Iglesia Visión de Futuro

“Impacto a la Familia” en la ciudad de Bell Ville

Se llevó a cabo el 24 de junio y asistieron unas 500 personas y 42 dieron el paso de Fe al aceptar a Cristo en sus vidas.

El Pastor Pedro Carballo compartió el mensaje basado en el Salmo 92 y afirmó que el cristiano es similar a una Palmera por sus características:

  • Crece de adentro hacia fuera
  • Vuelve a quedar en pie nuevamente después de cada tempestad o tormenta, aunque se la ve doblarse hasta el suelo
  • Tiene raíces profundas, tanto que miden como es su altura en la superficie porque su fin es encontrar fuentes de agua

En el comienzo de la reunión,  el Pastor invitó a compartir su testimonio a Natalia Rivadero. Su hija nació prematura (con seis meses de gestación) y muerta por desplazamiento de placenta y asfixia, la tuvieron que resucitar tres veces, estuvo 48 horas en el Hospital de Bell Ville y luego fue derivada a Córdoba. Los médicos le encontraron un tumor en el cerebro, no tenía paladar, problemas cardíacos e inmadurez en sus pulmones, desnutrición y varios síndromes. El Señor obró el milagro y transformó la situación de Imposible a Posible. Juliana aumentó de peso, cumplió un año de vida y pese al parte médico que no llegaría, ya no usa el respirador permanentemente.

Luego de darle la gloria a Dios y orar por Juliana para que Él termine Su obra en ella, convocó a todos los que querían recibir un milagro de parte del Señor. El Espíritu Santo obró en milagros y sanidades.

[picasa url=”https://plus.google.com/photos/111955358615369294090/albums/5758785674631054529″]

Más Testimonios:

Roberto: Estaba en tratamiento por cáncer en la próstata, tenía dolores abdominales lo que le imposibilitaba caminar con libertad y andar en bicicleta. En esa noche fue sano.

Cristina: Fue operada de columna y estaba esperando ser nuevamente intervenida de hernia en su cuello, vino a la reunión con dolores en la cervical, en el hombro izquierdo, ardor en su estomago y Dios la sanó, pudo mover su brazo izquierdo, el ardor de estomago se fue y todo dolor desapareció.

Antonia Pramparo: Vino con sordera en sus oídos, durante la ministración sintió como que algo se destapó y ahora escucha normalmente y sin audífonos

Marcela: Comentó que padecía una artrosis en todo su cuerpo, pero Dios la sanó y pudo moverse con total libertad y sin dolores.

Carolina de Ordoñez: Llegó con fuertes dolores de columna y Dios la hizo nueva. Pudo moverse, camina y se agachaba normalmente.

Además, Un hombre llegó con un tumor palpable en su cabeza, tenía una cirugía  programada para los próximos días y el Señor lo tocó y ese tumor ya no está más.

¡Le damos toda la gloria a Dios por estos milagros poderosos!