Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids octubre 2018

¡Amados líderes! Comenzamos octubre, un mes en el que celebramos a la familia y más que nunca debemos rodearla y cubrirla en oración. A través de cada enseñanza edificaremos muros de protección para la vida de los niños y pre. Oremos por las necesidades de cada familia, sugerimos armar murales, declarar palabras de bendición sobre cada una de ellas declarando:  “Yo y mi casa serviremos al Señor”, o afirmando que aquellos que se alejaron, volverán. Un excelente material que les ayudará sobre este tema es el libro de nuestros Pastores Principales “Y por casa, ¿cómo andamos?”.

Domingo  7 de octubre

«Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él».

Génesis 2:18 (Reina Valera 1960)

La familia: Idea de Dios

Génesis 2:19-20

Octubre es el mes de la familia. Por eso, durante todo este mes, aprenderemos acerca de ella y lo que Dios pensó para que seamos una familia feliz que cumpla con Su propósito. Al crear al primer hombre, Dios le puso por nombre “Adán”. Luego, creó a la mujer para que le hiciera compañía; a ella, Adán la llamó “Eva”. La puso al lado del hombre para que lo acompañara durante toda su vida. Hoy veremos que, para que se constituya una familia, debe haber un hombre y una mujer. Ese fue, es y seguirá siendo el plan de Dios por siempre. ¡Es posible tener una familia feliz!

Sugerencia:

Comienza la clase haciendo un repaso de la creación, puedes mostrar imágenes de los animales y plantas. Dios creó al hombre, y no encontró una compañía para él. Dios vio que Adán estaba un poco triste, solo, lo hizo dormir, y quitó de Adán una costilla (muestre en dónde está la costilla), y Dios formó de la costilla de Adán una compañera… ¡una mujer! Adán sabía que ellos dos iban a estar juntos para compartir, caminar, cantar, comer y aún hablar con Dios en el jardín. Adán le dio a la mujer el nombre de Eva y estaba muy contento mostrándole todas las cosas preciosas del mundo que Dios había hecho. Cuando Dios formó a la mujer de la costilla de Adán, terminó todo lo que quería hacer. Y al día siguiente, el séptimo día, Dios descansó de Su obra. Adán y Eva vivieron felices allí en el jardín. Dios se paseaba con ellos. Dios estaba con esta primera familia y así desea estar con la tuya. Dios les debe haber dicho algo así como: “Yo no solamente soy el Creador. También quiero ser su mejor Amigo. Quiero andar con ustedes todos los días. Quiero hablarles y ¡darles muchas cosas! Yo les prometo que estaré con ustedes ¡todos los días! Pero también quiero que sean obedientes y que no coman del árbol que les mostré. De todo lo demás pueden comer y disfrutar como quieran”. Hoy entendemos que la familia es idea de Dios, Él la creó, la creó para que vivan en armonía y para que vivan en paz. Sabemos que luego entró el pecado a través de la desobediencia y fue necesario un sacrificio para cubrir ese pecado. Hoy Jesús quiere entrar a tu familia para restaurarla. Oramos ahora.

Escalón 40: Subo y descubro que Dios creó a la familia a través de la unión de un hombre con una mujer.

Dinámica familiar: Hacer juntos un porta retrato y pegar la foto de la familia.

Actividad: Pinto con rojo el camino de Adán hacia Eva


Domingo 14 de octubre

«Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne». Génesis 2:24 (Reina Valera 1960)

Un pacto: Dejar, unir, ser

Eclesiastés 4:9-12

Dios creó al hombre y luego a la mujer; les enseñó que se unan para multiplicarse (teniendo hijitos) y llenar la Tierra. Para poder cumplir con este propósito deben trabajar juntos y ayudarse mutuamente. Por eso, un día determinado, él y ella, enamorados uno del otro, unen sus vidas delante de las autoridades civiles y buscan la bendición de Dios. A esto llamamos “matrimonio”. Los hijos de Dios -como tú y yo- entendemos que el matrimonio es un pacto entre un hombre y una mujer delante de Dios hasta que la muerte los separe. Hoy hablaremos de tres partes de este precioso pacto que, con la ayuda de Dios, podremos mantener por siempre, pues edificaremos nuestra familia sobre la Roca que es Jesús.

En la clase de hoy conoceremos la base para mantener un matrimonio y para que las personas que tomamos la decisión de formar una familia podamos construirla sobre la Roca que es Cristo. El matrimonio es un pacto o alianza entre dos personas, un hombre y una mujer, para cumplir con el propósito de glorificar al Señor con sus vidas y debe participar Dios para que sea duradero e indivisible. Sin Dios nada podemos hacer. ¿Qué significa la palabra “pacto”? Pacto viene de la palabra hebrea beryth que significa “alianza”, y la palabra hebrea karath que significa cortar, separar.

Un pacto es un acuerdo entre dos personas donde ambos hacen promesas específicas. En la antigüedad los pactos eran sellados para demostrar que eran permanentes. El anillo del matrimonio y el arco iris eran ejemplos de sellos. Dios hizo un pacto con Noé. Él le dijo que mientras la Tierra existiera, no iba a destruirla de nuevo con un diluvio. El arco iris es la señal del pacto y cada vez que lo vemos nos recuerda lo que Dios dijo. Cada vez que vemos ese anillo o alianza de matrimonio nos debe recordar las promesas que nos hicimos cuando nos casamos. (Si estás casado puedes recordar los votos o invitar a algún matrimonio a la clase para que lo haga). Dios creó primero al hombre y después a la ayuda idónea del hombre, es decir a la mujer. “Idónea” significa insustituible, apta, capaz, eficiente, la persona correcta y adecuada. Dios creó esta ayuda idónea como complemento del hombre y para que juntos lleven a cabo el propósito de Dios. Para que el hombre y la mujer cumplan este propósito tienen que trabajar juntos, en equipo, ayudándose el uno al otro, a esto se le llama matrimonio. Dios establece el pacto matrimonial entre un hombre y una mujer como un proceso que consta de tres partes: Dejar, unir y ser. Siempre que Dios entra en un pacto con alguien significa que solo vivirá para Él, de la misma manera el hombre y la mujer se unen para ser uno solo, y ya nadie más será más importante que el cónyuge. Dios formó la familia para llevar a cabo el propósito de reflejar Su imagen.

El dejar no significa que ya no tendrá relación con los demás, sino que cortará toda relación emocional y a partir del matrimonio la persona más importante será para él, su esposa, y para ella, su esposo.

El unirse no solamente se refiere a la intimidad física, sino a unirse en todas las maneras de pensar y de ver, pues son dos personas que piensan diferentes y deberán a partir del matrimonio pensar como uno solo sin dejar de ser ellos. Ser “una sola carne” se refiere a la relación sexual en sí, la cual Dios planeó dentro del matrimonio con el fin de darse placer y demostrarse el amor el uno por el otro y como el medio por el cual podemos tener hijos.

La familia está conformada por papá, mamá y los hijos. Para que nuestro hogar sea edificado sobre la Roca, cada miembro de la familia deben tener comunión con Dios, papá y mamá deben tener comunión entre ellos, y después con nosotros. En una familia tenemos la oportunidad de orar unos por otros, crecer espiritualmente, apoyarnos para mejorar en nuestras áreas débiles, compartir sueños y metas que nos lleven a glorificar a Dios en nuestras vidas.

Por eso es importante que hoy tomes la decisión de hacer un pacto de guardarte en santidad, hasta el día que Dios te muestre el hombre (a las chicas) o la mujer (a los varones) que Dios preparó para que te unas en matrimonio y formes tu familia. Este es tu tiempo de preparación, leyendo la Palabra, viniendo a la Escuela Kids, orando, estudiando y a Su tiempo llegará la persona que Dios preparó desde antes de la fundación del mundo para tu vida. No tendrás que buscarla, Dios la pondrá delante de ti como lo hizo con Adán.

Escalón 41: Subo un escalón y creo que formaré mi familia como Dios lo planificó.

Dinámica familiar: Contar cómo se conocieron los papás, se pusieron de novios y alguna anécdota divertida del matrimonio.

Actividad: Escribo V o F

  • La primera familia que Dios creó fue con Adán y Eva.
  • Las tres partes del pacto son: unirse, dejar, ser.
  • El matrimonio es una alianza entre un hombre y una mujer.
  • Si surgen problemas se puede romper el pacto matrimonial.
  • En todo pacto debe participar Dios para que sea duradero.
  • Puede haber pacto matrimonial ente dos hombres o dos mujeres.
  • El pacto puede ser hasta que los hijos se vayan de la casa.

Domingo 21 de octubre

«Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo». Efesios 6:1 (Reina Valera 1960)

Nuestra responsabilidad en la familia

Colosenses 3:20; Efesios 6:1-3

En la clase de hoy aprenderemos cómo debemos comportarnos los hijos con nuestros padres. Jesús continúa siendo nuestro ejemplo, Él nos enseñó lo importante que es tener comunión con el Padre buscando instrucción y unidad y, sobre todo, a ser obedientes.

¿Por qué debemos ser obedientes a nuestros padres? Porque Dios lo dice en Su Palabra y es el mandamiento con promesa para nosotros. Mientras eres chico debes obedecer, siempre que te pidan cosas que estén de acuerdo con la Palabra de Dios. Pero si ellos te piden algo que está en contra de la voluntad de Dios, tienes que desobedecer; por ejemplo: mentir, robar, pegarle a otro, y cosas semejantes.

Siempre debemos estar agradecidos con nuestros padres por todo lo que hacen por nosotros. Veremos más en la clase de hoy.

Para que los hijos podamos crecer sanos y fuertes  nuestros padres nos van a enseñar con paciencia, disciplina y corrección. Los hijos debemos obedecer a nuestros padres en todas las cosas que estén de acuerdo con la Palabra de Dios, es lo que dice Su Palabra. Una manera de honrar a nuestros padres es ser agradecidos por todo lo que hacen por nosotros desde ahora que somos niños hasta que seamos adultos, así el Señor nos recompensará dándonos bienestar y una vida larga. Esta es la promesa para todos los hijos.

Antes, la gente no tenía Biblias como las que nosotros tenemos ahora, y lo que Dios hacía era hablar a la gente por medio de hombres a los que Él escogía. Uno de estos hombres se llamó Moisés y Dios le encomendó llevar a Su pueblo Israel a un lugar llamado “la tierra prometida”. Un día que iban de camino, Dios le dijo a Moisés que se detuviera y que subiera a un monte para darle las instrucciones que tendrían que obedecer los israelitas. Una de las instrucciones, en el libro de Éxodo, decía lo siguiente: “Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios”. Y en otra parte de la Biblia dice: “Hijos, obedezcan a sus padres porque esto es justo”.

Esta Palabra nos enseña que Dios nos manda obedecer a nuestros padres. El Señor se entristece cuando nos portamos mal o les desobedecemos. Pero, si obedecemos nos promete dar larga vida. ¿A quiénes les gustaría vivir mucho sobre la Tierra? La Palabra dice que con la obediencia, el Señor nos dará larga vida. Así que cumplamos con este mandamiento y con ello agradaremos a nuestros padres y a Dios.

Cuenta la siguiente historia antes de finalizar:

Había una madre que tenía un hijo muy bueno. Él llegó a ser presidente de su país. Un día, le preguntaron a ella cómo había criado a un hijo tan excelente. «Le enseñé a obedecer», dijo ella. Seguramente a ti te están enseñando a obedecer. Tu mamá, tu papá, tus abuelos, tus profesores, y otros. Si eres un hijo bueno y obediente, Dios promete que te va a ir bien y que tendrás una vida larga. ¿Serás obediente?

Antes de orar y ministrar lleva a la reflexión sobre las veces que, sabiendo que debíamos obedecer, no lo hicimos, pedir perdón y tomar la decisión de ser obedientes a partir de hoy.

Escalón 42: Subo en mi obediencia y en honra a mis padres.

Dinámica familiar: En familia escribimos en qué áreas debemos obedecer a nuestros padres.

Actividad:

Charlar con los niños y pre de acuerdo a las edades respecto a qué cosas debemos obedecer a los padres.

Realice esta mano y que los más grandes escriban lo que significa honrar a los padres. Para los pequeños lo escribirá el maestro. Luego, darle color y tenerlo en un lugar visible para recordar lo que debemos hacer cada día por nuestros padres.

Tacha las K, las X y Z y escribe la frase que queda

 


Domingo 28 de octubre

«Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

Mateo 19:6 (Nueva Versión Internacional)

Un pacto para siempre

Mateo 13:3-9; 18:23-35; 1 Corintios 13:4-6

Dios nos creó con el propósito de reflejar Su imagen. Aprendimos que la Biblia es nuestro manual de instrucciones, hoy veremos los fundamentos o las condiciones para tener una relación matrimonial sólida. Este pacto de matrimonio establecido por Dios tiene tres partes muy importantes: indivisible, perdón y amor. Si ponemos en práctica lo que Dios nos enseña, podremos pasar aun los problemas más difíciles y saldremos victoriosos de cada uno.

La parábola de hoy nos muestra nuestra inclinación a esperar que los demás vengan a nosotros para que nos pidan perdón. Vivimos en una sociedad que alimenta el resentimiento, la venganza y el odio hacia quienes nos han hecho daño. Los niños aprenden lo que ven en las películas, las telenovelas y la música que escuchan, pero el mensaje que más impacto hace en sus vidas, viene de lo que aprenden y ven en sus familias. Una parte fundamental de la vida cristiana es saber perdonar y apreciar el perdón que recibimos de otros. Esta parábola enseña el deber que tenemos como hijos de Dios de perdonar a otros, sea cual sea la situación, sin importar lo que vivimos. El perdón que Dios, nuestro Padre, nos da es producto de Su amor y misericordia. Durante esta semana los niños perdonarán a aquellos que les han ofendido, recordando que Dios nuestro Padre ya nos ha perdonado también, algunos les cuesta más que otros, pero los ayudaremos con consejos.

Actividad: Con la ayuda de los niños haz una lista de los pecadores más conocidos por ellos (internacionales, nacionales, locales, los de su colegio, etcétera. Ayúdales a pensar en personas como los asesinos, drogadictos, prostitutas, ladrones, personas que practican el aborto, etcétera). Pregunta qué sería lo más difícil de perdonar y lo más fácil. Pregunta si ellos tienen a alguien que se les hace muy difícil perdonar. Entrega a cada uno una hoja para que escriban los nombres de estas personas. No es para mostrarla. Arma una urna para que las depositen y te quedarán para conocer mejor las necesidades de ellos y orar.

Puedes hacer una “Caja de Parábolas”. Vamos a explicarles que una parábola son historias que Jesús usaba para enseñar verdades eternas.

Una vez, un rey decidió ponerse al día con sus cuentas. Llamó a sus guardianes y les dijo: “Traigan a todos los que me deben dinero porque quiero arreglar todas estas deudas ahora”. Entonces los guardianes se fueron y trajeron a los deudores, entre ellos un siervo que debía al rey la cantidad de 10,000 talentos. (Hay que entender que un talento era una barra de oro que pesaba unos 160 kilos o sea que una deuda de 10.000 talentos era una deuda de muchos millones. Algo imposible de pagar). Bueno, cuando el secretario del rey anunció la cantidad de la deuda, el rey preguntó al siervo si iba a pagarla. El siervo dijo: “Señor, me es imposible pagar totalmente esta deuda, pero le prometo pagar un poco cada semana”. El rey no estuvo de acuerdo con la propuesta y decidió vender al siervo, su esposa, sus hijos y todas sus posesiones para recuperar por lo menos un poco de lo que le debía. Pero el siervo empezó a rogar al rey, pidiendo misericordia. Al ver su miedo y tristeza se ablandó el corazón del rey y le dijo: “Bueno, siervo mío, voy a hacer una cosa. Te voy a perdonar toda la deuda porque sé que nunca podrás pagarla y no quiero que vivas un día más con el peso de la deuda”. (El siervo no sabía qué decir, lo único que hizo fue llorar dándole gracias al rey). Pero al salir de la presencia del rey el siervo perdonado, se encontró con un compañero. El compañero una vez le había pedido prestado unos 100 denarios (un denario era una moneda de plata, el pago de un día de trabajo, o sea que el compañero le debía unas 100 monedas solamente). Bueno, el siervo perdonado le pidió los 100 denarios a su compañero pero cuando éste le dijo que no podía pagarle, el siervo perdonado empezó a maltratarlo diciendo: “¡Maldito seas, págame lo que me debes ya mismo!”. Pero el otro no tenía con qué pagarle, entonces el siervo perdonado hizo meter a su compañero en la cárcel hasta que pagara la deuda. Otros dos compañeros que supieron lo que pasó se enojaron por lo que había sucedido. Entonces fueron al rey para poner la denuncia. Dijeron: “Señor, ¿se acuerda de nuestro compañero a quién usted le perdonó una deuda de 10,000 talentos hace unos días?”. “Claro que sí”, contestó el rey. “Bueno, su majestad, nuestro compañero ha hecho algo horrible en contra de otro compañero nuestro…” (y le contaron todo lo sucedido). El rey se puso furioso y sin pensar dos veces llamó a su guardián y lo mandó a traer al siervo perdonado. Cuando regresaron al palacio, el rey le dijo: “Eres un siervo malvado. ¿No te acuerdas de lo que te perdoné? ¿No debes tú también tener misericordia de tu compañero como yo tuve misericordia de ti? Ahora, por el hecho tan malo de meter a tu compañero en la cárcel, yo te voy a entregar a los verdugos hasta que pagues todo lo que me debías” (el rey sabía que este hombre jamás podría pagar una deuda tan grande). Jesús terminó su parábola diciendo: “Así también mi Padre celestial hará con ustedes si no perdonan sus ofensas de todo corazón: a cada uno de su hermanos”.

Entendemos que el matrimonio es un pacto, basado en el amor no humano, sino el amor de Dios en nuestros corazones. Ese amor del cual habla 1 Corintios (lee ahora el pasaje de Corintios). Amando con el amor de Dios el matrimonio será un pacto eterno. Para que esto suceda debemos sembrar buenas semillas en buena tierra que es nuestro corazón, que debe estar sano y dispuesto a perdonar así como Jesús perdonó todos nuestros pecados.

Hoy puedes tomar esa decisión de corazón delante de la presencia de Dios. Vamos a orar para que esto suceda.

Escalón 43: Subo en mi conocimiento del poder de un pacto.

Dinámica familiar: Busquen en la Biblia ejemplos de buenas familias. Anotar y declarar que tú tendrás la mejor familia.

Actividad: Encontrar estas palabras en la sopa de letras: Amor, Sufrido, Benigno, Jactancioso, No se irrita, Rencor, Goza, Justicia, Verdad, Cree, Soporta, Indivisible, Perdón, No tiene envidia, Espera.