Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células jóvenes y adultos julio 2017

Lunes 3 de julio de 2017

ECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Atravesando victoriosamente las aflicciones

2 Timoteo 4:5-8; 1 Pedro 1:6-9

“Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”. 2 Timoteo 4:5 (RVR 1960)

A lo largo de la vida tendremos que enfrentar diversas pruebas y luchas, el resultado de como salgamos de cada una de ellas, será nuestra perspectiva de quién está a nuestro lado, nuestra perseverancia en el caminar cristiano y nuestra fe fundada en Jesucristo.

1.   La perspectiva de nuestra vida. Cómo vemos los acontecimientos que nos rodean.

a-     Nuestra visión, ¿hacia dónde está dirigida?  Como hijos de Dios nuestra visión debe estar puesta en Jesucristo, autor y consumador de nuestra salvación. Debemos poner nuestra confianza en la existencia de un ser al cual no vemos, simplemente “vivamos… caminemos… avancemos, por fe”, pues eso es la fe, precisamente, “estar convencido de algo que no se ve”, Hebreos 11:1 así lo afirma. El que camina como viendo al Invisible sufre penalidades y tribulaciones en esta vida. Jesucristo lo garantizó en Juan 16:33 al decir: “en el mundo tendréis aflicción”, pero es interesante que Él mismo da la herramienta para continuar sobre el planeta a pesar de las crisis: “Pero confiad, Yo he vencido al mundo”.

b-    De acuerdo a como esté nuestra perspectiva será la manera en que oremos a Dios (1 Pedro 1: 8). A menudo, nuestras oraciones se centran más en lo que nosotros queremos en vez de en lo que Dios desea. La oración que place a Dios tiene un enfoque diferente. Si Dios está en primer lugar en nuestra vida, deseamos hacer lo que él desea; sus pensamientos moldean nuestros deseos.
Cuando Dios es el centro de la oración, comenzamos a orar desde su perspectiva. La oración no cambia a Dios; nos cambia a nosotros, porque somos llevados ante la presencia de Dios, que transforma vidas. La oración no baja a Dios hacia nosotros; antes bien nos eleva a Él y vemos que Dios está en control de todo y nada lo toma por sorpresa por más grande que nos parezca a nosotros el problema.

c) Nuestros ojos como viendo al Invisible. Dice Hebreos 11:23 al 27 fue por esa herramienta -la fe- que Moisés, habiendo crecido, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios.

¿Cómo pudo soportar tantos años de angustia y maltrato en esta vida? ¿Cómo pudo seguir viviendo en medio de tanta adversidad en el desierto, tanto de ida hacia Egipto, como de regreso? La respuesta está en el verso 27: “…Porque se sostuvo como viendo al Invisible”.

¿Estás atribulado y en crisis? ¿Has llegado al punto de angustia tal que ya no tienes fuerzas para seguir?  ¿Quieres sencillamente “tirar la toalla”?

Este día solo te doy una palabra de aliento: ¡Sigue adelante! ¡No abandones! Hay quienes han sufrido igual o peor que tú, pero continuaron su viaje sobre este planeta y lo culminaron “porque se sostuvieron, como viendo al Invisible”.

2.   Perseverando en medio de las aflicciones.

a)     Debemos confiar: el Señor ha vencido al mundo (Juan 16:33). Jesucristo ya venció al mundo al resucitar de los muertos, lo que nos garantiza a los cristianos obtener también la victoria sobre la adversidad y el pecado. Jesucristo jamás nos prometió sacarnos del mundo para que no sufriéramos, ni tampoco que nuestra vida sería un jardín de rosas, pero sí nos garantizó que si le seguimos y obedecemos Su Palabra, podremos no solamente superar de manera favorable los desafíos que habrán de venir, sino que obtendremos paz y gozo en medio de todos ellos; la fe suficiente para creer en Sus promesas a pesar de las dificultades.
b)    ¿Cómo tomamos a Cristo en medio de nuestras batallas? (1 Pedro 2:6-9; Mateo 11:6)  Jesucristo ya venció al mundo por nosotros y tenemos que confiar en eso, porque con Su sacrificio en la Cruz, Él nos devuelve el derecho a todo lo que una vez perdimos por el pecado. Es por eso que la Palabra dice que si no creo en Jesús tropiezo con Su palabra y soy desobediente. Más si en las circunstancias difíciles confío en Jesús no seré avergonzado.

