Iglesia Visión de Futuro

Escuela Kids abril 2018

Domingo 1 de abril

“(Jesús) No está aquí, sino que ha resucitado, como dijo”.

Mateo 28:6    Dios Habla Hoy

Jesús resucitó y vive hoy entre nosotros

Mateo 28:1-15; Marcos 16:1-20; Lucas 24:1-12

Querido Maestro: Hoy es un día de celebración. Jesús no quedó en la tumba, ¡resucitó y vive entre nosotros! Vamos a celebrar porque Jesús venció la muerte. Jesús está vivo hoy. Debemos celebrar porque ¡nosotros también podemos vivir por lo que Él hizo hace tantos años!

¡Por esta razón, decora el aula con adornos, que ellos puedan experimentar que estamos de fiesta! Así como Jesús resucitó y todo cambió, así cambiará nuestra vida a partir de hoy. Ya no pensamos en el sufrimiento de Jesús sino en la victoria que conquistó en esa Cruz.  Nos enfocaremos en la derrota de Satanás, en el puente que Jesús estableció y en la libertad que nos dio a cada uno de nosotros. Si lo deseas y puedes prepar una torta o bolsitas con golosinas.

(Haremos un breve repaso de los hechos puntuales antes de la resurrección).

En la ciudad de Jerusalén había gran alboroto. La gente estaba asustada porque habían sucedido cosas muy raras. Habían crucificado a tres hombres, pero uno de ellos no era un ladrón. Sobre su cruz había un letrero que decía: «JESÚS DE NAZARET, REY DE LOS JUDÍOS». Los que lo habían visto contaban que tenía una corona de espinas sobre su cabeza, y pedía que Dios perdonara a los que le hacían daño.

Lo más extraño de todo era que al mediodía el sol se oscureció, hasta las tres de la tarde. Hubo también un gran terremoto. Las rocas se partieron y los sepulcros se abrieron.

Los que habían ido al templo, decían que la pesada cortina del Lugar Santísimo se había partido en dos, de arriba a abajo. No es raro que la gente estuviera asustada. «Verdaderamente era Hijo de Dios», decían los soldados que habían estado junto a la cruz». «Ha muerto nuestro Señor», se lamentaban las mujeres que habían seguido a Jesús. «Nuestro Maestro está muerto», decían los discípulos. Y lloraban desconsolados.

José y Nicodemo sepultan a Jesús. Lo pusieron en una tumba nueva. (Explica que los sepulcros eran como cuevas en las rocas). Los principales sacerdotes y los fariseos también fueron donde Pilato. Le pidieron que sellara la tumba y que pusiera guardias. Ellos pensaban que los discípulos de Jesús robarían el cuerpo del Señor, para decir que había resucitado. María Magdalena, una mujer de la cual Jesús había echado fuera siete demonios, pasó muy triste la fiesta de la Pascua. No sólo ella, sino todos los que amaban a Jesús. Ella esperaba que terminara la fiesta para ir al sepulcro y ungir el cuerpo de Jesús con perfumes.

María Magdalena y otras mujeres fueron al sepulcro muy temprano el domingo. «¿Quién quitará la piedra de la entrada?» se preguntaron, preocupadas. Pero al llegar al sepulcro tuvieron una gran sorpresa. La piedra estaba removida, ¡y el cuerpo de Jesús había desaparecido!

Dos ángeles les hablaron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? Jesús no está aquí, ¡ha resucitado!»  (Que los alumnos lo repitan varias veces)

Pedro y Juan van al sepulcro Las mujeres fueron a dar la noticia a Pedro y a Juan, y ellos corrieron al sepulcro para ver si era verdad lo que las mujeres decían. No encontraron a Jesús. Solo vieron los lienzos y el sudario en que Su cuerpo había sido envuelto. Jesús había resucitado como Él lo prometió. Lo más precioso del evangelio es saber que Jesús vive. No adoramos a un Dios muerto; no veneramos a una figura de yeso. No tenemos una tumba con el cuerpo de nuestro Dios. ¡Tenemos un Dios vivo! Jesús no está en la tumba. ¡Él ha resucitado! Así como María fue a dar las buenas nuevas de que Jesús estaba vivo, tú y yo podemos decir: ¡Jesús vive!

Ora para que todos reciban el poder de comunicar las buenas nuevas de salvación.

Subimos a un nuevo escalón el 13: Subo a vivir una vida de resurrección.

Dinámica familiar (Puede pasar en la clase) Mirar en la semana con tu familia este link y agradezcan juntos porque Jesús resucitó y vive…. Relatos Animados del Nuevo Testamento – Él Ha Resucitado

https://www.youtube.com/watch?v=qKQHDqqR7Hc&feature=youtu.be

Actividad:

 

Camino a la tumba vacía

 

Palabra clave de esta clase. Sigue los caminos y la encontrarás

 

 


Domingo 8 de abril

“Así dice el Señor: yo les daré aliento de vida, y ustedes volverán a vivir”. Ezequiel 37:5 Nueva Versión Internacional

Los huesos cobran vida

Ezequiel 37:1-14

Palabras para el maestro/líder kids:

Comienza la clase proclamando que las situaciones difíciles que puedan estar atravesando los alumnos van a ser transformadas, ora para que la clase de hoy sea impartida al espíritu de cada niño y pre y crean que milagros y transformaciones sucederán en sus vidas y familias.

A Ezequiel le sucedió algo raro. Dios llevó a Ezequiel lejos de su hogar al medio de un valle. El valle estaba lleno de huesos que estaban esparcidos en todo el plano. Los huesos estaban muy secos. Luego Dios le preguntó a Ezequiel, “Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?” ¿Qué piensas que respondería si te hiciera esa pregunta? Ezequiel respondió que sólo Dios podía saber la respuesta. Dios le dijo a Ezequiel que profetizara, ¿qué es profetizar? Es proclamar, hablar palabras de vida, declaraciones de poder, en este caso, que hablara a los huesos secos. Ezequiel tenía que hablar a los huesos secos y darles el mensaje de Dios. ¿Se imaginan hablarle a los huesos secos? (Si pudiera llevar un hueso seco y háblele para ver si sucede algo).

Pero eso fue lo que Dios le pidió que hiciera a Ezequiel. Dios les dijo a los huesos secos que Él los iba a juntar de nuevo. Iba a ponerles carne y piel. Dios iba a dar aliento de vida a los huesos. Así también Dios quiere hacer con tu vida, quiere darte aliento, ánimo, esperanza. Si te sentiste desanimado, sin fuerzas, seco, vacío por los problemas que hay en tu casa, ahora mismo vamos a profetizar sobre estas situaciones.

Maestro: Lleva versículos escritos en fajas de cartulinas para profetizar sobre situaciones puntuales que viven los niños problemas familiares, soledad, sabiduría para estudiar, dirección, burla de los compañeros: Salmos 20:1-2, Salmos 143:10, Salmos 39:7, Salmos 40:17, Salmos 4:1, Salmos 23:1 y úsalos en este momento para profetizar cambios y cosas nuevas sobre ellos.

Sabemos que Dios es el Creador de todas las cosas. Nada es imposible para Él y Ezequiel también sabía esto y por eso no dudó en obedecer a Dios. Lo que sucedió es que los huesos revivieron y se pusieron de pie. Había tantos que eran como un gran ejército.

Mostrar esta ilustración

Dios dijo que los huesos representaban al pueblo de Israel. Estaban diciendo que no tenía esperanza,  Israel se sentía así porque eran cautivos en un país lejano. Eran esclavos. Dios le dio un mensaje a Ezequiel para Israel. Dios prometió regresar a Israel a su tierra. Dios dijo que iban a saber que Él es Dios y que ellos son Su pueblo. Dios prometió juntar a Israel de todos los lugares donde había sido esparcido. Nunca más iban a ser divididos. De nuevo iban a ser una nación. No iban a adorar ídolos. No iban a hacer el mal. Dios los iba a limpiar y purificar. “Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios” (Ezequiel 37:18-23 Nueva Versión Internacional).

