Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids noviembre 2017

Domingo 5 de noviembre

“….y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”. Hebreos 12:2 RV 1960

Corre la carrera

Hebreos 12:1-2

Palabras para el maestro y líder Kids: Comenzamos un nuevo mes, ya pronto termina el año. Debemos tomar el último impulso en esta carrera de la fe sabiendo que Dios estuvo con nosotros y sigue estando. Nos ayudará en todas aquellas áreas en las cuales debemos seguir trabajando para llegar al final en victoria. Como sugerencia puede realizar actividades especiales (carreras, maratones, caminatas).

Introducción:

¿Alguna vez participaste en una carrera? Lo más emocionante es correr y ganar un trofeo, medalla o premio.

La clase de hoy nos enseña que la vida es como una carrera que está frente a nosotros. Muchas veces nos vamos a enfrentar  a  obstáculos y luchar, pero tenemos una gran multitud de testigos que nos está animando. Dios que nos ama  nos ayudará a enfrentar cada prueba u obstáculo que se presente. Jesús nos ayudará a terminar esta carrera si ponemos nuestra mirada en Él y no en los obstáculos.

Hoy vamos a leer en el libro de Hebreos en su capítulo 12, unos versículos que nos ayudarán a comprender lo que debemos hacer para correr en esta carrera de la fe para ganar el premio. Y lo primero que debemos entender es que en esta carrera tenemos testigos que nos están mirando. Hay una gran nube (como dice el versículo 1) y esto se refiere a esos héroes de la fe que nos precedieron (del cual habla el capítulo 11 y puedes mencionar algunos y mostrar imágenes) que así como nosotros en medio de la carrera tuvieron que enfrentar obstáculos pero se mantuvieron firmes y obtuvieron el premio, la recompensa. Varias cosas a tener en cuenta en esta carrera:

  1. Despojarnos del peso: Pensemos cómo nos sentimos cuando vamos al colegio con esa mochila cargada de libros, útiles, cuadernos; nos cuesta caminar, correr, no vemos la hora de llegar al aula o a casa para sacárnosla. ¿Por qué? Porque es algo que nos impide movernos con libertad. Piensen cuando nos vamos de viaje y llevamos valijas. La Palabra de Dios nos habla de que para correr la maratón de la fe, la carrera y llegar al final, tenemos que despojarnos del peso y del pecado, dejar de lado lo que estorba para que podamos vivir confiando totalmente en Dios. ¿Qué puede ser un estorbo? [Lleva fajas de colores con las palabras y/o también ilustra: enojo, malas palabras, malas actitudes, malas costumbres]. Por ejemplo los que corren, deben llevar una buena alimentación, descansar bien. Una mala costumbre es acostarse tarde, levantarse tarde, comer muchas golosinas, decir malas palabras; todos estos son pesos, pecados que estorban para que la Presencia de Dios se pueda manifestar libremente en y a través de nuestra vida. Despojarse significa: quitarse una ropa. Pensemos cuando llegamos acalorados y cansados, ¿qué hacemos? Entramos a la casa, nos sacamos los zapatos, el guardapolvo, etc. hasta estar frescos y sentirnos livianos. Bueno, de esta misma manera debemos quitarnos los pesos, las cosas que a Dios no le agradan y nos hacen mal.

El versículo 1 en la Traducción Lenguaje Actual dice así: Todas esas personas están a nuestro alrededor como testigos. Por eso en los años que nos quedan de vida debemos dejar de pecar, y dejar también de lado lo que nos estorba para vivir confiando totalmente en Dios. Porque la vida es como una carrera, y el pecado es como un estorbo que se nos enreda en los pies y no nos deja correr. La carrera dice que la tenemos que correr con paciencia: significa que no es una carrera de 100 o de 200 metros o 5 kilómetros, es una carrera que dura toda la vida. Tenemos que tener resistencia. Empieza cuando recibes a Jesús como tu Señor y Salvador, y termina cuando mueres.

Nota para el líder: Que el Espíritu Santo hable primero a tu vida para luego impartir y ministrar a los niños, que frente a los problemas y situaciones difíciles que les toque atravesar en la carrera de la fe, no bajen los brazos y corran con paciencia esta carrera de la fe.

Hupomone” (paciencia) significa “permanecer allí”. Es perseverancia, aferrarse, rehusando abandonar sin importar la fatiga y otras presiones para hacerlo. La resistencia junto a su sinónimo “makrothumia” (paciencia / sufrimiento largo), es un tema clave en Hebreos. El autor usa esta palabra cuatro veces en este pasaje (vs.1, 2, 3,7) y dedica dos otros pasajes a este tema (6:9-20; 10:32-39). Estos dos términos se usan más de 70 veces en el NT, porque es una cualidad de carácter muy importante para la vida cristiana.