C) Gozosos en medio del fuego de las aflicciones. (1 Pedro 4:12-13)  Aquí, Pedro nos está diciendo que es necesario que pasemos por pruebas, que seamos afligidos. La Palabra dice que vamos a ser probados, y esto no nos gusta; nos causa dolor. Pero también dice “es necesario que todo esto venga”. ¿Por qué? Porque tiene un propósito de Dios, identificarnos con los padecimientos de Cristo. ¿Qué es una prueba? Una prueba es ‘comprobar lo genuino de algo’. Es decir, que cuando enfrentamos una prueba, estamos comprobando que efectivamente somos lo que decimos ser. Si digo ser cristiano, tiene que venir una prueba para que demuestre que verdaderamente soy genuino, un verdadero cristiano. La prueba saca a relucir lo que hay en mi corazón: gozo o amargura, fe o duda, confianza en Dios o temor. Es a través de la prueba que demuestro si mi fe es genuina. Que no acepté a Jesucristo solo por un acto emocional, sino que estoy seguro que Cristo Jesús es el Señor y Salvador.

3.   Nuestra fe fundada en Jesucristo.

a-     La prueba de nuestra fe. (1 Pedro 1:7) Al igual que el fuego intenso que transforma el metal en acero, si permanecemos fieles durante los fuegos de prueba de nuestra fe, somos espiritualmente refinados y fortalecidos. Esos fuegos de prueba tienen como fin hacernos más fuertes. Cuando nos enfrentemos a una prueba de la fe (enfermedad, pérdida de un ser querido, dificultades familiares o económicas), no importa lo que ocurra, no dejemos de congregarnos, de concurrir cada semana a la Célula y asistir fielmente a la iglesia. El distanciarse del reino de Dios durante la prueba a la fe es semejante a salir de un refugio subterráneo en el preciso momento en que se aproxima un bombardeo.

b-    Fe pequeña pero poderosa. (Mateo 17:20) ¿Cuál es tu montaña hoy? Jesús enseñó que una fe del tamaño de un grano de mostaza es suficiente, si se siembra en el terreno de la grandeza de Dios. Tan pronto siembres tu grano de mostaza de fe en Dios, tu montaña se convertirá en Su responsabilidad y podrás descansar en Su fidelidad. Las palabras de Jesús nos hacen estar tan seguros como Él de que todas las promesas de Dios se cumplirán hasta el más mínimo detalle y tendremos victoria.

c-     Fe que nos hace ir hacia adelante, nos hace cumplir el propósito de Dios. (Salmos 138:8). La vida es un continuo aprendizaje. Los problemas que enfrentamos nos derrotan o nos desarrollan dependiendo de cómo respondamos a ellos, según sea nuestra actitud. Si los enfrentamos con Jesús vamos camino a la perfección cumpliendo el propósito de Dios en nuestras vidas; si lo hacemos en nuestras fuerzas, en nuestra sabiduría, y nos guiamos en nuestra prudencia vamos a un final de muerte.

Proverbios 3:5-8: “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.  Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal.  Entonces dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos” (NTV).

Conclusión: Que podamos atravesar cualquier adversidad tomados de la mano del Señor sabiendo que en Él somos más que vencedores, que a pesar de las adversidades de la vida podamos seguir cumpliendo nuestro llamado.

Para orar: Tomarse tiempo para agradecer al Señor en medio de las luchas y pruebas, poner nuestra confianza en Él.

Para hacer: No se detenga en su servicio, evangelización, o propósito que Dios le haya dado, sabiendo que mientras caminamos, el Señor nos dará la victoria en medio de nuestras adversidades personales.

___________________________________________________________

Lunes 10 de julio de 2017

ECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

La fuerza de Su Espíritu para no inclinarnos ante las amenazas

Daniel 3

“Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses”. Daniel 3:25 (RVR 1960)

En este estudio aprenderemos acerca de nuestra plena confianza en el Señor y el elegir Su camino. Sin importar lo que acontezca a nuestro alrededor, decidiendo que con el Señor somos más que vencedores.