Y esto mismo es lo que Dios dice de cada uno de nosotros, Dios prometió hacernos santos y puros a causa de lo que hizo Jesús (murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos).

Para los pre, preguntas de repaso:

  1. ¿A dónde llevó Dios a Ezequiel? (Dios llevó a Ezequiel a un valle llenó de huesos secos.)
  2. ¿Qué tenía que hacer Ezequiel? (Ezequiel tenía que hablarles a los huesos secos.)
  3. ¿Qué le dijo Dios a Ezequiel? (Dios iba a dar aliento de vida a los huesos.)
  4. ¿Qué más prometió hacer Dios por Israel? (Dios prometió regresar a Israel a su tierra.)

Aplicación para fijar la lección de hoy

¡Hmm, hmm! Miren lo que tengo… ¡fideos guiseros! Me encantan los macarrones, ¿les gusta a ustedes? ¿Les gustaría probar mis fideos? (Ofrézcales algunos de sus fideos crudos). Esto no se ve como los fideos  que mi mamá hacía. Me pregunto si son ricos. (Cómete uno.) Parece que le falta algo… ¿Qué creen que le hace falta? Bueno, primero, estos fideos no han sido cocinados. Para hacerlo tenemos que hervir agua y echarlos hasta que se pongan suaves. Después tenemos que colarlos, sacando el agua, y luego añadirle algunas otras cosas para que tengan un buen sabor. Tenemos que añadirle un poco de salsa y algún queso y moverlos hasta que estén bien mezclados. Si los ponemos en el horno y los horneamos por 20 minutos, estos fideos secos secos y desabridos (sin sabor) vuelvan a la vida.

Esto fue lo que hoy vimos en la clase. Si tienes la oportunidad lleva fideos cocinados con salsa y que los prueben y vean la diferencia.

Así es cuando pasa algo muy difícil en nuestras vidas. Algunas veces es complicado pensar que algo bueno pueda ocurrir… todo parece ser como el valle de los huesos secos. Pero, tal como sabemos que estos fideos podían llegar a ser ricos, sabemos que las cosas difíciles de la vida pueden mejorar. Al igual que Dios le dio vida en el valle a los huesos secos con el aliento de su Santo Espíritu, con el aliento del Consolador, Dios puede mejorar las cosas negativas de nuestra vida. Y lo hará, cuando nosotros confiemos en que Él lo hará.

Oremos. Padre Celestial, en ocasiones nos enfrentamos a cosas difíciles y la vida puede verse sin esperanza alguna. Ayúdanos a recordar la lección de los huesos secos. Si puedes hacer que huesos secos vuelvan a tener vida, puedes hacer algo bueno de las cosas difíciles de nuestra vida. Hoy me determino a profetizar, a hablar palabras de vida a mi vida y a toda situación difícil en el nombre de Jesús Amén.

Otro escalón para subir y llegamos al 14: Subimos a hablar palabras de vida.

Dinámica familiar: Analizamos situaciones en la familia a la que necesitamos declarar vida y salud.

Actividad:

 

 

 

 

Pinta a Ezequiel

 

 


 

Domingo 15 de abril

“…Heme aquí, envíame a mi…”.   Isaías 6:8

Llamado de Isaías

Isaías 6:1-13

¿A quién le gustan las malas noticias? Piensan qué es mejor: ¿recibirlas o darlas? Y si Dios te pidiera que dieras una mala noticia: ¿Qué harías? Hoy vamos a hablar sobre Isaías, un hombre llamado por DIOS a quien Dios usó para hacerle ver al pueblo su mala conducta.