  1. “Puestos los ojos en Jesús “- Como los jugadores corren hacia el frente sin mirar otro lado, nosotros debemos mirar solamente al Señor. ¿Por qué los caballos de carreras usan anteojeras? [Muestra una foto]. Los entrenadores de caballos tienen numerosas herramientas a su disposición que alientan a los caballos de carreras a correr más rápido. Una de estas herramientas es un conjunto de anteojeras, usadas por el caballo como parte de una capucha de tela. La capucha tiene agujeros hechos para los ojos, que están cubiertos de ambos lados por barreras que impiden que el caballo utilice su visión periférica extensa. Las anteojeras pueden lograr un caballo de carreras más concentrado que produzca tiempos de carrera más rápidos. “Puestos los ojos” viene de una palabra griega que significa: pensemos atentamente y profundamente, quita tus ojos, miradas de todas las otras cosas, nos exhorta para que miremos solamente a Jesús. Si mientras se corre, el jugador mira a su alrededor o mira la cámara, ¿qué sucedería? Por supuesto, se caería o llegaría tarde. “Puestos los ojos en Jesús” significa que debemos consultar con Él, escucharlo, y esperar en Él toda nuestra vida. Esto significa que en esta carrera debemos poner nuestra mirada en Jesús y no desviarla. No dejar que nada nos quite la fuerza para que así lleguemos al final de la carrera.
  2. “Por el gozo Él sufrió la cruz” – Jesús siendo el Hijo de Dios obedeció la voluntad del Padre y murió en la Cruz para tener el gozo de sentarse a la diestra del trono de Dios. A Él no le importó todo el sufrimiento, pues cada uno de nosotros éramos ese “gozo puesto delante de Él”. Nosotros también tenemos que sufrir y soportar las cosas que no nos gustan. Por ejemplo: debemos amar a los amigos y perdonar aunque hayan hecho algo malo. También, aunque tengamos sueño o queramos salir a jugar debemos venir a la iglesia para adorar al Señor.

Preguntas de respaso:

  1. ¿Qué debo dejar y echar en mi vida para seguir mi Carrera de Fe en Jesús?

Marca con una X.

Oración amor pereza  incredulidad queja ira celo ansiedad mentira perseverancia esperanza

  1. ¿Cómo puedo aplicar en mi vida “puestos los ojos solamente en el Señor”? (mirar menos el celular, leer la Biblia, ver menos televisión, despertarme temprano para ir a la iglesia).
  2. Para recibir el premio o recompensa debemos saber sacrificarnos.
  3. ¿Estoy teniendo paciencia y me sacrifico en algo por Jesús, en vida? ¿Cuál es?

Ej: No salgo a pasear, vengo a la iglesia para adorar a Dios.

 

Proclamo: ‘Soy uno más que corre la carrera  la fe’.

Actividad:

 

 

Ubico las palabras

 

 

______________________________________________

 

Domingo 12 de noviembre

“Olvidándome lo que queda atrás…. prosigo a la meta”. Filipenses 3:13 RV 1960

Paso del Jordán

Josué 2 y 3

Josué tenía una gran tarea: debía conquistar la Tierra Prometida. Durante muchos años fue «fiel en lo poco», sirviendo al gran líder Moisés. Ahora, Dios le había encomendado la dirección de un pueblo con millones de personas. ¡Al fin estaban cerca de la meta!  Lo que tanto anhelaban ya se estaba acercando y se cumpliría. Así como los hijos de Israel llegaron a la meta en esta gran carrera, cada uno de nosotros en este año correremos y llegaremos a las metas que nos propusimos a principio de año. ¡¡Es tiempo de correr!!

Josué no sabía lo que le esperaba, servía a Moisés y Dios veía su fidelidad y por eso lo escogió para esta gran tarea.

Introducción a la clase: Narrar con imágenes o mostrar de algún dispositivo la fábula de la tortuga y la liebre.

