actividad/Pregunta
Uno con flecha el pasaje que corresponde con las diferentes maneras como Dios nos habla (para los más pequeños lo puedes hacer con imágenes).
Génesis 46:2 apacible y delicado
Génesis 3:4 cara a cara
Números 12:6 en sueños
Deuteronomio 5:26 visiones
Números 12:6 desde una zarza
Números 12:8 desde una nube
1 Reyes 19:11-12 desde el fuego

 


Domingo 13 de enero

Escuchando con atención

Material de estudio: 1 Samuel 3:1-21

Verdad central: Debemos aprender a oír la voz de Dios. Su voz nos está llamando.

Objetivo: A través de esta clase los niños aprenderán, así como le sucedió a Samuel, a identificar la voz de Dios cuando les hable para que puedan estar dispuestos a responder a Su llamado.

Texto a memorizar: “Oye, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor”. Deuteronomio 6:4 Dios Habla Hoy

Lecturas sugeridas: Debido a que la lectura es extensa, te sugerimos leerla para que Dios ministre primero a tu vida. Que toda voz de engaño, de mentira que quiera distraerte o distraer a los niños calle y enmudezca.

Lectura en clase: 1 Samuel 3:1-21

“El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia. Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver, Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada, Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí. Y corriendo luego a Elí, dijo: Heme aquí; ¿para qué me llamaste? Y Elí le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él se volvió y se acostó. Y Jehová volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel, vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Y él dijo: Hijo mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le había sido revelada. Jehová, pues, llamó la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a Elí, y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió Elí que Jehová llamaba al joven. Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar. Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye. Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos. Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin. Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas. Y Samuel estuvo acostado hasta la mañana, y abrió las puertas de la casa de Jehová. Y Samuel temía descubrir la visión a Elí. Llamando, pues, Elí a Samuel, le dijo: Hijo mío, Samuel. Y él respondió: Heme aquí. Y Elí dijo: ¿Qué es la palabra que te habló? Te ruego que no me la encubras; así te haga Dios y aun te añada, si me encubrieres palabra de todo lo que habló contigo. Y Samuel se lo manifestó todo, sin encubrirle nada. Entonces él dijo: Jehová es; haga lo que bien le pareciere. Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras. Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová. Y Jehová volvió a aparecer en Silo; porque Jehová se manifestó a Samuel en Silo por la palabra de Jehová”.

Desarrollo: Este año pondremos una importancia mayor en aprender a oír la voz de Dios. A Dios le agrada hablar con Sus hijos y por eso debemos estar atentos y saber distinguir, darnos cuenta cuando es Dios o no quien nos habla. Debemos aprender a distinguir entre las voces del mundo y la voz de Dios cada día. Hoy veremos cómo Samuel aprendió a oír la voz de Dios.

Para los más pequeños puede dar la clase haciendo tres títeres: Samuel, Ana, Eli y una voz en off que representará a Dios cuando lo llama a Samuel. Puedes utilizar el siguiente diálogo: (Al leer sabrás qué debe decir cada personaje).

Voz en off o maestro ayudante: Hay una hermosa historia en la Palabra de Dios acerca de una mujer que deseaba con todo su corazón tener un hijo; ella oraba, clamaba y pasó mucho tiempo hasta que un día le dijo a Dios que si le daba un hijo se lo dedicaría para que sirva todos los días en el templo. Así fue que nació Samuel y Ana su madre cumplió su promesa: lo llevó al templo y lo presentó al sacerdote Elí. (Elí puede salir, recibir a Ana, saludar al bebé, etc., esto con los títeres).

Así fue que Samuel fue al templo bajo el cuidado del sacerdote. Una noche Samuel estaba durmiendo cuando escuchó que alguien lo llamaba. Se levantó y fue donde estaba Elí y le dijo. “Aquí estoy; me llamaste”, le dijo a Elí.

“No te llamé”, dijo Elí, “regresa a la cama”.

Por segunda vez el Señor llamó: “¡Samuel!” Samuel saltó de la cama y fue donde estaba Elí.

“Aquí estoy; me llamaste”.

“No te llamé, regresa a la cama”, le dijo Elí por segunda vez.

Por tercera vez Dios llamó a Samuel y éste se levantó y fue a Elí. “Aquí estoy; me llamaste”, dijo.

Al fin Elí se dio cuenta que era Dios quien estaba llamando a Samuel. Le dijo a Samuel: “Regresa y acuéstate y si te llama otra vez dile: ‘Habla, Señor, que tu siervo escucha'”.

