Iglesia Visión de Futuro

Ayuno congregacional enero 2018

INSTRUCCIONES PARA EL AYUNO CONGREGACIONAL 2018

Del 2 al 22 de enero

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo” (Hebreos 10:19) comencemos el año 2018 “en Su presencia” y declarando la manifestación de la plenitud de la victoria del sacrificio de Jesucristo sobre nosotros, la iglesia y la nación.

El propósito del ayuno acompañado de mucha oración no es un fin en sí mismo, es el medio para consagrarnos al Señor, para enfocarnos y alinearnos con Él a fin de comprender Sus planes, en este caso, para el 2018. El ayuno de 21 días conocido como “el ayuno de Daniel” es una poderosa disciplina espiritual que llena el ser interior y nos conecta con el poder del Espíritu.

Necesitamos más de Su Presencia, oír al Padre en el silbo apacible, que el fuego del servicio sea reencendido en nuestros corazones, por eso dejaremos de lado la comida, nos abriremos a lo sobrenatural esperando el mover del Señor en nuestras vidas, en el ministerio y en la Nación. Nada nos llena, nada nos satisface plenamente porque eso ocurre en realidad cuando estamos en comunión íntima con Él, por eso esta invitación a ayunar y orar manteniendo esta actitud durante 21 días. El desafío es conocer al Señor más íntimamente, alimentarnos del Pan vivo que descendió del cielo: Jesucristo. En Su presencia se derriban argumentos y fortalezas mentales que se han levantado por causa de las adversidades que vivimos o las mentiras que el diablo nos ha susurrado.

Comenzamos este nuevo año acercándonos al Padre que nos llama a tener un tiempo de intimidad con Él buscando Su rostro y unción, reconociendo que necesitamos Su presencia, amor y compasión. Este tiempo nos preparará para ver victorias y conquistas en todas las áreas de nuestras vidas. Cadenas se romperán, los yugos se quebrantarán y veremos la manifestación de la plenitud de la victoria de Cristo en la Cruz en nosotros, nuestra iglesia y nación.

Prepárate física y espiritualmente para entrar a este tiempo de oración, ayuno y búsqueda de intimidad con el Señor.

TIPOS DE AYUNO:

El Espíritu Santo te guíe a hacer el más apropiado para ti.

AYUNO TOTAL

Duración: por lo general, 3 días.

Es un ayuno en el que te abstienes de todo tipo de alimento y tomas únicamente agua. Debes consumir mucha para evitar deshidratarte. La cantidad depende del metabolismo de cada persona, del clima y de la actividad diaria. Por regla general, la sed, la resequedad en la garganta, labios y piel son síntomas de deshidratación, así que si tienes estos síntomas, es indicativo de que debes tomar más agua.

Puedes tomar un té de hierbas, o también un consomé (sólo el caldo) si te estás sintiendo muy débil. Evita el consumo de cafeína y de bebidas energizantes.

AYUNO PARCIAL

Duración: libre.

En este ayuno te abstienes de todo tipo de alimento a excepción de agua pero, a diferencia del ayuno total, lo haces solo durante una parte del día. Puedes hacerlo hasta las 18:00, hasta las 15:00, hasta el mediodía; o desde la salida hasta la puesta del sol.

No te engañes a ti mismo excediéndote en la comida de la tarde/noche para que al día siguiente no sientas hambre. Procura comer lo que normalmente comes o algo ligero.

AYUNO DE DANIEL

Duración: libre (usualmente se hace por 10 o 21 días).

Este ayuno se hace durante todo el día –como el ayuno total– pero se pueden consumir algunos tipos de alimento como verduras, legumbres y frutas, y también, líquidos; además de agua, té de hierbas o jugos de frutas naturales. Prohibidos: azúcar, harinas, alimentos procesados y enlatados, carnes y lácteos.

ABSTINENCIA

Este debe ir unido a alguno de los ayunos ya explicados. En algunas ocasiones, el Espíritu Santo te guiará a abstenerte de algún tipo de alimento en especial o de cosas diferentes a la comida, por ejemplo: maquillaje, Facebook, televisión, fútbol, videojuegos, etc.

¡Sé que estos 21 días marcarán un antes y un después en ti y en toda la iglesia! Así como sucedió con Jesús que fue guiado por el Espíritu al desierto, y salió en el poder del Espíritu así sucederá con todos los que aceptamos este desafío. Prepárate para conocer el poder de Dios en tu vida y recuperar el amor, la pasión y la compasión por medio del ayuno y la oración.

RECETAS para el AYUNO LÍQUIDO

Sugerencias:- Jugo de uva y durazno.- Sandía (licúala sin agregar agua).

Jugo fresco de manzana-

Jugo verde: apio, lechuga criolla y zanahorias en proporciones iguales (estos jugos son muy importantes, suplen los electrolitos para que el corazón funcione correctamente).

Algunos nutricionistas recomiendan caldos calientes, por ejemplo:

Hervir en agua sin sal, papas, zanahorias y apio durante 1/2 hora, colar y beber el caldo solamente.

Hervir 3 zanahorias, 2 cabitos de apio, un nabo, dos remolachas y ½ cabeza de repollo, un poco de perejil y 1/4 de cebolla y un diente de ajo. Colar y tomar dos o tres veces al día.

Plan recomendado:

05:00 – 08:00 jugos frescos.

10:30 – 12:00 Jugo verde

14:00 – 16:00 un té (que no sea negro) con miel.

18:00 – 20:30 Caldo

Cómo salir de un ayuno prolongado de solo líquidos

La tarde que se decide terminar el ayuno tirar unos 4 o 5 tomates en agua hirviendo hasta que la piel se rompa. Pelarlos y esperar que se enfríen para consumirlos.

Al día siguiente comer:

-ensalada de zanahoria y repollo condimentado con jugo de naranja. Verduras hervidas: acelga o chauchas y dos rodajas de pan de salvado bien tostado. Mucha agua, ensalada de zanahorias, apio y repollo con jugo de naranja. Acompañada por verduras hervidas: acelga, o chauchas, o zanahorias, o zapallo. 2 tostadas. Sin aceite.

Próximo día: frutas fresca. Almuerzo: ensalada de zanahorias, repollo y apio. 1 tostada. Cena: ensalada de lechuga con tomates y 2 opciones de verduras hervidas.

Como el estómago se ha achicado, comer más liviano y ni bien te sientes lleno hay que dejar de comer. No comas pastas por lo menos hasta una semana después de haber terminado el ayuno.

¡BIENVENIDO AL TIEMPO DE AYUNO Y ORACIÓN CONGREGACIONAL!

DÍA 1
Lectura Bíblica: Lucas 22:44; Mateo 26:38, 42; Filipenses 2:5-8; Apocalipsis 2:10

Declaremos que la victoria de Jesús es nuestra; oremos: no mi voluntad sino la Tuya. La sangre que Jesús derramó en el Getsemaní nos hace libres para vivir una vida de obediencia, fidelidad e integridad. Que Su sangre nos limpie de la infidelidad, traición, desobediencia, y por no cumplir los pactos con Dios. Que Él nos limpie si tenemos odio, bronca o resentimiento por traiciones e infidelidades que otros cometieron en contra de nosotros.

Día 2.
Lectura Bíblica: Lucas 22:44; Mateo 26:38, 42; Filipenses 2:5-8; Apocalipsis 2:10

Aplicamos la sangre que Cristo derramó en el Getsemaní para que el Señor levante una iglesia fiel. El Señor nos perdona por haber confiado en otras cosas, por no haber sido sal y luz. Declaramos: la iglesia del Señor se levanta en poder, en autoridad y fiel al llamado que nos ha dado. La plenitud de la victoria de la Cruz de manifiesta en Su iglesia, seremos fieles testigos de Sus maravillas y de Su poder.

Día 3.
Lectura Bíblica: Lucas 22:44; Mateo 26:38, 42; Filipenses 2:5-8; Apocalipsis 2:10
Oremos que se establezca en la Nación la justicia, el juicio, la equidad, la misericordia y la gracia del Señor. Que sea redimida por la sangre preciosa de Jesús y no se establezca la corrupción. Elegimos a Dios para que sea nuestro Juez, Legislador y Rey (Isaías 33:22) para que traiga salvación a la Argentina.
Meditar y orar: Salmos 33.

Día 4

Lectura Bíblica: 2 Corintios 2:14, Apocalipsis 5:9

Oremos y declaremos que por la sangre de Jesús hemos sido redimidos. Somos libres de pecado, maldiciones y debilidades porque hay poder sólo en Su sangre.
Para orar y meditar: San Juan 8:32

Día 5
Te invito a leer Apocalipsis 2 y 3. Mira lo que Dios le dice a las iglesias.

Día 6.
Lectura bíblica: Apocalipsis 5:10; Romanos 14:17; Efesios 6:12.

Hoy oramos por el país y por los asientos de autoridad. Pedimos: Venga Tu reino para que haya justicia, paz y gozo, y hágase Tu voluntad en la Nación.

Día 7.
Lectura bíblica: Génesis 3:17
Oramos que la preciosa sangre de Jesucristo absorba toda maldición que nos frenó para avanzar y conquistar diferentes proyectos personales y familiares. Que se quiebre la maldición, que recuperemos la bendición y se manifieste la prosperidad y Su propósito.

Día 8
Lectura bíblica: Efesios 5:25; Hageo 2:9
Oremos como Iglesia para que llene nos de Su gloria; nos lave y purifique para levantarnos en poder a fin de conquistar en influencia, ser sal y luz. El Señor irrumpe en nuestras vidas y en nuestras iglesias. Que Tu sangre preciosa, Jesús, nos dé la conquista, rompa atadura, despierte a los dormidos y el fuego del Espíritu nos llene.

Día 9
Lectura bíblica: 2 Timoteo 3
En estos tiempos difíciles en que vivimos el evangelio sigue siendo el poder de Dios para salvación. Oremos por nuestro país, para declarar que por la sangre de Jesucristo derramada a través de esa corona de espinos, es quebrantada la maldición y podemos extendernos en influencia y conquista. Clamemos que Dios levante a hombres y mujeres en los lugares de influencia de nuestro país, porque ellos conducen el destino de nuestra patria. No solo oremos y velemos, seamos testigos del poder de Dios.

Día 10
Lectura bíblica: Isaías 52:12-14

Pidámosle al Señor que Su sangre traiga libertad de todo engaño y mentira que nos han privado de nuestra verdadera identidad, que no nos ha permitido saber quiénes realmente somos para Dios y para Sus propósitos. Hoy recibimos la verdadera identidad al aplicar la sangre que Cristo derramó cuando fue desfigurado.

Día 11.
Lectura devocional: Isaías 50;6,7; 52:14,15; 1 Pedro 2:9
Como el Cuerpo de Cristo tenemos que ser canales de Su poder espectacular. Somos el pueblo escogido, el que ha rescatado para que transmitamos Sus virtudes para alumbrar a los que están en tinieblas. Levantémonos y resplandezcamos, transmitamos nuestra verdadera identidad.

Día 12.
Lectura bíblica: Salmos 127
Señor: ¡sana nuestra tierra! Queremos una nueva identidad como Nación basada en la justicia, en la equidad, en la compasión, en el amor, en Tus leyes. Como ciudadanos aplicamos la sangre que Cristo derramó para que Tú irrumpas en nuestra Nación, en su futuro y destino.

Día 13.
Lectura bíblica: Salmos 118:16; Éxodo 15:6
Por la sangre que Jesús derramó de Sus manos, la obra de nuestras manos es redimida.

Día 14.
Lectura bíblica: Juan 15:16
Oremos aplicando la sangre de Jesús derramada cuando lo clavaron de Sus manos a la Cruz y el fruto de nuestro trabajo permanecerá. Reclamemos los miles que el año pasado entregaron sus vidas al Señor, que Dios traiga de los confines de la tierra a Sus hijos.

Día 15
Lectura bíblica: Nehemías 1:4-11; 2 Crónicas 7:14; Habacuc 3: 1-4
Oramos por nuestra Nación declarando que el don redentivo se va a establecer y vamos a levantarnos para bendecir a otras naciones. Argentina está siendo llena del conocimiento de la gloria del Señor.

Día 16
Lectura bíblica: Génesis 3:14-15; Salmos 22:16-18; 138:8; 84:7;91:3; Éxodo 33: 13-20; Proverbios 4:18; 6:18; Isaías 35:8,9; Hechos 10:38, Proverbios 3:6.
Pedimos perdón si nuestros pies no estuvieron en la senda correcta o si habíamos dejado de cumplir Su propósito. Aplicamos Su sangre que sean limpios del mundo, santificados y purificados nuestros pies para seguir las pisadas de Jesús.

Día 17
Lectura bíblica: Romanos 10:14-15; Jeremías 1:5; 1 Pedro 2:21; Mateo 3:11; Efesios 1:15-23; Mateo 16:18; Juan 1:49-51.
Que caminemos con unción llevando las buenas nuevas como iglesia sabiendo que somos portadores de Su Palabra.
Que sigamos caminando con el legado que nos dejaron nuestros padres espirituales estableciendo el reino de Dios.

Día 18
Lectura bíblica: Josué 1:1-6; Lucas 10:17-20; Efesios 1:15-23; Salmos 2:8.
Porque entendemos el poder de la sangre que Jesús derramó de Sus pies, entramos en una nueva dimensión, en la de los conquistadores, por eso reclamamos como herencia la Nación y toda la tierra como posesión del Señor.

Día 19
Lectura bíblica: Mateo 27:46; Salmos 22:1-2; 14-19; Gálatas 2:20.
Que la sangre de Jesús absorba todo momento de dolor
Bendiga las personas que lo hirieron. Desate perdón sobre los que le han herido. Determine no mirar atrás ni recordar esas circunstancias. Que la sangre que Cristo derramó de Su costado absorba todo dolor y lo cambie en gozo.

Día 20
Lectura bíblica: Salmos 20; Filipenses 3:10-11; Isaías 1:2-5; Isaías 53:6; Gálatas 2:20
Oremos que la iglesia ejerza el ministerio de la reconciliación en el poder de la sangre que Jesús derramó cuando le traspasaron Su costado con una lanza. Que seamos cuernas humanas y de amor para atraer a la salvación y a la comunión.

Día 21
Lectura bíblica: Salmos 34:8; Efesios 6; Proverbios 4:23; Gálatas 2:20
Declaramos un nuevo tiempo para la Argentina; la iglesia se pone de pie, una iglesia sana, llena de Su gloria y de Su luz que trae sanidad a esta tierra que tanto lo necesita. Decretamos que viene un tiempo de avivamiento, bendición, libertad, sanidad, crecimiento, fructificación y redención.

Le damos toda la gloria a Dios por este tiempo ayuno y oración, en el cual la iglesia en unidad subió a un nuevo nivel de intimidad con el Amado, marcando el año para vivir cada día en Su Presencia. Aunque hoy llegamos al final de los 21 días de este ayuno congregacional, declaramos que Su gloria irá en aumento cada día del 2018. Gracias por ser parte! Vive en Su Presencia!!

¡21 días de victoria!

Un tiempo dedicado al Señor en ayuno, oración y comunión en el cual Dios ha purificando a la iglesia en general, gracias a la poderosa sangre de Jesús derramada que nos da libre entrada a Su presencia.  Clamamos por nuestra Nación, hemos declarado sanidad y liberación, decretamos salvación y vida eterna, por eso veremos, durante todo este año, el poder de Dios irrumpir en cada área de nuestras vidas, en la iglesia y en nuestra amada Argentina.

Algunos de los muchos testimonios que recibimos:

Desde VDF Noroeste nos comparten:

“Tengo 48 años y no conocía a mi papá, ya que me abandonó desde el vientre de mi madre. Con mi esposa fuimos a servir al campamento de jóvenes en Córdoba, cuando terminó, tuvimos que quedarnos unos días más en la casa de mi madre en Oliva, Pcia. de Córdoba y el último día de ayuno pude encontrarme con mi papá. Le pregunté al Señor: ¿Qué le digo? y me Él me dijo: “tenés que pedirle perdón por todos esos años en que lo habías maldecido y le deseaste el mal, por todo ese rencor que le tuviste”. Me presenté en su casa y él me estaba esperando. Me contó que el domingo algo se había quebrantado en su vida cuando estaba en la iglesia y no podía contener las lágrimas. Le expresé todo lo que Dios me reveló y le pedí perdón. Y él me dijo: “!No! Yo soy el que tengo que pedirte perdón a vos”. Entonces le dije: “Papá, yo te perdoné hace ya 8 años cuando recibí a Jesús en mi corazón”. Y allí nos abrazamos y pude sentir el amor que él tenía guardado para ese tiempo. Todo lo hizo el Señor, fue un momento muy especial, glorioso en mi vida. Toda la gloria al Rey de reyes,  ¡TE AMO, SEÑOR!” (Rubén Suárez).

“Personalmente, experimenté un crecimiento espiritual. Me fue fácil decirle no a la comida, para poder ayunar y orar. En febrero cumpliré 69 años y no consumo ningún medicamento, ya que no padezco de problemas de presión, artrosis o reuma y me sentí mejor que nunca, por supuesto que el enemigo se levantó y recordé a JESÚS cuando decía que ‘estando en agonía, oraba más Intensamente’. Esa es la frase” (Lucía Espinoza de Concepción).

“Estamos aplicando “VOTO”.  Nos propusimos asistir (Venir) todos los domingos a la Iglesia y a la Célula; (Oración) en la noche oramos por nuestros pastores, los bendecimos. (Testificar) estamos trabajando en una obra que recién comenzamos, el cliente prácticamente nos pagó el trabajo, ¡aún sin haber avanzado! (Ofrendar) desde que comenzamos a ofrendar con alegría para la extensión del Reino, el Señor nos bendice grandemente. ¡Gloria a Dios!”. (Carlos y Mónica Lagarde)

Margarita Jaramillo, de Manantial, dice: “Hice el ayuno hasta el 20 de enero. Oré por varias cosas y entre ellas, poder terminar la casa. Pudimos comprar para el piso. Dios puso en el corazón de Guido una idea para que entre más dinero, y lo mejor de todo esto es que el testimonio fue para mi esposo mismo porque no se congregaba. Él entendió,  glorifico y agredeció a Dios por la provisión. Pudimos comprar los revestimientos de casa e incluso pudimos salir de vacaciones a la costa”.

Esto comparte el pastor Fabián Barros de VDF Cuyo-Neuquén: “Estos 21 días fueron de gran bendición para la Iglesia, vimos milagros y la mano de Dios obrando restauración y fortaleza espiritual. Zulema, pudo experimentar tanto la presencia del Señor, que no puede dejar de contar todo lo que vivió. Desde San Rafael me cuentan que una joven fue operada de un tumor en la médula ósea,  cuando oró el pastor por sanidad pudo recibir el toque del Señor y su recuperación fue mucho más rápida de lo que esperaban; a Matías no le alcanzaba el dinero para ir al campamento de jóvenes y en la semana previa al cierre de la inscripción, alguien le pagó el saldo. Laura dice que durante el tercer derramamiento, al enseñar sobre la conquista, le fue revelado que Jesús ya conquistó todo en la Cruz y fue ahí que experimentó el poder sobrenatural de Dios. Una de las iglesias de la regional vive un avivamiento y son añadidas almas nuevas como nunca antes. Gracias pastores por la guía del Señor al enseñarnos que, aplicando la sangre de Cristo, veremos victoria y una iglesia encendida en el poder de Dios”.

El pastor Humberto Galetto nos cuenta testimonios de VDF Litoral: Una señora vuelve de la reunión y se quedaba sin aceite en su casa, estaba por hacer el pedido al supermercado. En la  mañana abrió la bajo mesada y encontró 3 botellas de 1 litro y  ½  de aceite. ¡Aparecieron sobrenaturalmente! Una jovencita comparte que no tenía dinero para ir al campamento. Recibió los $2050, la carpa y todo lo necesario. A un hombre le llegó $2000 menos en el recibo de la tarjeta, le sobró dinero. Luisa cobra siempre tarde, después del 20 de cada mes. Ella había ofrendado  pidiendo que cambie esta situación y la llamaron para avisarle que tiene el sueldo depositado para cobrar (antes de lo esperado). A una mujer le estaba pagando fuera de termino su sueldo y la deuda de la tarjeta se fué a $10.500, pero cuando la fue a pagar, ¡estaba saldada! Un hombre hacía 4 años que no tenía trabajo. El martes luego de que se oró por la sangre que brotó a causa de la corona de espinas, consiguió trabajo. ¡Gloria a Dios!

 

Esto sucedió en VDF Rosario: Un hombre se sanó de la columna cuando oró el pastor  por sanidad y a la vez consiguió trabajo efectivo. Ivana Cisnero  cuenta que el señor los sigue sorprendiendo en el área económica, les avisaron que van a recibir $10.000 que no lo esperaban, hasta ahora no saben de qué es el aumento.  La pastora de la ciudad de Maciel comparte: “Buenas tarde, desde el comienzo hasta el final, la gente recibió sanidad, liberación en sus hogares. Una señora llegó a la iglesia por primera vez el tercer día del ayuno. Estaba muy mal, con problemas de violencia por parte de su pareja. Pero ella dijo: “yo voy a estar todos los días en el templo, porque Dios hará que mi familia cambie”. Al domingo siguiente se bautizó y dio testimonio de que su hogar es nuevo y agradece a Dios por todo lo que aprendió”.

 

Nos llega desde VDF Córdoba: “En Santa Rosa de Calamuchita se desató Se desató mucha fortaleza espiritual Y bendiciones financieras. Laura Ledesma contó que tuvo grandes ventas de tapas de pastelitos y gracias a eso pudo terminar de pagar para asistir a la Convención G12 en Colombia.

Rosita Domínguez, de Córdoba, tuvo una luxación en el hombro, y cuando se lo van a acomodar le hacen otra radiografía y salió normal ¡El Señor la sanó!”.

En VDF San Francisco: Una de las pastoras de la regional comparte: “Cuando la pastora Alejandra dijo que ella ungía las zapatillas de sus hijas aplicando la sangre de Cristo sobre sus pies para que anden en el propósito de Dios, nuestros hijos en el campa y de viaje, así que aprovechamos a ungir sus zapatillas para que Dios cumpla el propósito x el cual nacieron. Dios nos mostró cosas y nos quebrantamos,  sentí de orar x la compañera que un día Dios le dará a Elías y el Espíritu Santo nos ponía las palabras ¡Creemos que el Señor escuchó nuestro clamor y cumplirá su propósito en ellos!”.

“Una de mis discípulas es comerciante y por eso no pudo asistir al templo, pero desde su negocio ella veía la trasmisión cada noche. Puso en oración a su hija Maricel que tenía un nódulo en su pecho izquierdo y los médicos le dijeron que se tenía que operar. Viajaron a Córdoba a hacerse los estudios, y para la gloria del Señor no tiene nada ni una mancha”

“Debido a un accidente tenía problema en el oído. Durante estos días de oración presenté mi problema a Dios y la doctora me dio el alta, ¡gracias Señor!

“Unas de las líderes de Las Varillas recibió un milagro económico ya que cuando fue a cobrar recibió el doble del sueldo”.

Esto sucedió en VDF San Juan: “Se pudo percibir mucha convicción y deseo de consagración y vemos mayor espiritualidad en toda la gente.  Algunos testimonios: Un hombre que sufría dolores de columna por más de cinco años en un momento, cuando predicaba  el pastor Humberto Galleto, sintió calor, los dolores se le fueron, además, su espalda se enderezó.  Una señora pidió provisión para enviar a sus hijos al Campamento de jóvenes. A su esposo le debían de un trabajo y el sábado, justo al cierre de la inscripción, vino la persona que le debía y le pagó justo el dinero para completar el pago”.

En VDF Villa María experimentaron 21 días de ayuno y oración gloriosos, todo el centro regional estuvo conectado, las localidades que no tienen salón se juntaron en casas de familias. Cada noche el Señor se manifestó a través de Sus siervos trayendo revelaciones a Su pueblo. La gente quería seguir con la dinámica de todos los días y escuchar a los Pastores Principales. Estos son algunos testimonios: “En Villa Nueva, una mujer que tenía cáncer recibió el milagro de la sanidad.  El domingo 21 dio testimonio en la reunión con los estudios donde estaba el diagnóstico del médico que decía: cáncer y luego los estudios donde confirmaban la sanidad. ¡Gloria a Dios! Algo similar sucedió con otra señora, que durante esos días de ayuno llegó con el diagnóstico de cáncer y la fecha para operarse. El domingo 14 ella tomó la decisión de bautizarse y le pidió al Señor que la sanara.  Cuenta que al entrar a las aguas, sintió como una presencia sobrenatural le subía desde los pies hacia arriba. El lunes fue al médico y le hicieron una ecografía en donde se evidencia que no tiene nada. ¡¡Toda la gloria es para Dios!!

 

En VDF Rafaela esto sucedió:

Belén dice: “Fue un tiempo profundo de búsqueda, de oración, de quebranto, clamor, lloro y sobre todo de humillación delante del Señor, reconociendo el pecado, renunciando al orgullo, ego, soberbia, buscando Su voluntad, experimentando Su presencia como nunca antes. Y declarando que Su sangre tiene poder sobre todas las cosas, situaciones o crisis por la que atravesamos”.

Martín de San Cristóbal comparte: “Un discípulo estaba sin trabajo. El lunes empezó a trabajar en una empresa en blanco”.

En Freyre: “Analía, después de años de tratamientos costosos,  viajando continuamente, Dios le confirmó sanidad completa. Julia recibió sanidad en sus piernas”.

Sergio de Rafaela comparte: “Todos los días fueron muy buenos, por supuesto las enseñanzas como siempre muy profundas y sencillas a la vez, pero donde vi una manifestación poderosa fue en la enseñanza del Rvdo. Carlos Olah. Al poner bajo nuestros pies esa lista, uno de los items que yo escribí fue la inseguridad e impunidad con la q se manejan los delincuentes en la ciudad y en mi barrio. El Señor trajo a mi mente una casa que todo el mundo sabe que ahí venden drogas. Esa misma madrugada, en un mega operativo, allanaron y encontraron de todo. También asaltaron a unas personas que se encontraban sentados en la vereda, les robaron un celular y forcejeando para evitar que se lleven una moto, uno de los vecinos recibió un disparo en el brazo. Los delincuentes, que normalmente escapan por el Parque Industrial, esta vez fueron arrestados en la esquina de mi casa. Creo que esta vez algo está cambiando, la impunidad  se va a acabar, y con ella la inseguridad”.

Lorena de Rafaela: “Fue un tiempo en el que el Espíritu Santo indagó en lo profundo de mi ser. A veces me sentí un tanto incómoda pero podía entender que era porque Dios estaba sacando de mi interior cosas que no permitían que él tenga el control total de mi vida.  Experimenté Su amor, Su perdón. Me desafió, me corrigió, me mostró Su misericordia. Orando por la Nación pude sentir una profunda compasión. Hay un gran deseo en mí por ver Su Presencia en mi vida, en la iglesia, no sólo en cada reunión sino en cada uno de los que la conformamos. Anhelo ver Su Presencia invadiendo la Nación. Despertó la necesidad de orar más y crecer en intimidad.

Los pastores Modini de VDF Entre Ríos nos comparten: “Dios ha hecho cosas gloriosas en este tiempo de ayuno y oración. Primeramente cuento nuestro testimonio: el día viernes nuestra hija más chica, Luz, se levantó muy agitada y con vómitos. Oramos por ella y luego la llevamos a la clínica donde nos dijeron que tenía el pecho muy cerrado. La medicaron, pero me dijeron que la iban a internar así que cuando estábamos ahí escuchando la oración del pastor por sanidad, comenzamos a orar y Luz a confesaba: “la sangre de Cristo me sana”. Cuando la volvieron a revisarla no lo podían creer porque su pecho estaba totalmente abierto. ¡¡Gloria a Dios!!

Además, ese mismo día una señora que fue a la Iglesia con mucho dolor en su codo a causa un golpe comenzó a mover el brazo, lo cual por mucho tiempo no pudo hacer.

Cecilia se había apartado de la Iglesia. Sucedieron cosas terribles en su vida y en la vida de su hijo adolescente, pero volvió a la Iglesia porque su hijo la motivó a regresar diciendo que sin Dios no son nada,  y le compartió que quería ir al campa, Ella le dijo que era imposible, pero él confió en y declaró que Dios lo iba a bendecir.  Esa semana fueron y le regalaron todo: inscripción al campa, colectivo, zapatillas y demás cosas para poder ir al campa. Él le dijo a su mamá que Dios había escuchado su oración. Fue ahí donde su mamá se quebrantó, recapacitó y volvió a la Iglesia quebrantada pidiendo perdón, ¡gloria a Dios!”.