Iglesia Visión de Futuro

“Al que cree todo es posible”

Lunes 3 de septiembre de 2018

Omar Cabrera Jr.

Jesús le dijo a un padre: “Al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23b). Yo creo que, si crees, será posible que pueda verte en esta Convención junto a miles y miles de personas. La Iglesia Visión de Futuro estará en el Centro de Eventos Forja, con dos turnos, un turno mañana y un turno tarde; la meta es tener 16 mil personas ahí. “Al que cree todo le es posible”.

Todas las otras Iglesias de G12 van a estar reunidas en el Superdomo Orfeo. Y el cierre, un gran cierre, un broche de oro en el Estadio Mario Alberto Kempes. ¡Será glorioso! Con el honor de tener con nosotros a este siervo de Dios que estuvo preso por muchos años, que pagó un alto precio por servir al Señor. Dios lo lleva por todo el mundo desafiando a cristianos a vivir esa vida de compromiso. El hermano Yun de China estará con nosotros en esta Convención ¡Dios quiere darte el milagro!

Muchas veces miramos las circunstancias; este padre que se acercó a Jesús, había llevado al hijo que estaba atormentado por un demonio y los discípulos no pudieron liberarlo. Y dice, que “Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que discutían con ellos”. Y el padre le dice: “—Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo, el cual, dondequiera que lo toma, lo sacude; echa espumarajos, cruje los dientes y se va secando. Dije a tus discípulos que lo echaran fuera, pero no pudieron” (vers. 17-18). Muchos somos discípulos pero, ante la primera adversidad, nos pasa lo que le pasó a los discípulos de Jesús: no tenemos el temple espiritual para enfrentar las adversidades.

Quiero desafiarte en el día de hoy a que te eleves a un nuevo nivel. A que seas esa clase de discípulo que dice: “Yo me voy a jugar el todo por el todo por el Señor. No voy a dejar que el diablo me robe la bendición, que me frene de ir a la Convención. Yo voy a ir igual, sé que ahí voy a estar con mi familia, con mis discípulos, con mis líderes y con mis pastores disfrutando de todo lo que Dios tiene para mi vida”.

Jesús les dice a los discípulos que lo que pasa es que “—Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno” (vers. 29). Creo que Dios está buscando esa clase de discípulos, discípulos que aprendan a pelear y a ganar la batalla en oración. Conquistar de rodillas lo que el Señor tiene para cada uno de nosotros y que el diablo nos quiere robar.

Jesús empieza a hablar con el padre y le pregunta cuánto hace que esto sucede: “Desde niño”, le respondió. Y ahí el padre le dice: “si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros y ayúdanos”. Dios puede hacer un montón, pero depende de mi nivel de fe, porque Jesús le dice: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. “Inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad” (vers. 24).

Que toda incredulidad en tu corazón, hoy, desaparezca en el Nombre de Jesús. Todo aquello que te ha limitado, que te ha robado, que te ha frenado, que no te permite avanzar, que no te permite conquistar, que parece que el enemigo te lo quiere arrebatar, te lo quiere robar, te quiere ahogar la esperanza o te quiere quemar los sueños sea cancelado. Que en el día de hoy puedas decir: “Yo creo en el Señor. El Señor me ayuda en mi incredulidad, me ayuda a ser libre en este temor que me paraliza. Hoy creo plenamente que la victoria viene del Señor, que voy a poder conquistar en todas las áreas de mi vida, que se van a abrir las puertas, que Dios me va a dar el milagro”. Y vas a ver la gloria de Dios en tu vida, lo declaro sobre ti en el Nombre de Jesús. Amén y amén”.