Iglesia Visión de Futuro

Fundadores

¿Quién fue Marfa Cabrera? (continuación)

Opiniones – Anécdotas – Recuerdos

Quiero decir, al despedir a quien fuera la primera dama de nuestra iglesia, no sólo por posición sino por méritos que siempre la recordaremos con su porte de reina y como modelo de fuerza delicada.

Las mujeres de Visión de Futuro y de Aglow de todo el mundo, hemos hallado en Marfa a la mujer virtuosa que miles de años atrás buscara Salomón. Y como dijera el poeta la vida debe medirse por la donación y no por la duración. Marfa tuvo una vida derramada, fructífera, productiva, nos dejó un legado espiritual y tierno que no tienen precio.

Ella ha sido un regalo del cielo y una influencia poderosísima para las mujeres que tuvimos la dicha de escucharla o verla al menos una vez; incansablemente se tomó la molestia de hacer una diferencia, de ser competente, íntegra e idónea en todos los órdenes de la vida.
Supo motivar, inspirar, consolar, comprender, anticiparse y gozarse con los logros ajenos.

Fue la mejor discípula de su esposo, el Rvdo. Omar Cabrera, e incentivada por él se abrió paso y nos lo despejó a muchísimas latinoamericanas para desarrollar un servicio a Dios, haciendo ella lo que ninguna otra había hecho antes. Su ministración a las necesidades femeninas la llevó a numerosos países donde ha sido reconocida como una de las más importantes líderes espirituales argentinas. Aglow y CONELA tuvieron el privilegio de contarla entre sus líderes más destacadas.

Como esposa ejemplar nos enseñó a construir el matrimonio; como madre, a disciplinar a los hijos haciéndolo posible con los suyos.

Nos supo escuchar en insignificancias con tal de edificar la relación y la lealtad. Nos inculcó confianza en nosotras mismas aunque caíamos y fracasábamos. Su entusiasmo siempre la mantuvo a la vanguardia; y sin celos, hacía surgir el potencial en las demás, creyendo en nosotras, por lo cual se supo ganar el amor y el respeto de sus consiervas. Sí, Marfa nos afectó positivamente; por su capacidad de comunicarse, nos reveló las verdades más profundas y también las realidades cotidianas, enseñándonos a ser hospitalarias, a vestirnos, a cocinar e ir de compras.

Sus expresiones se hicieron nuestras. Todas las mujeres que nos acercamos a ella, algo tomamos. Como discípula comprometida y enamorada de su Señor nos dejó una marca en el corazón. Conocerla marcó una diferencia.

Tener unos minutos con ella para compartir secretos y necesidades de oración, era como tener una pausa en un oasis. Su resplandor aún nos deslumbra. Una personalidad tan rica sólo se puede diversificar en muchos, lo que la convertiría a ella en una formadora de formadores.

Hoy ya no está, vive para siempre en un lugar tal como quiso construir uno para nosotras, donde hay música, alabanza, santidad, flores, unidad, descanso, regocijo y belleza.
Más que apropiado el proverbio: Muchas mujeres hicieron el bien, mas tú, Marfa, sobrepasas a todas. Alábenla en las puertas eternas sus hechos, sus actitudes, sus enseñanzas y su permanente amor.

Stella Maris Olah
Esposa del Coordinador de Medios de Comunicación
y Presidenta de Aglow Argentina