Samuel se acostó y nuevamente escuchó la voz de Dios llamándole: “¡Samuel! ¡Samuel!” Esta vez Samuel dijo lo que el sacerdote le enseñó, “Habla, Señor, que tu siervo escucha”.

Ahora el maestro dirá: Muchos pueden estar pensando que Dios solo le habla a la gente adulta, pero Dios habla en este tiempo a quien es “sensible a Su voz”. Así como Samuel tuvo que aprender a escuchar la voz de Dios hoy oraremos para aprender a “ser sensibles a Su voz”. Dios te escogió para servirle y cada vez que Él te llame, debes aprender a responder como lo hizo Samuel

Actividad: Uno los números para que se forme la imagen completa y luego la pinto.

Entregar recortado para que los kids ordenen, pinten y peguen. Los más grandes pueden escribir debajo de cada cuadro una frase que explique la imagen, por ejemplo: Ana ora por un hijo.

 

Pinto con muchos colores

 


Domingo 20 de enero

Amando a nuestro Dios

Material de estudio: Deuteronomio 6:4-9

Verdad central:  Dios nos muestra Su amor para con cada uno de nosotros y no hay otra cosa más que yo pueda hacer que amarle por siempre.

Objetivo: A través de esta clase cada niño podrá experimentar el amor de Dios y tomará la decisión de amarle por siempre. También aprenderá a expresarle ese amor a Dios.

Texto a memorizar: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Deuteronomio 6:5

Para enseñar el verso a memorizar puede hacer unas mímicas como: Ama (cruzando tus brazos sobre su pecho) al Señor tu Dios (señala al cielo) con todo (extiende tus brazos a tus lados) tu corazón (señale tu corazón con el dedo). Hazlo varias veces. También puedes traerlo escrito en 20 fajas de cartón con letras grandes, una faja por cada palabra, y que se mezclen entre ellos y uno de los kids o pre lo vaya memorizando y haciendo que se acomoden en el orden correcto hasta que quede armado correctamente. Puedes también formar grupos y que te pongan música para memorizar cantando (Recuerda incentivar este momento de la clase para luego hacer los concursos bimestrales con premios incentivos).

Lecturas sugeridas:  Deuteronomio 8, pues nos habla acerca de no olvidarnos de nuestro Dios y amarlo por encima de todo.

Lectura en clase: Deuteronomio 6:4-9

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Desarrollo:

Cuando vemos todo lo que Dios nos dio, nuestras familias, nuestro cuerpo, todo lo que tenemos, entendemos que todo lo que tenemos es por una sola razón: Dios nos ama. Por eso nosotros debemos amarle también. Hoy conoceremos de qué manera Dios nos dice que debemos amarlo y aprenderemos maneras prácticas de demostrárselo a Él y a los que nos rodean.

Damos gracias a Dios por todo lo que nos ha dado, mirando hacia atrás podemos ver Su fidelidad, amor para con nuestras vidas, familias, salud, estudios y esto es solamente porque Él nos ama. Nuestra respuesta a ese gran amor de Dios es amarle a Él también.

Los niños entenderán los dos lados del amor, el ser amado por Dios (demostrado en todo lo que Él nos ha dado) y el amar a Dios con todo el corazón (obediencia a sus mandatos).

Nota: Realiza 3 corazones grandes para utilizarlos durante la historia. También colorea ilustraciones de cosas que Dios nos ha dado que son muestras de Su amor para con nosotros.

Pon el primer corazón grande y di: “Cuando ven un corazón así, ¿en qué piensan? (deja que participen). Yo pienso en el amor. ¿Qué es el amor? ¿Cómo mostramos el amor a nuestros padres?” (Que participen. Ayúdales a pensar en cosas específicas como: abrazos, besos, obedeciendo, etc.). Saca otro corazón, ponlo al lado del primero y di: “Cuando pienso en las personas que me aman pienso en mis padres, mis hermanos (nombra las personas que los aman). ¿En quiénes piensan ustedes?” (Permite que ellos contesten). Saca otro corazón y ponlo al lado de los otros. “Saben ¿quién nos ama más que nuestros padres y nuestros hermanos y nuestros abuelos y nuestros amiguitos?”. (Déjales pensar y luego abre tu Biblia diciendo) “Este libro es el más especial en todo el mundo”. ¿Sabes cómo se llama?  Así es, es la Biblia; otro nombre es Palabra de Dios.  De este libro aprendemos muchas cosas. Una cosa que podemos aprender en la Biblia es que Dios nos ama más que cualquier otra persona. ¿Cómo sabemos que Él nos ama?  (Muestra imágenes de paisajes, provisiones de alimentos, salud etc.). Si Dios nos ama tanto, ¿qué debemos hacer nosotros? ¡Amarle también!