1.     La prueba de nuestra fe.

a.     Nuestra fe se prueba cuando se levantan leyes para distorsionar lo que enseña la Palabra. ¿Cómo actuamos? (Daniel 3:4-5)- Cuantas veces vemos a hombres cristianos doblegarse bajo leyes impías hechas por hombres malos, se olvidan que el poder de estas personas es tan pasajero como el viento.

Los jóvenes del pasaje de Daniel manifestaron fe y coraje. Ante una resolución inconmovible, no vacilaron; no temieron lo que podían hacer los hombres. ¡Que sea la voluntad de Dios!, lo que El quiere, porque “nosotros no adoraremos ni a otros dioses ni a la estatua”. ¡Qué ejemplo tan grande de fe de estos jóvenes comprometidos a servirle a Dios, no importando las consecuencias!

b.     Nuestra fe se prueba en medio de las amenazas (Daniel 3:15) creyendo que Dios es tan poderoso que trae el rescate. Ellos aceptaron hasta la muerte con tal de agradar a Dios, manifestando así la fe verdadera ante las adversidades. Esta determinación trajo consigo un milagro, algo sublime: caminar con la misma presencia de Dios en medio del fuego.

c.      Nuestra fe se prueba en medio de la burlas. (Daniel 3:8-12) ¡ue nuestra fe sea como la de Sadrac, Mesac y Abed-nego, comprometidos a servirles al Señor, manifestando así la fe frente el fuego. Jesús sufrió la burla por nosotros: Lucas describe con acentos trágicos la agonía de Jesús en medio de las burlas y la ironía de quienes lo rodean. Desde una cierta distancia, las autoridades religiosas y el pueblo se burlan de Jesús: «Ha salvado a otros: ¡que se salve a sí mismo, si es el Mesías de Dios, el Elegido!». Los soldados de Pilato, al verlo sediento, le ofrecen un vino avinagrado muy popular entre ellos, mientras se ríen de él: «Si eres rey de los judíos, sálvate a ti mismo». Lo mismo le dice uno de los delincuentes, crucificado junto a él: «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros». Hasta tres veces repite Lucas la burla: «Sálvate a ti mismo». ¿Qué «Mesías» puede ser éste si no tiene poder para salvarse a sí mismo? ¿Qué clase de «Rey» puede ser?

2.     Nuestra determinación.

a.     Debemos estar plenamente convencidos de que Dios está con nosotros y no abandonar Su llamado. (Daniel 3:16-17). Ellos sabían que Dios era capaz de salvarles de ambos, del horno de fuego ardiente y de la mano del mismo Nabucodonosor. Los varones  judíos mostraron que ellos tenían un buen entendimiento y apreciación de sujeción a Dios. Ellos sabían del poder de Dios, es mejor el estar firmes y soportar nuestra dificultad, dejando nuestro destino en las manos de Dios. Ellos no dudaron en la habilidad del Señor para protegerlos.

b.     ¿Estamos dispuesto a darlo todo por el Señor? ¿Nuestro tiempo, recursos, talentos, dones, familia, hasta nuestra vida? (Daniel 3:18; Mateo 19:29). Recuerda que los cristianos primitivos no eran echados a los leones debido a que adoraban a Jesús, sino porque ellos no adorarían al emperador porque entendieron que Jesús es el único Rey. 1Juan 2:15 nos dice “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. Para que seamos capaces de darlo todo por Él, Dios antes nos lo ha dado todo en Cristo; como discípulos de Jesús en este tiempo, también nosotros, hoy, tenemos la meta de estar dispuestos a darlo todo como Él lo dio.

c.      Cuando parece que nuestras fuerzas están atadas. (Daniel 3:21) Muchos creyentes están atados en su voluntad, tienen miedo de servir a Dios por las consecuencias que pueden venir. Tienen miedo de perder cosas, de dejar posiciones o algo que aman demasiado. Estos tres hombres también sabían que ellos debían hacer lo que era correcto, aun cuando Dios no hiciera exactamente lo que ellos esperaban o creían que Él haría. Ellos no permitieron que el temor los ate al pecado.

