Iglesia Visión de Futuro

Comentarios Células Kids octubre 2018

Lunes 1 de octubre

Ayudémonos unos a otros (Parte 2)

Lectura bíblica: Génesis 2:15-18; Marcos 12:28-31; Efesios 2:19; Hebreos 10:24; Santiago 1:27.

Versículo para memorizar: “Si alguien afirma: Yo amo a Dios, pero odia su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto”. 1 Juan 4:20 (Nueva Versión Internacional)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Debe amar a su prójimo como Dios lo ama a él.
  • Crea: Pertenece a la familia de Dios, por ser Su hijo.
  • Ore: Amar de corazón a su prójimo.

Introducción: El amor es el vínculo más importante.

*Querido líder: Escribe la palabra AMOR en un afiche y pide a los niños y pre que piensen en quiénes aman y lo escriban en el afiche.

I. Somos una gran familia.

A. Debemos crecer en amor y en hacer buenas obras.

B. Ser compañeros cristianos, nos ayuda a crecer en nuestra relación con Dios y con los demás.

Cierto día, Jesús, en el templo enseñaba a las personas que allí estaban. Uno de los líderes religiosos le preguntó a Jesús: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante?”. ¿Cuál creen ustedes? ¿Cuál creen que Jesús dijo que era el más importante? (Líder, puedes llevar dos corazones: uno que diga, “AMAR A DIOS” y el otro “AMAR A TU PRÓJIMO”. Muestra el corazón que dice “AMAR A DIOS”). Jesús le contestó: El más importante es este: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. ¿Cómo pueden amar con todo su corazón, alma, mente y fuerzas? (Deja que ellos se expresen). Pero… vamos a seguir leyendo lo que Jesús dijo después, (muestra el corazón que dice: “AMA A TU PRÓJIMO”). “El segundo es éste: Ama a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Todos sabemos quién es nuestro prójimo? Mi prójimo son todas aquellas personitas que están a mi alrededor (familiares, vecinos, compañeros de la escuela, los integrantes de la Célula, tu profe, maestro, aun tus enemigos, esos que no soportas…). Amar a tu prójimo es ponerte en el lugar del otro, es tratarlos como te gustaría que te traten a ti. Aquí podemos ver que Jesús no nos sugiere que amemos, sino que es un mandato divino, es decir sí o sí tenemos que amar, bendecir, ayudar, alentar, acompañar, mimar, etc. Es olvidarnos de lo que nosotros queremos, necesitamos, lo que queremos hacer, para darle al otro el lugar y así poder ayudarlo. ¡¡Qué bueno sería que durante la semana puedas ver cómo ayudar a alguien, ya sea en tu casa o en otro lugar, sirviendo, haciendo un favor antes de que te lo pidan!! Amar también es escuchar al otro, orar por su situación, tomarte el tiempo de visitar o acompañar a quienes están enfermos o solos, lo puedes hacer con alguien mayor que te acompañe. No creas que no puedes ayudar porque eres pequeño, hay muchos niños y pre que te necesitan. Todos somos necesarios, vos también muchas veces necesitas ayuda y es hermoso ver a alguien que te brinda su apoyo y te da o alcanza lo que necesitas. Dios desea que siempre busquemos lo mejor para otros. Debes tratar a tu prójimo, con mucho amor; ser bondadosos con ellos, perdonarlos cuando te dicen cosas que te duelen mucho, siempre estar dispuesto a ayudarlos en lo que sea y ser sus amigos. Estos son los mandamientos que Jesús dijo que eran los más importantes. ¡Uyyyy, me dirás no es tan fácil cumplir con ellos! Debes pedir la ayuda de Dios todos los días, para poderlos cumplir. También pídele al Señor que puedas amar como Él lo hace. Jesús te ama a pesar de que no siempre le obedeces y que a veces te portas mal.

Si alguien afirma: Yo amo a Dios, pero odia su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto” (1 Juan: 4:20). Demostramos que amamos a Dios amando a nuestro prójimo, si no somos mentirosos. ¡Cuidado!