Hace mucho tiempo vivió un hombre llamado Isaías. Isaías amaba mucho a Dios. Dios le habló a Isaías y le preguntó, “¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?” (Isaías 6:8 NVI). Isaías respondió, “Aquí estoy. ¡Envíame a mí!” Isaías le dijo a Dios que él iba y le daba el mensaje de Dios al pueblo. El trabajo de Isaías era de darle al pueblo el mensaje de Dios. Dios le dio al pueblo noticias importantes. Así si hoy tú respondes como Isaías, serás su buen representante y muchos lo conocerán.

Cuando Isaías se encuentra con Dios, reconoce que era impuro a causa de su pecado, pero esto no impidió que respondiera al llamado de Dios y hacer lo que le pidió. Así como a Isaías Dios te llama y Su anhelo es que respondas como lo hizo el profeta.

En el capítulo 6, Isaías describe ver al Señor. “Vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo, también vio a los ángeles de Dios adorando a Dios”. Era diferente de cualquier otra cosa que había visto. Describe a los ángeles, “Por encima de él había serafines, cada uno de los cuales tenía seis alas: con dos de ellas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban”. Los ángeles adoraban a Dios. Isaías los oyó, “se decían el uno al otro, ‘Santo, santo, santo es el SEÑOR Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria”.  Isaías tenía miedo porque sabía que no estaba puro, por su pecado porque había hecho mal y no merecía ver a Dios. “¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡y no obstante mis ojos han visto al Rey, al SEÑOR Todopoderoso!”. La Biblia nos dice que todos hemos pecado. (Romanos 3:23). Si confesamos nuestros pecados Dios nos perdonará (1 Juan 1:9). Por eso Dios le dio la oportunidad de dejarse limpiar como hoy te la da a vos.

Isaías dijo que un ángel, un serafín, voló hacia a él. El serafín tenía en la mano un brasa con unas tenazas. Tocó la boca de Isaías con la brasa y dijo, “Mira, esto ha tocado tus labios; tu maldad ha sido borrada, y tu pecado, perdonado”. Luego Isaías oyó a Dios hablar. Estaba haciendo una pregunta. Dios preguntó: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?”. Isaías respondió: “Aquí estoy. ¡Envíame a mí!”. Isaías le dijo a Dios que él iba y le daba el mensaje de Dios al pueblo. Isaías le dijo a Dios que él quería hacer la voluntad de Dios. Fue profeta de Dios e hizo la obra de Dios. Isaías le dijo al pueblo lo que Dios le dijo.

De esta misma manera Dios quiere que nosotros respondamos a Su llamado y digamos: HEME AQUÍ, ENVÍAME A MÍ.

Ora para que cada niño y pre presente responda al llamado de Dios.

Preguntas de repaso:

  1. ¿Quién era Isaías? (Isaías era un profeta de Dios.) 2. ¿Qué le sucedió a Isaías? (Isaías vio a Dios.) 3. ¿Qué dijo Isaías cuando Dios lo llamó? (Isaías dijo: “Aquí estoy. Envíame a mí”). 4. ¿Qué hizo Isaías? (Isaías le dio al pueblo el mensaje de Dios).

Vamos subiendo de gloria en gloria: escalón 15: Subimos en responder Sí a Su llamado.

Dinámica familiar: hablen entre todos acerca de que hubieran experimentado si ven la Gloria de Dios como la vio Isaías.

Actividad: Pinto

 

 

Domingo 22 de abril

“El que confía en su propio corazón es necio… Mas el que confía en Jehová prosperará”.

Proverbios 28:25-26  Dios Habla Hoy

Sansón

Jueces 13 al 15

Hoy vamos a aprender juntos que cada persona es única para Dios y que Él tiene un propósito especial y particular para cada una de ellas, cuando escuchamos la voz de Dios y estamos “en Su presencia” y confiamos en Él, todo nos saldrá bien. Cuando no confiamos o no obedecemos tenemos que pagar las consecuencias. Sin embargo, Dios puede utilizarnos aun cuando somos “necios”.

