Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células jóvenes y adultos agosto 2017

Lunes 7 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Dando de beber

Juan 4: 1-35; Isaías 55:1

 “Más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”. Juan 4:14 (RVR1960)

Siempre el Señor nos lleva a nuevas revelaciones en Su Palabra, las Sagradas Escrituras son como un cristal que por donde se las mire y analicen tendrán formas diferentes y brillarán de una manera diferente. Que en este estudio podamos ver cómo el Señor no solo nos da Su agua viva sino que nos impulsa a tener encuentros divinos con personas que necesitan de Jesús en sus corazones.

1-    Un encuentro transformador.

a.     Un encuentro divino. Para tener un encuentro con Dios (cuya naturaleza es divina) el hombre y la mujer activará todo lo que tiene de semejante a Él a fin de relacionarse con el Señor, es decir su espíritu, la fe y la esperanza. La experiencia más hermosa que puede vivir una persona es tener en encuentro con Jesús; es una experiencia transformadora que inspira a dejarlo todo para seguirlo a Él. Jesús -al entrar en la vida de una persona- sacia toda sed interior, porque Él es agua viva capaz de saciar toda la sed humana.

b.     La Palabra como espada de dos filos. (Hebreos 4:12) Esta mujer samaritana de la que estamos hablando estaba en una situación complicada por trasgredir la voluntad del Eterno, Sus mandamientos, es decir la Torah (La Palabra de Dios) que le dio al pueblo para que vivan en santidad. Tan grande es el accionar de la Palabra de Dios y tan perfecta Su operación que tiene el poder de separar la comunicación entre los pensamientos y el cuerpo para que no se lleven a cabo las malas intenciones propias del corazón de la persona. Esta mujer llegó al pozo con un pensamiento y al encontrase con la Revelación de Jesús volvió al pueblo con un pensamiento apasionado por Cristo.

c.      La transformación debe comenzar por nosotros. Un domingo en la noche, una mujer borracha entró en un templo y se convirtió. El pastor de la iglesia fue a visitar al esposo de la mujer al siguiente día y vio que era un mecánico muy inteligente; sin embargo, se dio cuenta de que se oponía a las Sagradas Escrituras, al cristianismo, y que estaba muy apegado a las ideas del ateo Ingersol, las cuales le habían infundido un espíritu de enemistad hacia la Biblia. Estaba disgustado por causa de la conversión de su esposa y dijo que no tenía duda alguna de que ella muy pronto volvería a su vida anterior. Pasaron seis meses, y una tarde, este mismo hombre, lleno de gran perplejidad, fue a ver al ministro para consultarle acerca de su propia condición, y le dijo: “He leído todos los libros que han estado a mi alcance sobre las evidencias del cristianismo y he podido resistir a sus argumentos, pero en los últimos seis meses he tenido un libro abierto en mi hogar en la persona de mi esposa, que no puedo resistir ni refutar. He llegado a la conclusión de que yo estoy en el error, y que ha de haber algo santo y divino en la religión que puede tomar a una mujer borracha y convertirla en una santa que canta, amable, paciente, y piadosa como es ahora mi esposa”.

El deseo del corazón de Dios es que nuestro testimonio hable más fuerte que nuestras palabras. Pastora Claudia de Castellanos

2-    El poder de las semillas.

a.     Una semilla pueda transformarse en miles de frutos. El desarrollo de la semilla está normalmente acompañado por el desarrollo del fruto. Tenemos la semilla de la palabra del Evangelio y depende de cada uno de nosotros el establecer las prioridades y sembrar esa semilla en cada vida testificando de Cristo y esa palabra no volverá vacía sino que proporcionara una cosecha abundante. Debemos procurar sembrar en todo tiempo y esperar que esa semilla dé frutos al ciento por uno.

