Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células jóvenes y adultos noviembre 2017

Lunes 6 de noviembre de 2017

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

LISTOS, PREPARADOS, ¡YA!

2 Timoteo 4:1-8

 “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús, la tarea de contarles a otros la Buena Noticia acerca de la maravillosa gracia de Dios”.

Hechos 20:24 (NTV)

Introducción: Pablo sembró humildemente y “con muchas lágrimas”, pero nunca huyó, nunca se rindió. El mensaje de salvación era demasiado importante de manera que no perdió oportunidad alguna para anunciarlo. La vida cristiana tendrá sus tiempos difíciles, sus lágrimas y  sus alegrías, pero debemos estar siempre listos para contar a otros las cosas bellas que Dios ha hecho a nuestro favor.

 I. Estar listos: Significa escoger ser inteligente, presto, activo, dispuesto. (2 Timoteo 4:2)

Qué tremendo líder era Pablo, cómo formó a su discípulo Timoteo; él era un hombre entendido en los tiempos y siempre listo en cada situación y supo motivarlo a predicar la Palabra en todo momento sabiendo que es poder de Dios para salvación para transformar cada vida. De igual modo, nosotros debemos estar listos en esta hermosa tarea para influenciar a muchos ya que Dios nos quiere usar.

A. Para predicar la Palabra de Dios, es la responsabilidad más importante que se ha dado a la iglesia (Hebreos 4:12)

No predicamos cualquier mensaje, sino La Palabra que da vida, genera resultados, cambia los corazones y que, como con la agudeza del bisturí de un cirujano, revela lo que somos y lo que no somos, penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de nuestra moral y vida espiritual; juzga los pensamientos e intenciones del corazón. No diluyamos Su mensaje, dejemos que el Espíritu Santo nos guie.

 

B. A tiempo y fuera de tiempo, esté alerta a las oportunidades que le da Dios.

Tenemos un Dios de oportunidades, no las dejemos pasar, si Él las permite es porque conoce cada corazón y sabe en qué condición se encuentra. Nuestra misión es llevar esas Buenas Noticias en cada lugar donde nos movemos: familia, trabajo, colegio, universidad, etc. ¡Estemos siempre listos! Respondamos con habilidad y actuemos inteligentemente. Nosotros obedecemos y Dios a Su tiempo hace la obra.

C. Con paciencia y doctrina (Eclesiastés 7:8)

Debemos esperar con paciencia los resultados, confiando que hemos sembrado buenas semillas de Su palabra en la tierra de cada corazón. El Espíritu Santo es el que convence.

 II. Preparados: (2 Timoteo 4:3-5)

Estamos viviendo tiempos decisivos, donde muchos buscan dónde alimentarse espiritualmente y es por eso que debemos estar preparados para derribar con la Palabra, todo aquello que les quiera traer confusión y desviar de la Verdad.

 A. En oración (Efesios 6:18)

Que nuestra vida siempre esté en continua oración, para que cuando venga la aflicción o la prueba a fin de desanimarnos,  podamos pedirle al Espíritu Santo que nos dirija a orar correctamente; esta es la manera de estar alertas (vigilantes, preparados) en cada situación contraria que se nos presente.

 B. En renovar nuestros pensamientos diariamente

 Tenemos que renovar la mente, cada pensamiento debe someterse a la Verdad; dejemos entrar a nuestra mente los pensamientos que están alineados con la Palabra del Señor y apliquemos la sangre de Cristo, siempre, para que cualquier idea o concepto que quiera desenfocarnos o contaminarnos sea neutralizado. Comprendamos que todo lo bueno o malo que entra a nuestra mente baja a nuestro corazón y de esa manera, actuamos y nos movemos. Lo que pensamos se convierte en nuestro accionar.

C. Para mantener la calma cuando es contrariado o sacudido por personas y circunstancias (Hebreos 12:3b)

Es el momento de no desmayar, de tener ánimo pronto y estar disponibles para aquellos que necesitan conocer el amor de Dios, para los que se han apartado (pero volverán), y aun para los que están a nuestro lado sirviendo y enfrentando pruebas. Mantener la mente clara permitirá estar moralmente alertas (listos, prontos) ante la tentación, resistentes ante la presión, y vigilantes cuando confrontemos grandes responsabilidades.

