Iglesia Visión de Futuro

Comentarios Células de jóvenes y adultos agosto 2018

Lunes 6 de agosto

La profesión de nuestra esperanza (2)

Lectura bíblica: Efesios 4:1-7; Colosenses 1:21-23; Hebreos 6:11-18

Para memorizar: Romanos 12;12

Introducción: Nuestra esperanza siempre tiene que estar viva, ante todo; pero, ¿qué tenemos que hacer para mantener nuestra esperanza?

En los primeros versículos del capítulo 10 de Hebreos, el Apóstol presenta el carácter sacerdotal de Cristo. Presenta a la iglesia como la casa de Dios, sobre la cual Jesús es el gran Sumo Sacerdote. Después exhorta a los presentes a experimentar por ellos mismos las delicias de la salvación: Acerquémonos, pues con corazón sincero… (ver 22). Y para concluir, el Apóstol presenta el desafío de nuestro texto: Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza.

I. Debemos confiar en Dios, no importando las dificultades que vengan. Vamos a analizar en qué consiste la profesión de nuestra esperanza. Primero, poseer el conocimiento salvador de Cristo. No es solo un conocimiento teórico, sino un conocimiento personal, el resultado de una vida de comunión diaria y permanente con Él. Él es “en nosotros la esperanza de gloria”. (ver Colosenses 1:27).

Segundo, la profesión de la esperanza encierra confianza en Cristo. Nuevamente, volvemos al punto de partida. ¿Cómo confiar en quien no conocemos y cómo conocer si no convivimos con la persona?

II. Seguir firme ante todo los obstáculos. (1 Tesalonicenses 1:3).

  1. cuando vienen estos momentos de debilidades o de aflicción no debemos perder de vista a Dios ya que El no cambia, no se cae de Su trono, no lo perturban las circunstancias, Él cambia las circunstancias.
  2. tenemos que tomar nuevas fuerzas para seguir (Colosenses 1:23), no movernos del camino de la voluntad de Dios, sino seguir sin desmayar, buscando nuevas fuerzas en Dios que da fuerzas al que no tiene.
  3. llegar al lugar que Dios tiene preparado para cada uno de nosotros. Hebreos 6:18. Leerlo con los integrantes de la Célula y compartir comentarios al respecto de este versículo.
  4. es bueno mencionar esta linda palabra donde dice: “Diga el débil fuerte soy” (Joel 3:10). Qué hermosa declaración de fe y no solo palabras bonitas sino una declaración basada en nuestra esperanza constante y firme en Dios.

III. Si estás con falta de fe o desesperanzado

  1. Acuda buscando auxilio de Dios, (Salmos 46:1; Salmos 121:1). Tenemos una sola fuente de seguridad, que es Dios, nuestro Padre celestial. Cuando hay guerras, el gobierno falla, los desastres naturales destruyen nuestros hogares, nuestra salud se deteriora, o amigos nos traicionan, Dios es el único en el que podemos encontrar seguridad.
  2. Él es quien nos ayuda a aumentar nuestra fe. Cuando vemos la majestad y la fidelidad de Cristo, no podemos hacer otra cosa, excepto acercarnos a Dios por medio de Él, en cualquier época de nuestra vida.
  3. También renueva nuestra esperanza. Nuestra sociedad, a menudo usa la palabra “esperanza” como un eufemismo para una ilusión o para expresar un anhelo de lo imposible. Pero esto no es lo que queremos decir cuando hablamos de la esperanza cristiana. La esperanza cristiana es la única digna de la palabra “esperanza”, porque es una verdadera confianza en que Dios cumplirá todas Sus promesas –una verdadera confianza de que todo será renovado. Es algo que sabemos que va a suceder porque hemos experimentado Su amor a través de la salvación.
  4. Permanece fiel todo el tiempo. Necesitamos volver a Dios, y sólo cuando lo buscamos, podemos encontrar descanso para nuestra alma. El salmista escribió: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios”(Salmos 46:10).

La Biblia dice: “Estos confían en carros, y aquellos en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová, nuestro Dios, haremos memoria. Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y resistimos a pie firme” (Salmos 20:7-8).

Dios está esperando oír que lo llamemos para pedirle ayuda; y si llamamos, Él responderá.

