Iglesia Visión de Futuro

“Llamado a la oración”

Rvdo. Omar Cabrera

Estamos viviendo tiempos apremiantes, tiempos de lucha, tiempos donde tenemos que redoblar nuestra oración. Le recomendaría que escuche mi prédica del domingo 3 de junio, acá en Boedo, la puede encontrar en Facebook: Iglesia Visión de Futuro Nacional (sección videos) ahí tenemos toda la grabación de la Palabra del Señor que compartí: “Un llamado a la oración”.

En estos momentos es cuando más tenemos que depender del Espíritu Santo y usar las armas que son poderosas en Dios para derribar argumentos, fortalezas, pensamientos y toda altivez que se levanta en contra de la voluntad del Señor.

Tenemos que ser como la iglesia primitiva, en la que sus miembros, luego de ser investidos de poder de lo Alto, recibieron ese poder para ser testigos y salieron a denunciar los males de la sociedad. Cuantas veces Pedro predica en Hechos y les recuerda a aquellos que habían matado a Jesús. Hay una agenda de muerte en Argentina y creo que tenemos que proclamar la vida abundante de Jesucristo: “Salvar las dos vidas”.

Veamos que hicieron los discípulos en los comienzos. Hechos capítulo 3 versículo 1, dice: “Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la hora de la oración” Yo estoy llamando a la gente a una hora de oración. Ellos permanecían, juntos, en comunión, en la casas, en oración, en la Palabra.

Cuando la iglesia crece, los apóstoles dicen: “No podemos dejar la oración y la Palabra para atender estas otras cosas” (Hechos 6) y designaron  nuevos líderes que se encarguen. Veían la hora de la oración como algo clave, algo primordial. “Este género no sale si no es  con ayuno y oración” (Mateo 17:21).

¿Cómo está el mundo? Y creo que lo podemos ver en lo que paso inmediatamente que llegaron estos discípulos al templo. Dice: “Era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien  ponían cada día a la puerta del templo que se llama la hermosa para que pidiera limosna de los que entraban en el templo” (Hechos 3:2).

Yo creo que esa es la condición humana.  Una humanidad paralitica, una humanidad que no se puede valer por sí misma. A veces uno se pregunta si tienen cerebro, porque ante cualquier ideología, cualquier apelación a las emociones que se ve en la televisión de gente conocida o famosa,  ya la gente se lanza a hacer cosas que van totalmente en contra de la voluntad de Dios; “Ciegos guías de ciegos” diría el Señor Jesús (Mateo 15:14).

Cuando llegan estos discípulos llenos del poder de Dios, se produce una confrontación. Y yo creo  que eso es lo que tenemos que hacer en el día de hoy, confrontar el reino de las tinieblas, proclamar la autoridad del Señor Jesucristo.

Le dijeron: “No tenemos oro, no tenemos plata”  (3:6). Sería: “No tenemos los medios, no tenemos el respaldo de muchos diputados o senadores, pero lo que tengo te doy” ¿Y qué  era lo que tenían? Tenían el Nombre de Jesús.

Hay poder en el Nombre de Jesús, hay autoridad el Nombre de Jesús, ante el Nombre de Jesús dice Filipenses 210-11: “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

Este es un llamado a orar, un llamado a clamar, a usar el Nombre de Jesús para que todo poder de las tinieblas tenga que doblar su rodilla ante Su Señorío, ante Su Majestad. Él es el Señor de Argentina, el Señor del futuro de esta Nación y a Él clamamos. De hecho, este domingo 10 de junio, vamos a estar todos clamando bajo una misma premisa: “Salvar las dos vidas”, queremos que la ley para despenalizar el aborto no pase, queremos ver la victoria del Señor.

Le desafío  a unirse al clamor y a orar para ver la respuesta del Cielo. Te bendigo  en el  Nombre de Jesús. Amén y amén.