La Palabra que va a marcar todo este año como iglesia es la que leímos al comenzar la clase y nos dice cómo debe ser nuestra manera de amarle. Pero comienza diciéndonos: “Oye, Israel”, y allí tenemos que entender que debemos reemplazar ese nombre por el nuestro. Oye…  Nos habla de oír, de prestar atención, de ser sensible a Su voz.  Nos enseña a oír que Jehová, Dios, es el único Dios y que solo a Él debemos oír y obedecer. No debemos dejar que nadie ni nada nos distraiga de Su camino ni nos aparte de Su Presencia. (Puedes hacer en grande el pabellón de una oreja con la palabra “Oye” y aun entregar uno a cada niño y pre para que le escriban su nombre y se lo lleven como ayuda memoria).

Con toda nuestro corazón, alma y fuerzas. “Con todo tu corazón”: Esto significa que debemos canalizar nuestros deseos de hacer cosas en contra de la voluntad divina y utilizar toda esa fuerza para cumplir Sus preceptos. Cuántas veces se escucha: “Yo no puedo dejar de hacer esto o aquello” o “No estoy preparado para dejar de portarme mal” (pon ejemplos concretos de cosas que sabes que viven en general tus niños y pre que les cuesta dejar de hacer). El que así habla no es consciente que ese YO que está nombrando no es más que su cuerpo y sus deseos físicos que quieren dominarlo para que no haga lo que debe hacer. Cuando conocemos a Dios veremos que todo lo que Dios nos pide que hagamos es por nuestro bien.  Amamos a Dios con nuestro corazón, con nuestra voluntad. Es una decisión que hoy puedes tomar: ¿Lo hacemos juntos? (Haz una oración de declaración todos juntos: Hoy decido amar a Dios con todo mi corazón).

“Y con toda tu alma”. Debemos entregar nuestra vida por Él. Hay sólo tres mandamientos negativos o prohibiciones por las que una persona debe dejarse morir antes que cometerlas: adulterio (tener relaciones con otra persona que no es nuestro cónyuge) y relaciones ilícitas en general, asesinato e idolatría. En nuestra alma se encuentran las emociones, sentimientos y ellas se deben alinear, poner en orden cono lo que Dios dice en Su Palabra. Es una decisión que debes tomar hoy. (Haz una oración de declaración. Hoy tomo la decisión de amar a Dios con toda mi alma).

“Y con todas tus fuerzas (o recursos)”: esto se refiere al dinero, vale decir: estar dispuesto a renunciar a los propios bienes para seguir Sus caminos. Esto también hace referencia a ponerlo a Jesús primero y servirlo en todo momento y lugar, desde ahora que somos bien jóvenes, es la mejor decisión que podemos tomar.

“Y estas cosas que Yo te mando hoy”: debemos cumplir los mandamientos divinos como si hubieran sido entregados hoy en el Monte Sinaí, siempre con el mismo entusiasmo y no solo aprenderlas nosotros sino enseñarlas. Todavía ustedes no tienen hijos, pero se están preparando para formar una familia como Dios anhela y planeó para cada uno y lo mejor que están haciendo es prepararse amando a Dios, oyéndolo, obedeciendo Su Palabra.

Actividad:  Pinta el número 1 declarando que Dios es el primero en tu vida.

Une los puntos. Pinta con colores


Domingo 27 de enero

Cumpliendo Sus mandamientos (Mandamiento 1 al 5).

Material de estudio: Éxodo 20:1-17

Verdad central: Dios nos dejó Los Diez mandamientos escritos para que pueda conocerlos y alimentarme de ellos. Serán protección a mi vida.

Objetivo: Al conocer cada mandamiento aprenderán a amarlos y ponerlos por obra. Cada niño lo memorizará y atesorará en su corazón y tomará la decisión de cumplir con lo que Dios nos manda.

Texto a memorizar: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón”. Deuteronomio 6:9

En este link tienes para imprimir a color los mandamientos para memorizarlos.

http://hermanamargarita.com/wp-content/uploads/2018/04/Mandamientos-Poster-CO.pdf

Lecturas sugeridas: Éxodo 24:12-18, 31:18; Salmos 119, tiempo para leer y reflexionar lo que es la Palabra para nosotros y en ésta y la próxima clase transmitir amor por la Palabra, sabiendo que ella es la única que dirige nuestras vidas para tomar cada decisión en el camino de esta vida.