 

Hoy aprenderemos dos cosas muy importantes:

  • Todos, muchas veces, somos tentados a desobedecer a Dios porque queremos agradar a los demás o porque queremos tener algo que nos parece importante. De la vida de Sansón aprenderemos que Dios siempre quiere lo mejor para nuestra vida, aunque a veces no lo podamos ver ni entender. Dios hizo cumplir Su plan en la vida de Sansón, pero a Sansón le costó su vida. Dios sigue con Sus propósitos a pesar de nuestra desobediencia. Sin embargo, todo sale mejor cuando escuchamos Su voz, decidimos confiar en Él y le obedecemos.

 

  • Es muy importante que los niños aprendan que cada persona es “única” para Dios y que Él tiene un propósito especial para cada vida. La Biblia nos enseña que cuando escuchamos la voz de Dios (ya sea a través de la Biblia, un buen consejero, un ángel, un sueño) y decidimos confiar y obedecer, vamos a prosperar. Cuando no confiamos o no obedecemos tenemos que pagar las consecuencias. Sin embargo, Dios puede utilizarnos aun cuando somos “necios”, como lo hizo con Sansón.

Con anticipación busca algunas “adivinanzas” comunes. Empieza la clase hablando de lo divertido que son las adivinanzas. Sería bueno tenerlas escritas en papel pero sin la respuesta. Para que ellos descubran la respuesta, puedes darles algunas “pistas” con dibujos o láminas.

Lee la historia bíblica con anticipación. Lo mejor sería contarla por medio de acertijos o enigmas. Busca dibujos o láminas que les ayuden a contestarlos. Los conceptos importantes de esta clase son:

  1. Dios tenía un propósito especial para la vida de Sansón. Antes de su nacimiento fue anunciado por medio de un ángel.
  2. Para dar evidencia de su deseo de obedecer a Dios Sansón tuvo que hacer algunas cosas específicas.
  3. Sansón empezó a sentirse orgulloso de su poder (¡se le olvidó que ese poder venía de Dios!) y decidió seguir su propio camino.

Cuenta la historia o por lo menos parte de ella en tus propias palabras. En las partes más importantes puede usar acertijos como estos:

  1. Se parece a un hombre, habla nuestro idioma, trae un mensaje que no es suyo, desaparece sin decir “Adiós”. ¿Quién es? (respuesta: un ángel).
  2. Un niño nacido para algo especial, su pelo nunca fue cortado, su vida era recta, decidió seguir a Dios y Dios le dio una fuerza extraordinaria. ¿Quién fue? (respuesta: Sansón). ¡Puedes elaborar otros mejores enigmas!

Usa la misma adivinanza que Sansón utilizó para confundir a los 30 compañeros. Es una historia interesante y a la vez muestra que Sansón había empezado a caminar por su propio camino. Es importante aclarar que él no debía casarse con una mujer que no conocía a Dios, pero decidió hacerlo y así desobedeció a Dios. ¡El resultado fue desagradable! Sansón sufrió las consecuencias de sus hechos de la misma forma que nosotros sufrimos hoy en día cuando decidimos no obedecer a Dios

 

Vamos subiendo a un nuevo nivel y llegamos al 16 subiendo más en la obediencia

Dinámica familiar:  Mirar juntos…. PELIÍCULAS PARA NIÑOS GRANDES HÉROES DE LA BIBLIA SANSÓN Y DALILA https://www.youtube.com/watch?v=aA93NBNrROg

EL MENSAJE SECRETO DE SANSÓN. Sansón fue el hombre más fuerte que ha existido. Una vez partió un león con sus propias manos. Otra vez mató 1,000 enemigos y en otra ocasión sacó las puertas gigantescas de la ciudad y ¡las llevó a un monte! Dios le dio la fuerza a Sansón. Sus padres le prometieron a Dios nunca cortar el pelo de su hijo. Cuando le cortaron el pelo perdió su fuerza. Los enemigos de Sansón, habían pagado a Dalila para que descubriera el secreto de su fuerza. Sansón amaba a Dalila y por lo tanto, le dijo el secreto. Cuando perdió su fuerza, los enemigos le capturaron y le sacaron los ojos. Un día cuando el pelo de Sansón había crecido de nuevo, él derrumbó el templo haciéndolo caer encima de ellos y de él mismo. La fuerza de Sansón provenía de Dios.

