Iglesia Visión de Futuro

¿Quién es tu socio?

Lunes 14 de agosto de 2017

Serie: “El poder de la generosidad”

Omar Cabrera Jr.

Durante este tiempo estamos viendo cómo hacer cuando la bendición de Dios no se manifiesta a nuestras vidas como debería. La Palabra de Dios promete que Jesús vino para darme ‘vida y vida en abundancia’ (Juan 10:10b).

¿Qué pasa, cuál es la razón por la cual esa abundancia que el Señor me prometió no se está manifestando?

Esta semana me gustaría recomendarte: “No te asocies con alguien que no tiene la revelación de Dios”. Leemos en 2 Corintios 6:14-18: “Nos unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios (que somos todos nosotros) y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos,  Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual (y esta es la recomendación de Pablo), salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.

Si nos ponemos a pensar… vivimos en el mundo, andamos en el mundo pero no debemos militar (conducirnos) conforme a las cosas (a los parámetros) del mundo. Por ejemplo: si un jefe te está pidiendo que mientas y digas que ese producto es 0 kilómetro cuando en realidad no lo es o que se hizo el service completo cuando en verdad sabes que hay partes ahí adentro que no las cambiaron, inmediatamente tienes que decir: “Mire, así como a usted no le gustaría que yo le mienta, no me obligue a mentir”.

Aparte, la Palabra de Dios dice que no debemos dar falso testimonio. Por más que estemos asociados con esa persona o trabajando con ella. O como le pasó a una líder que el jefe y dueño de la inmobiliaria le pedía: “Para que la gente haga el negocio tienes que exagerar esta parte, evitar decir esto otro y hacerle firmar rápido acá…”, y ella le respondió: “Mire, discúlpeme, esto raya con la deshonestidad; yo no lo voy a hacer”.

“No te unas en yugo desigual”. Si vas a empezar algún emprendimiento o si vas a abrir una empresa busca gente que tenga el mismo espíritu, que tenga el mismo corazón, que tenga el mismo sentir que el tuyo. Te garantizo que ahí se va a derramar el Espíritu Santo de Dios, vas a ver el respaldo divino, vas a poder progresar como nunca antes te lo imaginaste.

Pablo dice: “Salid de en medio de ellos. Apártate de ellos dice el Señor- y la promesa es- Y yo te voy a recibir”. Si te juegas por el Señor te garantizo que el Él te va a recibir, Él se va a jugar por vos.

“Seré para ellos por Padre”, ese padre que te quiere proveer, que te quiere bendecir. “Y ustedes me serán por hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.

Él tiene poder, Él tiene poder para cambiar las situaciones. Él tiene el poder para respaldarte si te juegas por Él, tiene poder para que puedas vivir esa vida santa, apartada y consagrada para servirle sola y únicamente a Él.

En esta hora, te bendigo con osadía, con coraje y con denuedo para que puedas tomar decisiones difíciles, decisiones arriesgadas, y que puedas tener la fe necesaria para creer que Dios te va a respaldar en todo y que Dios te va a sorprender; que cuando te desunas de ese yugo desigual se va a caer una carga, un peso y vas a ser elevado a ese plan glorioso que Dios tiene para tu vida. Te bendigo en el Nombre de Jesús. Amén y amén.