Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células Kids octubre 2017

Lunes 2 de octubre

UNA VICTORIA PERMANENTE (PARTE 1)

Lectura bíblica: San Mateo 4; 28:18-20

Versículo para memorizar: “Yo les dije esto para que encuentren paz en mí. En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo”. San juan 16:33 (La Palabra de Dios para Todos)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Jesús siempre nos ayuda a vencer toda tentación de este mundo.

Crea: Ser valientes para alcanzar la victoria.

Ore: Jesús ayúdanos a estar firmes y ser fiel a tu llamado.

I. Jesús fue fiel a Su llamado.

A. Venció la tentación.

B. Hizo lo que el Padre le dijo.

C. Cumplió con lo que dice la Biblia.

¿Qué es una tentación? Es el deseo de hacer o tener algo que sabes que no es correcto; es un impulso de hacer lo malo.

¿Has tenido o tienes tentaciones? (Maestro: deja que los niños se expresen).

Todos nos hemos enfrentado a tentaciones, hay una voz dentro de ti que te (impulsa, empuja) a hacer lo malo. Por ejemplo: si tu mamá deja unas monedas sobre la mesa, hay una voz que te dice que las tomes y las guardes o puede que otros chicos te pidan que tomes pastillas que quizás sean drogas o tal vez alguien te ofrezca un cigarrillo que también contienen sustancias dañinas y aceptes a probarlas ¿sabes qué? No podemos negar que estamos viviendo en un tiempo donde la tentación está al alcance de todos, chicos y grandes, jóvenes y ancianos, por ello cada vez que seas tentado haz como hizo Jesús, que mostró que era el Hijo de Dios para vencer así las tentaciones (Mateo 4). La Biblia nos dice que Jesús fue llevado por el Espíritu Santo al desierto donde fue tentado por el diablo durante 40 días ¿sabes lo que hizo Jesús? Le contestó usando la Escritura (La Palabra de Dios).

Cada vez que seas tentado a hacer cosas malas, que no agradan a Dios, hagamos lo que Jesús hizo, que en vez de escuchar al enemigo, declaró Palabra de Dios y no cayó en tentación, sino que venció.¿

II. Jesús sanó, salvó y liberó. Ministró en la casa de:

A. La suegra de Pedro (MATEO 8:14-15)

B. La hija de Jairo (LUCAS 8:51-56)

C. Zaqueo (LUCAS 19:1-10)

¡Que inmenso privilegio fue para Pedro, Jairo y Zaqueo que el Señor visitara sus casas! Donde pudo actuar y hacer que ocurrieran distintas sanidades y milagros. Jesús sabía que nos enfrentaríamos a dificultades, situaciones que nos querrán poner tristes, por tal razón nos regaló una Palabra especial para esos momentos de (enfermedades, tristezas, burlas: casos de bullyng, pérdida de un familiar o ser querido) Juan 16:33 “Yo les dije esto para que encuentren paz en mí. En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo”.

Cuando pienses que no puedes más, Jesús dijo que Él ya ha vencido al enemigo y lo hizo por ti. Dios nos rescata, nos ayuda, nos sana, nos salva. Así es Dios, así es Él, te da la victoria para que vos puedas ir a las casas de aquellos familiares, amigos, vecinos que están en necesidad como lo hizo Jesús y orar por ellos.

III. Jesús nos involucra. Romanos 10:14

A. ¿Cómo van a confiar en el Señor en quién no han creído?

B.¿Cómo van a confiar en el señor si no han oído hablar de Él?

C. ¿Y cómo van oír de Él si no hay quién les cuente el mensaje?

Dios nos invita a que nos acerquemos de verdad a esas personas que queremos y conocemos (familia, amigos, vecinos, maestras, compañeros del colegio), pero a las que nunca le hemos predicado Su Palabra, para que lo hagamos y ellos puedan conocer al Dios que obtuvo la ¡VICTORIA ETERNA! Mateo 28:18-20.

Conclusión: El camino hacia la victoria es un camino lleno de desafíos. ¡Debes ser Valiente! Jesús nos dejó el ejemplo.

Para orar: Declaramos que tenemos la fuerza y la decisión que Jesús tuvo para vencer la tentación.