Había una vez una liebre y una tortuga. La liebre se burlaba de la tortuga, ya que ésta era muy lenta. Un día le hizo una apuesta de que le podía ganar en una carrera. Decidieron la meta. La tortuga se puso a caminar lo más rápido posible, pero su paso era muy lento. La liebre, que saltaba rápido, decidió descansar un rato. Se puso a dormir, riéndose de la lenta tortuga. Pasaron las horas. Al fin, la pobre tortuga, cansada del camino, llegó a la meta. ¡Qué sorpresa se llevó al ver que había ganado! La liebre recién se estaba despertando, y llegó tarde.

https://www.youtube.com/watch?v=8yEBYQYCIA4

(Aquí está el cuento de la tortuga y la liebre). También puede buscar imágenes, imprimir y llevar para que lo narre y muestre, si no dispone para verlo.

Desarrollo de la clase:

Para los más pequeños narra la lectura bíblica, para los más grandes lee los versículos claves y cuenta la historia.

¿Saben? Los israelitas tenían una meta. Muchas veces les parecía que iban a ‘paso de tortuga’. Vamos a hacer un dibujo para ver el largo camino que les llevó a la meta.

Nota: Este gráfico es solo para los preadolescentes:

(Dibuje primero una línea horizontal, de un lado a otro de la pizarra. Escriba «esclavos en Egipto» en un lado y «Tierra Prometida» en el otro. Dibuje luego los obstáculos y las bendiciones que hallaron por el camino. Trace la flecha indicando la meta. (Si no dispone de pizarra puede llevar este dibujo impreso e ir explicándolo).

¡Al fin el pueblo de Israel estaba cerca de la meta! Habían llegado a orillas del río Jordán y estaban listos para cruzar al otro lado. Josué y Caleb podían recordar el milagro que Dios hizo para que crucen al mar Rojo. Ahora se necesitaba otro milagro. Aunque miraban atrás para recordar cómo Dios había estado con ellos, debían mirar hacia adelante para conquistar la meta que se habían propuesto. ¿Cómo cruzarían los millones de israelitas? Josué había mandado dos espías para reconocer la tierra. Ellos regresaron dando la noticia de que la gente tenía miedo de los israelitas. ¿Qué hizo Josué? Lo mismo que había hecho Moisés cuando tenían problemas. Habló con Dios. Él Señor le dijo lo que tenía que hacer y Josué habló al pueblo.

¡Qué emoción habrá habido entre la gente! Todos se estaban preparando para cruzar el río. ¿Estarían haciendo lanchas y botes? No, nada de eso. Pero, ¿cómo iban a cruzar el río? Josué sabía lo que había de hacer. Dios se lo había dicho. Al pueblo le tocaba seguir las instrucciones.  Los sacerdotes se prepararon para la acción. Tomaron el arca del pacto (el cofre del tabernáculo donde se guardaban las tablas de la ley) y empezaron a caminar. El pueblo tenía que seguirlos a un kilómetro de distancia. En el momento que los sacerdotes pusieron sus pies en las aguas del Jordán, el agua que venía de arriba dejó de correr y se juntó en un gran montón. El agua que bajaba hacia el mar Muerto siguió corriendo hasta que se terminó. Así se dividió el agua del río, y los israelitas cruzaron en seco frente a la ciudad de Jericó. Llegaron a la meta propuesta.

Así cada uno de nosotros llegaremos a la meta, Dios estará con nosotros en todo lo que de acuerdo a Su voluntad nos propongamos.

 

Proclamo: Soy uno más que llega a la meta.

Actividad: Pintar con hermosos colores

 

Para que los más pequeños pinten:

 

 

Domingo 19 de noviembre

“Vivan de una manera…santa, porque Dios, que los llamó, es santo”.

1 Pedro 1:15-16 (Dios Habla Hoy)

CD: Eres mi Dios, “Santo Dios”

Filipenses 2:13

La canción que nos toca hoy habla de la santidad de Dios. No es tan difícil entender que Dios es santo. Lo difícil es que la Biblia dice que como Dios es santo, nosotros, Sus hijos debemos ser santos también. ¿Cómo es posible?

Ser santo significa estar separado, apartado, consagrado para Dios. Decir que somos santos significa que somos escogidos y separados para Dios. Nuestra vida debe regirse por los valores divinos. Decir que somos santos quiere decir además que estamos destinados para una función especial. Hemos sido apartados para servir al Señor dentro de nuestra familia, escuela, iglesia y barrio. Donde quiera que nosotros permanezcamos la gente debe notar que tenemos algo diferente. Lo podremos hacer con Su ayuda; seremos santos porque Dios es santo y nos llamó a serlo. Pablo en Filipenses 2:13 te dice hoy que Dios produce el querer, hoy vamos a orar para que esto suceda.

