Iglesia Visión de Futuro

Ayuno y Oración Congregacional 2017

Instrucciones

Comenzamos este nuevo año consagrando nuestras vidas al Señor para conquistar y ver victorias sobrenaturales y poderosas en todas las áreas de nuestras vidas, especialmente en la Palabra rhema para este año. Un texto que nos revela una poderosa verdad dice: “pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino…” 2 Corintios 10:3-4 (NVI). Una de esas armas poderosas es el ayuno acompañado, por supuesto, de la oración.   Dejamos de lado nuestros recursos, fuerzas, estrategias y sabiduría para abrirnos a los recursos divinos, a las fuerzas sobrenaturales, a las estrategias de lo alto y a la sabiduría divina. Eclesiastés 10:10 nos dice “Si el hacha pierde su filo, y no se vuelve a afilar, hay que golpear con más fuerza.  El éxito radica en la acción sabia y bien ejecutada”.    Como instrumentos útiles en las manos de Dios, muchas veces ‘perdemos el filo’.  Por la rutina, el cansancio, los argumentos, el pecado, la queja, y otros diferentes motivos ‘perdemos el filo’ (la pasión, el primer amor y hasta la unción). Quizás seguimos golpeando, pero con un hacha que ha perdido el filo, nos esforzamos y no vemos resultados. Hay un poder, una unción, una investidura que quiere venir sobre nosotros, pero no sucederá a menos que nos apartemos y busquemos a Dios.

¡Este tiempo de ayuno y oración producirá resultados poderosos!

Jesús, antes de iniciar Su ministerio fue guiado por el Espíritu al desierto, allí estuvo 40 días en ayuno y oración.  En  Lucas 4:14-15 vemos el resultado de esta acción: “Entonces Jesús regresó a Galilea lleno del poder del Espíritu Santo. Las noticias acerca de él corrieron rápidamente por toda la región. Enseñaba con frecuencia en las sinagogas y todos lo elogiaban”. Jesús, al enfrentar al diablo durante estos 40 días, lo venció proclamando la Palabra de Dios. En estos días queremos también enfocarnos en meditar en la Palabra, proclamar la Palabra y poner por obra la Palabra, como nos dice el Señor en Josué 1:8: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.  Aquí está la clave para ver resultados. En nuestras bocas debe estar constantemente la Palabra de Dios; no debemos permitir la queja, la murmuración, palabras negativas, palabras de temor ni de ansiedad. Para que esto suceda debemos meditar en la Palabra de día y de noche, nuestros pensamientos deben estar saturados de la Palabra de Dios, ¿para qué? Para ponerla por obra y los resultados serán visibles, tu camino será prosperado y todo te saldrá bien. Ayunar es sinónimo de humildad en la presencia de Dios; reconocemos nuestras limitaciones por un lado, y por el otro, reconocemos el poder, la grandeza y el dominio de Dios. Ayunar en negarse a uno mismo (Mateo 16:24).  Ayunar es humillarse delante de Dios (Salmos 51:17). Ayunar es poner las prioridades en orden (Mateo 6:33).  Ayunar es demostrar una total dependencia de Dios. 2 Crónicas 20:3 dice:  “Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová”. Tengo la plena certeza que Dios en estos 21 días hablará a tu corazón, avivará la pasión y el primer amor, y saldrás en el poder del Espíritu de Dios.

