Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids marzo 2018

Este es un mes muy especial pues cumplimos diez años desde que salió por primera vez Aliento Kids. ¡¡¡Estamos de fiesta!!! Una excelente oportunidad para hacer concursos de memorización de versículos de las clases de los domingos. Otra excelente oportunidad para premiar a aquellos kids que tengan todos los ejemplares de estos diez años. Te desafiamos aun a motivar a llevar Alientos kids a sus amigos y vecinos, para dar a conocer esta hermosa herramienta. Creemos que el Señor nos lleva a un nuevo nivel con cada niño y pre. Bendecimos tu vida y damos gracias a Dios por tu fidelidad la cual sabemos será premiada.

Para servirte,

Evangelina y Karina

Domingo 4 de marzo

“Y descendió con ellos, y volvió a Nazareth, y estaba sujeto a ellos….” Lucas 2:52 RV 1960

Un niño diferente

Lucas 2:39-52

Este mes de marzo, en que comienzas las clases hablaremos de Jesús, nuestro modelo, el ejemplo a seguir. El Hijo de Dios, estaba en la Presencia del Padre, como hombre que era y nació en esta Tierra y nos dejó muchos ejemplos a seguir. Comenzamos hoy cuando con la edad de 12 años, subió con sus padres a la fiesta de la pascua. Conoceremos qué hacía y qué características de Él nos da la Palabra. Las tomaremos para parecernos más a Jesús cada día.

Cuando Jesús cumplió doce años fue a Jerusalén a la fiesta de la Pascua, como de costumbre junto con toda su familia. (Aquí aprovechar a recordar, enseñar la importancia de venir con toda la familia, preguntar cuántos no vienen con su familia: orar y proclamar YO Y MI CASA SERVIREMOS AL SEÑOR). Al término de la fiesta, José y María, sus padres, comenzaron el viaje de regreso a Nazaret. Jesús se quedó en Jerusalén, sin que ellos se dieran cuenta. Pensaban que Jesús venía entre toda la cantidad de personas que regresaba de la fiesta. Así hicieron un día de camino. ¿Te imaginas?, un día caminando y no se dieron cuenta que faltaba su hijo. Luego comenzaron a buscar a Jesús entre los parientes y conocidos, pero no lo encontraron. Entonces regresaron a Jerusalén para buscarlo allí. Buscaron por tres días, y por fin lo encontraron. Estaba en el Templo, sentado entre los maestros de la ley de Moisés. Los escuchaba y también les hacía preguntas. Todos los que oían a Jesús se admiraban de su inteligencia. Se sorprendían de lo que contestaba cuando los maestros le preguntaban.

¿Te ocurrió esto alguna vez, o quizás te lo contaron de alguien o de vos mismo? Vas de compras o estás en algún lugar público, cuando escuchas un anuncio por el sistema de sonido (puede llevarlo grabado, o imitarlo en el mismo momento de la clase): ¡Atención! ¡Atención! Estamos buscando un niñito de seis años quien se ha perdido. Su nombre es Juan y está usando unos pantalones azules y una camisa roja. Si encuentra a Juan, favor de traerlo a Servicio al Cliente”. O como es costumbre en las playas, cuando se pierde alguien empiezan todos a aplaudir… ¡¿Cómo pudo haberse perdido ese niño?! Tal vez se alejó para ver juguetes y sus padres lo dejaron atrás. Quizás la mamá y el papá siguieron haciendo sus compras separadamente pensando que el niño estaba con el otro padre. ¿Puedes imaginarte lo preocupados que estarían los papás cuando se dieron cuenta que el niño estaba perdido? ¿Y qué de Juan? ¿Cómo crees que se sentía? Si había estado pasando un buen rato jugando, probablemente ni se diera cuenta de que estuviera perdido. ¿Te perdiste alguna vez? ¿Cómo te sentiste? ¿Tenías miedo, o estabas confiado de que tus padres te encontrarían y que todo estaría bien?

Esto fue lo que sucedió con Jesús. No sabemos mucho acerca de la niñez de Jesús, sabemos que una vez se perdió.

Como puedes imaginar, José y María estaban contentos de haber encontrado a Jesús, pero tal vez también estaban algo molestos con él. “Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros?” le dijo su madre. “¡Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando angustiados!”

“¿Por qué me buscaban?” le contestó Jesús. “¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?”.

Él podría haberse quedado pero entendía que su tiempo no había llegado (aunque con este hecho ya estaba mostrando para qué había nacido), pero se sujetó a sus padres y volvió con ellos. Hoy aprendemos que, así como Jesús obedecía a sus padres, nosotros también debemos hacerlo. Por eso la Palabra de Dios dice que crecía en su relación con Dios, con los hombres, en estatura y en sabiduría, todo lo necesario para prepararse para el día que fuera bautizado y comenzara a desarrollar el propósito por el cual había venido a la tierra, que era sanar, liberar, morir por nosotros y resucitar.