3.     Experimentando la fuerza de Su Espíritu para no detenernos en medio de las aflicciones.

a.     Experimentando al Señor con nosotros. (Mateo 28:20) La clave para experimentar a Dios no es esperar una “experiencia” emocional. Más bien, se trata de un proceso permanente de pertenecer a Él a través del Espíritu Santo, siendo movidos por el Espíritu Santo que nos santifica, y creciendo en el conocimiento de Cristo independientemente de las circunstancias que estemos viviendo. El resultado de que el Señor esté con nosotros y nosotros con Él traerá paz en medio de las circunstancias difíciles que nos toquen vivir.

b.     Cuando otros ven al Señor con nosotros. (Daniel 3:25) Ahora está muy de moda tomarnos una selfie (autofoto) y subirlas a las redes sociales para que todos vean lo que estamos haciendo; tómate una selfie y pon el hashtag (etiqueta con el numeral #) “#Jesús en mi vida”, porque así será, a partir de hoy, todos verán a Jesús al verte. Cierta vez, alguien dijo algo que me impactó: “La Biblia dice que nadie ha visto jamás a Dios, pero si nos amamos unos a otros, Él se reflejará en nosotros”. Tiene mucha razón, ser Su reflejo en todo momento es la única forma de hacerlo presente. Dios te preparará para que tú seas reflejo de Jesús. Harás grandes señales y prodigios, porque ya no serás tú quien actúe, sino el Señor a través de ti.

c.      Cuando los inconversos glorifican a Dios por nuestra causa. (Daniel 3: 26-30) Levanta una generación de siervos como Sadrac, Mesac y Abed- negó que glorifiquen al Señor. Llenos del Espíritu Santo, dispuestos a seguirte en la Célula a cada desafío, porque reconocen que Dios te cambió y que hay esperanza para ellos, también, en Cristo.

Conclusión: Que en este mismo momento veas tu condición y corazón delante del Señor para no dejar de hacer lo que Dios te ha pedido que hagas.

Para orar: Que el Señor te llene de fe y determinación para atravesar en medio de las más grandes aflicciones. Cantar la canción: “Mirarte solo a ti, Señor”.

Para Hacer: Testifícales a aquellos que una vez se negaron a recibir a Jesús y a los que tal vez te hacen la guerra. Predícales, ellos necesitan de Jesús.

____________________________________________________

Lunes 17 de julio de 2017

ECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Del foso a la victoria

Daniel 6

“El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones”. Daniel 6:27 (RVR1960)

En este estudio analizaremos cómo Daniel nunca negó a su Dios y cómo el Señor se glorificó grandemente a través de su vida.

1.     Predicando con una vida de testimonio.

a.     Prediquemos con nuestro testimonio en todo tiempo. Nuestros actos hablan más fuerte que nuestras palabras. (Daniel 6: 4-5). Esta es parte de una frase atribuida a Francisco de Asís. La frase completa fue: “Prediquen el evangelio en todo tiempo y de ser necesario usen palabras”.  La idea básica es que cada creyente debe buscar la transformación social siendo él mismo “un imitador de Jesús”.  De hecho, el cambio será tan grande que otras personas lo notarán.

b.     Siendo ejemplo en todo. (1 Pedro 2:12-23) “nuestras vidas deben  predicar mejor que cualquier cosa que podamos decir.” Nuestro ejemplo como persona que tiene a Cristo en el corazón puede predicar mejor que nuestras palabras. Mis hechos deben hablar siempre de Cristo.

c.      Los leones no pudieron devorar a Daniel, tenía un espíritu superior. (Daniel 6:3) Él disfrutaba de la comunión con Dios y respetaba la relación que tenía con Él, por lo que no iba a permitir que un imperio idólatra como lo era el medo persa interfiriera en su relación con su Dios. Dios quiere poner en ti el mismo fuego que había en Daniel, quiere cambiar tu corazón, de modo que no tengas miedo a morir, ni a ser arrebatado por las garras de los leones, sino que lo único que anheles sea honrarle y ponerlo en primer lugar, y al tomar esa decisión, Él te honrará a ti, como lo hizo con Daniel quiere que recibas al Espíritu Santo en tu vida