C. Solos y aislados nada podemos hacer.

Todos nosotros pertenecemos a una gran familia, porque somos hijos de Dios, hermanos los unos con los otros. Hemos sido adoptados por un mismo Padre, que nos ama a todos por igual. Ya no estamos solos, a la deriva, haciendo lo que queríamos, lo que más nos gustaba, es decir ‘haciendo la nuestra’, andando por caminos equivocados y pensando solo en nosotros, siendo egoístas sin ver la necesidad del otro. Porque aprendimos que solos, en nuestras fuerzas, nos cansábamos y lo que hacíamos estaba muy mal. Dios nos creó para vivir en una comunidad, por eso creó primero al hombre y luego le dio una mujer, para que formaran una familia. Hemos sido creados para relacionarnos, aceptarnos y amarnos los unos a los otros.

Conclusión: Como somos una familia, entre hermanos debemos amarnos.

Oración: Que seamos uno en Cristo.

Acción: Querido líder, lleva revistas para que los niños corten distintas imágenes que muestran como amar a Dios y al prójimo. Luego la pegarán dentro del corazón que se le entregará a cada uno.

Preadolescente: Elige la palabra que mejor vaya con la definición.

_1- Regla o ley; dirección o instrucción para hacer algo.

  • Corazón B- maestro  C- amar  D- mandamiento

_2- Tener un sentimiento de cariño o atracción profunda hacia alguien.

  • Amar B- Dios  C- segundo  D- contestar

_3- Una persona que vive cerca o al lado de otra.

  • Ley B- gran  C- prójimo  D- corazón

_4- El creador del cielo y la tierra; al que adoramos.

  • Segundo B- maestro  C- Dios  D- amar

_5- Sistema de reglas y principios.

  • Gran B- ley  C- contestar  D- maestro

_6- Centro de las emociones y sentimientos de una persona.

  • Maestro B- amar  C- ley  D- corazón

 


 

Lunes 8 de octubre

Amar y hacer buenas obras

Lectura bíblica: Juan 15:13; Hechos 2:44-47; Romanos 12:9-10, 13; 1Tesalonicenses 3:12-13.

Versículo para memorizar: “Esa esperanza no nos va a fallar porque Dios nos dio el Espíritu Santo, quien ha derramado el amor de Dios en nosotros”. Romanos 5:5 (La Palabra de Dios para Todos)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Debe amar no solo con palabras sino con hechos.
  • Crea: Dios lo ha creado para amar y hacer buenas obras.
  • Ore: Tener ese amor fraternal.

Introducción: El amor fraternal (es el amor entre hermanos) se manifiesta en buenas obras.

I. El amor a Dios conduce a buenas acciones.

A. Hacia nuestros hermanos, no solo con palabras sino con el ejemplo, amándolos y sirviéndolos.

B. Debemos insistir en amarnos unos a los otros (amor fraternal).

Todos pertenecemos a una familia, cuyos integrantes son: papá, mamá, hermanos, abuelos, tíos, hijos, sobrinos. En la iglesia pasa algo parecido, sabemos que Dios es nuestro Padre, somos Sus hijos, y como resultado somos hermanos en la fe. Como toda familia, la familia de la fe tampoco es perfecta. Porque está formada por personas que cometen errores. ¿Cometes errores? Por supuesto que sí, como todos. Pero lo bueno es que el Señor nos ordena que nos amemos entre hermanos, no solo con palabras sino con hechos. “Esa esperanza no nos va a fallar porque Dios nos dio el Espíritu Santo, quien ha derramado el amor de Dios en nosotros” (Romanos 5:5).

Sirviendo, ayudándonos, aceptándonos tal cual somos y haciendo buenas obras todas las veces que podamos. Necesitamos la familia cristiana, porque podemos orar unos por otros y compartir lo que tenemos, como puede ser comida, ropa o, hasta a veces. dinero. Adorar juntos y aprender más acerca de Dios.