Vamos a ver esas cuatro áreas. [Lleva escrito para los más grandes o en diapositivas, o láminas con dibujos para los pequeños, puedes hacer un circulo y dividirlo en cuatro partes].

1-Desarrollo físico: Jesús crecía en estatura. Cuidar del cuerpo con buena higiene, alimentación adecuada (dejar de lado las golosinas), y ejercicio físico: caminar, andar en bici, etc.

2-Desarrollo intelectual: Jesús crecía en sabiduría. Tratar de cumplir de la mejor manera posible las tareas en la escuela. Este mes comenzamos las clases, tenemos que ser los mejores alumnos, destacarnos, brillar.

3-Desarrollo moral: Jesús gozaba del favor de la gente. Llevarse bien con los padres, hermanos, profesores, compañeros de escuela, etc. Tratarlos con respeto y cariño.

4-Desarrollo espiritual: Jesús gozaba del favor de Dios. Asistir regularmente a la iglesia para recibir enseñanza de la Palabra de Dios. Leer la Biblia y orar en casa, todos los días, leer tu Aliento Kids, venir a la Célula y Escuela Kids.

Subamos…Subamos….Subamos al escalón 9: Subimos en sabiduría y gracia para con Dios y los hombres.

Dinámica familiar: https://www.youtube.com/watch?v=adpEkaPjcfU

Pueden mirar en este link LA INFANCIA DE JESÚS y dramatizar el momento de Jesús en el templo.

Actividad: Ayudamos a José y María a encontrar a Jesús.

 

Domingo 11 de marzo

“Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17).

El bautismo de Jesús

Mateo 3:13-17

Querido maestro kids:

En algún momento de tu vida tuviste o tendrás la oportunidad de presentar a alguien importante. Muchas veces, en esos momentos, nos sentimos nerviosos, contentos, nos quedamos sin palabras o hablamos mucho. Cada uno reaccionamos de diferentes maneras.

Juan fue escogido por Dios para presentar al Salvador del mundo; ¿te imaginas la responsabilidad y la alegría que debe haber sentido cuando se enteró de Su misión?  Fue enviado al desierto para predicar y bautizar, y a su vez vivía una vida sencilla.

Una vez que cumplió su misión, fue recluido en una fría celda. Más tarde, fue decapitado. Verdaderamente, la misión de Juan fue solamente ser “una voz”. Pero fue feliz cumpliendo la voluntad de Dios. Querido Maestro Kids: Dios te escogió en este tiempo para presentar a Jesús a cada niño y pre, semana a semana; por esto, ora, ayuna, busca a Dios y cumple con alegría tu misión. Verás la recompensa no solo en tu vida, sino en la transformación de esos pequeños, que transformarán la Argentina.

Para captar el interés

Lleva a la clase fotografías de servicios de bautismos.

Tal vez, tu pastor le puede prestar algunas, mostrar videos resúmenes de tu centro regional o aun compartir tu propia experiencia.

Cuenta un poco acerca de la vida de Juan

¿Quién fue el muchacho que tuvo padres tan ancianos que podrían haber sido sus abuelos?  Juan.

Hoy día vamos a verlo predicando en el desierto, junto al río Jordán.

Su nacimiento fue un milagro.

Fue un niño distinto y especial.

Llevó una vida diferente.

Juan vestía ropa de pelo de camello y llevaba un cinturón de cuero. Su comida era muy sencilla: langostas y miel silvestre. No tomaba vino ni sidra. ¿Qué hacía en el desierto? Predicaba la palabra de Dios y bautizaba a la gente. “Arrepiéntanse de sus pecados”, era su mensaje. Mucha gente salía al desierto para ver a Juan y escuchar lo que predicaba. Cuando alguien se arrepentía, Juan lo bautizaba en el río. “Yo soy solo una voz que anuncia la llegada de un gran hombre –decía Juan–. Él es tan importante, que yo ni merezco arrodillarme a su lado para desatar las correas de sus sandalias. Él los va a bautizar en el Espíritu Santo”.

La gente escuchaba lo que decía Juan y esperaba la llegada de ese gran hombre. ¿Quién sería? Nosotros sabemos que era Jesús.

Un día, Juan vio que Jesús se acercaba. Venía para ser bautizado.

Jesús nació, creció y se hizo adulto, momento en el cual  Dios lo llamó para comenzar Su público ministerio.  El primer paso de esto era bautizarse. Juan bautizaba para arrepentimiento, lo cual no era necesario para Jesús. Él no tenía nada de qué arrepentirse, pero “para cumplir toda justicia”, pidió a Juan que lo bautizara. Jesús quiso “dejarnos ejemplo en todo”, para que sigamos Sus pisadas. Lo hermoso de este momento es lo que Dios, el Padre, dijo de Su Hijo: “Mi Hijo amado” y es lo que Dios dice de vos, hoy.