b.     Entregarle a Dios nuestras vidas y talentos. La mejor manera de descubrir tus dones y habilidades es experimentando en las diferentes áreas de servicio. Comienza sirviendo. Hasta que realmente no te involucres en el servicio, no sabrás para qué eres bueno. Tienes docenas de habilidades y dones escondidos que no sabes que los tienes, porque nunca los has puesto a prueba. Así que te motivo a que hagas cosas que nunca antes has hecho. No importa el tiempo que tengas de ser cristiano, te insto a que pongas tu vida y talentos al servicio de Dios.

c.      Descubriendo nuestro llamado. (2 Corintios 5:11-6:2) Llamado es aquel que tiene  todo cristiano; es la voluntad de Dios para todo su pueblo, para llevar a cabo Sus planes y propósitos, tales como: evangelizar, interceder, servir, entre otros. Todos los creyentes estamos llamados a hacer todas estas cosas. El llamado: es la voluntad de Dios para un creyente, en la cual se le da unción, autoridad y habilidades especiales para cumplirlas. Cada creyente debe empezar haciendo y cumpliendo la voluntad y el llamado general de Dios, y cuando es fiel en esto, entonces Dios le va a mostrar su llamado especial.
Llamado específico: es el llamado que Dios nos hace para servirle en un área específica, definida, determinada.

3-    Es tiempo de la siega.

a.     Los campos están blancos. Al decir que “los campos están blancos para la siega”, estaba haciendo un llamado a la acción, animando a sus seguidores a poner manos a la obra. Y para que vieran lo urgente que era “ha llegado la hora de segar”: hay que actuar sin demora.

b.     Ampliando nuestra visión. (Salmos 32:8) La experiencia de tener un encuentro con Cristo lleva a la persona a ajustar su visión de vida a la visión de Dios. Es ampliar la vida. Requiere estar abiertos cuando somos desafiados a conquistar y a ser valientes cuando se nos llama a la acción. La tendencia natural es ocuparnos de lo conocido, lo que solemos hacer y controlar. Pero debemos entender que Dios nos guiará en todo lo que emprendamos para que Su reino se extienda aquí en la Tierra.

c.      Respondiendo al llamado divino. (Hechos 26: 19.20) Somos instrumentos en manos de Aquél que nos llamó, y nuestra mayor preocupación debe ser la de anunciar las virtudes de Jesucristo para que todos puedan proceder al arrepentimiento.

Conclusión: Así como hemos estudiado hoy el poder que hay en una semilla que puede multiplicarse en miles más, nunca sabremos con nuestro testimonio y predicación cuántas vidas llegarán a ser transformadas.

Para orar: Que el Señor abra nuestro entendimiento para comprender en qué tiempo estamos viviendo, cuál es nuestro llamado y que abra nuestros ojos espirituales.

Para hacer: Que en esta semana puedas salir a evangelizar con otros amigos y llevar ese fruto a tu próxima reunión en tu iglesia. Prepárate para la semana próxima puedas tener una gran macro célula con tu líder o con tus discípulos.

________________________________________________

Lunes 14 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

En el poder del Espíritu Santo

Hechos 2

“Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles”. Hechos 2:43 (RVR 1960)

Hoy aprenderemos a caminar en ese poder que la persona del Espíritu Santo nos da para hacer obra de evangelista. Recordemos que el Espíritu Santo no solo está al lado nuestro, sino adentro nuestro, también, y nos infunde valor, pero asimismo estamos conscientes de que Su gloria está por encima de nosotros. ¡Gloria a Dios!

1-    Permaneced en Jerusalén.

a.     Enfrentando nuestros propios temores. (Hechos 1: 4)  El miedo se define como un estado mental al experimentar una situación que amenaza, dando como resultado una conducta  que tiende a huir o a eludir esa condición. La capacidad de sentir miedo la llevamos en los genes. Todos desde nuestra infancia hemos experimentado ciertos miedos que le han dado forma a nuestra personalidad. El miedo puede considerarse como el peor aliado, sobre todo cuando estamos pasando pruebas. Los discípulos para recibir debían permanecer en Jerusalén, el lugar donde eran buscados para darles el mismo final que tuvo Jesús: la muerte. En la toma de decisiones, ellos decidieron enfrentar ese miedo y quedarse en Jerusalén y vencer todo miedo infundido por la persecución.