2.     Predicando con una vida de oración.

a.     Una vida de oración que da gracias a pesar de las aflicciones. (Daniel 6:10) En otras palabras, a Daniel no le importaron las consecuencias del edicto, las aflicciones que vendrían sobre su vida por no someterse a él, porque su relación con su Dios era más importante que el imperio medo persa, que el rey Darío, y aun más importante que su propia vida. El apóstol Pablo escribió: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).

b.     Una vida de oración que ha muerto a la carne. (Gálatas 2:20)  El cristiano ha tomado una decisión de “no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios”. Esto se puede lograr solamente por medio de la entrega diaria al Señor y la crucifixión de “la carne con sus pasiones y deseos”.

c.      Una vida de oración que te hace conquistador. (Mateo 11:12) Por medio de la oración, el hijo de Dios puede vencer todas las cosas. Jesús lanza el desafío a Sus discípulos y a nuestra generación a recibir la verdad y ser un conquistador. Todo cristiano debe hacer oraciones osadas, Dios viene sobre tu vida para que seas un cristiano conquistador de oración, y vencer los temores que no te dejaban conquistar y en la oración a Dios, podemos vencer la tentación (Mateo 26:41).

3.     Predicando con el poder sobrenatural de Dios.

a.     Nos abrimos al ministerio de los ángeles para que nos ayuden en la tarea. (Daniel 6:22; Hechos 12:6-12; Hechos 10:30-34) Los ángeles no son más que servidores y Él los manda Dios para bien de los que recibirán la salvación”. Son encargados de cumplir Sus órdenes, atentos a la voz de Su palabra”. Es decir: los ángeles sirven a Dios y pueden -si Dios así lo dispone- servir a los seres humanos para los designios de salvación, de protección y para anunciar la respuesta a nuestras oraciones que El tenga para nosotros.

a.     Dios levanta a la iglesia con poder para que haya paz donde esta se mueva. (Daniel 6:25). La Iglesia (usted y yo), somos enviados por Dios a las personas para comunicar la buenas nuevas de salvación, obedeciendo el mandato de su Fundador (Mt.28.19-20),debemos esforzarnos en anunciar el Evangelio a todos los hombres y mujeres. Porque los Apóstoles mismos, en quienes está fundada la Iglesia, siguiendo las huellas de Cristo, “predicaron la palabra de la verdad y engendraron las Iglesias”. Obligación de sus sucesores es dar perpetuidad a esta obra para que “la palabra de Dios sea difundida y glorificada”, y se anuncie y establezca el reino de Dios en toda la Tierra.

b.     Cuando hacemos la voluntad de Dios y lo que nos pidió sin negar nuestra fe, el resultado será que veremos prosperidad en todo. (Daniel 6:28) Cuando hacemos la voluntad de Dios, es claro: Jehová es ‘la ayuda y el escudo’ de quienes confían en Él y ‘bendice a los que le temen’ (Salmos 115:9, 13). Un hombre o mujer cuyo corazón se apoya en Dios será el mismo en la hora de la prueba y en la prosperidad. Y al atravesar confiado la hora de la prueba, resplandece la luz de Dios sobre él, llega el favor de Dios y de los hombres, y se hace realidad la prosperidad y recompensa de Dios. La fe extiende la mano hacia lo invisible y toma de las realidades eternas.

Conclusión: No te detengas ni tengas temor por más grande que sea la boca de tus adversarios, recuerda que la oración y la Palabra de Dios produce en nosotros poder para cumplir el propósito divino.

Para orar: Si te has detenido o frenado por alguna amenaza o aflicción que hoy puedan entender que el Señor está contigo para librarte.

Para hacer: En esta semana realizar tareas de evangelismo, en barrios donde han sido tomados por la violencia, drogas, fuerzas del ocultismo, prostitución y establecer el Reino de Dios en ese lugar.

____________________________________________________

Lunes 24 de julio de 2017

ECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Navegando con éxito por la vida

Hechos 27

 “Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo”. Hechos 27:23 (RVR 1960)

En este estudio veremos cómo nuestra decisión de seguir y servir al Señor puede hacer una gran diferencia en los momentos de tempestad.