Para hacer: Niño: Colorear la imagen y arma el rompecabezas. Imagen 1.

Preadolescente: lee San Mateo 4:1-10 y responde:

  • ¿Qué hizo Jesús en el desierto por 40 días y 40 noches?
  • ¿Quién vino a tentar a Jesús?
  • ¿Cómo enfrentó Jesús los ataques del diablo?
  • ¿Cómo podemos a resistir la tentación y los ataques del diablo?

___________________________________________________________________________

Lunes 9 de octubre

 

Una victoria permanente (Parte 2). Una puerta abierta

Lectura bíblica: Hechos 10; 1 Pedro 3:15; Apocalipsis 12:11.

Versículo para memorizar: “Y saben que Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder. Después Jesús anduvo haciendo el bien y sanando…”. Hechos 10:38 (Nueva Traducción Viviente)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Es un representante, un mensajero de Jesús aquí en la tierra.

Crea: En la Cruz Jesús obtuvo la victoria.

Ore: Alcanzar a toda personita que está lejos del Maestro Jesús.

I. Pedro y la visión de predicar a Cornelio y a su casa.

A. Un hombre de oración.

B. Lo buscan.

C. Es sensible al Espíritu Santo.

Cuán Grande y Maravilloso es Jesús. Nos dejó Su ejemplo de obediencia, compasión, amor, autoridad, poder, humildad, oración, etc. La Cruz rompió con toda esa barrera que separaba a los judíos de los gentiles (nosotros). Los judíos no conocían esa verdad, creían solo en Dios y no querían aceptar a las demás personas que no eran judías. Si bien era el pueblo escogido por Dios, no habían entendido que Jesús vino para derribar ese muro que separaba a los judíos de los gentiles. Pedro era judío, estaba siempre con el grupo de judíos y les predicaba solo a ellos y miles habían aceptado a Jesús. Pero el plan de Dios era que el mensaje de Su amor llegara a todos, tanto a judíos como a los que no lo eran. Hoy veremos como el Señor usó a Pedro, un hombre de oración, apasionado por Jesús, para que el evangelio traspase las fronteras judías. Fue enviado a la casa de Cornelio, un centurión romano. Los centuriones eran oficiales a cargo de cien hombres. Habían sido elegidos por su valentía y por ser personas en quienes se podía confiar.

Cornelio era un hombre bueno y respetado, un oficial del ejército romano. Era temeroso de Dios, hacía muchas ofrendas. Oraba siempre y era respetado por el pueblo judío… pero le faltaba algo, lo más importante. ¡No era salvo! Pues las buenas obras y tan solo las oraciones, no salvan, solo Jesús. Una tarde mientras Cornelio oraba, lo visitó un ángel que se paró a su lado y le dijo: -“Dios ha escuchado tus oraciones y…, ahora manda a buscar a Pedro y él te dirá lo que tienes que hacer”. Inmediatamente Cornelio mandó a buscar a Pedro. Mientras los siervos iban camino a Jope, Pedro subió a la azotea a orar y tuvo una visión (es como un sueño con los ojos abiertos).  La Biblia dice, que vio que el cielo se abría y bajaba a la tierra como una sábana, atada por las cuatro puntas y adentro había todo tipo de animales con cuatro patas, aves y reptiles (serpientes, lagartos). ¡Uyyyyy, qué feo tener un sueño con esas cosas feas y menos tener que comerlas! Luego Pedro se quedó mirando y escuchó una voz que le dijo: “Levántate, Pedro mata y come”. Pedro dijo –no, soy judío y no puedo comer esos animales. Nosotros los consideramos sucios. Tres veces Pedro vio la visión. La voz le dijo: -que nunca diga sucio a algo que ha sido creado por Dios. Pedro se quedó pensando porque no entendía nada y en ese momento  Dios le avisa que unos hombres lo buscaban, “quiero que vayas con ellos- le dijo el Señor- Yo los he enviado”. Pedro recibió a los hombres, y les dijo que se quedarían esa noche y que a la mañana saldrían. Al otro día se fueron para Cesarea. Aunque Pedro no había entendido la visión en un principio, fue sensible al Espíritu de Dios y obedeció al llamado de parte de Dios.