Dios es puro y perfecto. La palabra oscuridad muchas veces se relaciona con el pecado. La Biblia dice en 1 Juan 1:5 que Dios es luz y que en Él no hay tinieblas. Por esto, para acercarnos a Dios tenemos que mirar que todo aquello que está en nosotros y pertenece a las tinieblas, lo debemos quitar de nuestra vida. Dios es luz.

Hubo un hombre llamado Isaías, un profeta de Dios que tuvo una visión de Dios y de Su trono. Allí había muchos ángeles adorando a Dios y diciendo: “Santo, santo, santo, toda la tierra está llena de tu gloria”. Cuando Isaías tiene esta visión se llena de temor y  puede ver que está lleno de pecado y que Dios es santo.

Esta es una actividad para hacer con los preadolescentes:

Prepara tarjetas de índice con los siguientes versículos en un lado y las siguientes preguntas en el otro lado (No incluya las respuestas). Mientras llegan los niños, pídeles que seleccionen una tarjeta, que busquen el versículo y que escriban la respuesta de la pregunta en la parte de atrás de la tarjeta. Diles a los niños que se queden con las tarjetas para que puedan hablar acerca de cada escritura que va a ser vista en la lección.

Deuteronomio 32:4 – ¿Qué es lo que le hace a Dios santo? (Él es perfecto.)
Levítico 20:8 – ¿Cómo podemos ser santos? (Por obedecer a Dios.)
Salmos 34:9 – ¿Cómo podemos ser santos? (Por temer a Dios)
Salmos 111:9 – ¿Qué es lo que provee la santidad de Dios? (Redención/salvación por medio de Jesús.)
Isaías 5:16 – ¿Cómo va a ser probada la santidad de Dios? (Por medio de sus acciones justas, ejemplo justicia.)

 

Juego

Un gran surtido de recipientes utilizados para diferentes propósitos, algunos para buenos propósitos y otros para propósitos menores. Por ejemplo: una jarra, un candelabro, una botella de perfume, un tacho de basura, un plato para comida de mascota, etc.

Un recipiente hondo con agua, botellas de colorante, un vaso transparente.

LECCIÓN PRÁCTICA:

¿Qué tipo de recipiente eres?

Muestra cada uno de los recipientes y discute sus usos.

DISCUTA • Si pudieras ser uno de estos recipientes, ¿cuál serías? ¿Por qué? • ¿Existe algún recipiente que definitivamente no desearías ser? ¿Cuál? ¿Por qué? • ¿Llenarías esta jarra con agua limpia para tomar si estuviera sucia? (No, ya que el agua se ensuciaría y nadie podría tomarla.) • ¿Te gustaría comer tus alimentos en este plato para mascotas? (No. Ha sido usado para el propósito incorrecto.)

¿Puedes pensar en algunas de las cosas malas y pecaminosas que ves o escuchas cada día? Piensen y la dicen (Cada vez que un niño la diga, permítale añadir una gota de colorante en la taza con agua. Las sugerencias podrían incluir: pornografía, guerra, pobreza, prejuicio, egoísmo, aborto, hurto, maltrato, ser irrespetuoso con los padres o maestros, enojo, drogas, etc…). Aunque Dios nos ha apartado para ser santos y útiles, vivimos en un mundo muy pecaminoso. En ocasiones se hace muy difícil ser santo cuando vemos y escuchamos tantas cosas pecaminosas. En ocasiones se hace muy difícil ser útil, debido a que le ocurren tantas cosas malas a la gente y nos preguntamos, ¿cómo podemos hacer una diferencia en sus vidas? Pero nuestra verdad bíblica nos recuerda que “Dios me aparta para ser santo y útil”. Y nuestro versículo bíblico nos dice que “vivan de una manera…santa, porque Dios, que los llamó, es santo” 1 Pedro 1:15-16, Dios Habla Hoy

Dios te llamó para vivir una vida santa y apartada para Dios dentro de esta sociedad, de tu casa, escuela, barrio, amistades. Por más que todos digan o hagan cosas que no agradan a Dios, tú eres santo, tú eres apartado.

El Espíritu de Dios y Su Palabra los separan a ustedes. Aun en medio de las circunstancias más difíciles, pueden ser santos y útiles.

Tome tiempo para que los niños puedan compartir circunstancias en sus vidas cuando les ha sido difícil ser santos y útiles. Ore con cada niño mientras comparte, pidiéndole a Dios que lo aparte para ser santo y útil.