Como cristianos debemos amar con sinceridad, rechazando y dejando de lado todo lo malo, siguiendo siempre el bien. Amándonos y respetándonos unos a otros. Trabajando con mucho entusiasmo para el Señor, dejando de lado la pereza. Mientras que esperamos al Señor, debemos mostrar alegría, pacientes cuando pasemos por problemas y constantes en la oración.

También debemos compartir lo que tenemos y recibir en nuestras casas aquellas personitas que lo necesiten, esto es lo que dice Romanos 12:9-13.

C. Como lo hacían en la iglesia primitiva, el gozo o llanto de uno era el gozo o llanto de todos.

¡¡Qué ejemplo de unidad, amor, compasión, generosidad, gozo, buenas obras y también tristezas compartían los de la iglesia primitiva!! Ellos sí que nos enseñaron con sus ejemplos, no fueron tan solo palabras sino hechos. Ellos se reunían habitualmente, para orar, alabar, adorar, leer la Biblia y se ayudaban unos a otros con sus problemas. A veces se reunían en las casas o en el templo. La mejor manera de estar en comunión los unos con los otros, es estar en comunión con el Señor. ¿Qué es lo que más te gusta de ser parte de la familia de Dios?                                               

Conclusión: ¡Qué bueno es saber que podemos ayudarnos unos a otros, que no estamos solos, podemos recibir aliento y cuidado en el cuerpo de Cristo!

Oración: Ser un verdadero cristiano.

Acción: Niño: Dibuja el sol, algunos pajaritos, flores, plantas y luego colorea el dibujo. Imagen 2.

Preadolescente: Hechos 2:42, 44-47 (RVR).

SUBRAYA LA RESPUESTA CORRECTA

La iglesia de principio “perseveraban continuamente en…” (Hechos 2:42)

A-La doctrina de los apóstoles B- Comunión unos con otros  C- El partimiento del pan  D- Oraciones  Todas son correctas

COMPLETA EL ESPACIO VACÍO.

“Todos los que habían _____________ estaban juntos, y tenían en común todas las cosas. Y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a _____________ según la necesidad de cada uno” (Hechos 2:44-45).

FALSO O VERDADERO

“Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:47).


Lunes 15 de octubre

Impulsando a todos al amor

Lectura bíblica: Mateo 24:12; Romanos13:7-14; Hebreos 10:24; 1 Juan 4:7-12.

Versículo para memorizar: “Queridos hermanos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios y conoce a Dios”.  1 Juan 4:7

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Amor es ausencia de egoísmo.
  • Crea: Dios lo amó primero y por eso él debe amar a los demás, porque el amor proviene de Dios.
  • Ore: Para amar siempre a los demás.

Introducción: ¿Sabías que existe un amor verdadero, puro, desinteresado, único, que se entrega total e incondicionalmente, sin egoísmo? Es el amor de Dios, que se llama: ÁGAPE.