II. Siempre preparados para la batalla.

A. Somos Sus representantes.

B. Somos testigos con nuestro ejemplo como con nuestras palabras.

C. Jesús ruega por nosotros y nos respalda.

Cornelio los estaba esperando en su casa, había invitado a sus familiares y amigos para escuchar las enseñanzas. Pedro llegó y saludó a todos, y dio gracias al Señor por haber entendido que podía reunirse con todos ellos, que no eran judíos. Pues los judíos no podían visitar a los extranjeros. Pero qué maravilloso Dios, pues le mostró a Pedro que Él ama a todas las personas por igual. Comenzó a hablarles de Jesús y todo lo que había hecho cuando estuvo en la Tierra, los milagros, sanidades, como liberó a los que estaban oprimidos por el enemigo. “Y saben que Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder. Después Jesús anduvo haciendo el bien y sanando…” Hechos 10:38.

Aún les contó cómo lo habían crucificado a Jesús, pero que al tercer día había resucitado. También les dijo que Jesús le había encargado a él y a los demás discípulos que llevaran el mensaje de salvación a todos lados, por todo el mundo, sin temor, ni vergüenza, porque Él estaría con ellos todos los días, como con nosotros. Pedro todavía estaba hablando, cuando el Espíritu Santo cayó sobre ellos. Todos los que oían el discurso empezaron a hablar en lenguas y a glorificar a Dios. -¿Quién puede impedir que ellos sean bautizados? -dijo Pedro-. Ellos también han recibido el Espíritu Santo, tal como nosotros. Y los mandó a que se bautizaran en el nombre de Jesús.

De la misma manera que Jesús usó a Pedro, como embajador, representante del Reino de los cielos, te quiere usar a ti. ¿Estás dispuesto?  Dios te envía, prepárate, echa fuera de ti todo miedo, argumento, mentira del enemigo que quiere avergonzarte que no sabes hablar, que se te van a reír y burlar. ¿Sabes algo? No era Pedro quien hablaba, era el Espíritu de Dios a través de él. Jesús es quien te va a guiar y hablará por ti. Sí, Él te envía, Él te capacita y te equipa con toda su armadura para que lleves Su mensaje y miles se conviertan al Rey de reyes. ¡Tienes la victoria asegurada!

 

Conclusión: Jesús nos dio todo lo necesario para lograr la victoria.

Para orar: Ser sensibles a la guía del Espíritu Santo para alcanzar a otros.

Para hacer: Niño: Colorea el dibujo. Imagen 2

Preadolescente: Subraya la respuesta correcta, basada en Hechos 10.

 

  • Cornelio oraba a Dios: De vez en cuando Solo por interés    Siempre

 

  • Dios envió a Cornelio un: Regalo Un ángel  Unas personas

 

  • Cornelio envió a: Tres sirvientes a traer a Simón Pedro Un sirviente  Un amigo

 

  • Pedro fue a la casa de: Su suegra María    Cornelio
  • Cornelio tenía en su casa a: Compañeros de trabajo Su familia y amigos      Todos los niños solamente

 

  • Pedro les habló sobre: Sus problemas     Los demás    de Jesús

 

  • Cuando Pedro estaba todavía hablando, todos comenzaron a hablar en: Inglés     En lenguas     Al revés

 

 

 

________________________________________________

Lunes 16 de octubre

 

La fe nos hace más que vencedores

Lectura bíblica: Hechos 4:1-31.

Memoriza: “En realidad, todo el que es hijo de Dios vence lo malo de este mundo, y todo el que confía en Jesucristo obtiene la victoria”.  1Juan 5:4 (Traducción en Lenguaje Actual)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: La fe en Dios nos hace más que vencedores para predicar el evangelio.

Crea: Que Dios lo llamó a ser luz y predicar en todo lugar.

Ore: Para tener la valentía y el valor de hablar de Jesús sin temor.

I. Pedro y Juan anuncian a Jesús.

A. Muchos creyeron.

B. Ante el rechazo, mantuvieron su actitud.

¿Te acordás cuando aprendimos la historia del hombre cojo que fue sanado en las puertas del templo? En esa ocasión se encontraba Juan y Pedro, y ellos con el poder del Espíritu Santo pusieron sus manos sobre él y fue completamente sano. Esto sucedió luego de que los discípulos fueran llenos del Espíritu Santo en el día del Pentecostés. Esto fue el comienzo de grandes hazañas (explicar a los niños el significado de esta palabra) que cambiaron el mundo entero.

