Iglesia Visión de Futuro

Comentarios Células Kids mayo 2018

Lunes 7 de mayo

Un corazón limpio

Lectura bíblica: Génesis 6:1-8; Proverbios 27:19; San Marcos 7:21-23.

Versículo para memorizar: “Nos ha limpiado y liberado de toda culpa, y ahora nuestro cuerpo está lavado con agua pura. Entonces acerquémonos a Dios con un corazón sincero, seguros de la fe que tenemos”.  Hebreos 10:22 (La Palabra de Dios para Todos)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Sus emociones deben estar controladas por Dios.
  • Crea: Jesús es el único que le puede dar un nuevo corazón limpio.
  • Ore: Purificarse día a día.

Introducción: ¡Urgente! Necesitas un corazón limpio y puro.

I. Para acercarte a Dios debes:

A. Ser santo, porque Dios es Santo.

B. Limpiar tu corazón de cualquier basura.

*Querido líder: Si tienes, puedes llevar a la Célula un estetoscopio, o imágenes del mismo. También, basura (podría ser fruta o verduras pasadas). Mostrarles a los chicos el estetoscopio y preguntarles: ¿para qué se utiliza? y si alguna vez cuando fueron al doctor se los colocó en algún lugar de su cuerpo. Aparentemente, por fuera, uno puede verse muy sano, pero quizás haya algo que no está funcionando bien dentro del cuerpo. A lo mejor, a principio de año, antes que comenzaras las clases, tus papis te llevaron para hacerte un chequeo, para ver cómo estabas. El doctor te mira los ojos, oídos, garganta, nariz, te mide, te pesa y toma el estetoscopio y escucha los latidos de tu corazón, para ver si son correctos. Si está todo bien, bárbaro y si no te pedirá otros estudios o te dará un medicamento. ¡Qué bueno es poder contar con doctores que Dios los usa para atender y sanar a cada paciente! ¿Sabías que el corazón es la parte central del cuerpo y es el que genera vida a cada uno? Por eso es necesario que tu corazón esté completamente sano para que puedas correr, saltar, caminar, moverte, hacer gimnasia, practicar algún deporte, etc. Este corazón es físico y debe bombear muy bien; y hay otro espiritual, que también debes cuidar ¡súper bien!

¿Se acuerdan qué significa ser “santo”? Para ser santo como Jesús, debes limpiar tu corazón de toda basura (puedes mostrar la fruta o verdura en mal estado): mentiras, desobediencia, malas palabras, engaño, envidia, falta de amor hacia tus compañeros, bronca, dolor, tristeza, egoísmo, orgullo, rebeldía, etc. ¿Necesitas jabón, agua y luego una toalla para secarlo? “Nos ha limpiado y liberado de toda culpa, y ahora nuestro cuerpo está lavado con agua pura. Entonces acerquémonos a Dios con un corazón sincero, seguros de la fe que tenemos” (Hebreos 10:22). Por supuesto que no, solo debes entregar tu corazón a Jesús para que lo limpie, renueve, transforme y te dé uno nuevo.  El único que sabe cómo se encuentra tu corazón es Jesús, porque te creó y nadie lo puede ver, solo Él, pues conoce las intenciones del mismo y lo que hay dentro.

II. Tu corazón debe estar limpio porque:

A. Es el centro de las emociones, que luego se transforman en acciones.

B. Si hay maldad en tu corazón, tus acciones serán malas.

EMOCIONES: Son estados de ánimo, energía, fuerza, coraje. Existen emociones negativas como la tristeza, enojo, soledad, culpa, etc. (Te sientes solo, rechazado por tus compañeros, o quizás tus padres pelean mucho y eso te entristece, te pone muy mal). También existen las emociones positivas como la alegría, felicidad, salud, amor, etc. (Cuando cumples años y recibes muchos regalos; te va bien en el cole; tienes una familia unida y sin peleas). Es decir, de acuerdo a cómo te sientas, reaccionarás y de esa manera tus acciones o actitudes serán buenas o malas. El corazón es como un depósito donde se guardan distintas cosas. ¿Dentro de tu depósito qué estás guardando? Porque la Palabra de Dios dice: De lo que está lleno o abunda  en tu corazón, habla tu boca. Si está lleno de maldad, no solo hablarás, verás y harás todo lo malo. Por eso tu depósito (corazón) debe estar inundado de la Palabra de Dios para que todo lo que digas y hagas sea de bendición.

C. Jesús lo dijo (Marcos 7:21-23).

Cierto día, los líderes religiosos (fariseos y escribas), en los tiempos de Jesús se quejaron porque vieron que los discípulos de Jesús no se habían lavado las manos antes de comer y entonces le preguntaron a Jesús por qué ellos no se habían lavado las manos. Él les dijo a los religiosos, que lo más importante es lo que está dentro del corazón de las personas, no su apariencia o lo que vemos por fuera de ellas. Quizás a ti te pase lo mismo, te preocupas más por tu apariencia. Está buenísimo que te bañes, que te vistas y te encuentres impecable, pero no es la marca de la ropa, zapatillas, la casa donde vivas, el auto que tengan tus padres o porque eres hijo de tal… que te hace ser mejor que los demás, todo lo contrario, a Dios le interesa lo que hay dentro de tu corazón. Porque de allí salen los malos pensamientos, robos, asesinatos, insultos, violencia, ira, celos, orgullo, vicios, chismes, inmoralidad sexual (pornografía, pedofilia), etc. Todo esto malo sale de adentro de las personitas y contaminan todo su ser (espíritu, alma y cuerpo). Tú debes tener un corazón completamente limpio y libre de toda basura. ¡Usa el agua de la Palabra de Dios y la sangre de Jesús!

Conclusión: Necesitas cambiar tu corazón, para poder ver a Dios.

Oración: Señor, limpia mi corazón.

Acción:      Colorea el dibujo y completa la línea de puntos de las nubes. Imagen 1

Preadolescente: Piensa, reflexiona, responde y escribe: 1- ¿Qué hay en tu corazón? 2- ¿Qué está saliendo de él? 3- ¿Cómo está tu corazón frente a Dios? 4- ¿Has descuidado tu corazón? Luego entrégale tu hoja al líder y todos juntos orarán en la Célula.

 

 


Lunes 14 de mayo

Cómo hago con mi corazón

Lectura bíblica: Salmos 51; Proverbios 3:1-4; San Lucas 18:9-14.

Versículo para memorizar: “Para Ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente. Salmo 51:17 (Traducción en Lenguaje Actual)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Lo que le agrada a Dios es un corazón humilde y sensible.
  • Crea: Si confiesa a Dios sus pecados y se arrepiente, Dios le perdonará y le entregará un nuevo corazón.
  • Ore: Por un corazón más blanco que la nieve.

Introducción: Hoy vas a aprender de qué manera debes limpiar tu corazón, para ser aprobado por Dios.

  •  ¿De qué manera debo limpiar mi corazón?

A. Humillarme delante de Dios.

B. Reconocer mis culpas y errores.

Humillarte ante Dios es reconocer que sin Él no eres nada. Es decidir obedecer la Palabra de Dios y vivir conforme a Su voluntad.

David era un hombre que amaba mucho a Dios. Aún personas que aman a Dios hacen cosas que no le agradan a Él, quizás vos eres una de esa personita. Aunque David tenía un corazón conforme al corazón de Dios, también como nosotros, era pecador. Hizo algo muy vergonzoso, le robó la esposa a uno de sus valientes guerreros y lo mandó a poner al frente de la batalla para que el enemigo lo matara. Pero cuando el profeta Natán le hizo ver lo malo que había hecho, reconoció sus pecados. En el Salmos 51 hoy vamos a ver cómo se sentía David y qué hizo después de haber pecado contra Dios. Ante todo podemos ver que David confesó su error. Es muy importante que David supiera que lo que había hecho estaba mal y que debía contárselo a Dios. Aceptando que solo el Señor tenía el poder para limpiar y perdonar su corazón. David tuvo un arrepentimiento genuino, reconoció que lo que hizo estaba mal, lo confesó y decidió que nunca más haría lo mismo. Por ejemplo, si robas una lapicera a tu compañero, lo primero que debes entender es que no debes robar. Lo segundo, debes sentirte mal por haber hecho algo malo. Y tercero, debes correr a decírselo a Dios sabiendo que sólo Él te puede perdonar. Todos sabemos que no podemos perdonarnos solos, necesitamos de Jesús. En este Salmo David le ruega a Dios que ponga en él un nuevo corazón, pues se había arrepentido de su maldad y necesitaba un corazón más limpio que la nieve. ¡Qué bueno, David, pudo sentirse libre de sus pecados y limpio de toda maldad! Luego, David siguió alabando al Señor por tener la oportunidad de ser perdonado y aceptado nuevamente aun cuando había pecado y además siguió creciendo cada vez más en su relación con Dios, gracias a su humildad. ¿Tú ya le confesaste tus pecados al Señor y te arrepentiste genuinamente? “Para Ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente” (Salmos 51:17).

C. Dejar el orgullo de lado (San Lucas 18:9-14).

D. Confesar mis pecados y pedirle a Jesús que limpie mi corazón.

E. Guardar Su Palabra en mi corazón.

La historia de hoy nos cuenta que había dos hombres que cierto día fueron al templo a orar, uno era fariseo. A los fariseos les gustaba estudiar la Palabra y es por ello que conocían mucho de Dios. El otro hombre era publicano (cobrador de impuestos). Los publicanos engañaban a las personas cobrando de más para quedarse con el dinero. En el momento de la oración el fariseo comenzó a exaltarse diciendo que él era el mejor, hacía todo muy bien, lo mejor para Dios, que era mejor que el publicano que se encontraba allá. En cambio, el publicano, al sentirse tan mal, triste y arrepentido por haber hechos tantas cosas feas, oraba con la cabeza muy baja, pidiendo al Señor que lo perdonara y tuviera misericordia de él, pues se consideraba el peor de los hombres. ¿Qué les parece, chicos, de estas dos personas, quien agrada a Dios? Por más que el fariseo conociera muy bien toda la Biblia, no ponían en práctica lo que ella decía, pues despreciaban y criticaban a las demás personas. Jesús no se alegra cuando nos creemos mejores que los demás, cuando somos orgullosos. Él se alegra cuando reconocemos nuestras fallas, errores, pecados y que necesitamos de Su ayuda. Aunque conozcamos algunas historias bíblicas u orar mejor que otros, no debemos reírnos, ni burlarnos, tampoco creernos superiores a los demás. Nunca actúes como un fariseo, sino como un publicano, reconociendo que no eres nada sin Jesús, ni mejor que nadie. Deja de lado el orgullo y agradécele por todo lo que eres y por todo lo que Él te da. Jesús nos dice que debemos ser humildes y tratar bien a los demás, pues Él conoce lo que hay en cada uno de nuestros corazones. Guarda en tu corazón la verdad de la Palabra que te guiará siempre a tener un corazón puro.

 Conclusión: “Dios bendice a los que tienen corazón puro, porque ellos verán a Dios” (San Mateo 5:8).

Oración: Debo dejar que el Señor siga limpiando mi corazón.

Acción: Imagen 2

Preadolescente: Señala si es Verdadero o Falso, según la parábola del fariseo y publicano (cobrador de impuestos): San Lucas 18:9-14.

  • En esta parábola había tres tipos de personas.
  • Uno era judío y el otro fariseo.
  • El publicano estaba arrepentido de lo que hacía.
  • La oración del fariseo salía de su corazón.
  • Los dos hicieron oraciones correctas.
  • El fariseo oraba solo para que los demás lo escucharan.
  • Dos hombres fueron al templo a orar.
  • El fariseo fue perdonado por Dios.
  • Al publicano Dios no lo perdonó.

 

 


 

Lunes 21 de mayo

Acerquémonos con fe

Lectura bíblica: Éxodo 3:5; Hebreos 4:16, 7:18-22, 11:6; Santiago 4:8.

Versículo para memorizar: “En cambio, yo he permanecido cerca de Dios y eso es bueno para mí. He puesto confianza en el Señor Dios; les contaré a todos lo que has hecho”.    Salmo 73:28 (La Palabra de Dios para Todos)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: No solo debe creer en Dios, sino creerle a Dios.

Crea: Jesús anhela usarlo a pesar de su duda.

Ore: Afirmarse cada día más en Dios y en Su Palabra, para que su fe crezca.

Introducción: Me acerco a Dios con fe, creyendo en Él.

*Querido líder, llevar a la célula:

2 botellas de agua de plástico.
Un guante viejo

Antes de comenzar la clase, en el guante, pega o escribe las siguientes letras en los dedos: DUDA.

Toma las dos botellas vacías, una debe ser tapada  y a la otra, debes dejarla sin tapa. En la clase, te colocarás el guante y harás un puño para que se vea la palabra DUDA. Después vas a golpear las dos botellas. La botella sin tapa se aplastará, pero la que tiene la tapa no. Vas a comparar la botella que no tiene tapa con alguien sin fe, y la tapada a alguien con fe. Aunque la fe no se ve, pero sí lo que produce.

Demostrarle a los chicos la fe a través de las botellas: Aquí tengo dos botellas de plástico vacías. Se ven igual, pero hay una diferencia. Ésta con la tapa está llena de fe. No lo puedes ver ahora, pero está ahí. La otra es una botella sin fe, está vacía.

(Colócate el guante mostrando la palabra DUDA). ¿Qué crees que le pasará a esta botella sin fe cuando la DUDA venga? (dejar que ellos respondan). Luego  aplasta la botella con tu puño. ¿Ves?, se aplastó porque entró la DUDA.

¿Pero que de esta botella con fe? (Golpea la botella) Miren, no se aplastó, no le pasó nada. Así es con nosotros cuando estamos llenos de fe. La fe en sí no se ve, pero lo que produce en nosotros sí. Es por ello que no debes preocuparte, dudar o tener miedo, porque tu fe puesta en Jesús, traerá seguridad y confianza a tu vida, porque en Él todo lo puedes.

  • Tengo seguridad en Dios, por eso puedo acercarme a Él.

A. Debo confiar y descansar en Su Verdad.

¿Cuándo te acercas a Dios y oras, confías plenamente en que Él te responderá o a veces dudas? Quizás hay días que cuestionas todo de acuerdo a lo que ves a tu alrededor o a lo que te está pasando y no encuentras una explicación. ¿Sabes algo? La fe no se basa en lo que ves sino en lo que crees. Dios nos ha dado una medida de fe (cuando lo recibimos a Él como nuestro Salvador),  la cual crecerá si lees la Palabra de Dios, la aprendes y por supuesto la declaras en todo momento, cualquiera sea la situación o circunstancia. Debes creer lo que dice la Biblia, porque Jesús siempre dice la verdad. Por allí no te es tan fácil entender lo que es la fe. Por ejemplo, es como una personita que decidió ahorrar dinero día a día y colocarla en una cuenta de ahorros. Por supuesto que después de un tiempo habrá ahorrado bastante. Así es la fe, todos los días, en momentos buenos y no tan buenos, en tiempos fáciles y difíciles, debemos andar en fe, poniendo toda nuestra confianza en el Señor. Para cuando te sientas muy mal, sobrepasado de momentos muy feos, tengas suficiente fe “ahorrada”, para enfrentar los problemas creyendo y descansando en Dios, sabiendo que Él tiene todo bajo control. “En cambio, yo he permanecido cerca de Dios y eso es bueno para mí. He puesto confianza en el Señor Dios; les contaré a todos lo que has hecho” Salmos 73:28.              

B. Tengo derecho de entrar a la presencia de Dios y pasar tiempo con Él.

Para que recibas de Su paz, debes tomarte un tiempo con Jesús a solas, todos los días, disfrutando de Su presencia, de Su amor, gozo, libertad, amistad, compañía, ayuda, consuelo, etc. Debes rendir tu corazón delante de Él, es decir tu interior, pensamientos, actitudes, emociones, voluntad, carácter, siendo sincero en todo ante Él. Dios espera que vayas a Su encuentro y le cuentes todo lo que te pasa, cómo te sientes, cómo se encuentran tus emociones, a quién te cuesta perdonar, si hay rencor, odio en tu corazón, si no tienes consuelo por la personita que perdiste o la que te falló, cómo está tu familia, qué metas y sueños deseas para este año, etc. También necesita escuchar de ti cuán agradecido estás por levantarte y estar vivo, por el sacrificio que Él hizo por vos en la cruz llevándose todo pecado y maldad, por la hermosa familia que tienes, por la casa, por la comida, ropa, calzado, porque tienes la oportunidad de ir al jardín o escuela, por tus seños, profes, por el barrio, pueblo, ciudad, provincia y país que vives, por la iglesia, por tus líderes, pastores, etc.

C. La duda hace que no me acerque a Dios.

La duda es lo contrario de la fe, la Biblia dice que el que duda, nada alcanzará no recibirá nada de parte del Señor. La duda es el arma que usa el enemigo contra nuestra mente. Dios te ha dado poder para cuando la duda quiera apoderarse de ti, te pongas muy firme en la Palabra y digas ¡No! Yo creo lo que Dios dice y creo lo que Él dice de mí. El dudar te impide hacer lo que Dios quiere que hagas y también trae a tu vida inseguridad ante cada situación o decisiones que debas tomar. El enemigo es quien quiere robarte la fe, no se lo permitas ¡¡nunca más!! La duda y el miedo es lo contrario a lo que nos dice la Palabra de Dios. Declara lo que dice la Biblia, aunque todo parezca estar en contra tuyo. Recuerda: La fe es la que mueve la mano de Dios. Tienes que hablar, creer, sentir y pensar como la Palabra de Dios.

Conclusión: Puedes entrar en Su presencia porque Jesús se llevó en la Cruz todos tus pecados.

Oración: Que mi corazón esté lleno de fe.

Acción: Niño: Imagen 3. Para los varones, será el dibujo con el nene y para las nenas, el de la nena.  Los niños podrán  decorar  el dibujo con distintos materiales. En la zona del cartel con el título, pueden pegar en el marco papeles de colores.

Preadolescente: ¿Cuáles son las dudas que tienes, y ¿por qué? Escríbelas y comparte con tus compañeros de Célula, así oran unos por otros para que sean libres para siempre.

 

 


Lunes 28 de mayo

Acercarnos con confianza y seguridad

Lectura bíblica: Salmos 78:7, 100; Isaías 44:21-23; Hebreos 10:22; 1 Juan 5:14.

Versículo para memorizar: “Dichoso el hombre que confía en el Señor y no en gente soberbia y mentirosa”.

Salmos 40:4 (Reina Valera Contemporánea)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Su confianza debe estar puesta en Jesús y no en las personitas con malas intenciones.

Crea: El Señor en la cruz se llevó todos sus pecados y fue perdonado.

Ore: Para no dudar ni tener miedo.

Introducción: ¡Debo entrar directamente a la presencia de Dios, con confianza y seguridad!

Juego: ¿En quién confías? Pedir a los chicos que formen grupos más o menos de 4 o 6 y también un voluntario para el grupo. Cada grupo debe formar un círculo y el voluntario debe estar dentro. Los del círculo deben estar bien juntos (hombro con hombro), con los brazos y manos libres. El voluntario que está dentro del círculo debe poner su cuerpo duro y dejarse caer lentamente hacia atrás. Los que están detrás de él tienen que sostenerlo rápidamente para que no se caiga y luego gira hacia otro lado; otros alumnos del círculo deben recibirlo y hacerlo girar nuevamente, de un lado a otro. (Controla que cada voluntario esté siempre con el cuerpo duro, para que no se caiga y que los demás del círculo no sean agresivos. ¿Cuál es la enseñanza? Confianza y seguridad. Los voluntarios tenían que confiar que los demás iban a cuidarlos, pregunta a los voluntarios: ¿Fue fácil para ustedes confiar en sus compañeros del círculo? (Escucha sus respuestas).

  • Debo acercarme a Jesús y nada debe apartarme de Él.

A. Entrar en su presencia, con un corazón sincero, seguro de la fe que tengo.

Esto fue solo un juego, pero en la vida real el Señor pide que confíes en Él siempre y que nada te aparte de Él. Que te sientas seguro en sus brazos, como lo haces o lo hiciste cuando eras más pequeño y saltabas quizás de una cama, silla, escalera, a los brazos de tu papá. Nunca te has preocupado si él te iba agarrar o no, sino que confiabas completamente y sabías muy bien que nunca te dejaría caer. *Confía en Dios, cuando tengas dudas, cuando tengas pocas fuerzas. *Confía en Dios cuando simplemente confiar en Él te parezca lo más difícil de todo. Si tienes esa confianza y estás muy seguro de tu fe en Jesús, podrás enfrentar, superar y salir adelante cualquiera sea la situación por la que estás pasando. “Porque al que cree todo le es posible”. “Dichoso el hombre que confía en el Señor y no en gente soberbia y mentirosa” Salmos 40:4. ¿Alguna vez confiaste en alguien que te falló? ¿En quién o quiénes? Tal vez produzco heridas y mucho dolor en tu corazoncito, pero este es el día que debes ser sincero con el Señor y entregarle toda carga a Él. Todo aquello que te impide buscar Su presencia e interrumpe tu relación, comunión con Él. Recuerda, que Jesús siempre escucha tu clamor u oración cuando te humillas y le dices la verdad. Contándole todo, como cuando estas con tu mejor amigo.

B. Acercarme con seguridad de Su amor y perdón (Job 24:23).

Nunca debes dudar del amor de Dios por ti. Él envió a Su Hijo Jesús para perdonar todos tus pecados, limpiarte de toda maldad y hacerte una nueva personita. ¡¡Ya basta de creerle al enemigo, que todo lo que haces está mal, que nunca vas a cambiar, que siempre haces lo malo y no lo bueno, que te sientes culpable por todo tus pecados y que dudas más de una vez de su protección, cuidado!! Deja de lado todo temor e inseguridad, pues te impide disfrutar de Tú Papá Dios, que siempre quiere lo mejor para ti. Pues Él lo confirma en Su Palabra: “No te olvides de Mí, porque Yo Soy Tu Creador. Yo hice desaparecer tus faltas y pecados como desaparecen las nubes en el cielo. ¡Vuelve a obedecerme, porque Yo te di libertad! ¡Aleluya!

Atención: Dios los deja vivir confiados, pero vigila cada uno de sus pasos, por el camino en donde andan, observando sus conductas. Es decir, siempre el Señor te está vigilando, Sus ojos están puestos en ti.

Conclusión: Imagen 4. Dibuja o escribe todo que necesitas que Dios te dé. Ya sea algo material, paz para tu familia, perdón, sanidad, amor, etc.

Oración: Ser libre de todo miedo.

Acción: Niño: ¡Usa tu creatividad! Imagen 4.

Preadolescente: Completa según Isaías 44:21-23 (TLA).

*Dios dijo: “Recuerda, —————— (coloca tu nombre), que tú eres mi fiel————–. No te —————– de Mí, porque ——- —- ————–. —- hice desaparecer tus ————- y ————— como desaparecen —- ——— del ———-. ¡Vuelve a ———————-, porque —– te di libertad!

…. ¡Cielos, ————- de ————– por todo lo —- ——- —- hecho! ¡Montañas y ———— del ————-, griten ———— de alegría! ——— ha mostrado Su ———— ———, dando ———- a ———— (coloca tu nombre).