I. El amor ágape solo es posible cuando estamos en Dios.

A. Dios nos dice en Su Palabra que el amor no es egoísta.

B. Por eso debemos dar amor a los demás.

Venimos hablando durante todo este mes y el anterior sobre el amor que tenemos que tener unos con otros, que debemos ayudarnos, motivarnos y sobre todo entre los que asistimos a la iglesia y a la Célula cada semana. Pero, ¿sabías que existen distintos tipos de amor? Quizás ya habrás visto que cada uno puede amar a las personas de diferente manera. Por ejemplo, el amor que le tenés a tu mamá quizás es distinto al que le tenés a tu tía, abuela, y ni hablar a un amigo, o a una amiga o compañeros de la escuela. Esto no quiere decir tampoco que a algunos ames más que a otros, sino más bien, son distintos amores. Hoy, vamos aprender sobre un tipo de amor que Jesús nos enseña en su Palabra. Este es el amor ÁGAPE.  Un amor que TODOS debemos tener. Es un amor real, puro, sin egoísmo, que ama sin esperar nada del otro, sin mirar lo que el otro nos da o si me trata bien o mal, si me ama o no me ama. Este amor lo único que hace es AMAR y las personas que lo tienen, lo reflejan a través de sus acciones. Es universal, va más allá de la familia, los seres queridos e incluso de los propios enemigos. Es decir, que ama a todos sin importar lo que hayan hecho ni si son familiares, amigos o vecinos. ¿Sabés quien tiene este amor ÁGAPE? ¡Jesús! Él nos ama de esa manera y nos dejó su ejemplo escrito en su Palabra, para que cada uno de nosotros hagamos lo mismo.  Jesús nos enseña que debemos  amarnos y no ser egoístas, pensar sólo en nosotros. Ya que Él no le importó dar Su vida y sufrir para el perdón de nuestros pecados. Sufrió, padeció y murió, por amor a cada uno de nosotros.  (1 Juan 4:9-10). “Queridos hermanos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios y conoce a Dios” (1 Juan 4:7). El amor ágape nos hace ser hijos de Dios. Porque como dice el versículo para memorizar, si amamos a los demás, somos Sus hijos y lo conocemos. ¿Conocés a Dios? ¿Cómo es tu relación con el prójimo? Es tiempo de reflexionar y pensar en nuestras acciones diarias para entregárselas a Dios y pedirle que Él nos ayude a mejorar y nos llene de Su gran amor para dárselo a otros.

II. El amor de muchos se enfría.

A. Necesitamos avivar el amor hacia nuestro prójimo.

B. San Juan dice: “Les doy un mandamiento nuevo: Ámense unos a otros”.

Vivimos en una sociedad en donde el amor de muchas personas se apagó, ya no les interesa ayudar al otro, quizás por los problemas que tienen, por cómo fueron educados, entre otras cosas. Pero la misma Biblia dice que ‘el amor de muchos se enfriará’. ¿Y esto qué quiere decir? Que se preocuparán solo por ellos mismos, por su familia y por nadie más. Hasta el amor por Dios se irá apagando. Pero, vos, que estás creciendo en esta sociedad egoísta, podés producir el cambio. Dios te llama para llenarte de Su amor y así podrás ayudar al prójimo como Jesús lo hacía. De esa manera, tu amor va a contagiar a otros y los va a encender. ¿Qué pasa cuando enciendes una vela y acercás otra que está apagada? [Maestro: podés hacer la demostración en la Célula]. La vela que estaba apagada se enciende. Bueno, así tiene que ser nuestro amor, como esa vela que enciende a otras.

Tu amor y el mío tiene que ser real, desinteresado, verdadero, para que las personas (amigos, compañeros, familiares, vecinos) vean y quieran de este amor. Jesús nos dio un nuevo mandamiento (mandato, ley) que es “Ámense unos a otros”  y este mandato es para TODOS. Es por eso que, como hijos verdaderos de Dios, es nuestro deber cumplirlo.

Pero, para poder encender a otros, primero tengo estar prendido yo. Hoy es el día para que en nosotros crezca el amor ágape de Jesús para encender así todos los demás corazones.

Conclusión: Más personitas podrán ser parte de la iglesia, si demostramos el amor entre hermanos.

Oración: Que nos amemos unos a otros.

Acción: Niño: Decora la actividad. Imagen 3

Preadolescente: Lee 1 Juan 4:7-12 y responde.

  • ¿Por qué debemos amarnos unos a otros? v.7
  • ¿Qué pasa con todo aquel que ama? v.7
  • ¿De qué manera mostró Dios Su amor hacia nosotros? v.9
  • ¿En qué consiste el amor? v.10
  • Si Dios nos ama, ¿qué debemos también hacer nosotros? v.11
  • ¿Cómo se ve el amor de Dios en nosotros? v.12

Lunes 22 de octubre

Tenemos que motivarnos (alentarnos) a las buenas obras

(Parte 1)

Lectura bíblica: Juan 16:7; Hebreos 13:20-21; Santiago 2:14-25

Versículo para memorizar: “Que él los capacite en todo lo bueno para hacer Su voluntad. Y que, por medio de Jesucristo, Dios cumpla en nosotros lo que le agrada”.