1.     Actitudes de una persona espiritual ante las tribulaciones.

a.     Cuando todos se desesperaban, Pablo alzó sus manos al cielo y esperó en el Señor. El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, es nuestro pronto auxilio en medio de la tribulación. Es hora de mirar a lo alto, al cielo, a Jesús, pues Él extiende Sus propias manos para socorrernos. (Mateo 14:31).

b.     Escuchando la voz del Señor en medio de la adversidad. (Hechos 27:23). Algunos creyentes se desploman bajo la presión de la adversidad. Están resentidos con Dios y se alejan de sus caminos, y en algunos casos se refugian en adicciones intentando escaparse del dolor. Otros confrontan situaciones semejantes, pero reaccionan de manera muy distinta: en lugar de debilitarles, las dificultades los motivan a depender más del poder del Espíritu Santo y desarrollar un oído sensible para escuchar la voz de Jesús. La adversidad puede ser, entonces, un puente hacia una relación más estrecha con Dios. Gracias a las dificultades y a las adversidades Pablo aprendió a oír la voz del Señor.

c.      Siempre con una palabra de fe, esperanza y aliento. Hechos 27:22. Una palabra de fe en una circunstancia difícil, nos anima a tener esperanza.
Cuando una persona está mal de ánimo debe recurrir a la Palabra de Dios la cual nos da el aliento para salir adelante, si confiamos en Dios, las palabras de Salmo 46:1 se cumplirán en nuestro caso: “Dios es para nosotros refugio y fuerza, una ayuda que puede hallarse prontamente durante angustias”.

2.     Aferrados a Su Palabra.

a.     Cuando sopla Euroclidón y parece que todo se pierde. (Eclesiatés 12:13)  Después de 14 días de Euroclidón, ya estaban ayunando, ya habían tirado toda la carga al agua y todavía estaban a punto de zozobrar. Cuando las tormentas de la vida golpean contra todo lo que eres y tienes las evidencias te van a decir a gritos que la voluntad de Dios no es perfecta. ¿Es Dios justo para ti, o no? Las evidencias te van a gritar que Dios no es justo. ¿Es santo Dios, o no? Las circunstancias te van a gritar que no es santo. Pero tú tienes la evidencia de Dios en tu corazón y no tienen que importarte las circunstancias, lo que tiene que importarte es el testimonio del Espíritu Santo a tu espíritu. ¡Perezca toda idea, todo pensamiento, y todo sentimiento humano, y prevalezca la voluntad de Dios en tu vida! Sea humillado y quebrantado el yo, pero que sea hecha la voluntad de Dios en tu vida eso es el todo del hombre.

b.     Cuando parece que no hay nada a qué aferrarse. (Hechos 17:18-19; Salmos 146: 7-9; 147: 13-15). En tiempo de crisis es cuando más fuerte debo aferrarme al Señor. Debemos tomar la Palabra de Dios como nuestra fortaleza en medio de los problemas para que ésta produzca paz a nuestro corazón.

c.      Su Palabra no pasará (Mateo 24:35). Estamos todos al tanto de cuántos siglos llevamos de Escrituras. Van y vienen ideas nuevas, la ciencia avanza, los cambios son cada vez más vertiginosos. Pero las Palabras de Jesús  de Mateo 24:35 siguen en pie, al menos para millones de personas esparcidas por el mundo entero y cualquier alteración que pudiera venir como gran cambio, en la política, leyes, ciencia, tecnología, moda, no impedirá que la palabra de Cristo permanezca y produzca fe, esperanza y libertad.