5. Pero es bueno que si estás pasando por uno de estos momentos difíciles te arrodilles ante Dios y le pidas nuevas fuerzas.

Conclusión: Vivamos cerca de Su presencia todos los días para fortalecer nuestra esperanza en Jesús; amémosle con toda pasión para que ningún enemigo de nuestra alma nos debilite.

Para orar: Reprender la desesperanza o desánimo.

Para hacer: Orar por los que han bajado los brazos y perdido la esperanza en Jesús.


Lunes 13 de agosto

La fidelidad de Cristo

Lectura bíblica: Hebreos 10:23;1 Reyes 8:54-61

Para memorizar: Deuteronomio 7:9

Introducción: Hay un llamado constante de Dios para nosotros y es a que creamos que Él es fiel. Dios nos pide que le creamos porque nos ha dado ejemplo una y otra vez de Su fidelidad. Hebreos nos dice que “fiel es el que prometió”.

I. Entender la fidelidad de Dios es una de las mayores bendiciones. Esta cualidad es esencial, sin ella no sería Dios. Para Dios, ser infiel sería obrar en contra de Su naturaleza, lo cual es imposible, porque Dios no puede hacer nada que atente contra Él mismo: “Si fuéremos infieles él permanece fiel: no se puede negar a sí mismo” (2 Timoteo 2:13). La fidelidad es una de las gloriosas perfecciones de Dios.

  1. La fidelidad es como el cinturón de Dios: “Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿quién como tú? Poderoso eres, Jehová, y tu verdad está en torno de ti” (Salmos 89:8).Asimismo, cuando Dios fue encarnado, fue dicho: “La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura” (Isaías 11:5).
  2. Dios nunca olvida, ni falta a Su palabra; nunca la pronuncia con duda, nunca renuncia a ella. El Señor se ha comprometido a cumplir cada promesa y profecía, cada pacto establecido y cada amenaza o juicio, porque “Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, “¿y no lo hará?; habló ¿y no lo ejecutará?” (Números 23:19).Por ello debemos decir con seguridad: “Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lamentaciones 3:22,23).
  3. Las ilustraciones sobre la fidelidad de Dios son muy abundantes en las Escrituras. Hace más de cuatro mil años, Él dijo: “Mientras exista la tierra, no cesarán la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche” (Génesis 8:22).Cada año que pasa es una nueva prueba del cumplimiento de esta promesa hecha por Dios.
  4. En Génesis 15 leemos que Jehová declaró a Abraham: “Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no será suya, y los esclavizarán y los oprimirán 400 años. Pero yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después de esto saldrán con grandes riquezas. Pero tú irás a tus padres en paz y serás sepultado en buena vejez. En la cuarta generación volverán acá” (vs. 13-16).
  5. Los siglos siguieron su curso, y los descendientes de Abraham gemían mientras cocían ladrillos en Egipto. ¿Había olvidado Dios su promesa? No, por cierto. Leamos (Éxodo 12:41): Pasados los 430 años, en el mismo día salieron de la tierra de Egipto todos los escuadrones de Jehová. Dios, hablando por el profeta Isaías, declaró: “Por tanto, el mismo Señor os dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel” (Isaías 7:14).De nuevo pasaron los siglos, “pero venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió su Hijo, nacido de mujer” (Gálatas 4:4).

II. Podemos vivir creyendo en Su fidelidad que nunca falla.

  1. Él es infalible significa que no puede errar o sea nunca se equivoca de allí debe venir nuestra confianza para confiar y creer en Dios y en su voluntad para nuestras vidas.
  2. Él es inamovible. En el diccionario castellano“inamovible” significa fijo, que no es movible. Un sinónimo seria inmutable, Es un atributo de Dios, de quien se dice que no cambia, ni Él ni sus designios: “El proyecto del Señor subsiste siempre, sus planes prosiguen a lo largo de los siglos” (Salmos 33:11).
  3. Él es eterno. La palabra “eterno” significa “perpetuo, no teniendo ni principio ni fin”. El Salmo 90:2nos habla acerca de la eternidad de Dios. “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios”. Puesto que los humanos medimos todo en tiempo, es muy difícil para nosotros concebir algo que no tuvo principio, sino que siempre ha existido, y continuará para siempre. Sin embargo, la Biblia no trata de probar la existencia de Dios o Su eternidad, sino simplemente comienza con la declaración “En el principio Dios…” (Génesis 1:1), indicando que, desde el principio del registro de los tiempos, Dios ya existía.

III. Dios ha sido fiel. Desde antes de nosotros nacer (por lo que vimos anteriormente: Él es eterno) y aun antes de la fundación del mundo.

IV. Una base importante es creer que Dios es quien dice que es. Él no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse.

V. Él hará siempre lo que ha dicho que hará. Sus promesas son sí y amén.

VI. No importa lo que Dios tarde, no importa lo difícil que parezca la situación; Dios lo hará; por eso debemos mantener nuestra confianza y esperanza hasta el fin como lo hemos aprendido. Dios llega en el punto crucial de nuestra necesidad, nunca llega tarde.

Conclusión: El Evangelio es para vivirlo. Si yo digo que ‘Dios es Todopoderoso’, aunque no tenga trabajo o sufra alguna necesidad, no debo angustiarme por lo que voy a comer mañana, pues la Palabra dice que “no hay justo desamparado ni su simiente que mendigue pan”. Así también, en todas las áreas de la vida.

Para orar: Que siempre tengamos en cuenta la fidelidad de Dios.

Para hacer: Escriba una lista de cuantas veces Dios le mostró Su fidelidad.

 


 

Lunes 20 de agosto

La fidelidad de Cristo (2)

Lectura bíblica: Salmos 89:1; Hebreos 10;23; 1 Corintios 1:9; Hebreos 2:17

Para memorizar: 2 Timoteo 2:13

Introducción: Dios muestra Su fidelidad constantemente, no podemos dudar de eso, y vivir confiados de que fiel es el que prometió.

I. La base de la fidelidad de Dios

A. Su fidelidad se basa en el hecho de que Dios no miente. Es muy común que, al pensar y tratar de conocer a Dios, lo hagamos en base a nuestros parámetros humanos, que lo intentemos con nuestras propias referencias humanas. Por eso, cuando leemos los atributos de Dios, tenemos problemas al imaginarlo TODO PODEROSO, ETERNO, OMNIPRESENTE, etc., por esto, hoy veremos desde otro ángulo este atributo divino.

La Biblia nos dice que Dios ya estaba antes de que existieran los cielos y la Tierra (Génesis 1:1), en el leguaje original en que Moisés escribió el Génesis, la traducción exactamente literal al primer versículo de la Biblia es: “En el principio Dios; creó los cielos y la Tierra”. Aquí podemos ver muy claramente que incluso antes de la existencia de la materia y el cosmos, ya estaba Dios presente; y la parte más impresionante es que Dios creó el tiempo, el espacio y la materia como la conocemos.

Dios es Espíritu, y para que pudiera crearnos, tuvo que crear primero el tiempo, el espacio y la materia, PERO Dios NO está sujeto al tiempo ni al espacio ni a la materia; sino todo lo contrario, el tiempo, el espacio y la materia están totalmente sujetos a Dios.

Cuando Dios creó todo lo existente para nosotros, dice su Palabra que lo hizo ‘declarándolo’: “Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz” (Génesis 1:3).

Dios solo mencionó el ‘producto a crear’ y, automáticamente fue creado. Con solo mencionarla, a la voz de Dios, se creó la luz. Y esto solo pudo haberse cumplido, ¡PORQUE DIOS NO MIENTE! Si aunque solo una sola vez en toda la existencia de Dios, Él hubiera hablado algo y esto no se cumpliera o no se creara, entonces se podría decir que Dios no siempre dice la verdad; que Dios miente. Pero esto nunca ha sucedido ni sucederá, Moisés lo escribió de la siguiente manera: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta.  ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?” (Números 23:19 LBLA).

Moisés, al escribir que ‘Dios no es hombre o hijo de hombre’, se refiere exactamente a que Dios NO está bajo las condiciones de Su creación, como el tiempo y el espacio, Dios está por encima de todo lo que Él creó. La creación está sujeta a Su Creador; TODO lo existente está sujeto a Dios. Dios mismo puso TODA la creación bajo los pies de Jesucristo, y lo pudo hacer, porque TODA la creación está sujeta a Dios.

B. Él no puede negarse a sí mismo. En 2Timoteo2:12-13, Pablo,
al final menciona: “Él no puede negarse a sí mismo”. ¿Qué significa esto? Pablo habla del sacrificio que hizo nuestro Señor Jesucristo por nosotros. Él murió por nuestra salvación y por nuestro lugar en la gloria de Dios. Si nosotros morimos con Él significa morir a nuestro ser y darle paso a Él, que cuando esté con nosotros nos hará vivir con Él, como Él y Su promesa será hecha verdadera. Así que Dios siempre ha sido, es y será el mismo.

C. Él sabe que somos infieles, Al ser infiel, Dios permanecerá fiel, ¿por qué? Porque Dios es amor, y el amor envuelve la fidelidad y una cantidad inimaginable de virtudes y verdades que no comprendemos. Su sacrificio mismo indica el más grande hecho de amor en la historia de la humanidad. Jamás podrá negar ni reversar Su sacrificio, por eso siempre permanecerá fiel hasta el final. Él espera lo mejor de nosotros, y su salvación, amor, vida y verdad siempre estarán abiertos para nosotros hasta antes de Su venida.

D. Por eso, nosotros podemos vivir con la certeza de que Dios cumplirá cada promesa.

II. La repuesta que espera Dios de nosotros ante Su fidelidad probada

A. Mantenernos firmes. Hemos sido divinamente instruidos, para mantener y retener la confesión de la Palabra escrita de Dios, por causa de que el mundo como sistema nos programó para confesar fracasos. Necesitaremos mucha disciplina, tenacidad y la ayuda del Espíritu Santo para retener la confesión de la victoria. Mantener dicha confesión, muchas veces significará desafiar lo que nos revelan nuestros cinco sentidos naturales.

B. Sin fluctuar. La victoria final en cualquier asunto, dependerá de la tenacidad con que retengamos la Buena Confesión. Jesús caminó en la luz de Su confesión, Él fue lo que confesó, por lo tanto, no digamos “no puedo”, cuando Dios dice que podemos.

C. Confiando, porque cuando una persona profesa a Cristo como Su Señor y Salvador, él debe mantenerse firme en su profesión y debe hacerlo sin fluctuar, sin vacilar o dudar.

III. Su fidelidad y Su amor ha estado ahí desde siempre; desde antes de la fundación del mundo.

Conclusión: Dios es tan fiel que, viendo nuestra incapacidad para poder librarnos del poder del pecado, se hizo hombre en Cristo para pasar cada situación y vencer así el pecado por nosotros.  Cristo murió por nosotros para que tú y yo podamos decir: “si Él pudo, yo también”.

Para orar: Que permanezcamos fieles a Dios.

Para hacer: Busca promesas en la Biblia que te pueden ayudar en tus necesidades, y en tu ministerio. Comparte cómo las puedes aplicar a tu vida.

 

 

Lunes 27 de agosto

Dios cumplirá lo que ha prometido

Lectura bíblica: Josué 14:6-15; Hebreos 10:23

Para memorizar: Romanos 15:4

Introducció:; El final del versículo 23 que hemos estudiado estos meses nos dice “fiel es el que prometió”. Muchas veces uno piensa tener a Dios como conocido y cuando se da cuenta, Dios se está moviendo en otras áreas que jamás pensó que lo iba a hacer. Hoy vamos a ver algo particular en la Palabra del Señor. Dios cumplirá lo que te ha dicho.