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Como hijos de Dios debemos hacer buenas obras.
  • Crea: En la importancia de ser luz a través de nuestras acciones.
  • Ore: Para motivar a los demás a las buenas obras.

Introducción: Ningún cristiano vive en una isla o solo para él. Con su actitud y acciones demuestra interés y amor hacia los demás.

I. Hacer buenas obras

A. Servir, evangelizar, ayudar a quienes lo necesitan, etc.

Continuamos aprendiendo más sobre lo que debemos hacer como hijos de Dios en esta tierra. Una de estas tareas es HACER BUENAS OBRAS.  Pero, ¿esto qué significa? Como dice este punto, hacer buenas obras es:  EVANGELIZAR (hablar de Jesús), AYUDAR (a nuestros papás con las cosas de la casa, a un compañero, a la seño en la escuela y escuela kids, a mantener ordenado el Templo, el aula en el jardín o escuela, entre otras cosas). SERVIR (en la iglesia, en casa, a un vecino, etc.) Por lo tanto, es actuar teniendo el amor ÁGAPE del que hablamos en la Célula pasada. Ahora bien, ¿por qué es tan importante hacer estas buenas obras? En Santiago 2:14–25 Dios nos habla muy claro de la importancia de ser hijos que ayuden a los demás. Quizás a vos te cueste ayudar a otros, ayudar a mamá o a papá en casa, tal vez no te guste tratar bien a un compañero que te pelea o se porta mal en la escuela. Sin embargo, Santiago nos dice que la fe en Jesús sin obras es muerta. O sea que, si decimos que creemos en Jesús tenemos que demostrarlo con nuestras obras, acciones. No para ganarnos un premio o para que nos feliciten por lo bien que nos portamos, sino porque es nuestra manera de demostrarle a Dios que lo amamos y que queremos hacer Su voluntad.

B. Nos necesitamos unos a otros, para hacer esta hermosa tarea.

C. Alentar y consolar (Juan 16:7).

No es fácil muchas veces hacer esta tarea, pero como venimos hablando también, para eso asistimos cada semana a la Célula y vamos a la iglesia. Para alentarnos, para que juntos nos motivemos a servir y hacer buenas obras. Todos nos necesitamos para que las personas que no conocen a Dios puedan ser salvas viendo nuestro ejemplo. Niños y preadolescentes que aman, no se quejan, siempre piensan en los demás, en ayudar al que lo necesita. De esta manera estaremos siendo LUZ en medio de la oscuridad.

En Juan 16 nos habla de alguien que vino a ayudarnos a cumplir con la voluntad de Dios. Esta persona se ocupa de guiarnos, enseñarnos y alentarnos a hacer el bien es el ESPÍRITU SANTO. Contamos con Su ayuda para poder cumplir con esta tarea que por momentos tanto nos cuesta, no nos da ganas, no nos sale, o no sabemos cómo hacer o cambiar de actitud. El Espíritu Santo está siempre con nosotros y nos guía cada día a cumplir con lo que Jesús nos manda hacer.

Conclusión: Dar y recibir fortaleza en la tentación, consolar y ser consolado, en momentos difíciles.

Oración: Motivar a los demás.

Acción: Niño: Querido líder, de acuerdo al lugar donde esté la Célula, puedes hacer buenas obras juntos con los chicos, supliendo la necesidad de los demás en el mismo barrio o ir a otros lugares de suma necesidad. Puede ser también a hospitales, hogar de ancianos, instituciones de niños, etc.

* Otra actividad que pueden realizar es salir por el barrio de la Célula con bolsas de residuos y juntar los papelitos, la basura que haya en las calles, en las veredas para así limpiar el barrio y bendecir el lugar en donde cada semana asisten. Se puede aprovechar también este momento para repartir volantes por las casas con alguna palabra motivadora como, “Todo va a estar bien. Atte: Dios”, “Jesús te ama y no te abandonó”, “Dios bendice tu familia”, entre otras cosas. Pueden hacer carteles con estas frases para pegar en los negocios o paredes y postes (en los que esté permitido pegarlos).