3.     La clave para cuando vienen las tempestades.

a.     El Dios de quién soy. (Efesios 2:10). He sido escogido por Dios y adoptado como Su hijo. Esta verdad nos habla de identidad, unidad, fusión, naturaleza, nueva creación, en definitiva, REDIMIDOS, comprados por precio como propiedad.

b.     El Dios a quién sirvo. (Daniel 3:17; 6:20). Hemos sido comprados, redimidos para hacer Su voluntad. No podemos servir a dos señores, no podemos servir a otros dioses (ese fue el pecado del Israel antiguo y por el que fueron al cautiverio, dejaron de servir al Dios de Abraham, Isaac y Jacob para servir a los ídolos de Babilonia). O servimos al Dios vivo y verdadero, o somos entregados a la esclavitud del tirano. Todo lo que hacemos, lo hacemos para Él, porque a Cristo el Señor servimos

c.      El mensaje del Cielo que recibimos y llevamos a los que están en desesperación. (Isaías 50:4). Cuando sabemos quiénes somos y a quién servimos tendremos buen ánimo para llegar a la meta de nuestras vidas, hemos sido llamados para anunciar las virtudes de Cristo anunciando las buenas nuevas a los abatidos dando libertad a los cautivos, sanando a los enfermos.

Conclusión: A lo largo de la vida pasaremos por tribulaciones, pruebas y luchas, pero debemos recordar quién está a nuestro lado siempre, para que nuestra vida sirva de testimonio a aquellos que no creen.

Para orar: Que el Señor te abra los ojos para ver en el espíritu que Dios ha enviado a Su ángel para ayudarte, para que el Señor abra tus oídos para escuchar Su voz aun en medio de la tempestad y para que el Señor te dé palabra para alentar al desesperado.

Para Hacer: Que en esta semana salgas con tu líder a llevar la Palabra de Dios a los que están en desesperación, hospitales y en situación de calle.

_____________________________________________________

Lunes 31 de julio de 2017

ECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Tiempos de crisis: Tiempo de oportunidades

Ester 2:8-18; 3:5-13; 4:13-17; 8:15-17

“¿Y quién sabe si para esta hora no has llegado al reino?”. Ester 4:14b

Es apasionante la historia de Ester y cómo Dios la levanta para una hora específica para salvar a su nación. Siendo ella una niña huérfana, judía y plebeya era imposible que llegara a ser reina en Persia, (lo que es conocido hoy como Irak); sin embargo, hasta el día de hoy la tumba de la reina Ester está resguardada. Porque ella halló el favor del Señor en un momento especial. ¿Te has puesto a pensar si estás en esta vida con un propósito?

1.     Tiempo de crisis, para los que creemos, es tiempo de oportunidades.

a.     Ester se preparó durante 12 meses para presentarse delante del rey, sin contaminarse con ningún otro hombre. (Ester 2:12) Esto implicaba un tiempo largo y definido. Solo a través de un proceso y trato del Espíritu Santo en nuestras vidas suficientemente largo y definido por Dios, podremos  estar listos en las tres áreas de nuestras vidas como Ester que debió seguir las instrucciones de Hegai: Preparación en el cuerpo (guardando su virginidad sin conocer a otro hombre que no sea el rey), preparación en el alma (aprendió sujeción), preparación en el espíritu (obediencia).

b.     Ester reservó su corazón para su Dios, entendiendo que tenía un propósito divino. Dios tiene un propósito para cada vida. Dios tiene un plan perfecto para persona, un propósito divino.  Si existen dudas de cuál es ese propósito es porque, por un lado, se ama a Dios, y por el otro, se ama al mundo. Se tiene ‘un pie dentro del Reino y el otro fuera de él’. ¡No podemos servir a dos señores! O servimos a los dioses de este mundo o nos determinamos a servir a Dios. Guarda tu corazón de toda mentira del diablo y determínate a obedecer a Dios. (Proverbios 19:21). Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre, mas el consejo de Jehová permanecerá.

c.      Debemos vivir para cumplir con el propósito de que otros sean salvos. Dios tiene un propósito para tu vida en la Tierra, pero no termina ahí. Su plan comprende mucho más que unas cuantas décadas que pasarás en este planeta. Es mucho más que la oportunidad única de la vida; Dios te ofrece una oportunidad más. El llevar el mensaje de salvación a otros y permitir así que otros puedan reconciliarse con Dios y entender que Dios también tiene un propósito para ellos. 2 Corintios 5:18 “Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación”.

