Iglesia Visión de Futuro

“El poder de un sueño” (3)


Estimado amigo:

Qué placer poder saludarle una vez mas, los bendigo con toda bendición espiritual que desciende del Padre de las luces en quien no hay mudanza ni sombra de variación.

Quiero hacerte una invitación muy, muy especial; en el mes de setiembre vamos a tener nuestra Convención de G12;  la meta para la Iglesia Visión de Futuro son 10.000 personas. Son tres convenciones: dos en el Luna Park, una a la mañana y la otra a la tarde, los días jueves 8, viernes 9 y sábado 10 de setiembre. Y en el Orfeo los días viernes 9, sábado 10 y domingo 11 en la Ciudad de Córdoba. Vamos a contar con la presencia de los pastores César y Claudia Castellanos, la Banda Generación 12, el pastor Fernando Ramos, Rescate, los grupos folklóricos XTO y Tuma Noy, y el grupo vocal Amanecer. ¡Va  a ser una verdadera fiesta!

Y como la meta es 20000 convencionistas de todo el país, es que tenemos tres convenciones, para más información, costos, cierre de inscripción, y demás  entre a la página web www.g12argentina.com.ar.

Le pido que reserve su lugar, por favor, porque los líderes están tan motivados y  temo que algunos queden fuera. Hágalo rápido, inscríbase, reserve su lugar para que contarle como recibir  “El poder de un sueño”, de un sueño de parte de Dios que va a cambiar su vida.

Serie: “El poder de un sueño” (3)

Para desarrollar discernimiento espiritual

Rvdo. Omar Cabrera Jr.

Cuando Dios me da Sus sueños me frena de caer pecado, en error; al mismo tiempo, me dirige a una vida de abundancia y próspera; y empiezo a desarrollar mi discernimiento espiritual. Esto mismo fue lo que ocurrió con Salomón, porque dice la Palabra de Dios en 1Reyes 3:5 y 9: “En Gabaón se le apareció en sueño el Señor a Salomón una noche. Y le dijo Dios: -Pide lo que quieras que yo te dé”, y su pedido fue: “Concede, pues, a tu siervo un corazón que entienda para juzgar a Tu pueblo (tan grande) y discernir entre lo bueno y lo malo”. Creo que allí Salomón ya estaba demostrando la sabiduría que poseía al saber pedir, porque la Palabra del Señor dice que muchas veces pedimos y no tenemos lo que pedimos porque pedimos mal, pedimos para satisfacer nuestro deseos carnales, (Santiago 4:3) así que fue muy sabio en pedir lo que él pidió. Inclusive, Dios le dice: “—Como pediste sabiduría para gobernar a mi pueblo con justicia y no has pedido una larga vida, ni riqueza, ni la muerte de tus enemigos, ¡te concederé lo que me has pedido!” (Vers.11 y 12NTV). El le pidió al Señor discernimiento, esa madurez espiritual necesaria para discernir entre lo bueno y lo malo, conocer claramente cuál es la voluntad del Señor para su vida. Y esto Dios se lo confiere a Salomón en sueños; sí, a través de este sueño en el que él dialoga con Dios.

Mucha gente se me acerca con la pregunta: ¿Cómo puedo hacer para saber la voluntad de Dios para mi vida? Creo que lo más difícil es poder discernir, no entre lo bueno y lo malo, porque nuestra consciencia nos dicta rápidamente lo correcto y lo erróneo; la dificultad más grande es cuando mi carne se entromete en el diálogo que tengo con Dios, cuando mis deseos carnales, mis anhelos, mis proyectos y el no tener la actitud de Jesús cuando le dijo a Dios: “Que no se haga mi voluntad sino la tuya”. A través de estos sueños Dios se le manifestó a Salomón, le dio sabiduría, le dio gracia, y llegó a ser tan famoso por la sabiduría que hasta iban de otros reinos a probarlo; reyes y reinas querían ver las riquezas que gozaba el rey de Israel, todo obtenido gracias  a esa guía, y esa sensibilidad al Espíritu de Dios. ¿Con quién me tengo que casar? ¿Qué trabajo es el que me conviene? ¿Será que esto es lo que Dios tiene para mi vida? La única manera de saber es siendo sensible a la voz de Dios; siendo sensible a la guía que Él me muestra y a los propósitos que me va revelando. Por eso es que en Hebreos 5: 12-14 (RV95), el autor con otras palabras les advierte: a esto lo tendrían que saber de memoria; tendría que saber cómo comportarse correctamente, textualmente dice: “Debiendo ya ser maestro después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño. El alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, (para los que crecieron, para los que sus emociones las dejan de lado y se someten a la voluntad de Dios), para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”.

O sea que, aparte de que Dios me da ese radar espiritual para discernir que está bien y que está mal, que Dios me muestra el camino y me revela Su voluntad, el próximo paso es crucificar la carne; ‘crucificar’, anular, cancelar mis emociones, hacer que gobierne el Señor en mí y no mis deseos ni mis anhelos, que sean los sueños de Dios los que se cumplan y no los míos. Dios le dijo a Salomón: No pediste la vida de los enemigos de tu padre, no pediste riquezas para ti mismo, no pediste beneficios personales, ni una vida larga… te preocupaste por el pueblo; porque dijiste: “Cómo voy a gobernar a este pueblo tan grande” y te inquietaste por los demás… por esa actitud noble, Salomón, te concederé sabiduría; te daré inteligencia, te daré la vida de tus enemigos, te daré riquezas como nadie antes ni después las tendrá, alargaré tus días en esta tierra.

Salomón supo ser sensible cuando Dios se le apareció en el sueño; sabemos que al final de sus días no siguió así, y aunque Dios le habló tres veces al respecto, ese corazón ya se había desviado, se había endurecido, se había corrompido, por esto mi oración es que su corazón permanezca limpio delante del Señor, que no haya nada ni nadie que lo distraiga de ese plan original que Dios ha concebido para usted.

Señor: yo en esta hora bendigo a cada uno de los hombres y mujeres que tienen sueños nacidos de Ti en sus corazones. Hombres y mujeres que tienen un propósito y una meta en esta vida; un camino, un derrotero que Tú mismo has trazado. Yo te pido Señor que cada uno de ellos, pueda ser sensible para seguir por el camino de Tú les has diseñado; que no se desvíen -ni a derecha ni a izquierda- de Tus propósitos, que en ningún momento se dejen influenciar para naufragar de la fe, ni para que se apague la esperanza. Señor, que poniendo sus manos en el arado no miren para atrás, sino que permanezcan fieles y firmes en Tus propósitos. Señor, hoy bendigo a cada uno de ellos en el Nombre de Jesús. Amén y amén.