Desarrollo: Aquello que está escrito es algo que permanece más que la tradición oral y sin mayor cambio. Así que cuando Dios dio Su ley al pueblo de Israel lo hizo en forma escrita. Son lo que conocemos como Los Diez Mandamientos y fueron recibidos de manera escrita por nuestro mismo Dios ¡Qué emocionante debe haber sido para Moisés! Estos mandamientos son los que Dios pide que cumplamos. Hoy los conoceremos de manera general (del 1 al 5) para que con Su ayuda los guardemos en el corazón y pongamos por obra. Será Su voz hablándonos a cada uno.

¿Recuerdan cómo Dios llamó a Moisés? Le habló desde una zarza ardiente en el monte Horeb. Dios llamó a Moisés nuevamente al monte; tenía muchas cosas que hablar con él. Aarón se quedó a cargo del campamento. Cuarenta días duró la ausencia de Moisés. Allí en ese monte Moisés recibió los diez mandamientos que leímos hoy. Ahora Moisés tenía que dar a conocer a todo el pueblo estas leyes y comprometerse a cumplirlas para que les vaya bien en esta vida.

(Repasa Los Mandamientos usando las láminas; explica el significado de cada uno. Quizá sea necesario que hagas esto en dos o tres lecciones. Anima a los alumnos a memorizarlos).

Los Diez Mandamientos:

1.-No tendrás dioses ajenos delante de mí. Dios es nuestro Padre celestial el único en nuestra vida, nadie debe ocupar ese lugar. El Primer Mandamiento es poner a Dios primero. Esto significa que nada debería ser más importante que Dios: un hobby, la televisión o los video juegos, incluso tus amigos y familia no deberían ser más importantes que Dios. No tendrás otros dioses además de Mí. (Éxodo 20:3). Esos otros dioses pueden ser el dinero, la tele, cualquier otra cosa.

2.-No te harás imagen. Tanto el pueblo de Dios en la antigüedad como en la actualidad el ser humano busca tener imágenes a quienes rendir culto o adoración. (Nombra las imágenes más comunes de tu zona), pero al único que debemos rendir adoración es a Dios

3.-No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano. «Dios mío», «Jesús», «¡Señor!» y otras expresiones son cosas que la gente usa a diario sin pensar en el significado. Esto es tomar en vano el nombre de Dios. Tampoco hay que jurar en el nombre de Dios. Mucha gente usa el nombre de Dios como una palabra para maldecir, o lo dicen cuando están enojados. Dios quiere que usemos Su nombre cuando estemos hablando con Él, o hablando con otros sobre Él. También incluye usarlo casualmente, como en el popular OMG (Oh, my God) en inglés.

  1. Acuérdate del día del reposo para santificarlo. Dios sabe que nuestro cuerpo necesita descanso. Por eso nos ha dado un día a la semana para descansar. Los cristianos usamos ese día para adorar en forma especial a nuestro Dios. Muchas veces según la iglesia es domingo o sábado (día de la reunión principal). Este es uno de los mandamientos que es interpretado en muchas maneras distintas, pero últimamente se refiere a enseñarle a tus hijos a preguntarse a sí mismos: ¿Lo que estoy haciendo me aleja de la santidad del Dia del Señor? ¿Es necesario? ¿Seguir haciéndolo mantiene mi mente enfocada en lo que Dios ha hecho por mí? De la respuesta a estas preguntas dependerá si lo sigues o no haciendo. En ese día de reposo debe estar incluido el asistir a la iglesia.
  2. Honra a tu padre y a tu madre. Dios nos ordena ser obedientes y respetuosos hacia nuestros padres. Él promete que les irá bien en la vida a los hijos que respetan a sus padres. Recuerda que tus padres fueron niños una vez como tú ahora, y ellos están tratando de mantenerte a salvo y evitar que cometas los mismos errores que ellos ya han cometido. Esto significa mostrar respeto por la gente que te dio la vida – sean ellos buenos o malos- simplemente porque ellos fueron quienes te dieron la oportunidad de venir a la tierra y tener una vida.

 

Toma tiempo para orar que estos mandamientos sea puestos por obra.

Actividad:  

En esta página tienes un juego del cubo de los mandamientos y de las tarjetas, que será útil para que jugando aprendan los mandamientos de memoria

https://covchurch.org/wp-content/uploads/sites/45/2010/12/c823.pdf

Juego: En esta página tienes un juego para divertirnos mientras aprendemos los mandamientos, es útil para esta clase y la próxima.

https://www.kidssundayschool.com/es/primaria/juegos/el-mandamiento-que-falta

Puede entregar algo similar para memorizar los mandamientos

 

 

Pintar con colores