Iglesia Visión de Futuro

“ANDEMOS EN LUZ”

Lunes 29 de octubre

Por Omar Cabrera Jr.

Estamos en tiempos cuando parecería que las tinieblas nos rodean. No hay publicidad durante esta semana que no sea de terror, para asustar o del ocultismo, pero la Palabra de Dios nos dice en Efesios 5:1: “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.

Dios es el Dios de la vida. Él es ‘el Padre de las luces, de quién desciende toda buena dádiva y todo don perfecto’ (Santiago 1:17). Y, la invitación que Pablo nos hace sigue diciendo: “Y andad en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:2). Hay que ‘evitar fornicación, hay que evitar impurezas, avaricias, que eso ni se nombre porque no conviene entre los santos’. También dice, que no tenemos que decir ‘palabras deshonestas, ni necedades, ni groserías, antes bien, lo que debe manifestarse en nuestras vidas son acciones de gracias’ (léelo en tu Biblia en Efesios 5:3-4).

Cada uno de nosotros, como miembros del Reino de Dios, tenemos que ser embajadores de ese reino; y cada uno de nosotros, portadores de la gloria de Dios. A donde yo voy, va la Presencia de Jesucristo; y ‘en Él estaba la vida (dice Juan 1:4), y esa vida era la luz de los hombres’.

Muchos participan inocentemente o por ignorancia de celebraciones como las que se muestran en todas las películas de las que te hablaba, y hasta hacen regalos o dan caramelos, o trucos y celebran Halloween sin darse cuenta que todo eso es una puerta abierta para que el reino de las tinieblas entre, para que les vengan tormentos y pesadillas. Es como que yo le abro la puerta al mundo de las tinieblas para que entre a mi vida. Por eso es que, acá, Pablo dice: “Que nadie les engañe con palabras vanas. (¡Ah, es una fiestita nada más! ¡Es un jueguito nada más!) Porque estas cosas producen la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia” (vers. 6). A Dios no le agrada que participemos de ninguna de estas cosas, y dice Efesios 5:7 “No sean, pues, participes con ellos”.

Si hay algo en la escuela, dile a la maestra: “Mi hijo, de estas cosas no participa; no se va a andar disfrazando; no me insista”. De última, si les sobran inasistencias yo sugeriría (como lo hacíamos con nuestras hijas), que ese día falten, que se queden en casa, que disfruten de la luz, del Reino de Dios, de poder estar en familia.

“Porque en otro tiempo ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor” y Pablo insiste: “Andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad)” (vers. 8b-9). Yo creo que cada uno de nosotros tenemos que aceptar éste desafío y ser luz, y que el mundo pueda ver nuestras buenas obras y glorifique al Padre que está en los cielos; así comprobaremos lo que es agradable al Señor.

Y, cómo insiste Pablo, y dice: “Y, no participen en obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprenderlas” (vers. 11). Eso es lo que estoy haciendo en esta Palabra Semanal, reprendiendo a aquellos que participan de estas cosas. Que a partir de hoy puedas ser embajador de la luz, que tomes ese compromiso de decir: “Yo voy a manifestar el Reino de Dios a través de mis buenas obras, bajo la unción del Espíritu, con la gracia que Dios me da, y hacerlo en el Nombre de Jesús”.

Amén y amén. ¡Que Dios te bendiga!