¡Pensemos!

La vida de Jesús es el modelo que Dios nos ha dado para que siguiendo Su ejemplo vivamos vidas que le agradan a Él. Vemos en la clase de hoy, las prioridades que Él tenía, Sus actitudes y Sus hechos. El bautismo de Jesús fue el evento que dio inicio a Sus tres años de ministerio público. Con el bautismo, Jesús se identificó con la humanidad perdida, aunque Él no tenía pecado. En la actualidad, el bautismo nos identifica con Jesús y demuestra que hemos reconocido la necesidad de que Él sea nuestro Señor y Salvador.

Hoy somos desafiados a seguir el ejemplo de Jesús tanto en cosas como el bautismo como en su estilo de vida para seguir subiendo a un nuevo nivel cada día.

Toma tiempo para ministrar y orar, haz sentir a los niños que Dios dice de ellos como dijo de Jesús: “sos mi hijo amado”, “me complazco”, “estoy contento de que me obedezcas y cumplas con Mi voluntad”. Ora por los niños y pre para que sean obedientes y sensibles al llamado de Dios así como lo fue Jesús.

Seguimos subiendo al escalón 10: Subo en mi obediencia al Padre.

Dinámica: Charlamos entre todos si ya hemos dado el paso del bautismo, si no averiguamos en la Célula y/o iglesia. Miramos también  JUAN EL BAUTISTA https://www.youtube.com/watch?v=GS7eVj_7ejY

Actividad:

Preguntas de repaso, para los preadolescentes

1. ¿A quiénes visitó el ángel Gabriel?

(María, José, Zacarias)

2. ¿Qué dijo el ángel a Zacarías?

(Que Elisabet tendría un hijo)

3. ¿Cómo tenía que llamarse ese hijo?

(Juan)

4. ¿Qué le pasó a Zacarías por no creer?

(Quedó mudo hasta el nacimiento del niño)

5. ¿Dónde predicó Juan?

(En el desierto)

6. ¿Quién vino a Juan para ser bautizado?

(Jesús)

7. ¿Cómo se presentaba Juan a sí mismo?

(“Yo soy la voz de uno que clama en el desierto”)

8. ¿Cómo presentó Juan a Jesucristo?

(“He aquí el Cordero de Dios”)

9. ¿Qué comía Juan?

(Langostas y miel silvestre)

10. ¿Qué vestía?

(Ropas de pelo de camello con un cinto de cuero)

Completo el crucigrama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encuentro las 10 diferencias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra actividad para escribir en ella el versículo (para los más pequeños)

https://www.sermons4kids.com/dove_craft_esp.pdf

¡En este link la encontrarás!

Para memorizar el versículo:

HUELLA DIGITAL EN EL VERSÍCULO BÍBLICO: Dele a los niños un papel y dígales que hagan un dibujo del versículo bíblico, el bautismo de Jesús. Pueden usar una almohadilla de tinta para hacer una huella digital y añadirle brazos, piernas y pelo para representar a Jesús saliendo del agua y otra huella digital, quizás del dedo meñique, para hacer la paloma, añadiéndole las alas, en el cuadro. Escriban el versículo bíblico sobre las olas.

 

Domingo 18 de marzo

“Y hemos visto su gloria, la gloria que como Hijo único recibió del Padre” (Juan 1:14, Dios Habla Hoy).

La transfiguración de Jesús

Mateo 17:1-9

En el cerro (hoy llamado “de la Transfiguración”), Jesús se reveló a Pedro, Juan y Santiago en algo de su gloria divina. Es por eso que Juan, muchos años después nos dice que él vio la gloria del Hijo de Dios.  Quizás todavía no viste la gloria. La gloria de Jesús es algo que no podemos entender. Jesús se reveló así, se transformó de esta manera para afirmar la fe de sus amigos. Para nosotros (la clase de hoy) debe afirmar nuestro deseo de conocerle más, adorarle mejor y esperar ese gran día para verle cara a cara, que Jesús se revele a nuestra vida, que este año que declaramos EN SU PRESENCIA, podamos verle a Él cara a cara y seamos nosotros transformados por Su presencia y Su poder.

Jesús tomó a tres de Sus discípulos, Pedro, Santiago y Juan y los llevó a una montaña para estar solo con ellos. Cuando estaban allí, una cosa maravillosa ocurrió. La apariencia de Jesús comenzó a cambiar. Su cara brillaba como el sol, sus ropas se volvieron blancas como la luz. Entonces Moisés y Elías aparecieron y hablaron con Jesús. ¡Sus discípulos no podían creer lo que veían! ¡Tampoco podían creer lo que escuchaban! Escucharon la voz de Dios diciendo: “Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él. ¡Escúchenlo!”.