Ej. Jesús calmando toda tempestad (San Mateo 8:24-27), nos enseña a mantener la calma en medio de cualquier situación y a tomar autoridad.

 III. ¡¡YA!! (2 Timoteo 4:6-8)

A medida que se acercaba el final de su vida, Pablo pudo decir con seguridad que había sido fiel a Su llamado. Por eso enfrentó la muerte con calma, sabiendo que sería premiado por Cristo.

A. Corre con fe y perseverancia (Hebreos 12:1c)

No nos detengamos mirando lo natural, sino continuemos en esta hermosa carrera de la fe, poniendo nuestra mirada en Jesús y manteniéndonos fieles al llamado que Él nos dio.

 B. Llévate el premio (Filipenses 3:14)

El premio, la recompensa y las bendiciones solo vienen de Dios, y Él es fiel para premiar.

Conclusión: En los juegos atléticos romanos se daba una guirnalda de laurel a los ganadores, símbolo de triunfo y honor; era el premio más ansiado en la antigua Roma. Pero nuestra corona es la de justicia, que el Señor nos dará, las recompensas que nos aguardan por nuestra fe y obras. El premio no es solo para mí sino para todos los que anhelan recibirlo.

Orar: Que podamos estar siempre entrenados en la fe para predicar en todo tiempo y no permitir la inactividad espiritual que afecta la salvación de muchos.

Para Hacer: Ver en qué área falta entrenamiento y desarrollar -de manera práctica- hábitos que me ayuden a fortalecerlos.

 

___________________________________________________

 

Lunes 13  de noviembre

 

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Corriendo para ganar

1 Corintios 9: 24-27

 

“Los que esperan en Jehová (…); correrán, y no se cansaran; caminaran, y no se fatigarán”. Isaías 40:31 (RVR1960)

 

I. Corre para ganar (2 Timoteo 1:7)

A. Corre sin temor.

Correr sin temor implica correr en seguridad, ya que no corremos solos sino que, Quien nos encomendó la carrera, está a nuestro lado. Un hecho hermoso en las olimpiadas de Barcelona del año 92: Derek Redomd era el favorito de los 200 metros, pero una lesión le impedía terminar la carrera. La verdad que nadie recuerda quien ganó aquella carrera en realidad, sino que todos se acuerdan que, faltando tan poco, desde la multitud su padre salió a su encuentro y en medio de la pista lo ayudó, lo alentó para llegar a la meta.

B. Corre en amor

Correr en amor implica estar corriendo en Dios, en la presencia de Dios. En 1 Juan 4:8 se nos enseña que “Dios es amor”. ¿Sabías que cuando uno ama lo que hace se siente entusiasmado? De ahí viene la palabra entusiasmo: en theos = en Dios.

C. Corre con poder

Con el poder dado por el Espíritu Santo para ser testigos con señales, prodigios y maravillas. El poder de Dios se manifestará donde vayas, sabiendo que tan solo somos un canal y es Dios quien se lleva toda la gloria. ¡Anímate!

D. Corre con dominio propio

Corre sabiamente, sabiendo que nuestra carrera no es de rapidez (de aceleración), sino de constancia (de resistencia, de larga distancia), por eso desarrolla hábitos perdurables que ayudarán a tu carácter. Recuerda lo que dice la Palabra en 1 Corintios 9:25: “Todos los que luchan, se abstienen de todo. Ellos lo hacen para recibir una corona corruptible. Pero nosotros, para recibir una corona incorruptible”.

 

II. Corre enfocado (Filipenses 3: 13,14)

 A. No a la ventura

Esto significa tener un plan concreto basado al plan establecido por Dios para tu vida. Los creyentes que aman a Dios conocen Su Palabra y la obedecen, él o ella conocen bien a dónde se dirigen, no tienen que correr a la ventura o sea a la suerte, puesto que sus pasos siempre estarán dirigidos por Dios.

B. Olvidando lo que queda atrás

¿Qué sentido tiene recordar algo de nuestra vida pasada, que no nos permite avanzar para llegar a la meta?  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

C. Siempre hacia adelante.

Dios nos hizo con visión de futuro para que miremos hacia adelante. El pastor Sam Hinn solía decir que fuimos diseñados para ir hacia adelante, los ojos están adelante, los pies apuntan hacia delante, y aun los brazos van hacia adelante.

