Iglesia Visión de Futuro

“Señor, me acordaré de Ti”

Lunes 23 de abril de 2018

Omar Cabrera Jr.

Qué importante es mantener una relación de dependencia y obediencia a Dios. Jesús le dijo al diablo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4b). Aprender a depender de Su guía, aprender a escuchar Su voz, reconocer que Él es nuestra fuente, que Él es nuestra provisión.
Esta es la palabra de precaución que Dios da a través de Moisés en (Deuteronomio 8:11) en adelante dice: “Cuídate de no olvidarte del Señor tu Dios, (si la leyese en argentino creo que diría algo así como: Ojito con olvidarte del Señor tu Dios) para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy”.
Qué importante es obedecer las instrucciones que Dios me da. Deuteronomio 28 declaraba que, si obedecemos los estatutos, los mandamientos, los preceptos, “vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”. “Bendito en el campo, bendito en la ciudad, bendito en tu artesa de amasar o sea todo lo que produzcas, todo lo que ahorres porque serán benditos tus graneros” (
La bendición del Señor iba a estar aun cuando salieses de la ciudad, hablando de la lucha, de pelear y de conquistar enemigos. La bendición del Señor iba a estar siempre, pero la condición era, acordarme, obedecer los estatutos, los preceptos y los mandamientos que el Señor me había dado. Y hasta dice: “no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites” (8:12) …y, ¡ya está!, tengo todo lo que necesito, tengo vacas, las ovejas se me han aumentado, tengo plata, tengo oro, todo se me multiplicó, tengo todo acrecentado… y me olvido de Dios,
Ten mucho cuidado, no vaya a ser que llegues a tener un corazón ensoberbecido, y te olvides del Señor que, en definitiva, fue el que te trajo la libertad. Fue Él quien te sacó de la esclavitud del pecado, de los vicios; Él fue el que con Su gran amor te lanzó cuerdas de amor humanas (como dice el profeta) y te atrajo a Él, puso comida delante de ti y te dio todo lo que necesitabas.
No te olvides del Señor, acuérdate de Él, reconoce que fue Su mano y no tu mano la que logró esta conquista, (que es lo que dice más adelante). “y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. Sino acuérdate (otra vez el acordarme) de Jehová tu Dios, porque el te da el poder para hacer las riquezas (adquirirlas) a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres como en este día” (8:17-18).
Hoy, (esta Palabra Semanal), es para que no te olvides de todo lo que el Señor ha hecho, para que no te llenes de soberbia en tu corazón y que no reconozcas que la mano del Señor fue la que te trajo la bendición. Que sigas siempre dependiendo de Él, reconociendo que ‘dé Él desciende toda buena dádiva y todo don perfecto’ (Santiago 1:17).
Ahora, enfócate en el Señor, reconoce Su bondad, agradécele por todo lo que Él te ha dado y recibe ese poder, esas fuerzas, la sabiduría, la estrategia y las ideas creativas para poder entrar en esa prosperidad, en esa bendición y en las riquezas que tiene para tu vida.
Hoy te bendigo, en el nombre de Jesús. Amén y amén.