Haz una X en cada Q, X o K para descubrir de dónde viene nuestra fuerza.

K N X Q U K E Q K X S X Q T K Q R K X Q A X K Q Q F X Q U X K E K Q R K Q K Z X X K Q A V K X I Q Q K E Q X Q X N K K Q X X E D K E K Q X X D K Q I X Q K O X Q S K Q X K Y Q X D Q X K E K K Q X K S Q X K K U X Q Q P K X X A K Q X L K K A X Q B K Q Q R X K Q A Q K

 

Mensaje Secreto:

____________________________________________________________________________

Actividad: Pinto

 

Descubrí las sombras correctas!

 

Pinta, recorta y pega, recordando la historia de Sanson, las consecuencias de desobedecer


 

Domingo 29 de abril

“No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos”. Filipenses 2:3 Nueva Versión Internacional

Abraham y Lot

Génesis 13:2-9

Esto que dice el versículo de hoy fue lo que hizo Abraham. Abraham le dijo a Lot que no quería discutir. Abraham escogió tener paz con Lot y dejó que Lot escogiera primero. Lot escogió la tierra donde iba a vivir. Dios le había prometido la tierra a Abraham, no a Lot. Pero Abraham era un hombre humilde. Aunque era mayor, era a quien Dios había llamado, era a quien Dios le prometió la tierra prometida. Hoy veremos de qué cosas nos tenemos que apartar para que Dios hable a nuestras vidas como habló a Abraham.

¿Recuerdan que hablamos de un amigo de Dios? Sí, era Abram. Él y Sarai, su esposa, hicieron un viaje muy largo, como de 1.650 kilómetros. (Compara con una distancia conocida: Córdoba y las Cataratas del Iguazú, por ejemplo, o Buenos Aires y Bariloche; averigua otras). Demoraron días, semanas, y meses. También los acompañaba su sobrino Lot.

La tierra de Canaán era muy hermosa; había lindos pastos para el ganado. Y los necesitaban, porque tanto Abram como Lot eran muy ricos. La Biblia nos dice que Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro… También Lot, que andaba con Abram, tenía mucho ganado. La tierra no era suficiente para que viviesen juntos. Abram y Lot eran buenos amigos; pero entre sus siervos y pastores comenzaron las peleas. No había pasto suficiente para todo el ganado, y a veces se confundían las ovejas de Lot y las ovejas de Abram. Asi que Abrahan decidió ir en el sentido opuesto a su sobrino Lot. Le dijo lo siguiente: -La tierra es grande y hermosa. No hay por qué pelear. Si tú vas a la izquierda, yo voy a la derecha. Si tú vas a la derecha, yo voy a la izquierda. Escoge, sobrino. Lot miró la tierra que estaba delante de él. Vio un valle hermoso y fértil, con lindos pastos para el ganado. Egoístamente, escogió la mejor tierra. Así fue que las dos familias se separaron. Lot llevó consigo todo lo que le pertenecía y se fue a vivir en la tierra que había escogido. Abram, a quien Dios le dio todas esas tierras, quedó en las colinas junto con Sarai, los siervos, y las riquezas que tenía. Abram era bueno. No le importó que Lot haya escogido lo mejor. Él sabía que Dios estaba con él y que lo seguiría ayudando en todo. Luego Dios habló una vez más a su amigo Abram. «Alza ahora tus ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, hacia el oriente y el occidente –le dijo–. Toda la tierra que ves la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra». Dios vio el corazón generoso y la humildad de Abram y le confirmó la promesa de hacerlo una nación grande.

Subamos rápido un escalón  más y llegamos al 17: Subimos en la comunión con Dios.

Dinámica familiar: Hablar de aquellas cosas que estorban para que se cumpla el propósito de Dios. Tomar la decisión de apartarnos de ellas.

Actividad:


Pinto!