b.     Jerusalén significa nuestra tierra, nuestra casa. VDF Mi Casa. Por todo lo que Dios hizo en mi vida, por los milagros que obró en mi cuerpo, en mi matrimonio, en mis hijos, en mis finanzas, por cómo el Señor mostró Su poder y misericordia, y me protegió, por todos estos motivos VDF ES MI CASA. Que hoy puedas determinarte: a hacer de VDF tu casa, también.

c.      Jerusalén significa estar en el lugar correcto para cumplir el propósito divino. dice el Salmo 1 que  seremos como ‘árboles plantados junto a las corrientes de aguas, que dan su fruto a su tiempo, que su hoja no cae y todo lo que hagamos prosperará’. Si realmente quieres cumplir el propósito divino, la mejor manera es: “Sirviendo”. Sé una persona que ponga por obra lo que la Biblia dice: Santiago 1:22-25: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.  Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”.

2-    Bautizados en fuego para pregonar las grandezas del Señor.

a.     Las señales de la llegada del Espíritu Santo. (Hechos 2: 2-11) El Espíritu los capacitó de esa manera para que todos oyeran el evangelio en su propio idioma. Al oírlos estaban maravillados de que pudieran hablar su idioma. La reacción de la gente fue mezclada entre sorprendidos y escépticos. No podían entender como estos galileos hablaban sus idiomas.

b.     Todos comenzaron a predicar en diferentes lenguas. ¿A qué sector el Señor te está llamando a predicar? En Jerusalén estaban judíos de diferentes países por motivo de la fiesta de convocación, había judíos que hablaban otros idiomas ya que con el paso del tiempo algunos habían perdido su lengua materna y solamente hablaban la idioma del país donde vivían. Pero cada vez que había una de estas fiestas regresaban a Jerusalén a adorar. A esos judíos y sin temor, Pedro les habló de Jesucristo. En este tiempo debes hablar de Cristo a tu familia, amigos, compañeros de trabajo y de estudios, y a todos los sedientos.

c.      Nuestra predicación debe de ser ungida, para que nuestras familias se conviertan, en Hechos, 3.000 fueron convertidos. Para que las familias se vuelvan a Cristo la predicación del mensaje debe estar ungido con el Espíritu Santo. No dependiendo de la confianza en sí mismo, sino con demostración del Espíritu y del poder. Una y otra vez en el libro de los Hechos se nos dice que los apóstoles estaban llenos del Espíritu Santo. Ellos proclamaron su mensaje como el Espíritu Santo les permitió. Su mensaje y la liberación estaban bajo el control del Espíritu.

3-    Pedro, un hombre de vulgo, transformado en el primer predicador.

a.     Entregarle nuestra vida al Señor para que nos use con poder. En términos literales, “entrega” se define como algo que se cede a otra persona. Jesús mismo vivió una vida entregada. La entrega completa de Jesús al Padre es un ejemplo de cómo todos debemos vivir. Debo seguir el ejemplo de Jesús, el de una vida entregada para que el Espíritu Santo nos use con poder haciendo milagros, prodigios y maravillas. Juan 14:12 (NVI): “Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre”.

b.     Experimentando el resultado de la predicación. (Hechos 2:43-47) La predicación recibe su autoridad de parte de Dios. Esa autoridad se desprende del hecho de que es un mensaje que está arraigado en lo que Dios ha dicho y como resultado los hombres y mujeres se vuelven a Dios dejando sus vidas para seguir a Cristo y como consecuencia vienen bendiciones mientras se vive aquí y la seguridad de la vida eterna.

c.      Una iglesia llena del Señor que sale a predicar a las calles. (Hechos 18:9-10) La iglesia que Dios quiere es la que se mueve en los dones del Espíritu, pero principalmente en la calle, en medio de la gente. Es allí donde están los endemoniados, los enfermos, los necesitados de Dios, cerca de los pecadores, de los extraviados, de los que sufren; cerca del dolor, de la necesidad, de la enfermedad. La Célula no debe estar escondida; los miembros de la Célula deben tener valor, coraje y denuedo para anunciar el Evangelio ante quien sea, en las calles, en los hospitales, en los negocios, en los barrios, etc.

Conclusión: Hoy es el día para que te animes a vencer todo temor y vergüenza y para salgas a compartir de Jesús con todos aquellos que necesitan de Dios. Comenzando por tu casa, luego tus familiares, amigos y el barrio hasta ver tu ciudad llena de la gloria de Dios.

Para Orar: Que el Señor nos llene de Su fuego para la predicación del Evangelio.

Para Hacer: Enlista diez personas que necesitan escuchar de Jesús. Luego ve y predícales de Jesús.

_____________________________________________

Lunes 21 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Los milagros, campanadas que llaman a los nuevos.

Hechos 3 – 4: 23

 “Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda”.

Hechos 3:6 (RVR 1960)

Para comenzar este estudio lo haremos de una manera práctica: Que cada uno de los participantes de la Célula comparta un milagro de sanidad que Dios haya hecho en sus vidas o familia.

1-    Milagros sobrenaturales.

a.     ¿Qué tenemos para dar?  El hombre cojo tenía razón en esperar recibir de ellos algo, pero recibió mucho más que la donación monetaria que lo habría satisfecho. Pedro no tenía nada de dinero, pero él sí tenía autoridad de Jesús para sanar a los enfermos (“lo que tengo, te doy”). Él le dio al hombre cojo poder en el nombre de Jesús, y ese mismo Espíritu está en nosotros. 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

b.     Orando y creyendo en milagros para los que están enfermos. Una cosa era decir “levántate y anda”, pero era una cosa mucho mayor era tomar con tanta osadía la mano del hombre y levantarlo. En este momento, Pedro recibió el don de fe descrito en 1 Corintios 12:9, una habilidad sobrenatural de confiar en Dios en una situación particular. Esto no era algo que Pedro hizo por un capricho o como un evento promocional; él lo hizo bajo la dirección específica del Espíritu Santo.

c.      Tenemos autoridad en el nombre de Jesús. En los días de Jesús  los enfermos fueron sanados, los ciegos recibieron vista, los sordos oyeron, los cojos anduvieron, los leprosos fueron limpiados, y toda la gente enferma fue sanada por el poder de Jesús. Estos milagros son para hoy como lo fueron en tiempos pasados. Jesús comisionó A TODOS LOS CREYENTES, DE TODAS LAS NACIONES, HASTA EL FIN DEL MUNDO, para poner sus manos sobre los enfermos, prometiendo: “ellos sanarán” (Marcos16:15-18).

2-    Fe sobrenatural.

a.     No nos callaremos sino hablaremos de las maravillas de Dios. (Hechos 3:12) Pedro habló sin tapujos la Palabra de Dios al ver la reacción de ellos, al ver al cojo caminar. En ningún caso, bajo cualquier pretexto, debemos callar o temer, porque “Si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros?”.

b.     Presentando a Jesús a todos. (Hechos 3: 13-26) Nosotros también debemos recordar que Cristo, al dar la Gran Comisión dijo: “Toda autoridad me ha sido dada en cielo y tierra”, “Como el Padre me envió, yo los envío”. La Iglesia de Cristo no predicamos nuestro mensaje ni nuestras palabras. Predicamos la Palabra de Dios y esa Palabra que hizo la obra en nosotros, también es poderosa para actuar en la vida de quienes la escuchan. Nuestro mensaje no debe ser condenatorio, sino que ha de presentar una opción a través de Jesús, mostrando a un Dios de misericordia, de piedad, listo para conceder el perdón al pecador arrepentido, que encuentra en Cristo la gracia y el consuelo para su alma atormentada.

c.      Ante la evidencia, no hay dudas. Esta escritura afirma que todas las personas quedaron atónitas porque sabían que este hombre era cojo de nacimiento y solo el poder de Dios pudo sanarlo. Era la evidencia del milagro que en estas personas no quedó lugar para la duda. El Rvdo. Omar Cabrera (padre) decía: “Así como la Iglesia Católica llama a sus seguidores tocando las campanas porque está por comenzar la misa, el ministerio Visión de Futuro llama a las almas a través de los milagros de sanidad; porque aquellos que conocían al enfermo y ahora lo ven sano, a la próxima reunión están ellos también presentes ya que no tienen dudas de que algo poderoso solo pudo hacer el milagro en esa persona”.

3-    Osadía sobrenatural.

a.     Nadie puede detener la predicación del Evangelio. (Hechos 4:1-3; Mateo 16:18). Cada uno de nosotros, a quienes se nos ha confiado el ministerio de la reconciliación, debemos buscar predicar toda la verdad para que todos puedan experimentar a Jesús como Salvador.

b.     Glorificando a Dios en medio de la persecución o aflicción. (Hechos 4:4-12) Cuando actuamos en el marco de Dios, Dios es fiel y justo para cuidarnos. La mano de Dios estará con nosotros y pondrá palabras en nuestras bocas y vendrá en nuestro auxilio en todas las tribulaciones. Nuestras vidas están en manos del Señor y Él tiene cuidado de nosotros y sabrá librarnos aquí y hasta la eternidad. No hay razón para callar. Es todo lo contrario, tenemos muchas razones para hablar, hablar de Cristo, de Su gracia, de Su misericordia y de Su deseo de darnos paz. Así que hablemos, hablemos de Cristo y de la potencia de Su evangelio para que el mundo sea salvo, como hemos sido salvados nosotros.

c.      Parecidos a Jesús. (Hechos 4:13-22) Cristo es nuestro modelo a seguir, y los que siguen a Cristo no andarán en tinieblas, pues no procurarán su propio placer. Glorificar a Dios será el continuo propósito de su vida. Cristo representó el carácter de Dios ante el mundo. El Señor Jesús condujo su vida de tal forma que los hombres estuvieron obligados a reconocer que había hecho bien todas las cosas. El Redentor del mundo fue la luz del mundo, pues Su carácter fue sin falta. Imite el ejemplo de Aquel que vivió la voluntad del Padre, que dijo: “He guardado los mandamientos de mi Padre”.

d.     Una oración poderosa (Hechos 4: 23-34) La clave se encontraba en la oración. Esta no fue simplemente una oración cualquiera, fue un himno de alabanza, dijeron: “Soberano Señor, tú eres el Creador…”. Este encuentro, en verdad, fue conmovedor; se expresaron con unanimidad en esta reunión de oración y alabanza, y no oraron para que cesara la persecución, sino por valor para soportarla. Oraron para que el Señor les diera poder para hablar la Palabra de Dios. Es natural que un creyente que ora genera tal poder que el infierno tiembla e impacta su comunidad.

Conclusión: Que podamos recibir ese poder, fe y osadía para que  llenar la Argentina del conocimiento de la gloria de Dios como las aguas cubren el mar.

Para orar: La oración de Hechos 4: 24-30.

Para hacer: Esta semana sal a predicar y a realizar evangelísmo con todas las Células.

_____________________________________________

Lunes 28 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES BÁSICAS para las Células