La Biblia sigue contando en Hechos 4, cómo Juan y Pedro después de ese milagro, continuaron hablándole de Jesús a la gente que estaba alrededor,. Muchas personas se acercaban sorprendidas de lo que había sucedido en ese lugar y luego de escucharlos hablar, creyeron y fueron salvas.

Este suceso enfureció mucho a las autoridades y los sacerdotes del templo, y fue así que apresaron a Juan y Pedro por hablar de Jesús. Pero a pesar  de eso, en el versículo 4, nos dice que: “Sin embargo, al escuchar el mensaje que daban los apóstoles, muchos creyeron en Jesús. Ese mismo día, el grupo de los seguidores de Jesús llegó como a cinco mil personas”  ¡Qué maravilloso! ¡Cuánta gente fue salva ese día! ¿Te imaginás que un día te pares en el medio de la calle, hables de Jesús, y que todas las personas que están a tu alrededor crean en Él y sean salvas? Confía en Dios, prepárate, porque estas y más cosas pueden suceder si te comprometes a hablar en todo momento y lugar.

Nos sigue contando este capítulo que Juan y Pedro fueron llevados a la junta suprema y allí les dijeron que no podían seguir predicando de Jesús y de su resurrección. Sin importarle esta decisión de las autoridades, los discípulos mantuvieron la misma actitud, las mismas ganas y pasión de seguir contando las maravillas de Dios, a pesar del rechazo de las autoridades de la ciudad.

C. El mensaje.

Juan y Pedro sabían cuál era el mensaje que debían predicar a todas las personas: JESÚS. Ellos hablaban del mensaje de Jesús, que Él había muerto pero ahora estaba vivo, había resucitado para darles vida, para vivir en los corazones de todos. Ellos hablaban de un Jesús vivo (aunque no se podía ver físicamente), que podía hacer milagros, que podía liberar, restaurar  y  cambiar las vidas. Un mensaje lleno de amor por los perdidos.

Ese mismo mensaje es el que tenemos que llevar nosotros. Un mensaje de amor, fe y esperanza que solo lo encontramos en Jesús. No en un novio, en muchos amigos, en vivir en la mejor casa, tener el mejor celular, tener una familia perfecta, e ir a la mejor escuela. Por supuesto que no. El amor que necesitamos, la Fe y la esperanza, solo la puede dar Jesús, ya que todo lo que Él da, es verdadero y eterno. La gente tiene que saber que solamente Él puede llenar el vacío del corazón, que sin Jesús nuestras vidas no tienen sentido.

¿Y quiénes son los encargados de hablar ese mensaje? Vos y yo. Los discípulos ya lo hicieron, ahora nos toca a nosotros.

II. ¿Obedecer a Dios o a quiénes se oponen?

A. Siendo amenazados, lo mismo predican.

B. Dios usa personitas comunes para grandes cosas.

C. La motivación de Pedro.

Como vimos en el punto anterior, Pedro y Juan fueron llevados ante el tribunal y los gobernantes les preguntaron: “¿Quién les ha dado permiso para enseñar a la gente? ¿Quién les dio poder para hacer milagros?”(vs 7) Los discípulos sin temor le comenzaron a hablar de parte del Espíritu Santo y con tal osadía que los mismos gobernantes se asombraban de la manera en el que hablaban ya que sabían que eran hombres “comunes” sin estudios  y poca educación. Fue por eso que no tuvieron ninguna razón para dejarlos encerrados en la cárcel ya que no habían cometido ningún crimen y pudieron ver al mismo hombre que era cojo de nacimiento, completamente sano que estaba al lado de ellos. Además vieron que mucha gente había creído en el mensaje que predicaban. Por lo que los tuvieron que liberar pero les prohibieron continuar predicando la Palabra de Dios.

¿Qué habrán hecho Pedro y Juan? ¿Se habrán callado? ¿Se habrán atemorizado y les habrán dicho a todos que dejaran de predicar? ¡Por supuesto que no! Ellos siguieron a pesar de la prohibición de las autoridades. ¿Y sabes por qué? Porque ellos prefirieron  obedecer a Dios y sufrir si era necesario, no podían dejar de cumplir con el mandato de Jesús y ocultar todo lo que habían visto y oído, debían demostrar a la gente que sólo en Él hay salvación, libertad y vida eterna.