 

III. Corre sin salirte de la pista (San Juan 14:6)

A. No te distraigas (I Juan 2:15)

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. Hay cosas que nos pueden distraer, entretener y hasta desenfocar, e inclusive hacer salir del camino para incursionar en lo que el mundo ofrece. Por tal motivo debemos experimentar la presencia de Dios en nuestra vida diariamente.

B. ¡No te detengas! 

La clave es no detenerse, ir con paso firme y seguro, siempre creciendo como dice en la Palabra de Dios: Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.

(1 Corintios 15:58).

C. ¡Persevera!

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24:13). Perseverar es mantenerse firme y constante en una manera de ser o de obrar. “Solamente si perseveras conseguirás triunfar, no te rindas tan pronto; es conveniente resaltar tus logros, porque de ese modo te estimulas a perseverar en el esfuerzo”.

Conclusión: En la antigua Grecia no ganaba quien llegaba primero, sino quien llegaba con la antorcha encendida. Corramos de tal manera que el fuego de la pasión por Dios, no se apague.

Orar: Corramos la carrera de la fe de modo que seamos de inspiración a muchos y que nuestra pasión no mengue.

Hacer: Escribe tus metas espirituales y tus metas ministeriales.

________________________________________________

 

Lunes 20 de noviembre

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

 

Corre con la Unción (I)

2 Reyes 9: 1-10

 

“Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción”. Isaías 10:27 (RVR 1960)

INTRODUCCIÓN: Vivimos en un tiempo trascendente cuando Dios quiere que echemos mano de nuestro legado y que dejemos legado. Que apreciemos e impartamos lo que hemos recibido para que la nueva generación que el Señor está levantando (que nada tiene que ver con la edad cronológica) sea usada para que Argentina conozca a Jesús.

I. El profeta Eliseo se alista para llevar la unción (vs. 1-4).

Eliseo prepara a un hijo de profeta y le da directivas para ungir a Jehú que significa ‘Jehová es, Dios me escogió’. Para ser rey sobre Israel y exterminar a Jezabel

A. Ciñe tus lomos (Plan de acción) Proverbios 21:5

‘Ceñir los lomos’ significaba que el mensajero se tenía que levantar las túnicas y acomodar el cinturón para poder correr sin que su ropa le impida hacerlo libremente. Así, debemos hacerlo nosotros, tener un plan de acción, algo bien preparado, “pensado”, como dice en Proverbios 21: 5 NTV: “Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad,

pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza”. Que nuestra vida tenga un rumbo cierto, un plan que muestre dónde queremos llegar, que nos mantenga enfocados en la meta.

B. Toma tu redoma (Mensaje) 2 Timoteo 3:16

La redoma era un recipiente que podía ser de asta de ganado o de cuero, en la cual aproximadamente cabía un litro de aceite y mayormente la usaban los profetas. Esto representa el mensaje que trasmitimos, el cual, lleno de la unción de Dios, muestra lo correcto e incorrecto que hay en cada vida y transforma a los que lo escuchan y ponen por obra.

C. Derrama tu aceite (Poder para transmitir) 2 Corintios 3:5

No es que somos competentes y aptos por nuestros logros o dones personales sino por la gracia y unción de Dios, Él nos ha dado poder para transmitir lo que nos encomendó, simplemente debemos creer y actuar.

II. Levanta una nueva generación (vs. 5-6).

 A. Guiemos a esta generación.

Tenemos un mensaje que dar; no nos podemos callar. El profeta les dijo: ‘tengo un mensaje que decirte’. Debemos guiar a esta generación a Dios, “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios” (Romanos 8:19).

B. Se levantó y entró (Isaías 60:1)

Todos eran príncipes, pero uno se levantó: Jehú.

Aunque él estaba sentado en el montón, había un mensaje para él.

Le dijo: ‘levántate’. La actitud de levantarse en determinación, compromiso, búsqueda; sin importar lo que digan los demás para entrar en la habitación con Dios. Isaías 60:1“Levántate,  resplandece, porque ha venido tu luz y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”.

III. En intimidad, la unción se derrama (vs. 6-10).

A. El secreto está en lo secreto.

Mateo 6:6 “ Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público”.