* Con más tiempo (pidiendo los permisos necesarios) si en el barrio hay alguna plaza y necesita arreglos, pueden  pedir ayuda a los papás y juntar lo que haga falta y arreglarla, hermosearla. (Pintar las paredes, juntar la basura, arreglar algún juego, podar los árboles, etc.).

Preadolescente: Completa el espacio vacío.

Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que________________  ______ y no ____________ . ¿Podrá la _______ salvarlo? (Santiago 2:14).

Así también la fe, si no tiene obras, está ________________   _________________ (Santiago 2:17).

No fue justificado por las obras ______________ nuestro padre, cuando ofreció a su ________________  ________________ sobre el _____________ (Santiago 2:22).

Abraham creyó a ______  y le fue contado por justicia, y fue llamado _____________ de __________ (Santiago 2:23).

El ______________ es justificado por las ___________ y no _____________ por la __________ (Santiago 2:24).

 


Lunes 29 de octubre

Tenemos que motivarnos a las buenas obras (Parte 2)

Lectura bíblica: Juan 14:8; Filipenses 3:13-14; Tito 3:8, 14.

Versículo para memorizar: “… Dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a Su Padre Celestial”. Mateo 5:16 (Nueva Traducción Viviente).

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Debe brillar siempre.
  • Crea: Que es luz en medio de la oscuridad.
  • Ore: Amar de verdad, demostrándolo con hechos.

I. Necesitamos alentarnos para:

 A. Trabajar con responsabilidad.

Quizás digas: ¿trabajar con responsabilidad?, pero si yo no trabajo mis padres son los que trabajan. Piensa por un ratito, ¿qué tareas tienes que hacer con responsabilidad? [Dejar que ellos se expresen]. Por ejemplo: *Ordenar tu habitación, tu ropa, tus juguetes, hacer la tarea del cole, ayudar a limpiar la casa, tener la mochila limpia y ordenada con todo lo que necesitas para ir a la escuela. Si tienes hermanitos ayudar a mamá con ellos, ver que necesitan. También si tienes una mascota, darle agua, comida, cuidarlo. Visitar a los abuelos si no viven en tu casa y ayudarlos en todo lo que puedas. En la escuela puedes estar atento a lo que la seño o profe necesiten, o a tus compañeros cuando no entiendan algo, se lo explicas. A veces debes compartir la merienda con ellos o ponerte de acuerdo para reunirte a realizar un trabajo y debes ser responsable para hacerlo muy bien y no olvidarte…

Debes cuidar de tu aseo personal, cada parte de tu cuerpo y, por supuesto, tu ropa, zapatillas limpias, etc. ¡Uyyyy, cuánta tarea debes realizar con mucho amor, responsabilidad y alentando a los demás que también lo hagan!

B. Seguir amando a Dios.

Pablo era un gran apóstol (enviado, mensajero) y héroe de la fe. En medio de tantas pruebas, dificultades, angustias y persecuciones nunca dejó de servir y seguir fielmente al Señor. Dios lo escogió para que llevara el evangelio a los gentiles (los no judíos), a los reyes, y a los hijos de Israel. Sufrió mucho por la causa de Jesús, fue apedreado, azotado y encarcelado. Más de una vez su vida corría peligro de muerte. Tuvo hambre, sed, sufrió soledad, desprecio, burlas, etc. Nunca dejó de amar a Dios, todo lo contrario, su amor hacia el Señor aumentaba cada día más.

Carla estaba tocando el piano en un recital, cuando de repente se olvidó el resto de las notas y salió corriendo del escenario, llorando. Su profesor le dijo: “No te preocupes ni te desanimes, llegar a ser una buena pianista lleva mucho tiempo”. Su familia por supuesto que la felicitó por haber hecho lo mejor que pudo. Pero ella no quería nunca más volver a tocar un piano. La mamá le dijo a Carla: – Sé que anoche te desanimaste mucho por lo que te pasó, pero aprender a tocar el piano requiere de mucha práctica, paciencia y perseverancia, como cuando eras mucho más pequeña y querías aprender a andar en bicicleta. También hubo alguien que sufrió mucho por la tarea que hizo, quizás se habrá cansado, desanimado y habrá querido renunciar y dejarlo todo, pero no lo hizo. Porque amaba a Dios por sobre todas las cosas. ¿Sabes de quién estoy hablando? Del apóstol Pablo, y él dijo: “Olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios me ofreció cuando me llamó por medio de Jesús” (Filipenses 3:13-14).

