Iglesia Visión de Futuro

Eres linaje real

Lunes 25 de diciembre

Omar Cabrera Jr.

Estimados amigos: qué placer poder saludarles.

Espero que hayas pasado una gloriosa Nochebuena, una mejor Navidad, que  pueda haber disfrutado de la compañía, de la amistad y del tiempo de camaradería. Espero que hayas dedicado tiempo para apartarte y agradecerle al Señor por todo lo que el Él te ha dado.

Como Iglesia Visión de Futuro siempre empezamos el año consagrándonos al Señor. Un poco la idea de lo que Dios le dijo a Josué: Santifícate, purifícate hoy porque mañana quiero hacer maravillas en medio de ustedes (Josué 3:5).

Le dedicaremos al Señor este año –el 2018- desde el martes 2 de enero hasta el lunes 22 de enero, durante esas tres semanas nos ocuparemos de buscar al Señor, para estar apartados, para ayunar, clamar, pedirle al Señor y orar juntos todos en un mismo sentir. Un poco nuestra mentalidad es lo que dice Pablo en Efesios 4:22-23: “En cuanto a la pasada manera de vivir, (lo que pasó en el 2017) despojaos del viejo hombre y renovaos en el espíritu de vuestra mente” para proyectarnos a lo nuevo que el Señor tiene para cada uno de nosotros.

La palabra que me gustaría proclamar sobre tu vida es que eres linaje escogido por Dios. Dice la Palabra en 1Pedro 2:9 en adelante: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. -Y Pedro aclara: “vosotros que en otro tiempo no eran pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”. Si no fuese por la gracia, el amor, el perdón y la misericordia de Dios nuestras vidas no tendrían sentido; y qué bueno es poder comenzar un año aferrado a esa misericordia divina, aferrado a esa gracia divina, entendiendo cual es nuestra identidad. Yo soy linaje real, yo soy sacerdocio santo, Dios me llama a apartarme para vivir en intimidad con Él, yo soy un pueblo que fue adquirido por Jesús.

Celebramos Su cumpleaños pero tenemos que reconocer que el propósito principal por el cual Cristo vino a esta Tierra fue para dar Su vida por cada uno de nosotros. Ese fue el precio que se pagó para adquirirme, no fui redimido -diría Pedro- “no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19). Y como un pueblo que Dios compró, que Dios adquirió, Dios me llama a que yo anuncie las virtudes, las maravillas, los milagros, las obras de aquel que me sacó de las tinieblas a su luz admirable. Yo que estaba en tinieblas hoy vivo en luz, ¿por qué Dios lo hizo? Para que yo pueda proclamar a otros lo que Dios hizo en mi vida.

En el año 2017 nuestro desafío era “Uno más”, ganar más almas, hacer obra de evangelista, cumplir nuestro ministerio. Déjame decirte que ya  empieza el 2018 pero nuestra misión no termina, seguimos anunciando las virtudes de Aquel que nos sacó de las tinieblas y que nos llevó a Su luz admirable.

Que hoy puedas comprometer tu vida para ser ese instrumento glorioso en las manos de Dios, que se aparta, que entiende el precio que fue pagado pero que no se queda ahí sino que anuncia las virtudes de Aquel que nos sacó a cada uno de nosotros  de las tinieblas y nos llevó a Su luz admirable. Que puedas aceptar este compromiso en el Nombre de Jesús. Amén y amén.