Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids febrero 2016

Palabras para el maestro:

Damos gracias a Dios por este hermoso año que Dios pone por delante. Nuestro pastor declaró que seremos prosperado en todo. Estamos experimentando ese amor de Dios sobre nuestras vidas. Durante este mes de febrero recordaremos cada ve z que nos reunamos la palabra que marca nuestro almanaque para este mes:

Versículo: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

Jeremías 29:11 RV 60

Rhema del mes: Dios me quiere enriquecer con Sus pensamientos buenos y creativos.

Declaración profética: “Recibiré una idea de Dios, en un día”.

Creemos que esta palabra es primero para ti  y tu familia. Cree que recibirás una idea de Dios  y esos pensamientos prósperos te llevarán a alcanzar el plan de Dios para tu vida.

 

Domingo 7 de febrero

 

“Tú fuiste quien formo todo mi cuerpo, tú me formaste en el vientre de mi madre.” Salmos 139.13 DHH

 

Mi cuerpo es un regalo de Dios

Lectura bíblica: Salmos 139:13-18

Hoy entenderemos que somos creación de Dios. Dios a todos nos dio un cuerpo. Algunos son altos, otros bajos, unos gorditos, otros flacos.  Dios nos dio ese cuerpo y es el lugar donde Él escogió habitar, y lo llama “templo del Espíritu Santo”. Por lo tanto tengo que cuidarlo y aprender a usarlo de una manera tal, que alabe y adore a Dios. Una forma de agradecer a Dios por nuestro cuerpo es hacer un pacto con Dios prometiendo cuidarlo. Hoy conoceremos los cinco sentidos naturales que pertenecen a un órgano creado por  Dios y cada uno de ellos cumple una función especifica en nuestro cuerpo pero también a través de ellos aprenderemos a amar más a Dios.

Para ilustrar esta clase usa todos los recursos a tu alcance para graficar los cinco sentidos, puede ser con cartulina, o que cinco maestros realicen un trabajo de: “oreja, mano, ojos, lengua y nariz”. Explicar la función de cada órgano.

1- “Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; Tú me formaste en el vientre de mi madre”.  Toma tiempo en esta clase para ministrar de acuerdo  a las edades la aceptación de su cuerpo. Quizás muchos, ya sea de parte de la familia, de sus compañeros de escuela, parientes, vecinos, han recibido críticas, comparaciones, apodos, bulling.  Muchas veces como adultos, no le damos la importancia que tiene para los corazones de los pequeños. Haz énfasis en la Palabra, que puedan recibir en el Espíritu y aceptar lo que Dios dice de ellos: El Señor los formó así como son, son especiales y únicos, y no importa la situación o el momento como fueron engendrados, Dios le dio la vida para que la consagren y sean instrumentos útiles en Sus manos.

Realizar la declaración todos juntos: “Tú me formas te en el vientre de mi madre”.

2- “Te alabo porque estoy maravillado, porque es maravilloso lo que has hecho. ¡De ello estoy bien convencido!  No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo mientras yo era formado en lo secreto, mientras era formado en lo más profundo de la tierra.  Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro”.

Aquí, toma tiempo para hablar de cada parte del cuerpo, hoy los cinco sentidos.

3- “Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de ellos.  Oh Dios, qué profundos me son tus pensamientos; ¡infinito es el conjunto de ellos!  Si yo quisiera contarlos, serían más que la arena; y si acaso terminara, aún estaría contigo”.

Los días de nuestra vida también están marcados por Dios. Sus pensamientos para cada uno de nosotros son pensamientos de bien y no de mal. Somos nosotros los que tenemos que pedirle a Dios que nuestros pensamientos sean renovados. Tenemos presente un pensamiento que siempre decía el fundador de la iglesia, Omar Cabrera: “Señor dame pensamientos buenos, puros y honestos”.  Repítelo junto con los alumnos de la clase y que sea una oración diaria.

Declaración: “Con mis cinco sentidos aprendo a amar a Dios”.

Actividades extras para realizar en esta dirección, para hacer un pacto con Dios con nuestro cuerpo!

http://www.covchurch.org/pacto-con-dios/files/2010/12/a114.pdf

Actividad: Dibujo los cinco sentidos al lado de cada palabra

 

O_ _ _

T _ _ _ _

G_ _ _ _

O_ _ _ _ _

V _ _ _ _

 

______________________________________________________________

 

Domingo 14 de febrero

 

“En aquel día podrán los sordos oír la lectura…”.  Isaías 29:18 NVI

 

Jesús sana a sordos

Lectura bíblica: Marcos 7:31-37

Invita a los niños a sentarse en el suelo formando un círculo. Abre tu Biblia y muestra dónde está escrita la historia que compartirás ese día. Repitan juntos los nombres de los libros que nos hablan de la historia de Jesús el Hijo de Dios. Ayuda a recordar cómo manejar la Biblia, cómo tocarla, buscar los capítulos, versículos, etcétera.