Ore y declare en voz alta con todos: “Padre celestial, gracias por borrar mis pecados. Gracias por apartarme para ser santo y útil. Continúa limpiándome y preparándome para hacer las cosas buenas que tienes planificadas para mí. Amén”.

Proclamo: Soy uno más que busca la santidad de Dios.

Actividad: Pinto con hermosos colores

 

______________________________________________

Domingo 26 de noviembre

“Corran, pues, de tal modo que lo obtengan” 1 Corintios 9:24 Nueva Versión Imternacional

Correr para ganar

1 Corintios 9:24-27

Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema. En el momento sintieron que se hundían, era imposible nadar en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente, pero era inútil, solo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sintieron que cada vez era más difícil salir a la superficie para respirar.
Una de ellas dijo en voz alta: -“No puedo más. Es imposible salir de aquí, esta materia no es para nadar. Ya que voy a morir no veo para qué prolongar este dolor. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por este esfuerzo inútil”.

Y dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez. Siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco. La otra rana, quizás más persistente se dijo: -“¡No se puede! Es imposible. Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quisiera morir un segundo antes de que llegue mi hora”. Y siguió pataleando siempre en el mismo lugar, sin avanzar un centímetro. ¡Horas y horas! Y de pronto… de tanto patalear y agitar, agitar y patalear…La crema se transformó en manteca. La rana sorprendida dio un salto, y patinando llegó hasta el borde del pote.

Hoy aprenderemos cuáles son las cosas que tenemos que hacer para correr esta carrera de la fe y ganar.

  1. La Disciplina

    Un atleta se esfuerza para obtener el premio:
    1. Se entrena.
    2. Se abstiene de cosas no sanas para su cuerpo.
    3. Se somete a la disciplina.
    4. Se priva de ciertas cosas.
    5. No pierde noches y no abusa de su cuerpo.
    Al contrario, lo acondiciona y lo cuida para la carrera, porque tiene los ojos puestos en el premio. El cristiano, nosotros los hijos de Dios, debemos ser disciplinados para poder obtener el premio. ¿En qué? En venir a la iglesia, a la Célula, orar, leer la Palabra, testificar, dar nuestras ofrendas (puede llevar láminas de estas palabras).II. Seguir el ejemplo de Jesús, nuestro maestro

Poner los ojos en Jesús, mirarlo a Él, seguir Sus pisadas. Jesús nos dejó un camino y encontraremos Su voluntad al leer la Biblia. (Puede jugar al juego del espejo, formar parejas y que una haga mímicas o hable y la otra persona lo imite, lo mejor que puede como si estuviera frente a un espejo; así debe ser nuestra vida mirarnos en el espejo de La Palabra: Jesús.

 

III. Alimentación Nutritiva
Un atleta necesita una alimentación nutritiva y balanceada.
Necesitamos tomar “la leche”, 1Pedro.2:2 nos dice: desead como niños recién nacido. ¿Cuántos de ustedes vieron tomar leche a un bebé? Muchas se desesperan por la leche, así debe ser nuestro amor por la Palabra de Dios pues para crecer y estar fuertes  para la carrera hacia la vida eterna se necesita alimento sólido y sano y así terminar la carrera.

¿Cuántos desayunan siempre? Esto es lo más importante mientras crecemos. Quizás te acostumbraste a no hacerlo. Esto no es bueno para tu salud. Debemos evitar también comer “comida chatarra”. Pide a los niños que den ejemplo.

IV. Los ojos en la Meta
El pasaje de hoy nos dice: “corro no como a la aventura”. Hay que correr con un propósito definido, una meta. No hacemos las cosas porque sí.
Cristo es nuestra meta, Él nos dará la corona si somos fieles hasta el final. Hoy te animo a levantar tu mirada y ponerla en Jesús y en todo lo que te ayudará a terminar la carrera. ¿Qué cosas te quieren distraer? Quizás malas amistades, programas de tele que no te edifican, mucho tiempo en la computadora.
Corramos con la mirada en el cielo.
Hoy queremos orar para que podamos correr y ganar, Jesús lo ganó en la Cruz, cada uno lo tenemos que alcanzar. Esta es la manera de correr para ganar.

  • Puede usar esta imagen para hacer un recordatorio de lo hablado todo el mes.

Proclamo: Soy uno más que corre y gana.

Actividad: Pinto con colores.

 

Otra actividad:

Ayudamos a los chicos a encontrar camino correcto a la buena alimentación.

 

 

Escribe en cada manzana cosas que te impiden correr la carrera de la fe.

Y en las manzanas de la canasta las cosas que sí te ayudan a correr y ganar.