LA ORACIÓN

La oración ha sido y sigue siendo el medio permanente que nos pone en comunión con el Padre. Recibimos seguridad, nos da la certeza de que la bendición de Dios está sobre nosotros. Recibimos paz y liberación de todo temor y ansiedad. Jesús nos enseñó con Su ejemplo la importancia de la oración. Él tomaba tiempo para hablar con Su Padre, era una prioridad mantener la comunión y estaba dispuesto a sacrificar horas de sueño. La oración es una de las más grandes oportunidades y uno de los más grandes privilegios de todos los hijos de Dios.  La voluntad de Dios es que oremos y recibamos respuesta a nuestras oraciones: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22). “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá” (Marcos 11:24). “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7-8). “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” (Juan14:13-14). Hebreos 5:7 nos revela un poderoso secreto:  “Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le pedía librar de la muerte, fue  oído a causa de su temor reverente”.   Jesús ofreció, ofrendó ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas. Y fue oído a causa del temor reverente. ¿A qué se está refiriendo el autor de Hebreos? Al momento crucial en la vida de Jesús, a esa noche en el Getsemaní, donde le dijo al Padre: ‘No mi voluntad sino la Tuya’. Cuando me entrego sin reservas a la voluntad de Dios, me abro a la voluntad buena, agradable y perfecta del Señor.  Esta entrega se manifiesta cuando entiendo que Dios me ama más de lo que yo mismo me amo, y comprendo que quiere lo mejor para mí. Queremos tomarnos tiempo para orar tres veces al día. Por la mañana y al mediodía en nuestros hogares y por las noches en el templo, todos juntos.

EL AYUNO

El ayuno unido a la oración es una fuente de poder. Cuando dejo de lado mis fuerzas, mis recursos, poder y sabiduría para depender de las fuerzas de Dios, de los recursos de Dios, del poder de Dios y la sabiduría de Dios me elevo a lo sobrenatural que está a disposición de todos los hijos de Dios. Vemos que es una realidad en tantas situaciones que vivieron diferentes personajes bíblicos en situaciones imposibles, amenazas de destrucción, angustia y dolor. Cuando nos determinamos a ayunar lo que estamos haciendo es humillarnos en la presencia de Dios y sabemos que Él no rechaza al corazón contrito y humillado.

ENFOCADOS EN LA PALABRA DE DIOS

En estos días estaremos leyendo diferentes pasajes de la Palabra de Dios a través de los cuales el Señor nos hablará, ministrará y fortalecerá.

TIPOS DE AYUNO:

El Espíritu Santo te guíe.   + AYUNO TOTAL Duración: por lo general, 3 días. Es un ayuno en el que te abstienes de todo tipo de alimento y tomas únicamente agua. Debes consumir mucha para evitar deshidratarte. La cantidad depende del metabolismo de cada persona, del clima y de la actividad diaria. Por regla general, la sed, la resequedad en la garganta, labios y piel son síntomas de deshidratación, así que si tienes estos síntomas, es indicativo de que debes tomar más agua. Puedes tomar un té de hierbas, o también un consomé (sólo el caldo) si te estás sintiendo muy débil. Evita el consumo de cafeína y de bebidas energizantes.   + AYUNO PARCIAL Duración: libre. En este ayuno te abstienes de todo tipo de alimento a excepción de agua pero, a diferencia del ayuno total, lo haces solo durante una parte del día. Puedes hacerlo hasta las 18:00, hasta las 15:00, hasta el mediodía; o desde la salida hasta la puesta del sol. No te engañes a ti mismo excediéndote en la comida de la tarde/noche para que al día siguiente no sientas hambre. Procura comer lo que normalmente comes o algo ligero.   + AYUNO DE DANIEL Duración: libre (usualmente se hace por 10 o 21 días). Este ayuno se hace durante todo el día –como el ayuno total– pero se pueden consumir algunos tipos de alimento como verduras, legumbres y frutas, y también, líquidos; además de agua, té de hierbas o jugos de frutas naturales. Prohibidos: azúcar, harinas, alimentos procesados y enlatados, carnes y lácteos.   + ABSTINENCIA Este debe ir unido a alguno de los ayunos ya explicados. En algunas ocasiones, el Espíritu Santo te guiará a abstenerte de algún tipo de alimento en especial o de cosas diferentes a la comida, por ejemplo: maquillaje, Facebook, televisión, fútbol, videojuegos, etc. ¡Sé que estos 21 días marcarán un antes y un después en ti y en toda la iglesia! Así como sucedió con Jesús que fue guiado por el Espíritu al desierto, y salió en el poder del Espíritu así sucederá con todos los que aceptamos este desafío. Prepárate para conocer el poder de Dios en tu vida y recuperar el amor, la pasión y la compasión por medio del ayuno y la oración. RECETAS para el AYUNO LÍQUIDO Sugerencias:- Jugo de uva y durazno.- Sandía (licúala sin agregar agua).

