Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células Kids noviembre 2017

Lunes 6 de noviembre

 

LISTOS, PREPARADOS, ¡YA!

 

Lectura bíblica: 2 Timoteo 4:1-8.

Versículo para memorizar: “Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda… cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios”.

Hechos 20:24 (Dios Habla Hoy)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Que debe estar preparado siempre para compartir del amor de Dios.
  • Crea: Es tiempo de avanzar y no de retroceder, para así obtener el premio.
  • Ore: Ser lleno de Dios para proclamar Su Palabra.

Introducción: Debemos estar siempre listos para contarles a otros las cosas bellas que Dios ha hecho en nosotros.

*Querido líder: Antes de comenzar la Célula, dile a los chicos que van a correr una carrera (pueden ser las niñas por un lado, los varones por otro al igual que los preadolescentes). Traza una línea, o utiliza una soga, señalando el lugar de partida y también de llegada, o de ida y vuelta. Luego, le dices antes de comenzar:” Listos, Preparados ¡Ya!”, puedes hacer sonar un silbato para que comience la carrera. También puedes realizar una carrera con obstáculos. ¡Estaría buenísimo que los premiaras! Luego comentar cómo se sintieron al correr, si se cansaron o no, si les fue fácil o difícil, ante cada obstáculo que se enfrentaron durante la carrera, etc.

I. Estar listos significa: Presto, activo, dispuesto, pronto, dinámico, despierto, diligente (2 Timoteo 4:2).

-Para predicar la Palabra, a tiempo y fuera de tiempo, con paciencia.

Como pudieron experimentar al correr debían estar atentos, en el lugar de partida, uno a lado de otro, listos para escuchar la orden de salida (o el silbato) y tratar en lo posible de ganar, llegar a la meta, sorteando cada obstáculo, sin hacer trampas porque si no quedaban descalificados. Ver si algún chico/a no tenía zapatillas y corrió con otro tipo de calzado. Explicarles que deben usar zapatillas para una carrera porque de lo contrario se les hace mucho más difícil.

El apóstol Pablo, a través de una carta, le decía a Timoteo que debía estar listo, dispuesto, activo, despierto para ir a predicar la Palabra. Que debía hacerlo con urgencia, a tiempo y fuera de tiempo, cuando convenga y cuando no convenga. Como todos sabemos, Timoteo conocía a Dios porque su mamá y abuela le enseñaron de Dios y leían la Palabra de Dios. Cuando Timoteo fue grande, conoció a Pablo que enseñaba de Jesús y él sintió el mismo deseo que su amigo Pablo y juntos comenzaron a viajar y a llevar el mensaje de Dios. Pablo, usado por Dios, es quien escribió cartas para su amigo Timoteo y es una de ellas que estamos leyendo hoy. Pablo le sigue diciendo: convence, aconseja, reprende si es necesario, insta a hacer el bien y en todo tiempo, con paciencia da al pueblo el alimento espiritual de la Palabra de Dios. Como te preparaste para correr y ganar, de la misma manera y aún más lo debes hacer para hablarles de Jesús a los demás en todo tiempo; sin vergüenza, aunque se te burlen, no te quieran escuchar y aunque a veces no quieran juntarse contigo, debes estar siempre listo para amarlos, animarlos y enseñarles que sin Jesús las cosas son muy difíciles. “Porque la Palabra de Dios tiene poder y tiene vida, es más cortante que una espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser…” (Hebreos 4:12).

II. Preparados (2 Timoteo 4:3-5).

-En oración y en cambiar nuestros pensamientos todos los días.

Prepárate en oración, en leer, entender y practicar la Palabra, como lo hacía Timoteo que desde niño aprendió y luego de grande fue usado por Dios, porque su corazón estaba impregnado, sus pensamientos llenos de la Palabra de Dios. Este es el tiempo en que debes renunciar a todo pensamiento negativo, deja de luchar en tus fuerzas, creyendo que no puedes, que no sabes hablar bien, que nadie te va a creer, no debes preocuparte, abre tu boca que Él la llenará con Su Palabra. No temas sufrir por Jesús, gana almas, cumple con tu tarea. Ora en todo momento por ti y los demás.

III. ¡¡Ya!! (2 Timoteo 4:6-8).

-Corre con fe y perseverancia. Llévate el premio.