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Sé amable en cada una de tus expresiones, no utilices idioma religioso.
  • Pídele al Señor creatividad para que cada semana la lección sea una experiencia de vida impactante para todos los asistentes.
  • Tu mensaje debe ser de fe, esperanza y motivación para que los invitados sigan adelante en su vida cristiana.
  • Transmítele el amor de Dios a cada persona.
  • Organízate con anterioridad:
    • Prepara el tema
    • Llega puntual
    • En tu presentación personal.
  • Es importante que tengas una excelente relación con el anfitrión, esto te permitirá́ crear una atmósfera en la cual el Espíritu Santo podrá́ moverse con libertad.
  • Motiva a los asistentes a participar de las reuniones y a ser miembros activos de la iglesia.
  • Enséñales acerca de la importancia de la ofrenda.
  • No excedas el tiempo acordado para la Célula (45 a 60 minutos).
  • Sé prudente dentro del hogar donde realizas la Célula, tu testimonio habla por ti.
  • Lee, estudia y prepárate para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.
  • Ponte de acuerdo con el anfitrión para invitar siempre personas nuevas cada semana.
  • Recuerda realizar siempre la oración de fe.
  • Ora siempre por las necesidades de los asistentes.

DINÁMICA Para un desarrollo efectivo de las Células se sugiere tener en cuenta el siguiente esquema:

1.  BIENVENIDA Y SALUDO (5 MINUTOS).
2.  INTRODUCCIÓN (5 MINUTOS).
3.  DESARROLLO DEL TEMA (20 MINUTOS).
4.  MINISTRACIÓN (5 MINUTOS).
5.  OFRENDA (5 MINUTOS

Gran pueblo listo para oírnos

Hechos 5: 12- 42

 “Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres”. Hechos 5:14 (RVR1960)

Compartamos en la Célula cuál fue el resultado de la evangelización de la semana anterior y qué milagros experimentaron al orar por la gente.

1-    Señales poderosas y maravillas.

a.     Un llamado a orar por los necesitados. Hechos 12:16. Quizás no podemos hacer mucho por todas las necesidades de nuestros hermanos en Cristo, pero si algo podemos hacer y tiene poder es orar (Santiago 5:16). Una verdad espiritual para aplicarla a nuestra vida cuando estamos pasando por necesidad: lo espiritual transforma lo natural, y lo espiritual gobierna sobre lo natural por medio de la oración de fe.

b.     Unidos en todo momento.(Hechos 2:1). Los ciento veinte estaban aún unánimes y juntos en el mismo lugar; qué importante es estar unidos en un mismo espíritu, y esa unidad debe caracterizar al pueblo de Dios, cuando aspire a disfrutar de una experiencia especial con Jesucristo, o espere de Él la manifestación de poder. Todo lo que impida tal unidad debe quitarse para que no obstaculice la obra del Espíritu Santo, que es la obra de Dios en favor de Su pueblo.

c.      Preparémonos para un crecimiento cual nunca hemos vivido. El testimonio constante de los apóstoles sobre la resurrección de Cristo produjo un temor reverencial (que incluía un sentido de pavor en presencia de lo sobrenatural) en toda persona que oía, se convertía a Cristo y se añadía a la iglesia de a miles, con  gran gozo y con sencillez de corazón. Preparémonos para que cada día de nuestras vidas podamos testificar de Jesús en nuestro lugar de trabajo y/o de estudio tanto como en el barrio, y seremos parte del mayor avivamiento que se haya vivido hasta estos días y veremos cómo las personas se volverán a Cristo y comenzaran a asistir a una Célula, con gozo y sencillez de corazón.

2-    El Señor se encarga de ensanchar nuestro territorio.

a.     No temer ni callarnos ante las burlas o amenazas. ¿Cómo nos sentimos al dar testimonio a las personas más ricas, cultas e influyentes de nuestra sociedad, o cuando los parientes o los compañeros de estudios o de trabajo se burlan de nuestra fe? ¿Nos acobardamos? Si así es, podemos superar nuestros temores. Cuando estuvo en la Tierra, Jesús enseñó a los doce a defender su fe con seguridad y respeto (Mateo 10:11-18). Y después de Su resurrección, prometió a Sus discípulos que estaría con ellos “todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas” (Mateo 28:20). Hoy, bajo la dirección del Espíritu Santo nos enseña a defender nuestras creencias (Mateo 24:45-47; 1 Pedro 3:15). Al igual que los apóstoles, no dejaremos que nada ni nadie nos impida hablar de las maravillosas verdades espirituales que hemos visto y oído. En caso de que alguna vez hayamos cedido a las presiones y hayamos discontinuado temporalmente la predicación, no nos desmotivemos; fortalezcámonos en el poder de Su fuerza y prosigamos a cumplir el sueño de Dios: que todo hombre y mujer pueda conocer a Jesús.