  • Jugo fresco de manzana-
  • Jugo verde: apio, lechuga criolla y zanahorias en proporciones iguales (estos jugos son muy importantes, suplen los electrolitos para que el corazón funcione correctamente).

Algunos nutricionistas recomiendan caldos calientes, por ejemplo:

  • Hervir en agua sin sal, papas, zanahorias y apio durante 1/2 hora, colar y beber el caldo solamente.
  • Hervir 3 zanahorias, 2 cabitos de apio, un nabo, dos remolachas y ½ cabeza de repollo, un poco de perejil y 1/4 de cebolla y un diente de ajo. Colar y tomar dos o tres veces al día.

Plan recomendado: 05:00 – 08:00 jugos frescos. 10:30 – 12:00 Jugo verde 14:00 – 16:00 un té (que no sea negro) con miel. 18:00 – 20:30 Caldo   Cómo salir de un ayuno prolongado de solo líquidos   La tarde que se decide terminar el ayuno tirar unos 4 o 5 tomates en agua hirviendo hasta que la piel se rompa. Pelarlos y esperar que se enfríen para consumirlos. Al día siguiente comer: -ensalada de zanahoria y repollo condimentado con jugo de naranja. Verduras hervidas: acelga o chauchas y dos rodajas de pan de salvado bien tostado. Mucha agua, ensalada de zanahorias, apio y repollo con jugo de naranja. Acompañada por verduras hervidas: acelga, o chauchas, o zanahorias, o zapallo. 2 tostadas. Sin aceite. Próximo día: frutas fresca. Almuerzo: ensalada de zanahorias, repollo y apio. 1 tostada. Cena: ensalada de lechuga con tomates y 2 opciones de verduras hervidas. Como el estómago se ha achicado, comer más liviano y ni bien te sientes lleno hay que dejar de comer. No comas pastas por lo menos hasta una semana después de haber terminado el ayuno. ¡BIENVENIDO AL TIEMPO DE AYUNO Y ORACIÓN CONGREGACIONAL!   DÍA 1 Lectura Bíblica: Salmos 34; San Juan 6 El Señor es el agua viva y el pan de vida. Él llena aquellos que tienen hambre de Él. El pan es algo cotidiano, como sustento primordial. Por eso las palabras de Jesús son tan importantes. Necesitamos del Señor a diario (no sólo el domingo). Lo necesitamos cada hora, cada minuto. En este día pidámosle al Señor que sacie nuestra hambre espiritual. Hoy nos enfocamos en Él. Consagramos nuestras vidas…. DÍA 2 Lectura bíblica: Isaías 58; Salmos 63:1-5. Luego de leer, pregúntate y respóndete: 1). ¿Qué me dice este pasaje acerca de Dios? 2). ¿Qué me dice este pasaje acerca de mí mismo? 3). ¿Cómo fortalece mi relación con Dios el poner por obra este pasaje? 4). ¿Cómo puede mejorar mi relación con otros el poner por obra este pasaje ? DÍA 3 Lectura bíblica: Mateo 7; Salmos 19:7-14. Seguimos consagrando nuestras vidas al Señor. Pidámosle que: * escudriñe nuestros corazones * amemos Su Palabra * nos dé pleno conocimiento de Su voluntad * nos dé sabiduría y comprensión espiritual * llevemos buenos frutos * tengamos crecimiento y madurez. ¡Hoy nos determinamos a vivir vidas agradables al Señor! DÍA 4 Lectura bíblica: Colosenses 3 y Salmos 1. Pregúntate: 1). ¿Qué me dice este pasaje acerca de Dios? 2). ¿Y acerca de mí? 3). Al poner por obra este pasaje, ¿cómo se fortalece mi relación con Dios? 4). Al poner por obra este pasaje, ¿cómo puede mejorar mi relación con otros? Al mirar al Señor, en este día, le pedimos al maravilloso Espíritu que nos transforme, llevándonos de gloria en gloria. ¡Las cadenas