La unción es personal, Dios la derramará sobre tu vida cuando te levantes y entres en esa habitación a solas con Él. Es tiempo de levantarse para tener intimidad con Dios.

Dios no tiene preferidos, Dios tiene íntimos.

El secreto está en lo secreto. Cerrada la puerta, aunque es literal y debemos tener un lugar físico donde orar pero también debemos cerrar la puerta al cansancio, a la falta de tiempo, a la indiferencia, y a otras cosas, y el Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

B. Unción con propósito.

Siempre la unción tiene un propósito, así como Jesús declaró en Lucas 4:18: “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos”.

C. Obediencia (Deuteronomio 28:1)

Cuando obedecemos vemos cómo la bendición de Dios está en nosotros, podemos ver cómo tanto el emisor y destinatario del plan de Dios fueron obedientes. Tengamos en cuenta que la obediencia no debe ser parcial sino completa en tiempo y forma.

Conclusión: Necesitamos la unción de Dios para levantar una nueva generación que sigan corriendo con el mensaje que da salvación y transformar vidas.

Orar: Declarando que tenemos la fuerza y estrategias para poder transmitir lo que recibimos por gracia.

Hacer: Ver documental del Reverendo Cabrera ¨Un hombre de fe¨.

 

_______________________________________________

Lunes 27 de noviembre

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Corre con la Unción (II)

2 Reyes 9:10 -13

 

“Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”. 1 Juan 2:20

I. No des lugar a la duda. (vs. 10)

A. Echó a correr. (No dio oportunidad a las excusas) ´

El profeta no le da oportunidad para la excusa, las evasiones ni los pretextos .

No permitas las excusas ante el llamado de Dios, deja de lado los argumentos, las mentiras y empieza a correr con el llamado que Dios te da.

Las mentiras de Satanás no son más poderosas que las promesas que Dios nos da cuando nos ocupamos de Su obra.

B. La duda enemigo de la fe (Santiago 1:5)

No debemos tener duda cuando Dios nos encomienda algo para Su reino, si nos falta sabiduría se la debemos pedirle a Él, ¡pero pedirla con fe! Sin dudar, como dice en Santiago 1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra”.

II. Para el mundo nuestra pasión es locura. (vs. 11)

 A. ¿Hay paz? Con el enemigo ¡nunca! (Mateo 11: 12)

Los compañeros de Jehú, cuando él salió de la habitación, le preguntaron, ¿hay paz?  Nosotros sabemos que nuestra lucha no es contra carne ni sangre (Efesios 6:12) y nunca tendremos tregua con el adversario, bien lo dijo Jesús: Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11: 12). Los que son íntimos no tienen paz con el enemigo. Jehú cumplió con su propósito: destruir a Jezabel.

B. ¿Quién es este loco? (Corintios 2:14)

Le preguntaron: ¿a qué vino a verte ese loco?

Ese loco tenía un propósito, su locura era para hacer proezas para Dios.

Para Jehú esa locura era derribar a Jezabel.

Jezabel representa la manipulación, la idolatría.

Aunque muchos no reconozcan la unción en ti, no significa que Dios no te la dio.

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. (1 Corintios 2:14).

III.  El Espíritu confirma lo que nace de Dios (vs.13).

A. Jehú declaró.

Él declaró el propósito de Dios en su vida.

Declara lo que Dios quiere para tu vida, confiesa Sus propósitos en ti como lo hizo el salmista: “Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos” (Salmos 138:8).

B. La unción respalda (Romanos 8:16)

No solo que el Espíritu nos confirma que somos hijos y herederos, sino que también mueve el corazón a aquellos que están a nuestro alrededor como ocurrió con los demás príncipes.

 

Conclusión: No permitas las excusas ante el llamado de Dios, deja de lado los argumentos, las mentiras, y empieza a correr con el llamado que Dios te da. Las mentiras de Satanás no son más poderosas que las promesas que Dios nos da cuando nos ocupamos de Su obra.

Orar: Que Dios nos permita situaciones donde podamos demostrar la confirmación de Su llamado en nuestras vidas y derribando con nuestro testimonio la excusas de los demás.

Hacer: Hacer una lista de personas por las cuales voy a orar y a transmitirles lo que Dios puso en nuestra vida.