Bueno, desde ese momento, Pedro, Santiago y Juan no dudaron quién era Jesús. Era el Hijo de Dios. Dios lo había dicho y era así. Pedro mismo dijo: “Nosotros mismos oímos esa voz que vino del cielo cuando estábamos con él en el monte santo” (2 Pedro 1:18).

En este momento hay muchas personas que todavía no saben quién es Jesús, pero nosotros sabemos quién es Él, ¿es así? Él es el Hijo de Dios. ¿Cómo lo sabemos? Porque Dios lo dijo y es así, no importa si otros lo creen o no.

¡¡¡Otro escalón más!!! Llegó el 10: Subiendo en el conocimiento de la gloria de Dios.

Dinámica familiar: Mirar juntos en la semana: “LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS

Actividad: Lean Apocalipsis 1:12-18 y hagan un dibujo grande de lo que Juan vio.

Pinto con colores:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejercito las sumas y restas y descubro palabras:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sopa de letras:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Completar crucigrama

Domingo 25 de marzo

Lucas 23:26-49

“Todos nosotros nos perdimos como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, pero el Señor cargó sobre Él la maldad de todos nosotros” (Isaías 53:6, Dios Habla Hoy).

La muerte y crucifixión de Jesús

Una palabra de aliento:

Cada persona, sea niño o adulto, debe saber que el pecado nos ha separado de Dios y solo a través de la muerte y resurrección, Jesús estableció “un puente” entre Dios y nosotros. Hoy, a través de esta clase, motivarás a cada niño y pre a decidir caminar por el “puente” para llegar a Dios. Los niños tendrán hoy la oportunidad de aceptar el regalo de la salvación. Ora en la clase, para asegurarte que todos los presentes reciban el regalo de la salvación: Jesucristo.

Lee y/o relata el pasaje bíblico de hoy:

La misión de Jesús aquí en la Tierra fue restaurar la amistad entre Dios y el ser humano la cual se había roto después de la caída del hombre en el huerto del Edén. El pago que cada persona tiene que hacer por sus pecados lo hizo Jesús con Su muerte en una cruz. Jesús cumplió Su misión y ahora tienes la opción de aceptar ese sacrificio de amor.

Jesús fue arrestado de noche y sin que nadie lo pudiera defender; fue acusado con testigos falsos que habían hablado en contra de Jesús. Antes de crucificarle le pegaron con látigos; en esa época estaban determinados cuántos latigazos recibiría de acuerdo al delito que la persona cometía; lo máximo eran 40 y a Jesús -sin haber cometido ningún delito- le dieron 39 latigazos. Con eso Jesús ya podía morir, pero debía pasar por otras circunstancias más para que la profecía se cumpliera.

Jesús iba llevando Su propia cruz, pero en el camino ya no podía por el peso de esos maderos y por todo lo que Él había pasado hasta ese momento; por esta razón le pidieron a un hombre llamado Simón de Cirene para que cargue la cruz donde Jesús sería crucificado. Junto con Jesús fueron crucificados dos ladrones de los cuales uno lo insultaba diciéndole que se salve así mismo y el otro tenía temor de Dios por lo cual Jesús le prometió que estaría con Él en el paraíso.

A los crucificados que no se habían muerto les quebraban las piernas, pero a Jesús, como vieron que ya no tenía signos de vida, le clavaron una lanza en el costado y de allí salió agua y sangre. En ese momento se oscureció el cielo y el velo del templo (que separaba el lugar santo del lugar santísimo) se rasgó de arriba a abajo.

Ante Pilato fue un hombre llamado José de Arimatea quien le pidió el cuerpo de Jesús para enterrarlo. Jesús les había dicho que iba a destruir el templo y en tres días lo volvería a construir y nadie entendía eso, pero Jesús se refirió a Su cuerpo que fue maltratado y destruido y que al tercer día resucitó de entre los muertos. Ante estas palabras dichas por Jesús se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos para pedirle a Pilato que refuerce la entrada al sepulcro para que los discípulos no vayan a robar el cuerpo para después decir que Jesús había resucitado.

Jesús -en esa cruz- cargó con todo nuestro dolor y nuestras enfermedades, pero resucitó, la semana que viene veremos cómo fue Su resurrección. (Invita a la Vigilia Anual de Semana Santa).

Ora por cada niño para que pueda comprender el sacrificio de Jesús en la cruz.

Otro escalón más, subo al 11: Acepto el sacrificio de Jesús.

Dinámica familiar: Mirar juntos en la semana DIGNO ES EL CORDERO https://www.youtube.com/watch?v=HuF5A1JjMY4&feature=youtu.be

Actividad: