Iglesia Visión de Futuro

LLAMADOS PARA LLEVAR SU GLORIA

Lunes 30 de octubre de 2017

Omar Cabrera Jr.

Es un placer poder saludarte, te habla Omar Cabrera y ésta es tu Palabra Semanal.

Estamos en el libro de Habacuc 2 y llegamos a un versículo que ha sido el lema de mi ministerio por los últimos dieciséis años, desde que mi padre falleció y me dejó el manto; el desafío aquí es “llenar la tierra, (yo siempre digo Argentina porque creo que Dios nos llamó a impactar la nación), del conocimiento de la gloria del Señor como las aguas cubren el mar” (Habacuc 2:14).

Cada uno de nosotros es llamado para cumplir con ese propósito, cada uno de nosotros recibimos una gracia y don del Espíritu Santo para cumplir con esa misión. No podemos “llenar la Tierra del conocimiento de la gloria del Señor”, si el Señor no nos llena, no nos unge, no nos usa. Por eso es que en Isaías 11 (donde también dice que la tierra será llena de la gloria del Señor) declara: “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra” (Vers. 2-4ª). Y luego dice en el versículo 9: “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar”.

Creo que el Señor quiere derramar de esa gracia sobre nuestras vidas para que cada uno de nosotros seamos portadores de la gloria del Señor. El Espíritu del Señor quiere descender sobre nuestras vidas para usarnos sobrenaturalmente con Su poder, con Su gracia, con Su unción; que caiga sobre nosotros ese espíritu de sabiduría, de consejo, de poder, de conocimiento y de temor reverente a Dios; quiere descender sobre nosotros esa gracia para que nosotros seamos portadores de la gloria del Señor y dónde vayamos el poder de Dios se manifieste, la gente sea bendecida, sea fortalecida y levantada del lugar donde han caído para vivir esa vida de victoria.

Dios nos quiere usar, Él quiere usar a cada uno de Sus hijos para que vayan por todo el mundo predicando las Buenas Nuevas, siendo esos sacerdotes santos que anuncian las virtudes de Aquel que nos sacó de las tinieblas y nos llevó a Su luz admirable (1 Pedro 2:9). Dios te quiere usar como instrumento para que llenes toda la Tierra del conocimiento de Su gloria, de la manera en que las aguas cubren el mar.

¿Te imaginas una nación llena y cubierta de la gloria del Señor? Yo creo que el Señor quiere derramar de esa gloria sobre tu vida para que seas un canal de bendición y se cumpla la promesa que Dios le hizo a Abraham: “y serán benditas en ti todas las familias (las naciones) de la tierra” (Génesis 12:3b), eso es lo que Dios tiene planeado. Que puedas abrirte a Sus propósitos, que puedas ser lleno de Su conocimiento, de Su sabiduría, de Su unción, de Su gracia; y que todo ese cúmulo que Dios derrama sobre tu vida, se convierta en un caudal de bendición para aquellos que están a tu alrededor. Que a través de ti las naciones sean llenas del conocimiento de la gloria del Señor como las aguas cubren el mar. En esta hora, te bendigo, en el nombre de Jesús. Amén y amén.