Iglesia Visión de Futuro

“UNA CITA IMPERDIBLE”

Lunes 11 de septiembre

Omar Cabrera Jr.

Tengo una invitación muy especial. Este domingo vamos a celebrar los 45 años de la Iglesia Visión de Futuro en Predio VDF, Camino Montecristo, Ruta 19 Km 325, B° Floresta Norte, Córdoba. Empezaremos a las 2 de la tarde, la idea es terminar a las 6; dependerá del programa, pero ¡no te puedes perder esta cita!
Justamente la palabra que quiero compartirte es una palabra de ánimo para que no te la pierdas. Dice Isaías 35 versículo 3: “Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esfuércense, no teman; he aquí que nuestro Dios viene con retribución; Dios mismo El vendrá, y os salvará”.
Creo que el Señor quiere darte ánimo en este último momento para que te decidas a participar de esta tremenda fiesta en la cual vamos a recordar todo lo que Dios ha hecho. Es más, tenemos -como ya habrás visto en las redes- el estreno del documental “Un hombre de fe” que habla de los primeros años de la vida de mi padre, el Rvdo. Omar Cabrera.
Vamos a estar celebrando y recordando todo lo que ha sido el pasado de la iglesia, orando por los enfermos, proclamando salvación, proyectándonos como Iglesia Visión de futuro a ese futuro que Dios tiene para cada uno de nosotros. Tal vez digas: “Bueno, pero me va a costar ir”, “Me queda lejos”, “Es en un lugar abierto…”. Por eso es que hoy te digo: “Fortalece tus manos cansadas, toma fuerzas del Señor para afirmar tus rodillas que están endebles, si tienes un corazón apocado por todo lo que está viviendo el país este es el momento de aferrarte al Señor, de creer de que Él tiene palabra para tu vida, que no te puedes perder esta cita divina con el Señor.
No temas, porque el Señor viene con retribución, con recompensa, Él mismo viene, Él mismo trae bendiciones para tu vida. Por eso es que hoy te invito a que no te pierdas esta cita de honor. Es una cita con el Señor.
Muchas veces en los aniversarios tenemos invitados especiales, hemos tenido a bandas, a adoradores, a salmistas y a predicadores. Creo que la celebración mas grande fue en el Estadio de Vélez donde participaron los Evangelistas Carlos Annacondia y Luis Palau, la profeta Cindy Jacobs, el pastor Juan Carlos Rojas, el matrimonio Patillo, y gente del Gobierno. ¡Tremenda celebración que tuvimos!
Esta vez es una cita con Dios, porque Él viene para darte recompensa. Él mismo trae un galardón para tu vida. Dios te quiere dejar un legado para que ese legado que recibas lo puedas impartir a las futuras generaciones.
No te puedes perder esta fiesta, esta cita divina, este tiempo de intimidad con el Señor. Donde el Señor se va a derramar con toda Su gracia, con toda Su unción, con toda Su gloria, donde vas a poder ser parte de esta celebración, donde veremos la fidelidad del Señor por 45 años. Pero donde también nos vamos a proyectar a un futuro glorioso, ese futuro que Dios tiene para la Iglesia Visión de Futuro.
Dios viene. Que de la misma manera puedas decir: “Si Dios viene, yo voy. Yo voy a estar ahí, no me lo voy a perder. Él vendrá, Él me bendecirá, Él me salvara”. Hasta dice Isaías 35:5-6a: “Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo”.
Hay bendiciones que Dios va a derramar en esta tremenda fiesta. No te la puedes perder, Dios te está convocando para que puedas recibir de Él una nueva impartición, una nueva gracia, una nueva unción, un nuevo conocimiento de Su poder, de Su fidelidad, de Su amor, una nueva comisión para poder cumplir con ese mandato divino que cada uno de nosotros tenemos, con ese llamado que el Señor tiene para nuestras vidas.
Hoy te bendigo, declaro que el Señor te da los milagros que necesites para poder ser parte de esa fiesta. No vas a venir solo, vas a venir con tu familia y juntos nos vamos a poder gozar por todo lo que el Señor ha hecho. Vamos a tener un encuentro con Él y vamos a recibir personalmente del Señor la retribución, la bendición y la recompensa.
Señor: Aceptamos esta cita de honor y allí nos veremos en el Nombre de Jesús. Amén y amén.