  1. Caleb es uno de esos hombres poco común
    1. la Biblia lo describe como uno de los doce espías (Números 13 y 14).
    2. la Biblia describe que diez hombres a parte de Josué y Caleb. Ellos regresaron y dieron, Caleb y Josué, un buen reporte. Los demás hablaron de que si había una tierra en la que fluía leche y miel, pero por el mal reporte y por ser pesimistas y por no tener una actitud positiva, dijeron que eran demasiado grandes, muy fuertes y que no podrían vencerlos. ¿A quién le creyó el pueblo? A los negativos. Caleb y Josué se pararon en contra de la mayoría, creyendo a Dios y el pueblo -dice la Biblia- habló de apedrearlos. Qué interesante: una persona negativa muchas veces, tristemente, tiene más influencia que aquellos que son positivos, y pueden arruinar una iglesia. Aquí, ellos arruinaron a toda una nación; y aquí vemos a Caleb, después de 45 años, todavía seguía siendo fiel al Señor, todavía seguía creyendo en la Palabra, en la promesa que Dios le había dado.
  2. Caleb es esa persona que carga una visión de lo imposible
    1. tiene una visión que no se ha cumplido. Él había esperado toda una vida para recibir la promesa de Dios, y estaba tan deseoso de ver su sueño convertido en una realidad, como lo había estado cuando tenía 40 años, la primera vez que exploró la Tierra Prometida.
    2. Hay gente que lleva esperando muchísimo tiempo. En efecto, le dijo a Josué: “Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió; cual era mi fuerza entonces, tal es ahora” (Josué 14.11). Caleb sabía cómo mantenerse joven y productivo. Tuvo que esperar años para que la bendición de Dios se materializara, pero nunca perdió la esperanza, nunca dejó de soñar, y nunca puso en duda la bondad de Dios. Tenía un objetivo fijo, y ni siquiera 40 años de deambular por el desierto fueron suficientes para que eso lo desalentara o desanimara. ¿Puedes decir lo mismo? ¿Te has preguntado alguna vez adónde se fueron sus sueños? 
    3. . La vida de Caleb provoca una pregunta y la pregunta es:
      1. ¿Cómo es posible que alguien pueda esperar 45 años para que se manifieste lo que se le había prometido? La primera vez que Josué y Caleb vieron la Tierra Prometida, supieron que sería de ellos. Así lo había dispuesto Dios, pero el temor se apoderó de los corazones de los israelitas. El informe negativo dado por los otros espías parecía frustrar sus sueños.

2. Sin embargo, Josué y Caleb se mantuvieron fieles, creyeron que regresarían, y tenían la confianza de que la próxima vez que entraran en la tierra la conquistarían. Esta verdad fue su motivación. Esta verdad los mantuvo inspirados. Podemos imaginarlos levantándose cada mañana, pensando en la promesa de Dios. Son muchas las personas que temen soñar porque creen que sus sueños son demasiado grandes para Dios.

  1. Caleb caminaba con gente incrédula, chismosa, se quejaban, eran inconsistentes y rebeldes. Josué y Calebtuvieron que soportar abrumadoras circunstancias para poder volver al lugar que Dios les había prometido. Habían sido testigos de la muerte de toda una generación de personas —de las que se enfrentaron al Señor y se negaron a entrar en la Tierra Prometida en Cades-barnea. Pero la Biblia no dice que alguno de ellos hizo un comentario negativo. 
    Josué se convirtió en un líder, y Caleb se volvió más fuerte, de modo que cuando regresó, pudo tomar posesión de la región montañosa, y no de las tierras llanas.

  • Imagínese la capacidad que tenía Caleb para poder manejar todas estas inconsistencias de las personas. Él nos dice: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5). Observe que esto incluye nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro bienestar físico.
    Él nos bendecirá cuando nuestros corazones estén puestos en Él —lo cual implica aprender a amar a los demás y dejarnos amar por ellos. También implica perdonar a quienes nos hieran. Si deseas experimentar plenamente el amor de Dios, no puedes aferrarte al pasado o al resentimiento. Amor incondicional es lo que Dios te da, y eso es lo que Él quiere que des a los demás.

Conclusión: Lo grande de esta historia es que tiene un componente divino extraordinario porque Dios estaba preparando una serie de eventos para darse a conocer a Caleb, pero también para revelar Su carácter a nosotros. Romanos 15:4 Pablo está diciendo: “Lo que ustedes leen en el Antiguo Testamento tiene una enseñanza profunda para nosotros en el Nuevo Testamento porque es la forma en que vamos a entender las operaciones y los movimientos de Dios en nuestras vidas”.

Para orar: Que podamos esperar con fe y paciencia las promesas de Dios.

Para hacer: ¿Eres paciente? Comparado con Caleb, ¿esperarías tanto tiempo una promesa? Comparte con la Célula.