Iglesia Visión de Futuro

“Atmósfera de oración”

Lunes 18 de septiembre de 2017

Omar Cabrera Jr.

El próximo domingo 24 de septiembre empezaremos un tiempo de búsqueda, un tiempo de intimidad, un tiempo de oración. Son ya varios los años en que hemos estado dedicando como argentinos 40 días para orar, para ayunar y para ser transformados desde lo más profundo, y para que se manifieste en cómo me conduzco, cómo trato, cómo reacciono, cómo hablo y cómo proclamo la realidad que estoy viviendo porque estoy lleno de la fe y lleno de Dios.

Dice Zacarías capítulo 12 versículo 10: Pero sobre la casa de David, y los habitantes de Jerusalén, derramaré un espíritu de gracia y de oración; y mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito”. Creo que Dios quiere derramar ese espíritu de oración sobre cada uno de aquellos que somos hijos de Dios, y hoy que quiero incentivarte a que seas parte de esta Cadena de oración por Argentina por 40 días que cambia la atmósfera del país.

Cada vez que le dedicamos este tiempo a la oración, a la búsqueda, a la intimidad, cada vez que oramos unánimes juntos -esa oración de acuerdo- desata el poder de Dios y cambia la atmósfera nacional.

Yo pienso en hombres que realmente tuvieron ese tiempo de intimidad y cómo todo cambió cuando ellos estuvieron buscando a Dios en esa búsqueda tan íntima y tan personal. Dice la Palabra de Dios en Santiago capítulo 5 que Elías era un hombre común y corriente, sujeto a las mismas pasiones que tú y yo estamos sujetos, pero él se dedicó a esa búsqueda, a ese ayuno, a esa oración, y por hacerlo, dice  que oró fervientemente para que no lloviera y no llovió.

¿Te imaginas ponerte a orar…?, tal vez no para que no llueva, aunque esa fue mi oración cuando estuve en Houston. Me tocó estar justo durante el Huracán Harley y no te imaginas cuánto llovió durante esos  3 o 4 días; todo anegado, todo inundado, y orábamos para que deje de llover. Pero, piensa lo que puede ocurrir cuando todos juntos nos pongamos a orar para que no haya más violencia en Argentina; para que no haya más corrupción en Argentina; para que el poder del Señor se desate de tal manera que ese Espíritu divino frene a la gente de ser violenta, de hacer mal y de robar. Me dirás: Pero… Pastor, ¿usted en qué planeta vive? Yo vivo en Argentina, pero creo en el poder de Dios, creo que si Elías -un hombre sujeto a pasiones como las nuestras- oró fervientemente y Dios le respondió, yo creo que si hacemos oración ferviente Dios puede cambiar la atmósfera de nuestra nación.

En ese tiempo, el pueblo estaba sumido en la idolatría, adoraban a Baal, había profetas que hasta eran pagados por el gobierno para estar junto a la corte de los reyes y fomentar el culto pagano. Creo que podemos orar para que la idolatría se vaya del país o que dejen de buscar el paganismo, que dejen de apelar a cosas que tienen oídos pero no oyen, tienen ojos y no ven.

Podemos levantar un clamor al Dios vivo y podremos ver cómo esa oración del pueblo de Dios unido genera poder, cambia la atmósfera, la gloria de Dios se desata y empezamos a ver tangibles cambios porque hay un pueblo que dobla sus rodillas, se arrepiente de sus pecados, busca el rostro de Dios, y Él responde desde los cielos, perdona nuestros pecados y sana nuestra tierra.

Hoy te invito a aceptar ese espíritu de oración que Dios quiere derramar sobre tu vida. Que le puedas decir: “Señor, acá está mi vida, acá está mi corazón, acá estoy para que me uses como un instrumento útil en Tus manos para levantar un clamor, para hacer guerra espiritual, para establecer un nuevo futuro para nuestra nación. Señor, úsame para Tu gloria, te lo pido en el Nombre de Jesús. Amén y amén.