Explica que hoy escucharán una historia muy interesante. Luego empieza a contar la historia pero no hables en voz alta, solo moviendo los labios. (Habla formando las palabras pero sin producir sonidos). Cuando los niños comiencen a mostrar confusión puede preguntarles ¿Qué les pasa? Estoy contando una historia de la Biblia. (Deja que ellos comenten que no pueden escuchar nada. Así sabrán de lo triste que es no poder escuchar). Deben taparse los oídos con sus dedos para experimentar un poco lo que es “no escuchar”.

Utiliza ilustraciones y toma en cuenta los siguientes puntos:

  1. Unos amigos llevaron el hombre sordo a Jesús (muchas veces son los

amigos que ayudan a la gente a conocer a Jesús).

  1. El hombre sordo no podía escuchar y tampoco podía hablar
  2. Jesús le sanó
  3. El hombre podía escuchar y también podía hablar

¿Qué habrá dicho el hombre sordo cuando pudo escuchar y hablar? ¿Qué piensan ustedes? Los amigos que le habían traído a Jesús, estaban sorprendidos de las cosas tan buenas que hizo Jesús.

Jesús siempre hace las cosas bien. ¿Cuáles son algunas cosas que Jesús ha hecho para nosotros? (Ayuda a pensar en las cosas más concretas: nos da nuestras familias, nos da la comida, nos ama, nos ayuda cuando tenemos problemas, nos da un mundo lindo, etcétera).

“Jesús volvió a salir de la región de Tiro y pasando por Sidón, llegó al Lago de Galilea, en pleno territorio de Decápolis. Allí le llevaron un sordo y tartamudo, y le pidieron que pusiera su mano sobre él”.  Si tienes un mapa marca todo el recorrido de Jesús en él. No importaban las distancias, Jesús siempre estaba y está dispuesto a darnos una mano en nuestra necesidad y así debemos ser nosotros con nuestro prójimo.

“Jesús se lo llevó a un lado, aparte de la gente, le metió los dedos en los oídos y con saliva le tocó la lengua. Luego, mirando al cielo, suspiró y dijo al hombre: «¡Efatá!» (es decir: «¡Ábrete!»)”.

Jesús se tomó su tiempo para hacer el milagro, hoy Jesús está al lado tuyo y tiene el tiempo para hacer el milagro en tu vida.

Al momento, los oídos del sordo se abrieron, y se le desató la lengua y pudo hablar bien.

El milagro es instantáneo. Jesús tiene poder no importa la necesidad.

Aprovecha aquí a orar por los niños que tiene problemas para hablar bien o les cuesta leer.

“Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, tanto más lo contaban. Llenos de admiración, decían: «Todo lo hace bien. ¡Hasta puede hacer que los sordos oigan y que los mudos hablen!»”

¡No podemos callar lo que Dios hace por nosotros, salgamos y contemos a todos!

Las historias de las enseñanzas de Jesús quedan como simples historias si no se las aplica a la vida diaria. La historia de la sanidad del sordomudo es muy interesante y llama nuestra atención. Muchas veces nos hacemos los que no oímos y escuchamos cosas que tenemos que hacer y no las hacemos. Dice la lectura de hoy que después de ser sanado de su sordera, hablaba bien. Lo que oyes acerca de la Palabra de Dios, ¿es lo que hablas? Nuestros oídos fueron creados por Dios para oír la Palabra y ponerla por obra. Hoy tomaremos esta decisión.

 

Declaración: “Oiré Su Palabra y la pondré por obra”

Actividad: Pinto a Jesús sanado al hombre sordo.

 

BO23

 

Domingo 21 de febrero

 

“¡Que den gracias al Señor por su gran amor, por sus maravillas en favor de los hombres!”.  Salmos 107:21 NVI

 

Jesus sana a 10 leprosos

Lectura bíblica: Lucas 17:11-19

La historia de los diez leprosos que son sanados por Jesús nos pone frente a una realidad. Los que son agradecidos reciben más bendición que los que no agradecen. Jesús no busca nuestro agradecimiento. En los momentos más difíciles de nuestra vida, debemos agradecer a Dios y nuestras manos fueron creadas para alabar y adorar a Dios. Estos diez leprosos mientras caminaban para presentarse ante el sacerdote, ellos miraron su piel y se dieron cuenta que sus llagas ya no estaban. Jesús había curado su enfermedad. Estaban tan contentos que corrieron por las calles cantando y bailando. Uno de ellos se detuvo y alabando a Dios dijo: “Gracias”. Uno, de los diez se acordó de decir: “Gracias”. ¡Dios hace tanto por nosotros! Todos los días nos provee lo que necesitamos: alimentos, ropa y un lugar en el cual vivir.  Aprovechemos este momento para decirle: “Gracias” y pedirle que nos ayude a recordar hacerlo siempre.