se rompen, somos conformados a Su imagen para ser canales de bendición! Nos encontramos en vivo a las 20:30 en F.M. Radio Visión, por nuestra página web visiondefuturo.org o personalmente en el templo. Comparte lo que el Señor está haciendo en tu vida en este tiempo de intensa búsqueda en oración y ayuno. DÍA 5 Lectura bíblica: 1 Juan 1; Salmos 133. Confesar nuestros pecados confiados que Dios es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad. Oramos por un tiempo de reconciliación con los hermanos. Que podamos experimentar una mayor manifestación de la presencia del Señor en nuestras vidas.   DÍA 6 Lectura bíblica: 2 Corintios 6:14-18 y capítulo 7; Salmos 15. Limpieza: Cada uno de nosotros como verdaderos hijos de Dios deberíamos tomarnos el compromiso delante de Dios de mantener nuestras vidas y nuestros hogares limpios, ordenados, dignos de nuestro Señor. Cuando el rey Josías estaba arreglando la casa de Jehová encontró el libro de la ley y todo su gobierno fue transformado. Que en su hogar se produzca una transformación al comenzar con la limpieza a fondo. Tómese el tiempo y compromiso delante de Dios de limpiar y de mantener su casa en orden ya que Dios no es un Dios de caos. Guías para hacerlo: Donar ropa (orar para que la gente que la reciba sea bendecida por el Señor: sanada, liberada, prosperada y que sean salvos). Al darla, asegúrese que esté limpia y que haya sido remendada, si lo necesita. (Que lo que da demuestre su amor por los necesitados.) Limpiar cuartos de depósitos: Cuando uno se muda se da cuenta de todas las cosas innecesarias que ha acumulado (cosas viejas, rotas, sin utilidad). Periódicamente, debería hacer una limpieza de ese cuarto o lugar donde van a parar todas las cosas que estorban, o que no se utilizan; hoy es un buen día para hacerlo. Limpiar arriba y abajo de roperos, abajo de camas, dentro de bolsos y valijas, etc. Ordenar y acomodar las alacenas en la cocina. Especialmente los lugares en las esquinas, o en donde se acumula el desperdicio de paquetes rotos (fideos, arroz, azúcar, yerba, etc.) que tantas veces atrae insectos o cucarachas. Limpiar áreas en la casa donde se creen pleitos (influencia negativa). Muchas veces hay lugares de la casa a los que uno entra y termina discutiendo, peleando, se crean divisiones, etc. Sabemos que todas estas son manifestaciones de la carne. Que al limpiar nuestra casa, ésta se convierta en un lugar donde la presencia de nuestro Dios y Su Espíritu Santo se sientan bienvenidos. No dejar desechos de comida, vajilla sucia, ropa tirada, etc. Conclusión: Debemos aprender a limpiar nuestras vidas y nuestros hogares para darle cabida al Rey de reyes y Señor de señores. (Qué haría si de repente el Sr. Presidente de la Nación golpease a su puerta?? Creo que de la misma manera debemos comportarnos con aquel que es el Señor del Universo: Jesucristo!) Para orar: Que con la ayuda del Señor seamos un ejemplo en nuestro hogar. DÍA 7 Lectura bíblica: Romanos 8 y Salmos 136 Entramos a esta nueva etapa donde nos afirmaremos en nuestra identidad. Gracias a la obra de Jesucristo no hay condenación. Su Espíritu Santo vivifica nuestros cuerpos mortales. ¡Somos adoptados como hijos De Dios para recibir herencia! Pregúntate: 1). ¿Qué me dice este pasaje acerca de Dios? 2). ¿Y acerca de mí? 3). Al poner por obra este pasaje, ¿cómo se fortalece mi relación con Dios? 4). Al poner por obra este pasaje, ¿cómo puede mejorar mi relación con otros?   