b.     El ministerio de los ángeles. (Hechos 5:19-20). 1). Adorar y alabar: Isaías 6:1-3. 2). Revelar: Hechos 7:52-53.  3). Guiar: Hechos 8:26. 4). Proveer: Mateo 4:11. 5). Proteger: Hechos 5:19-20. 6). Liberar: Hechos 12. 7). Dan fuerza y ánimo: Hechos 27:23-25. 8). Contestan oraciones: Hechos 12:1-17. Algo que siempre nos fortalecerá es recordar que los ángeles nos apoyan y nos ayudan en la gran obra de dar “testimonio cabal respecto a Jesús”.

c.      Diligencia ante la orden del cielo. (Hechos 5: 21) Actúa siempre con diligencia y responsabilidad. Este versículo nos muestra cómo Juan y Pedro actuaron con diligencia y no se atemorizaron ante las amenazas de los saduceos y la Biblia nos muestran la perspectiva de Dios acerca del tema como Dios obra cuando la vida de aquellos que son obedientes a una orden celestial. Este ejemplo de actuar de Pedro y Juan muestra el sentimiento de apremio que ellos sentían  por enseñar la Palabra de Dios.

3-    Bienaventurados al predicar.

a.     Gozo en medio de las aflicciones. (Hechos 5:40-41; 1 Pedro 1:3-12). ¿Te regocijas y te consideras merecedor del sufrimiento? ¿Cómo manejas la dificultad? ¿Te detienes cuando las cosas se ponen duras? Estamos hablando de personas que han puesto su confianza en Jesucristo, personas que compartieron con Él, que están haciendo la voluntad de Jesús y ellos comprendieron que la aflicción y el ser azotados no se compara al peso de gloria que Dios tiene para ellos. El gozo, el contentamiento en medio de las aflicciones presentes es algo que aprendemos en medio de las duras situaciones de esta vida. Pedro fue siempre el más impulsivo de los apóstoles, al final de sus días y cuando ya había aprendido qué es en realidad el gozo, nos compartió de su gozo, el cual definió como un gozo inefable.  Es un tipo de gozo inexplicable que solo viene de Dios.  Es un gozo que solo se puede disfrutar al aprender a dejarse controlar por el Espíritu Santo.  De hecho, el fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas es gozo (Gálatas 5:22).

b.     Predicaban en el Templo. (Hechos 5:42) Todos nosotros recibimos el mismo mandamiento: ir y hacer discípulos.  Nuestro deber no termina con llevar a nuestros conocidos, amigos y familiares a la iglesia. Nuestro deber es involucrarlo a una Célula. Hebreos 10.25 “No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca”.

c.      Predicaban en las casas. Estoy convencido que Dios quiere que cada uno de nosotros tengamos discípulos, personas a las que abramos las puertas de nuestras casas y les dediquemos nuestro tiempo y atención como Jesús lo hizo. Espero que hoy puedas reflexionar sobre tu compromiso con Dios de compartir el Evangelio día a día y hacer discípulos. Oremos que Dios nos llene de Su Espíritu para que podamos testificar con denuedo. ¡Y llenemos nuestra ciudad de la Palabra de Dios!

Conclusión: Que nada detenga el que salgas a predicar, testificar las buenas nuevas del Evangelio. Reconoce que estás lleno del poder del Espíritu Santo para bendecir a otros.

Para Orar: Señor, que no pase un solo día sin que Tu Palabra se predique, que cada ciudad, localidad, barrio, cuadra y familia puedan conocer a Jesús como su Salvador personal.

Para Hacer: Invita para la próxima Célula a una persona para que conozca al Señor.