La historia hoy dará énfasis en los posibles resultados de la ingratitud. Aunque la historia realmente cuenta de la gratitud de un hombre, es importante entender que había nueve hombres que no expresaron gratitud a Jesús. Sus vidas cambiaron, pero los resultados del milagro quizás no fueron tan positivos. Aunque la Biblia no dice, podemos concluir que la falta de gratitud quizás resultó en otras circunstancias negativas para los nueve.

La gente de hoy tiene la tendencia de no ser agradecidos. Piensan que merecen todo lo que la vida ofrece y muchas veces no son sensibles al sacrificio de otros para que ellos tengan lo que desean. La lección hoy es muy importante para su bienestar futuro.

Es tiempo para que hagan sus presentaciones y los demás harán comentarios.  (Observa si expresan gratitud por el trabajo de los demás, si no lo hacen, haz notar esa falta).

Abre la Biblia en la historia de los diez leprosos. Escribe en el pizarrón una lista de los posibles resultados de la gratitud y la ingratitud en las vidas de los diez.

Ellos pueden ayudar con ideas.

 

HOMBRE AGRADECIDO

  • Paz
  • Sanidad interior
  • Se sintió perdonado
  • Pudo perdonar a los demás
  • Etcétera

 

NUEVE INGRATOS

  • Resentimiento (por qué tuve que sufrir tantos años)
  • Relaciones quebradas (por qué me rechazaron y no me ayudaron)
  • Etcétera

 

Ayuda a pensar en algunas posibilidades. Una persona agradecida es una persona sensible a otras personas en sus necesidades. Una persona ingrata es aquella que no puede ver lo bueno en nada. Trata de que entiendan estas verdades para que así aprecien la realidad de una vida de gratitud.

 

Declaración: “Hoy tomaré la decisión de ser agradecido a Dios”.

Actividad: Encuentro al leproso agradecido.

 

 

 

Domingo 28 de febrero

 

“… Yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios…”. Juan 11:27 b (Dios Habla Hoy).

 

Jesús sana al ciego

Lectura bíblica: Marcos 10:46-52

En las semanas anteriores han visto ya algunos milagros que Jesús hizo porque es el Hijo de Dios. En la historia de hoy, conocerán que Jesús, el Hijo de Dios, no solamente puede hacer que un paralítico camine, sanar leprosos y sordos,  sino que también puede devolver la vista a un ciego. Cada uno de estos increíbles y maravillosos milagros, harán que crezcas en tu fe y confianza en el poder del Hijo de Dios. Aprenderás también, que Jesús hizo cada uno de estos milagros, inspirado por el amor a la gente. Durante la semana, contarán la historia del ciego a sus familiares y así afirmarán aún más en sus vidas que Jesús es Hijo de Dios, y por el amor que nos tiene, desea y puede sanarnos.

Pide la ayuda de algunos niños para dramatizar la historia mientras la cuenta. Antes, muéstrales dónde se encuentra la historia en la Biblia. Los niños seleccionados harán los papeles de: ciego, otros como la gente que estaba allí y otros como los amigos de Jesús. El ciego puede tener un manto, una venda (para no ver) y un bastón. Cuando Jesús le llame a acercarse, el niño que está haciendo el papel de ciego puede saltar, dejar su manto y acercarse al niño que está haciendo el papel de Jesús (quizás con la ayuda de otro niño). Cuando Jesús le sane puede quitarse la venda.

“Jesús estaba en la ciudad de Jericó, rodeado de Sus discípulos y mucha gente. Cerca de allí un mendigo ciego llamado Bartimeo, al oír que Jesús estaba allí cerca, empezó a gritar ¡Jesús, ten compasión de mí! La gente que estaba allí le reprendía y le pedía que se callara, pero él seguía gritando y pidiendo la compasión de Jesús. Entonces Jesús se detuvo y dijo: “llámenlo”. El ciego arrojó su capa y dando un salto se acercó a Jesús, que le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?” El ciego Bartimeo respondió: “Quiero recobrar la vista”. Jesús le dijo: “Puedes irte, por tu fe has sido sanado”. Así Bartimeo recobró la vista y siguió a Jesús por el camino”.

Habla sobre lo que habrá sentido Bartimeo cuando recobró la vista. Seguramente esta experiencia es inolvidable. Pregúntales: ¿Qué sintieron ellos mientras hacían la caminata vendados los ojos? ¿Qué sintieron cuando se les quitó la venda?

 

Declaración:Yo sé que Jesús sana a todos los que le piden”.

Actividad: Pinto el camino que recorrió Bartimeo