Iglesia Visión de Futuro

“No debas nada a nadie”

Lunes 30 de abril

Por Omar Cabrera Jr.

Espero que esta palabra la puedas aceptar como que viene de uno de los hijos de la tribu de Isacar, de alguien entendido de los tiempos; sé que es una palabra que tal vez tenga un poco de rechazo, que va en contra de todo lo que la sociedad nos está diciendo hoy en día. Dice en Romanos 13:7-8: “Pagad a todos lo que debáis, al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; y al que honra, honra. (Sigue diciendo Pablo) No deban a nadie nada sino el amarse los unos a los otros. Porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”.
Es importantísimo que en estos tiempos tengamos las cuentas en cero, que no haya deudas en nuestro haber, que a nadie le debamos nada, ni los impuestos, ni la tarjeta de crédito, ninguna cuota; no te atrases bajo ningún pretexto, cumple con todas tus deudas.
Ocurrió que, lamentablemente, uno de los siervos del profeta Eliseo, aunque temía a Dios (era Su siervo), había muerto dejando una gran deuda a su esposa. En la sociedad de aquel entonces, las viudas no podían trabajar, y aparte tenía dos hijos para mantener. Dice (2 Reyes 4) que le clamó al profeta: -El acreedor ha venido para llevarse a dos hijos míos- por cómo se expresa se ve que tenía otros más- pero se iba a llevar a dos de sus hijos como esclavos. Qué triste es que -como hijos de Dios- no paguemos nuestras deudas y de alguna u otra manera quedemos esclavizados.
Esclavizados en nuestro testimonio, en nuestra predicación. Hablamos de un Dios que promete una vida abundante pero no podemos cubrir, pagar nuestras cuentas… Un hombre se contactó a mi oficina diciendo: “Yo creía que era uno de sus pastores, me pidió prestado, ahora me doy cuenta que es solo un líder”. Sea un líder, sea pastor, si es cristiano, la Palabra de Dios le dice que tiene que pagar las cuentas. Qué feo es cuando alguien debe y a causa de esa deuda aquellos que están ingresando en la fe, que son cristianos que recién empiezan, niños en Cristo, que están en ese primer amor y lo pierden, pierden el entusiasmo, pierden las ganas de venir a la Iglesia. Algunos hasta se pierden del camino porque hubo uno u otro que no pagó, que habiendo salido de garante no pagaba los alquileres y esta gente terminó yéndose de la iglesia.
La Palabra de Dios te está diciendo en este tiempo: ‘Paga todo. Mantén cuentas cortas. Cuentas claras. No te retrases en tus deudas’. De hecho, allí en Isaías (capítulo 1) dice la Palabra de Dios que, si nosotros mantenemos nuestras cuentas con el Señor, Él va a traer bendición a nuestras vidas. “Si quieres (dice el profeta Isaías 1:19) y escuchas vas a comer lo mejor de la tierra”. “Si ustedes quieren y me hacen caso”, leemos en la Reina Valera Contemporánea. Antes, (versículo 18a y 20a) el Señor había dicho: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta (…) si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada”. Yo prefiero comer lo mejor de la tierra. Yo prefiero la bendición del Señor. Yo prefiero vivir una vida de testimonio intachable donde al pagar mis cuentas estoy siendo testimonio de que mi palabra es como la del Señor, ¡vale! Que lo que prometo, lo cumplo y que el Señor me bendice en todas las áreas de mi vida.
Hoy, determínate a obedecer la Palabra del Señor. Que el Señor te dé las fuerzas para poder cumplirla. En el Nombre de Jesús. Amén y amén.