DÍA 8 Lectura bíblica: Efesios 1 y Génesis 15:1-6. Creemos y declaramos que en Cristo tenemos todo: bendiciones espirituales, redención por su Sangre y una herencia gloriosa. DÍA 9 Lectura bíblica: Efesios 2; Isaías 43:1-7. Somos miembros de la familia de Dios, vivimos en Su casa, estamos sentados en lugares celestiales y Dios preparó obras de antemano para que anduviésemos en ellas. DÍA 10 Lectura bíblica: Efesios 3 y San Juan 15:1-17. Declaramos que pertenecemos a la familia de Dios, Su amor inmensurable nos rodea, Su poder nos sorprenderá en este año y viviremos vidas fructíferas para la gloria del Señor. DÍA 11 Lectura bíblica: Efesios 4 y San Juan 17. Declaramos que permaneceremos unidos, madurando en Cristo y así seremos testigos de Su gran amor y poder.  DÍA 12 Lectura bíblica: Efesios 5 y Juan 3:16-21. Viviremos como hijos de luz, toda tiniebla desaparecerá de nosotros. Dios nos usará para ser embajadores del reino de La Luz. DÍA 13 Lectura bíblica: Efesios 6 y Colosenses 3:9-14 Nos ponemos toda la armadura de Dios, nos paramos firmes y avanzamos hacia la conquista. DÍA 14 Lectura bíblica: Colosenses 2:6-23 y 1 Pedro 2:21-25 Oramos para entender el llamado que Dios nos ha dado. Servir confiadamente al Señor quien hizo una obra completa por nosotros en la Cruz. Agradezcamos al Señor por el privilegio de servirle. DÍA 15 Lectura bíblica: Marcos 1 y 2. Subraya en tu Biblia, resalta o escribe en un cuaderno cada vez que menciona la manifestación del poder de Dios, milagros y multitudes (refiriéndose a gente, muchos, todos, etc). O puedes escribir al lado del versículo (P), (M), (m). Mira la imagen con el ejemplo; haremos esto durante la semana con todo el Evangelio y te recordaremos qué capítulo te toca cada día. DÍA 16 Lectura bíblica: Marcos 3 y 4 Recuerda identificar las palabras claves: poder de Dios, milagros y multitudes (o sus sinónimos según la Versión de la Biblia que utilices). DÍA 17 Lectura bíblica: Marcos 5 y 6 En tu lectura, identifica las manifestaciones del poder de Dios, los milagros que Jesús hizo y las multitudes que le seguían. DÍA 18 Lectura bíblica: Marcos 7 y 8 Recuerda identificar las palabras claves: poder de Dios, milagros y multitudes (o sus sinónimos según la Versión de la Biblia que utilices). DÍA 19 Lectura bíblica: Marcos 9 y 10. Subraya en tu Biblia, resalta o escribe en un cuaderno cada vez que menciona la manifestación del poder de Dios, milagros y multitudes (refiriéndose a gente, muchos, todos, etc). O puedes escribir al lado del versículo (P), (M), (m). DÍA 20 Lectura bíblica: Marcos 11, 12 y 13. Continuamos identificando cada vez que se menciona la manifestación del poder de Dios, los milagros de Jesús y las multitudes. DÍA 21 Lectura bíblica: Marcos 14, 15 y 16. Recuerda identificar las palabras claves: poder de Dios, milagros y multitudes (o sus sinónimos según la Versión de la Biblia que utilices). ¡Qué bendición fueron estos 21 días de ayuno! ¿Nos contás tu experiencia? Seremos muy bendecidos con tu testimonio.