Es tiempo de no callar, vos sos un niño/a, un preadolescente que  Jesús escogió para  ser luz e iluminar a los que andan en oscuridad. No importa tu edad, cómo es tu familia, si sabes poco de la Biblia, si vivís en una casa pequeña, humilde o en una mansión, si sabes leer bien o te cuesta, si te va mal o súper bien en la escuela; ¡DIOS TE LLAMÓ A VOS! Con TODOS tus defectos y virtudes, porque sos el único que puede hacer esta tarea de la mejor manera. Pedro y Juan no se avergonzaron, no tuvieron miedo, confiaron en que no estaban solos predicando, Jesús iba con ellos y no los abandonaría nunca. Ellos tuvieron fe, fueron valientes, y transformaron el mundo entero. ¿Estás listo para hacerlo VOS también? “En realidad, todo el que es hijo de Dios vence lo malo de este mundo, y todo el que confía en Jesucristo obtiene la victoria”1Juan 5:4.

 III. Los discípulos oran por valor y valentía.

A. El testimonio de Pedro y Juan.

B. Clamaron a Dios, lo que pidieron.

Para no desanimarse, los discípulos y todos los seguidores de Jesús, luego de que Juan y Pedro fueran liberados, oraron juntos para enfrentar cualquier adversidad y no temer a lo que podía suceder.

Necesitaron de mucho valor y valentía para continuar hablando de Jesús a la gente a pesar de las persecuciones. Dios les dio las fuerzas para hacerlo.

De la misma manera ÉL nos promete en este tiempo. No tenemos que tener miedo de predicar y hablar de Jesús, porque Él está con nosotros guiándonos a decir las Palabras correctas. Pero para eso, debemos orar y pedírselo. Para salir a predicar y que nuestro mensaje, cambie y toque los corazones, debemos primeramente prepararnos en oración, para que  realmente sea el Espíritu Santo el que hable por nosotros.

Conclusión: Nuestra fe en Dios nos hace más que vencedores.

Para orar: Por más coraje, tomando el ejemplo de los discípulos.

Para hacer: Niño: En una hoja en blanco, dibújate hablando de Jesús. Pero no a una sola persona, sino en un lugar lleno de gente desconocida y conocida, y en donde quizás para vos sea imposible hacerlo. Por ejemplo, podes dibujarte predicando en el medio del patio de tu escuela con todos tus compañeros y seños, escuchándote. También puede ser en el centro de tu ciudad o pueblo, en dónde siempre se reúne mucha gente.

Luego, se orará por estos dibujos para que puedan cumplirse y que cada uno de los niños prediquen sin miedo. En esta actividad ellos podrán explayar en la hoja quizás su sueño de hablar de Jesús y que las personas sean salvas. De allí la importancia de orar luego siempre por esos sueños.

Preadolescente: Querido líder llevar material (cartulinas, hojas, papeles de colores, revistas, goma eva, fibrones, etc.) para que cada preadolescente escriba y hermosee el versículo para memorizar, para que luego se lo lleve cada uno a su hogar y lo puedan colgar en su habitación.

_________________________________________________

Lunes 23 de octubre

Jonás y una misión casi imposible

Lectura bíblica: Jonás 1; Romanos 1:17; Salmos 139:7-12.

Versículo para memorizar: “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen:…”. Romanos 1:16 (Nueva Versión Internacional)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Debe asumir el llamado de parte de Dios y ser obediente.

Crea: Como Jonás fue escogido para salvar una ciudad, Dios lo ha elegido para llevar el mensaje de salvación a pueblos, ciudades y naciones.

Ore: Para hablar de Jesús sin vergüenza y con mucha pasión.

I. El desafío por delante (Jonás 1:1-3).

A. Una misión a cumplir.

El Señor le dio el siguiente mensaje a Jonás: “Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive y diles que ya he visto los malvados que son”. Era la tarea de Jonás decirle al pueblo de Nínive que Dios estaba muy, pero muy enojado con su mala manera de vivir y que tenían que dejar de hacer lo malo. ¡Wow, qué tarea la de Jonás! Él sí o sí debía cumplir con la misión encomendada por Dios. ¿Lo habrá hecho? ¿Vos siempre haces lo que te piden? Dejar que ellos puedan expresarse. Ahora veremos qué pasó.

