Iglesia Visión de Futuro

Convención Mujeres Que Brillan 2017- Buenos Aires

Una gloriosa fiesta se vivió el 20 de junio, día de la Bandera, en el templo de Boedo, donde se llevó a acabo la edición 2017 de la convención Mujeres Virtuosas, a la cual asistieron 1693 damas con una gran expectativa y deseo de recibir más de Jesús para brillar con Su luz. Por la mañana fueron convocadas las mujeres del cono urbano bonaerense y por la tarde las de Capital Federal.

Poderoso fue el momento de la alabanza donde las presentes entonaron a viva voz cada canción y se pudo sentir la pasión con que exaltaron al Rey de reyes.

Las oradoras en esta ocasión fueron, Jessica Cabrera Vega, quien ministró a las necesidades comunes de las mujeres y cómo tratar con las emociones, la pastora Susana Rossini (coordinadora del Centro Regional Rosario) hablando sobre la obediencia en la vida de una mujer, tomando como ejemplo bíblico a Lidia; la coordinadora del Centro Regional Litoral, Evangelina Galetto, quien expuso sobre levantarse y resplandecer, sin dejar de brillar; y la Sra. Alejandra Cabrera, hablando sobre virtudes de la mujer destacadas en el Proverbios 31, quien al terminar, ministró a cada mujer con necesidad.

Fue impactante escuchar testimonios de vida donde cada mujer compartió como están brillando en diferentes áreas, luego de haber conquistado con la ayuda del Señor.

Por la mañana estos fueron los testimonios.

Camila Fumaneri: Abandonada por el papá. Su mamá en neurosiquiátrico por depresión. Hubo veces en que tuvo que salir a pedir comida porque no tenían. Conocen a Jesús, se van a vivir juntas. Hoy superó su pasado. Está casada hace 2 años, tiene su casa propia. Fue abanderada en el colegio. Técnica química, trabaja en laboratorio multinacional. Estudia contadora. 

Mirta Aguyaro (Escobar): Su  matrimonio estaba destruido, en la ruina, pobreza total. Agustina llegó con el propósito de que el esposo venga al Señor, aunque ella se fue y está en el Cielo. Recibió fortaleza para vivir ese momento,  hizo todo por ella, y tiene paz porque está en Sus brazos.  En la casa todo cambió. Hoy sus dos hijas están el Señor, su  matrimonio volvió a ser lo que era antes. Mi casa sirve al Señor. 

Norma Pacheco (José C Paz): Es encargada en un centro de diagnóstico. Con su testimonio impacta a la gente, vienen a las Células. Al centro no le iba bien económicamente, por las oraciones. 

Francisca de Sozzy (Gutiérrez): Le dijeron que tenía cáncer, pero ella rechazó el diagnostico. Tenía 3 nódulos en la mama y el año pasado realizó un tratamiento. La operaron el 6 de enero. Le sacaron más de lo que creían. Esperó dos meses el resultado. Cuando le  dieron  el  informe: 100 % sana. En ningún momento aceptó el diagnostico. Ni las vieron decaída.  Dio testimonios evangelizar. 

Olga Abalos (Laferrere): Pancreatitis aguda. Internada más de un mes. Los médicos no sabían qué tenía, le hicieron varios estudios para poder medicar. Punsión, drenaje, le descubrieron un cálculo entre el intestino y la boca del estómago. La operaron. Estuvo en terapia  intensiva dos veces, le colocaron sonda. Cuando la visitó la pastora, estaba con oxígeno. Ella me dijo que declare el poder de la sangre de Cristo y el Señor haría el milagro, Dios me iba a sacar de la terapia en una semana, y así fue. Para la ciencia era imposible. Le sacaron las sondas y al otro día, se rehabilitó. Desde noviembre que está bien y estudios lo confirman. “Nunca dudé que Dios me iba a sacar adelante. En ningún momento la enfermedad me tiró abajo. Mi actitud fue: Tu sangre tiene poder y me vas a sacar”. 

A la tarde, ellas contaron su experiencia:

Mirta Barraza: Vivió en su juventud vivió atada a vicios (droga, alchool, cigarrillo) no le gustaba trabajar. Tenía malas amistades. Conoció al Señor cuando el Rvdo. Omar Cabrera padre venía a la federación de Box. Recibió un propósito. Luego de recibir liberación, en una prédica el pastor motivo a estudiar, a luchar por lo que uno quiere, por alcanzar un sueño. Ella quería ser peluquera y al otro día se anotó para estudiar. Luego de 3 años trabajar en una peluquería, en la cual fue contratada por sus profesores por buena referencia,puso su propio salón de belleza, que aun sigue funcionando hace 25 años. Allí brilla con la luz de Cristo, contando su testimonio, invitando a la Iglesia.  Gloria y Elvira, hoy son líderes, fruto de su testimonio y oración.

Sandra Barros Brito: Ella es médica neonatóloga. En su lugar de trabajo es de luz, dando palabra de aliento a padres de hijos en riesgo y prematuros, Dios ha dado gracia. Le pudo compartir del Señor e invitar a la convención a Paola, una mamá que tiene a su beba internada por Icterisia, y estaba con temor porque ya había perdido a un hijo con ese diagnóstico. También le testificó a una de las enfermera. ¡Dios la puso en lugar justo para brillar!

También testificaron mujeres que han sido bendecidas con el discipulado semanal, teniendo como guía el libro Reconstrucción Total de la pastora Alejandra Cabrera.

Por la mañana:

Estella David. (José C. Paz): El papá quería un varón, hasta había hecho apuestas. Eso la marcó, tenía  actitudes de vergüenza y timidez. Hace 15 años que está en el Señor y fue sanando. Ahora, al tomar el discipulado, le trajo a luz. Se siente transformada. Recibió liberación completa. 

Gabriela Iglesias (Gutiérrez): Conoce al Señor desde los 17, hoy tiene 38. Con el discipulado se dio cuenta que tenía mucho que sanar. Dios le trajo luz, ya que casi fue abortada, y entendió el versículo donde dice que Él nos conoció desde antes y nos amó. 

En la tarde compartieron:

Rosa Maciel: Contó que recibió libertad. Fue impactada donde habla de la raíz.  Pudo sacar cosas de la niñez, las cuales afectaban su relación con una de sus hijas. Esta transformación repercutió en la Céula,  la cual comenzó a crecer, de 8  pasaron a ser 16 mujeres. Rosa será guía en el próximo encuentro. 

Rosa Fernández: Pudo entender que Dios la hizo única, especial y buena. Un suceso de abuso en su niñez, no había sanado. Pudo soltar perdón. Por la falta de perdón no podía crecer, pero ahora logró restaurar su relación con Dios, esposo e hija. Se fue el enojo, la irá. El declarar la Palabra trajo paz y libertad. 

La verdadera fiesta se vivió en los Cielos, porque en ambas convenciones 138 mujeres nuevas se decidieron por Cristo y le entregaron su vida a Él.

Al finalizar, la pastora Alejandra llamó a todas las pastoras de la regional por la mañana y por la tarde al equipo de Doce de Capital, para darles un presente y honrar a cada mujer virtuosa que lleva adelante el ministerio y trabaja para alcanza a una más para Cristo.

Podrás ver todas las fotos de la mañana AQUÍ

Mira todas las fotos de la tarde AQUÍ