2.     Ante las pruebas más difíciles no debemos desesperarnos.

a.     Ester tenía un guía que le ayudaba a tomar sabias decisiones: Mardoqueo. Por el relato bíblico parece que Mardoqueo era un hebreo devoto que tenía gran fe en Jehová. También era valiente, recto y práctico en sus decisiones.  Al morir los padres de Ester, Mardoqueo la adoptó y la crió en su casa. Mardoqueo le dijo a Ester que ella había sido levantada para ser reina en ese tiempo, con el propósito de que salvara a su pueblo.

b.     Mardoqueo le mostró el tiempo para actuar. (Ester 4:14) Hoy es tu tiempo. A Ester se la considera una heroína porque actuó decididamente en el “momento justo”. Hoy, mientras que otros se quedan mirando, paralizados por el terror y el asombro sin hacer nada, nosotros tenemos la oportunidad de salvar la vida de alguien, podemos salvar la vida de débiles al defender a alguien necesitado, estrechar nuestra mano de amistad a alguien desamparado, compartir la Buenas Nuevas de Jesucristo con alguien que todavía no le conoce, dar comida o ropa a los que no la tienen. Lo importante es actuar en el “momento justo” para el bien de otros. Así cualquier adulto o joven será un héroe verdadero como la reina Ester.

c.      Ester usó sabiduría divina para encarar los gravísimos problemas. Hoy día, Babilonia, o el mundo, es una realidad en nuestras vidas. Las normas del mundo moderno son constantemente extrañas a los valores defendidos por Jesús nuestro Salvador. Debemos usar la sabiduría divina para mantener intactos los valores, y a la vez, encontrar formas, tal como lo hizo Ester, de ser útiles a la sociedad y a dar testimonio de Cristo. Ester no podía haber hecho lo que hizo si hubiera quedado tranquila diciendo ‘yo no me meto, soy la reina, a mí no me va a pasar nada’. Era la reina pero entendió que Dios la había preparado para salvar a Su pueblo. Así también Dios nos preparó para que en este tiempo seamos sabios y ganemos almas. Proverbios 11:30.

3.     Entendiendo que si estamos en Su voluntad todo nos ayuda a bien.

a.     Sus promesas. Romanos 8:28-31; 1 Samuel 2:8; Salmos 86:17; Salmos 103:4 Si vives las promesas de Dios, tu vida es tan sólida como una gran roca. Nada puede destruirte cuando vives en Cristo. Tu vida está dentro de las murallas que levanta Dios para que estés seguro. Fuera de las promesas de Dios todo es confusión y ansiedad,  miedo e incertidumbre, drogas, pecados, y metas inalcanzables. Mas en Cristo somos más que vencedores. ¿Te has detenido a pensar alguna vez en qué promesa puedes constituir tu fortaleza? (Compártela con el grupo de tu Célula).

b.     Dios nos da victoria por más difícil que parezca la batalla. Dios está con nosotros porque Su Palabra lo dice: “¡No te dejaré, ni te desampararé!”. Y Sus ángeles, que son ministros de fuego, pelean a favor nuestro para tomar la victoria que Dios nos ha entregado. La victoria en nuestra casa, nuestra familia, las finanzas, la herencia, el ministerio y todo lo que forma parte de la vida; la victoria para cada área ya fue concedida por el Señor y aunque el diablo se levante va a tener que salir corriendo porque dice La Palabra: “Nadie te podrá hacer frente”.

c.      Es tiempo de que brillemos y los que nos rodean tengan luz. (Ester 8:16)  Solo se puede brillar con luz, cuando nos quitamos de encima las mentiras que hemos aceptado a lo largo de nuestra vida, sobre nosotros mismos y el temor. Al destronar las mentiras y poner en su lugar la Verdad, a Cristo, obtenemos libertad para brillar con la luz de Cristo y poder ser luz a otros. 1 Pedro 2:9.

Conclusión: Nunca perdamos la mirada de Aquel que puede transformar la más terrible adversidad en el milagro más extraordinario. Nunca dejemos que los problemas nos silencien e impidan cumplir con la voluntad de Dios.

Para orar: Que el Señor guíe nuestras vidas a no rendirnos jamás y podamos ver la salvación de todos los nuestros.

Para hacer: Ve a predicarles a los que están sin esperanza, sin luz ni salvación.