B. Una respuesta inesperada.

C. Trató de huir de la presencia de Dios.

Pero Jonás no quería ir a Nínive. Él no estaba de acuerdo con Dios y es por ello que se fue en dirección contraria para huir del Señor. Descendió al puerto de Jope donde encontró un barco que partía para Tarsis. Pagó su pasaje subió y se embarcó con los que iban a esa ciudad, huyendo del Señor, lejos de Su presencia, se fue lo más lejos posible de Dios. Jonás no hizo lo que debía hacer, fue desobediente al Señor. ¿Le obedeces siempre a tus padres? Ellos se ponen muy contentos si así lo haces, todo lo contrario cuando no obedeces, se entristecen. Dios también se pone súper contento cuando eres obediente. Jonás debía obedecer, pero como te pasa algunas veces a ti, eligió hacer la suya y desobedecerle a Dios. ¡Cuidado la desobediencia trae malas consecuencias!

II. El mensaje en la tormenta.

A. Dormía ante la oportunidad.

Mientras Jonás permanecía en el barco tratando de huir de Dios. El Señor permitió algo muy interesante para llamarle la atención. No lo llamó, ni le gritó, sino que mandó un poderoso viento sobre el mar. La tormenta era tan grande, que los hombres del barco creían que se hundirían. ¡Cuánto miedo tenían! Temiendo por sus vidas, los desesperados marineros pedían ayuda a sus dioses. Por supuesto que no recibieron ninguna respuesta, porque no le oraban al Dios verdadero. Parecía que el barco se iba a despedazar por completo y que todos morirían. Entonces tiraron muchas cosas al mar para que el barco pesara menos. Mientras todo esto sucedía, ¿dónde estaba Jonás? En vez de estar haciendo algo, se había quedado muy dormido en la parte más profunda del barco y fue el capitán quien lo encontró y le dijo: “¿Cómo puedes dormir en medio de esta situación?” –le gritó- . ¡Levántate y ora a tu Dios! Al levantarse Jonás los marineros le preguntaron: ¿Por qué nos ha venido esta espantosa tormenta? ¿Quién eres? ¿En qué trabajas? ¿De dónde vienes? ¿De qué país eres? Jonás les dijo: -Soy hebreo y temo al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra. También les dijo que estaba huyendo de Dios.

B. Van a quien podría ayudarle.

Como la tormenta seguía empeorando, le preguntaron:-¿Qué debemos hacer contigo para detener esta tempestad y el mar se aquiete? –Échenme al mar- contestó Jonás- y volverá la calma. Yo sé que soy el único culpable de esta tormenta. Jonás les confesó la verdad.

 C. Rogaron a Dios y se entregaron a Él.

Mientras tanto los marineros remaban con más fuerza para llevar el barco a tierra, pero la tormenta era cada vez peor. Entonces clamaron al Dios de Jonás: “Oh Señor-le rogaron- no nos dejes morir por el pecado de este hombre… Entonces los marineros arrojaron a Jonás al mar y al instante se calmó la tempestad y el mar. Ellos fueron salvos de la gran tempestad y también temieron a Dios. El Señor, por su parte, dispuso un enorme pez para que se tragara a Jonás, quien pasó tres días y tres noches en su vientre. ¡¡Qué bueno estos hombres ante la necesidad y circunstancia que estaban pasando, rogaron y se entregaron al Señor!!

Después que Jonás le oró a Dios y le dio gracias, el pez lo llevó sano y salvo a la orilla del mar. Dios le habló al pez y el pez vomitó a Jonás en la tierra seca.

III. La segunda oportunidad (Jonás 3).

A. Un corazón obediente.

El Señor por segunda vez le habla a Jonás y le dijo: “Levántate, ve a Nínive, aquella gran ciudad y proclama el mensaje que yo te diré. Dios le dio una segunda oportunidad a Jonás para que hiciera lo correcto. ¿Qué creen que Jonás hizo esta vez? Obedeció el mandato de Dios y fue a Nínive, una ciudad tan grande que tomaba tres días para recorrerla toda.

B. El mensaje de salvación y el avivamiento en Nínive.

El día que Jonás entró en la ciudad proclamó a la multitud: “Dentro de cuarenta días Nínive será destruida” .Tal como Dios le había dicho. Le dijo uno a uno y habló con todos mientras caminaba en la ciudad. A lo mejor sus pies les dolían, se imaginan tres días completos caminando, pero no se quejaba seguía hablando de la Palabra de Dios al pueblo de Nínive. “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen:…” Romanos 1:16.

La Palabra la recibieron todos, desde el más grande hasta el más pequeño y todos le creyeron a Dios.

C. El rey proclama un ayuno, el pueblo se arrepiente y tiene compasión.

Luego cuando el rey de Nínive oyó lo que Jonás decía, bajó de su trono y se quitó sus vestiduras reales. Estaba tan arrepentido y triste que declaró que nadie podía comer ni beber, ni los animales. Todos debían orar a Dios, apartarse de sus malos caminos y abandonar toda violencia. Quizás así Dios cambie de parecer y no nos destruya, -decía el rey-. Cuando Dios vio lo que habían hecho y cómo habían abandonado sus malos caminos, cambió de parecer y no los destruyó, sino que los perdonó. Cuando nos arrepentimos, no solo debemos decirlo, sino demostrar que estamos realmente arrepentidos. ¿Cómo demostrar que se está arrepentido de algo? Dejar que ellos cuenten.

¡Qué bueno que es nuestro Dios, nos ama tanto que nos perdona siempre!

Conclusión: Dios nos llamó a dar un mensaje.

Para orar: Por valentía para predicar el mensaje de Jesús.

Para hacer: Imagen 4. En esta ocasión, los niños deberán hacer la siguiente manualidad:

 

Jonás en el estómago del pez

Materiales: Plato descartable de cartón o plástico, papeles de color, crayones, colores, tijeras, plasticola.

Elaboración:

  1. Entregar a cada niño un plato con la boca del pez ya recortada.

(ver ilustración).

  1. Recortar con anticipación en papeles de colores, los ojos, aletas, colas y

a Jonás (como en la imagen) Cada uno escogerá lo necesario para decorar al pez.

  1. Colorear la figura de Jonás y pegarla al plato.

Preadolescente: Marca si es verdadero o falso. Jonás 1: 1-17.

  • Jonás recibió un mensaje de parte de Dios: “Levántate, ve a la gran ciudad de Nínive y diles que ya he visto lo malvado que son”.
  • Jonás decidió irse lo más lejos posible, a un lugar donde Dios no podía encontrarlo.
  • Los marineros tomaron a Jonás y lo tiraron al mar. De inmediato el mar se calmó.
  • Los marineros no reconocieron al rey de Israel como su Dios.
  • Dios mandó un pez gordo que tragó a Jonás, donde estuvo tres días y tres noches.
  • Dios volvió hablarle a Jonás y le dijo: “Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive, anúnciales el mensaje que voy a darte”.
  • Jonás obedeció y entró a la ciudad y durante todo un día estuvo anunciando: “Dentro de veinte días Dios va a destruir esta ciudad”.

*Junto a tu líder y compañeros de Célula pueden ir a la plaza a transmitir el mensaje de Jesús.

 

___________________________________________________

 

Lunes 30 de octubre

Pedro y un mensaje que convence

Lectura bíblica: Hechos 2; San Juan 14:15-18.

Versículo para memorizar: “No voy a dejarlos solos; volveré a estar con ustedes”. San Juan 14:18 (Traducción en Lenguaje Actual)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Dar gracias a Dios por el regalo del Espíritu Santo.

Crea: La presencia del Espíritu Santo en su vida lo capacita para actuar correctamente y hablar de Jesús con mucha valentía.

Ore: Ser transformado completamente para ser de bendición a miles.

I. El inicio de una nueva etapa.

A. Se cumplió la promesa de Jesús.

B. Todos fueron llenos del Espíritu Santo.

¿Ustedes se acuerdan qué instrucciones le había dejado Jesús a los discípulos antes que ascendiera al cielo?

Él les había dicho que debían quedarse en Jerusalén, para que se cumpliese la promesa de Su Padre, serían llenos del Espíritu Santo. Los discípulos sabían que Jesús ya no iba a estar con ellos en la tierra a cada momento para hablarles y enseñarles. Pero lo que sí sabían, era que cuando fueran llenos del Espíritu Santo, Jesús estaría con ellos de una manera diferente. Entonces los discípulos, todos los días se reunían a orar, allí en Jerusalén. ¿Y saben que pasó? De repente cuando estaban orando, comenzaron a sentir un ruido muy pero muy fuerte, que venía del cielo, como si fuese el viento de una tormenta, que cada vez se sentía más y más… Este viento llenó el salón en donde estaban y de repente vieron unas llamitas de fuego que se colocaba sobre cada uno de ellos, sin quemarlos. Todo lo que oían y veían no se comparaba con lo que cada uno sentía. Pues comenzaron a sentir el mismo amor y la misma fuerza que cuando Jesús estaba con ellos. Se dieron cuenta que ya había venido el Espíritu Santo sobre sus vidas y se encontraban súper contentos, contentísimos, con mucho gozo, valentía, fuerzas, compasión, con mucho amor. Allí comenzaron a recordar lo que Jesús les había enseñado.

II. El asombro de los judíos de Jerusalén.

A. Asombrados y maravillados.

B. Se burlan.

En aquel tiempo vivían en Jerusalén muchos judíos que amaban a Dios, y gente de todas partes del mundo, que hablaban en diferentes idiomas; y al oír el ruido, muchos de ellos se acercaron al salón y se sorprendieron de que podían entender lo que decían los seguidores de Jesús. Tan admirados y maravillados estaban que se decían unos a otros: “¿Pero estos que están hablando, no son galileos? ¿Cómo es que los oímos hablar en nuestro idioma? Todos los que escuchaban a los apóstoles entendían lo que ellos decían, pero los apóstoles no sabían hablar los idiomas de toda esa gente. ¡Esto sí que era un milagro! Algunos judíos no salían de su asombro, ni dejaban de preguntarse: ¿Y esto qué significa? Pero algunos comenzaron a burlarse de los apóstoles y los acusaban de estar borrachos. Entonces…

III. Pedro, lleno del Espíritu.

A. Predicó con autoridad.

B. Fueron bautizados.

Pedro poniéndose de pie junto con los otros apóstoles, les habló con autoridad y les dijo: “Se equivocan si creen que estamos borrachos, apenas son las nueve de la mañana. Estamos llenos del Espíritu Santo. Les habló de Jesús, Quien había muerto en la cruz y que de verdad había resucitado. Debían arrepentirse de sus pecados, creer en Jesús y en el mensaje de salvación. Pedro siguió diciendo: “Dios le dio a Jesús el Espíritu Santo, y ahora Jesús nos ha dado ese mismo Espíritu, pues nos había prometido. ¡Y esto es lo que ustedes están viendo y oyendo! Todos los que oyeron estas palabras, preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: -Amigos israelitas, ¿qué debemos hacer? Pedro les contestó: -Pídanle perdón a Dios, vuelvan a obedecerlo y bautícense. Ese día tres mil personas creyeron en el mensaje de Pedro y fueron bautizados. ¡Cuántosssss! Dios hace milagros a través de aquellos que se dejan usar, como en este caso, los apóstoles. ¿Y tú te dejarás usar por el Señor?

Conclusión: Un mensaje lleno de poder del Espíritu Santo transforma vidas.

Para orar: Que seamos llenos del Espíritu Santo para llevar el mensaje de salvación.

Para hacer: Niño. En el corazón, deberán dibujar y colorear un símbolo que para el niño o niña, represente el Espíritu Santo.  Imagen 5

Preadolescente: Lee Hechos 2: 1-5, 38-39, 44- 46 y luego responde.

  • ¿Qué sucedió cuando llegó el día de Pentecostés?
  • ¿Quiénes moraban en Jerusalén el día de Pentecostés?
  • ¿Qué les dijo Pedro cuando las personas le preguntaron qué debían hacer y para quiénes era la promesa del Espíritu Santo?
  • Todos los nuevos creyentes comenzaron a reunirse ¿y qué más hicieron?