¡Hoy y ya! Es el momento apropiado, para que prediques tú, como Pablo le aconsejaba a Timoteo, ya que él se daba cuenta que había peleado una gran batalla de la fe, que ya estaba llegando el fin de su carrera, pronto descansaría, porque en el cielo le esperaba una gran corona. “Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda… cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios” (Hechos 20:24).

Conclusión: El premio, que es la corona de vida eterna, no es solo para mí, sino para todos los que desean recibirlo.

Para orar: Que estemos dispuestos para predicar en todo tiempo.

Para hacer: Niño: Expresión libre, que el niño se dibuje corriendo una carrera junto a sus compañeros de Células.

Líder, puedes organizar distintas carreras para los niños: Por ejemplo, carreras de embolsados, de obstáculos, que se saquen las zapatillas y se mezclen, luego corren hasta el lugar se las colocan y el primero que llegue, gana, etc.

 

Preadolescente: Lee y traza la línea al versículo que corresponde.

 

Y corramos con paciencia                                           Hebreos 4:12

la carrera que tenemos por delante.

 

Prosigo a la meta, al premio del                                  Efesios 6:18

Supremo llamamiento de Dios…

 

La Palabra de Dios es viva y                                       2 Timoteo 4:2

Eficaz, y más cortante que las espadas…

 

Oren en todo tiempo con toda oración                       Hebreos 12:1c

Y súplica en el Espíritu…

 

Que prediques la palabra y que instes a                     Filipenses 3:14

tiempo y fuera de tiempo…

 

 

 _____________________________________________

Lunes 13 de noviembre

 

CORRIENDO PARA GANAR

 

Lectura bíblica: 1 Corintios 9:24-27.

Versículo para memorizar: “Pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse.  Isaías 40:31 (Dios Habla Hoy)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Que el Espíritu de Dios que está en su vida, lo ayudará en todo, para no desviarse del camino.
  • Crea: Alcanzará la meta que se ha propuesto, si sigue corriendo, sin mirar atrás ni detenerse.
  • Ore: Para correr y ganar sin cansarse ni fatigarse.

 

I. Corre para ganar (2 Timoteo 1:7).

  • Corre sin temor, en amor, con poder y con dominio propio.

Queridos líderes: Conversen con los niños recordando qué vieron la clase anterior.

Vamos a ver lo que Pablo le seguía aconsejando a Timoteo: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. Espíritu de cobardía: sentimiento de temor o timidez; pues cobardía significa “falta de valor o ánimo”, es sentir miedo en situaciones difíciles o peligrosas. Es cuando alguien se asusta con facilidad y no se anima a enfrentar distintas situaciones, problemas o el peligro cuando se espera que lo haga. ¿Alguna vez te has sentido así? Quizás hoy tengas miedo. Este sentimiento no proviene de Dios. La vida es como una carrera, que está frente a nosotros y debemos recorrerla, donde a veces encontraremos algunas piedras, obstáculos, problemas, pero nada debe detenernos. Debes correr para ganar y alcanzar el premio que Dios tiene para ti. Cuentas con el poder del Espíritu Santo en tu vida y es quien te ayudará a vencer todo temor de lo que alguien puede decir o hacer, para que sigas hablando de Jesús sin avergonzarte. Recuerda también que estás lleno del amor de Dios, y el perfecto amor echa fuera todo temor. Y este amor te ayudará para alcanzar al perdido. El dominio propio es un fruto del Espíritu Santo que debes desarrollar al máximo en tu vida. Así tendrás la capacidad de dominar tus pensamientos, emociones, temperamento, acciones, lengua, etc.

II. Corre enfocado (Filipenses 3:13-14).

  • Me olvido el pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está adelante.

Si leemos estos versículos nos daremos cuenta que el apóstol Pablo la tenía más que clara. Él sabía hacia donde iba, no mirando hacia atrás, sino una sola cosa hacía, se enfocaba, su mirada estaba puesta hacia adelante, a ganar la carrera para así recibir el premio celestial. No se detuvo pensando lo que no había podido alcanzar, ni las veces que pasó por muy malos momentos, no le echó la culpa a los demás porque estaba preso y por ello no podía hacer nada, todo lo contrario con sus cartas que las podemos leer hasta el día de hoy nos motiva, nos empuja a que no miremos hacia atrás. Dios no mira hacia atrás, a tus imposibilidades, a tus fracasos, a las cosas que no pudiste alcanzar, sino que cada día te da una nueva oportunidad para lograr todo aquello que anhelas y así alcanzar la vida eterna. Olvida y déjale al Señor tu pasado y enfócate en todo lo que tienes por delante. Por ejemplo: alguien que está corriendo una carrera y se tropieza con una piedra, sigue adelante, pero luego se detiene y regresa a mirar la piedra, se para y comienza a pensar: “esta piedra es la culpable de que yo haya tropezado y por su culpa tuve que detenerme”. Luego sigue corriendo, pero al mismo tiempo se da cuenta que perdió tiempo, lugar y quizás fuerzas. Por lo tanto, no pudo ganar la carrera. Al final llega a la conclusión, que no fue la piedra la culpable, sino que fue él quien miró hacia atrás, es decir, al pasado. ¡¡Que a ti no te pase lo mismo!!

 III. Corre sin salirte de la pista (San Juan 14:6).

  • ¡No te distraigas, no te detengas! ¡Persevera!

¿Qué pasaría si un corredor sale de la pista para tomar agua, para secarse la transpiración, para ir al baño, para fijarse en el celular si tiene mensajes, audios, llamadas o porque está cansado se sienta un rato? Por supuesto que todo esto lo distrae, lo detiene y al final nunca llegará a la meta que seguro es ganar la carrera y así recibir el premio que tanto desea. En el plano espiritual pasa lo mismo, tú bien sabes que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida y que nadie puede ir al Padre sino es a través de Él. Debes seguir siempre las pisadas de Jesús, estar dentro de Su camino que te lleva a la bendición, a poder disfrutar del amor, gozo, paz, libertad, dulce compañía, sanidad física, perdón, etc. Pues de lo contrario eres presa fácil para el enemigo, quien te engañará, te mentirá, te dirá, que es mejor hacer lo que más te guste y no lo que Dios quiere para tu vida, total por una vez que mientas, robes, fumes, pruebes droga, alcohol, por una vez que mires pornografía,  no vayas a la Célula, escuela kids, iglesia, nada te va a pasar, total Jesús te entiende y te va a perdonar. ¡¡Cuidado, nunca te distraigas ni escuches voces ajenas, no te detengas, persevera siempre hasta el final!! “Pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse” (Isaías 40:31).

Conclusión: Corramos de tal manera que el fuego de la pasión por Dios no se apague. 

Para orar: Corramos la carrera de la fe y que nuestra pasión nunca disminuya.

Para hacer: Niño: Expresión libre, que el niño se dibuje corriendo una carrera junto a sus compañeros de Célula, ganando la carrera y recibiendo el premio.

Preadolescente: Realiza un acróstico con la palabra: CORRIENDO. Debe tener palabras o frases relacionadas con el tema de hoy.

 

C

O

R

R

I

E

N

D

O

 

 

___________________________________________

 

Lunes 20 de noviembre

CORRE CON LA UNCIÓN (Parte 1)

Lectura bíblica: 2 Reyes 9:1-10.

Versículo para memorizar: “Ese día se te quitará la carga que llevas en los hombros, y el yugo que te pusieron en el cuello será destruido”.

Isaías 10:27 (La Palabra de Dios para Todos)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Es tiempo de correr con la unción y no detenerse por nada.
  • Crea: La unción del Espíritu Santo ha sido derramada en su vida.
  • Ore: Recibir todos los días una unción fresca.

I. El profeta Eliseo se prepara para llevar la unción (vs. 1-4).

El profeta Eliseo llamó a uno del grupo de los profetas, y le dijo: -Prepárate para salir. Toma este recipiente con aceite y ve a Ramot de Galaad y cuando llegues allá busca a Jehú, hijo de Josafat y nieto de Nimsí. Entra donde él esté, apártalo de sus compañeros y llévalo a otra habitación; toma el recipiente con aceite y derrámalo sobre su cabeza, diciendo: “Así dice el Señor: Yo te he ungido para que reines sobre Israel”. Después de esto, abre la puerta y huye sin detenerte. El joven profeta se fue a Ramot de Galaad. ¡Qué hermosa comunión tenía Eliseo con Dios, cuán sensible y obediente fue, pues inmediatamente hizo lo que Dios le mandó!

A. Levanta una nueva generación (vs. 5-6).

Al llegar al lugar, encontró reunidos a los capitanes del ejército. Entonces dijo: -Tengo algo que comunicar a mi capitán. -¿A cuál de todos nosotros? –respondió Jehú. –A usted, mi capitán –contestó el profeta. Enseguida Jehú entró en la habitación; entonces el profeta derramó el aceite sobre su cabeza y le anunció: “Así dice el Señor, Dios de Israel, «Yo, el Señor, te he ungido para que reines sobre Israel, mi pueblo». ¡¡Wow, qué bueno y qué sorpresa para  Jehú!!

Ungido: Escogido para una tarea. Derramar aceite sobre la cabeza de una persona, era la forma simbólica de mostrar que Dios había apartado a alguien para una tarea específica.

Tú eres parte de esta nueva generación, la cual Dios está llamando. Él hoy  unge con el aceite de Su Espíritu, tu cabeza y te escoge para llevar Su mensaje a todo lugar.

B. En intimidad, la unción se derrama en secreto (vs. 6-10).

C. Unción con propósito y obediencia.

Como podemos ver, Jehú fue ungido con aceite en secreto, para realizar una tarea específica, ser el rey de Israel y terminar con los que adoraban a dioses falsos, a aquellos que se levantaban en contra de los mandamientos de Dios, que eran rebeldes, aún contra los que creían en curanderos, brujos, hechiceros, etc.

Unos cuantos años atrás, más o menos diez años, Jehú había recibido una palabra profética de parte del profeta Elías, diciéndole que sería el rey de Israel, pero por todo ese tiempo Jehú nada había hecho. Seguía siendo capitán, comandante del ejército. Hasta que fue ungido, lleno del poder de Dios.

*El aceite para ungir era un recordatorio de la dulce presencia del Espíritu Santo. Es por ello que la presencia y el poder del Espíritu le ayudó a Jehú a hacer lo que Dios le dijo. Jehú no solo necesitaba la palabra profética sino ser lleno de la unción de Dios, del Espíritu Santo, que lo usaría grandemente. Es tiempo que tú recibas la unción que no solo cambiará tu vida, sino también  la de los demás que están a tu alrededor. Dios quiere usarte, como hijo, estudiante, compañero, alumno, amigo, ahijado, sobrino, nieto, etc. Dios te ha consagrado, te ha escogido a reinar en el lugar donde te encuentres, no que el enemigo domine, sino tú como hijo del Rey Jesús, seas luz en medio de las tinieblas, cumpliendo el propósito de Dios aquí, obedeciendo el llamado de parte de Él.

Jehú, luego de ser ungido, tomó acción y comenzó a destruir al enemigo a cada lugar que iba. ¿Sabías que tú eres la autoridad de Dios donde te encuentres? El pueblo de Dios había sido cubierto de dioses falsos, pero hubo un hombre levantado por Dios, que trajo justicia y libertad a ese pueblo en la tierra. Recuerda: El gran Yo Soy, está en ti, recibe la unción fresca directamente de Dios que te capacita para pelear en oración, y en clamor contra toda fuerza de maldad de este mundo. Ese día se te quitará la carga que llevas en los hombros, y el yugo que te pusieron en el cuello será destruido…” (Isaías 10:27).

Conclusión: ¡Este es tu tiempo!, debes correr con el mensaje que trae salvación y cambia vidas.

Para orar: Que transmitamos lo que hemos recibido por gracia.

Para hacer: Niño: Completa la actividad.

Preadolescente: Lee 2 Reyes 9:1-10 (TLA) y luego completa.

  • Eliseo llamó a uno de sus __________________.
  • El lugar donde fue, se llamaba ___________________.
  • El joven profeta derramó el aceite sobre la ________ de _________.
  • ___________ fue elegido para ser rey de _____________.

 

_______________________________________________

 

 

Lunes 27 de noviembre

CORRE CON LA UNCIÓN (Parte 2)

Lectura bíblica: 2 Reyes 9:10-13.

Versículo para memorizar: “Pero ustedes tienen la unción del Santo, y conocen todas las cosas”.

1 Juan 2:20 (Reina Valera Contemporánea)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Ha sido llamado para cumplir con el propósito de Dios en la tierra de correr con la unción.
  • Crea: Está lleno de la unción de Dios.
  • Ore: Para derribar todo argumento, excusa y temor.

I. No des lugar a la duda (vs. 10).

A. Echó a correr (No dio oportunidad a la excusa).

B. La duda, enemigo de la fe.

Luego que el profeta ungió a Jehú y le dijo que sería rey, abrió la puerta de la habitación y se fue rápidamente. No le dio tiempo a Jehú que le preguntara ¿qué debo hacer y cómo lo haré, quién me ayudará, podré? No dio lugar a las excusas ni tampoco que los pensamientos negativos comenzaran a dar vueltas en la mente de Jehú, sino que salió corriendo para no dar lugar a la duda. ¿Sabías que la duda es el enemigo de la fe? Quien duda nunca recibe nada, porque debemos pedir con fe, sin dudar, porque si dudas eres como una ola del mar, que el viento la lleva de un lado a otro. ¿Alguna vez pudieron ver cuando hay viento cómo las olas del mar se mueven? O quizás hayas estado en el mar y pudiste disfrutar de las olas y ver lo que ocurre.

II. Para el mundo nuestra pasión es locura (vs. 11).

  • ¿Quién es este loco?

Cuando Jehú fue a reunirse con sus compañeros, estos le preguntaron: – ¿Qué pasa, para qué ha venido a verte este loco? A lo mejor a ti te pase lo mismo, muchos te consideran o creen que estás loco y tu familia también porque asisten a la iglesia, a la Célula, al escuela kids, al campa, y no entienden nada, lo primero que piensan y dicen que te has cambiado de religión y quizás hasta te dejan de lado y no quieren juntarse más contigo, porque a lo mejor los has invitado en algún momento a la Célula o iglesia, o le has dicho que ibas a orar por ellos o quizás tu mami o alguien de tu familia se ha acercado a alguna de las familias, por ejemplo, de un compañero, para ayudarle u orar por ellos y no han querido saber nada, se han burlado, o como la mayoría dicen “están todos locos”, como los compañeros de Jehú dijeron que el profeta era un loco. Nada de esto debe ponerte mal, ni traer duda a tu vida; todo lo contrario, ora, clama, busca más a Dios para que ellos también crean y reciban en su corazón a Jesús como Su Salvador y Señor de sus vidas. Estas situaciones en vez de desanimarte o bajonearte deben hacer crecer tu fe en Él. Como dijo el apóstol Pablo “bendita locura”. Ser apasionados por Jesús y hacer Su voluntad, para los demás es locura, en cambio para nosotros es bendición, libertad, salvación y vida eterna.

III. El Espíritu confirma lo que nace de Dios (vs.12-13).

A. Jehú declaró.

Luego Jehú les respondió a sus compañeros: -Pues me dijo lo siguiente: “Así ha dicho el Señor: Yo te consagro como rey de Israel”. ¡Qué bueno, chicos! Él les contó lo que había recibido de parte de Dios y allí entendió el llamado y el propósito por lo cual era enviado a destruir toda obra del enemigo que se había levantado en contra de los hijos de Dios.

B. La unción respalda.

Fue tal la unción que había sido derramada en la vida de Jehú, que cada uno de sus compañeros tomó su capa y la tendió a sus pies, sobre los escalones. Luego tocaron el cuerno de carnero y gritaron: “¡Jehú es el rey! ¿Te ves como futura o futuro presidente de Argentina, gobernadora o intendente? ¡Levántate y sale como lo hizo Jehú; la unción de Dios reposa sobre tu vida porque eres un hijo de Dios!Pero ustedes tienen la unción del Santo, y conocen todas las cosas” (1 Juan 2:20).

Conclusión: No permitas las excusas ante el llamado de Dios.

Para orar: Que el Señor confirme Su llamado en mi vida.

Para hacer: Niño: ¿Cómo te imaginas lleno de la unción de Dios? Exprésalo a través de un dibujo en una hoja en blanco.

*Atención: Líder, pregunta si un pastor o el pastor de tu lugar puede asistir a la Célula para explicar brevemente la unción de aceite, para luego orar y ungir a cada niño y pre.

Preadolescente: Responde según corresponda.

  • ¿Qué dice Santiago 1:6, con respecto a la duda y la fe?
  • ¿Por qué el que no es espiritual no acepta las cosas que son del Espíritu, y ni las entiende, según 1 Corintios 2:14?
  • ¿Tienes la unción de quién?
  • ¿Eres hijo de Dios, por qué?