FEBRERO

DÍA I Lectura bíblica: San Juan 1:1-14 Hoy oramos que las personas sean iluminadas por la presencia del Señor, que las tinieblas en cada barrio y en cada rincón del país retrocedan. Que al dar testimonio de la luz verdadera, el mundo crea. Declaramos que Jesús es la Luz, la vida de los hombres. Declaramos que contemplaremos la gloria del unigénito del Padre y seremos llenos de gracia y de verdad. ¡Clamemos juntos por la cosecha que el Señor nos dará este mes!

DÍA II Lectura Bíblica: 2 Corintios 4:1-6 Tomemos autoridad sobre todo espíritu que enceguece la mente y corazón. Que la semilla incorruptible de verdad caiga en buena tierra y dé fruto abundante. ¡Clamemos juntos por la gran cosecha de almas que el Señor nos dará este mes!   DÍA III Lectura Bíblica: Colosenses 1:9-20. Oramos: -Que Dios libre del poder de las tinieblas a los que están presos del enemigo. -Que Dios los traslade al reino de Su amado Hijo. -Que Dios añada a la iglesia los que han de ser salvos. Amén.

MARZO 

DÍA I Miércoles 1° de Marzo Lectura Bíblica: Isaías 58:13-14. Tiempo de deleitarnos en el Señor. Tiempo de buscar Su voluntad para nosotros, nuestras familias, nuestro país. Nos sometemos y rendimos a Dios y nos preparamos para ver cumplida Su buena, agradable y perfecta voluntad. DÍA II Efesios 6:10-18. Oremos para tener victoria sobre todo plan del enemigo en contra nuestro, de nuestra familia, de la Iglesia, del país. Que toda fuerza del mal, toda estrategia, misión de los principados, potestades, gobernadores de las regiones celestes, sea cancelado por el poder del Nombre del Señor. Apliquemos la Sangre de Jesús, confesando lo que hemos recibido a través de Su sacrificio. ¡Declaremos que hemos vencido a través de la Sangre del Cordero! #AyunoCongregacional   DÍA III Romanos 1:16-17 y Hechos 26:16-18. #AyunoCongregacional Creemos, declaramos y oramos que en cada vida alcanzada con el evangelio se desata el poder de Dios. ¡Este es un mes de conquista, un mes de gloria, un mes de poder, un mes de multiplicación! Cada Célula es renovada y avivada por el Espíritu Santo. Oramos por el comienzo de la Universidad de la Vida, por los Encuentros. Oramos por Capacitación Destino y declaramos que el Señor que comenzó la obra en cada corazón es fiel y la perfeccionará en cada etapa de crecimiento. Oramos por cada líder que reciba la fe y unción para convocar y motivar. ¡Será glorioso lo que el Señor hará este mes!

ABRIL

DÍA I #AyunoCongregacional preparándonos para la gran asamblea de intercesión a favor de nuestra nación que se realizará en Villa María el viernes 14 de abril donde estaremos #ASusPies Como Ester estamos orando y ayunando para salvar nuestra nación. Ester 4:13-17 DÍA II #AyunoCongregacional Segundo día proclamando la autoridad del nombre de Jesús que desbarata todo plan de mal en contra de la Nación.#ASusPiespreparando nuestros corazones para la#VigiliaUnida DÍA III Como Ester estamos orando y ayunando por nuestra nación. #AyunoCongregacional en un mes clave para establecer el propósito y el plan divino para la Nación y alistándonos para proclamar el señorío de Jesús sobre Argentina en la #VigiliaUnida.

MAYO

DÍA I Dios dijo en su momento: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14). Entendiendo que esto mismo nos dice hoy a nosotros –Su pueblo- oraremos y ayunaremos inspirados en esta palabra. DÍA II Oremos recordando (Efesios 6:12): “porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. DÍA III Oremos juntos tomando lo que declara Isaías 54:17: “Ninguna arma forjada contra ti, prosperará, y tú condenarás toda lengua que se levante contra ti en el juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová: su salvación de mí vendrá», dice Jehová”.

JUNIO 

DÍA I Hechos 2:1-4 (TLA): “El día de la fiesta de Pentecostés, los seguidores de Jesús estaban reunidos en un mismo lugar. De pronto, oyeron un ruido muy fuerte que venía del cielo. Parecía el estruendo de una tormenta, y retumbó por todo el salón. Luego vieron que algo parecido a llamas de fuego se colocaba sobre cada uno de ellos. Fue así como el Espíritu Santo los llenó de poder a todos ellos, y enseguida empezaron a hablar en otros idiomas. Cada uno hablaba según lo que el Espíritu Santo le indicaba”. ¡Que Dios mande su Avivamiento a la iglesia! Que experimentemos un nuevo Pentecostés. DÍA II Peleemos la buena batalla en contra de todo enemigo que quiere atacar a la Iglesia. ¡Declaramos venga Su reino, hágase Su voluntad! Lectura bíblica: Hechos 4:24-31 “Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes,Y los pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”. DÍA III Oramos para que se desate el poder y la unción de Dios en este Pentecostés en toda la iglesia. Hechos 5:12-16. “Muchas señales y maravillas Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente.Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres; tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados”.