“Creo que el Señor se alegra mucho cuando nos esforzamos para desarrollar los talentos y dones que Él nos dio – afirmó la mamá – y más aún cuando lo hacemos para Él, para Su Gloria”. Carla sabía que su mami tenía razón. – ¿Por qué no vas a practicar tu lección de piano y más tarde sigues jugando? – le dijo la mamá. Carla suspiró. Ella sabía que podía practicar con alegría o seguir quejándose. Por eso inmediatamente recapacitó. – Muy bien, dijo Carla -, creo que es lo mejor. ¡Voy a intentarlo de nuevo!

II. Buenas obras.

A. Son acciones y palabras que salen de un corazón que ama.

B. Pablo habla mucho de las buenas obras. Son la manera en que obedecemos a Dios e imitamos a Jesús; la manera en que la luz brilla en una sociedad sin Dios.

Jesús nos dice que cada uno de nosotros debemos ser luz. Por ejemplo, llegó la noche y la hora de ir a dormir, te acuestas. Pero a la madrugada tienes deseos de ir al baño o tienes ganas de tomar agua, ¿qué haces? ¿y si se cortó la luz? ¡Wow, no sabes qué hacer! ¿Tienes miedo, no te acuerdas por donde ir para no chocarte nada o caerte? Claro, que no es nada fácil. Pero… ¿qué ocurre cuando se enciende la luz? ¿Puedes ver las cosas? Por supuesto que sí, sabes exactamente adonde debes ir y no te tropiezas ni te chocas con nada. Así les pasa a aquellas personitas que están en la oscuridad, que no conocen a Jesús, andan por el camino equivocado, es más porque no conocen el camino que las llevará al cielo. Es como si trataran de buscar su camino para llegar al cielo, pero las luces están totalmente apagadas y no saben cómo llegar hasta allí, se caen cuando tropiezan, se golpean, se cansan de tanto buscar, están súper perdidos en la oscuridad. Pero ustedes son los que pueden ayudar a todas estas personas (amigos, compañeros, vecinos, familiares, profesores, maestros, etc.) a encontrar el mejor camino. ¿De qué manera creen que pueden hacerlo? Invitándolos a la Célula, a la escuela kids, a las reuniones kids. Además ayudándolos cuando lo necesitan, acompañándolos cuando están tristes, dándoles unas palabras de aliento, orando por ellos, siendo instrumento de unidad y paz, cuando hay algún conflicto o pelea. Invitándolo a tu casa para merendar y ayudarle si algo no entiende de alguna materia. Compartir juntos un tiempo, siendo de bendición para ellos. Pasando un momento alegre, disfrutando de todo lo que el Señor les ha dado, haciendo siempre buenas obras, para que esa luz de Jesús que está en tu vida brille y alumbre a todos los que están en la oscuridad. Por ejemplo: explicándole que el 31 de octubre se festeja Halloween y que nosotros como hijos de luz no debemos festejarlo, porque nuestro Dios es Dios de los vivos y no de los muertos. [*Querido líder: infórmate con respecto a esta celebración]. ¡¡Que tu luz brille siempre, en todo momento y lugar!!

“… Dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a Su Padre Celestial” (Mateo 5:16).

Conclusión: Debemos ser de bendición, atrayendo a los demás para Jesús.

Oración: Que cumplamos la voluntad de Dios haciendo buenas obras.

Acción: Niño: Colorea y armá el rompecabezas.  Imagen 5. [Líder deberás recortar las partes para que puedan armarlo].

Preadolescente: Busca las palabras en la sopa de letras: