Iglesia Visión de Futuro

Comentario Células Kids mayo 2017

Lunes 1° de mayo

Un importante encargo

Lectura Bíblica: Proverbios 3:5-6; Romanos 8:4; Efesios 5:15-16; 2 Timoteo 1:7, 4:5; Santiago 1:26.

Versículo: “En presencia de Dios y de Cristo Jesús-quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer Su reino- te pido encarecidamente”. 2 Timoteo 4:1  (Nueva Traducción Viviente)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Siempre debe andar en el Espíritu.

Crea: Si le pide ayuda al Señor y renuncia a la carne, tendrá dominio propio.

Ore: Para andar en el Espíritu y no en la carne.

Introducción: Veremos lo que Dios le encarga a Timoteo a través de Pablo.

1.Te encargo, te recomiendo. “En presencia de Dios y de Cristo Jesús quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer Su reino- te pido encarecidamente:” 2 Timoteo 4:1

Lo que Pablo le pedía a Timoteo es lo que Dios hoy nos pide a

nosotros. Timoteo vivía con su mamá Eunice y su abuela Loide y a través de las enseñanzas que recibió de niño aprendió a amar a Dios. Él tenía una vida al igual que los demás niños o como ustedes, jugaba con sus amigos, hacía sus tareas, estudiaba. De niño fue educado por su mamá y abuela, por eso amaba escuchar las historias de la Biblia que ellas le contaban. Timoteo creció respetando las cosas de Dios y amándolo de todo corazón, al igual que su madre y abuela. Él siempre quería saber y aprender más sobre la voluntad de Dios, y siempre leía historias escritas en los pergaminos, porque en aquel tiempo no existía la Biblia y la Palabra de Dios estaba escrita en pergaminos. Ya de grande Timoteo conoció a un apóstol llamado Pablo que enseñaba a las personas, el respeto al Señor Jesús, y sintió el mismo deseo que Pablo. Timoteo estaba listo para acompañar al apóstol en sus viajes, llevando la Palabra de Dios. Pablo lo tomó como un hijo espiritual, cuando le escribía a Timoteo lo saludaba como “un gran hijo en la fe” y “amado hijo”. Todos los consejos que Pablo le dio a Timoteo son muy útiles hoy, para cada uno de nosotros porque es lo que debemos hacer según lo encomendado de parte de Dios.

A. Ser prudente siempre, no perder la calma (2 Timoteo 4:5ª).

B. Controlar la lengua (Santiago 1:26).

Debemos ser prudentes, o sabernos controlar, mantenernos tranquilos, es decir ser equilibrados, en lo que pensamos, decimos y en lo que hacemos, sin lastimar a nadie, ni atropellando o discutiendo con los demás. Respetando siempre al otro, estemos o no de acuerdo, sin gritos, ni enojo. Predicando con el ejemplo, siendo luz, un faro encendido en medio de la oscuridad. Después de un tiempo, Timoteo fue el líder de la iglesia de Éfeso y Pablo siempre le escribía para animarlo y darle instrucciones, como era joven necesitaba el consejo de su padre espiritual. Lo mismo ocurre contigo, debes escuchar y obedecer lo que tu líder te enseña, pues siempre te guiará por el mejor camino. Lee y escucha Palabra de Dios y así aprenderás cómo debes comportarte y ser de bendición como lo fue Timoteo. Cuida y controla siempre tu lengua, no le eches la culpa a los demás que como te hicieron enojar, insultaste y por eso te enojaste muchísimo y hasta tuviste ganas de golpearlo, o quizás lo hiciste. Cuida a como tratas a tus papis, hermanos, abuelos, compañeros, amigos y a tus enemigos. ¡CONTROLA TU LENGUA SIEMPRE!

C. No dejarse dominar por las emociones (Proverbios 3:5-6), practicar el dominio propio.

Timoteo oyó la Palabra de Dios desde niño y a través de ella aprendió a vivir de una manera diferente, todo lo que hacía era para agradarle a Dios. También Jesús desea que ustedes aprendan y practiquen lo que nos enseña a través de la Biblia, así crecerán según la voluntad de Dios. Como dice Proverbios 3:5-6, “Busca siempre la voluntad de Dios en todo lo que hagas y Él te mostrará cuál será el camino que debes tomar. No te creas que te la sabes toda, obedece a Dios siempre y aléjate del mal”. No debes dejarte llevar por tus emociones, como tampoco que dominen tu vida y decisiones. Como hijo/a de Dios, debes solamente dejarte dominar por la Palabra y la obediencia a ella.

D. Andar en el Espíritu y con mucho cuidado (Romanos 8:4)

Preguntarles a los chicos ¿cuál de estos tres niños andan en el Espíritu?

*Carlitos, siempre usa palabras de queja, sucias, desagradecidas, hirientes, insulta, grita, etc.

*Gustavo, tiene un vocabulario que a veces agradece, a veces insulta, a veces rezonga, a veces es amable, a veces gritonea, a veces es respetuoso, etc.

*Susana, habla palabras amables, respetuosa, alaba y bendice a Dios, alienta y consuela, agradece, no usa tonos agresivos ni prepotentes, etc.

¿Y tú a quién te pareces? La Palabra de Dios nos dice, que ya no debemos vivir de acuerdo a nuestra naturaleza humana, es decir obedecer a la carne, sino que debemos vivir de acuerdo y obedeciendo siempre al Espíritu de Dios que mora en nuestras vidas.

Conclusión: Debemos andar en el Espíritu y no dejarnos dominar por las emociones.

Para orar: Que el Espíritu Santo nos ayude.

Para hacer:

Niño: Colorea la imagen 1.

Para los niños más grandes: Encuentra las 7 diferencias. Luego colorea, la imagen.

Preadolescente: Ordena las letras y descubrirás cada palabra.

FIANCONZA

SBUENA  IONESACC

TOSDAMANENMI

TURIPÍES TOSAN

CERAH  LE  INBE

ODPER

TEOTIMO

AL  ENABU  TIACINO

NOATS

DAICU  SUT  SAAPLBAR

Palabras ordenadas: CONFIANZA-BUENAS ACCIONES MANDAMIENTOS-ESPÍRITU SANTO- HACER EL BIEN-PODER-TIMOTEO-LA BUENA NOTICIA- SANTO-CUIDA TUS PALABRAS.

 

 

 

_____________________________________________

Lunes 8 de mayo

 

Vida de Testimonio

Lectura Bíblica: San Mateo 5:16, 7:17,20; Romanos 8:15-16; 2 Corintios 3:2-3; Santiago 4:7.

Versículo para memorizar: “Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse”.  2 Timoteo 2:15  (Nueva Traducción Viviente)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Debe ser como Jesús, predicar con el ejemplo.

Crea: Su identidad está en Dios, porque es un hijo/a de Él.

Ore: Ser un muy buen embajador.

Introducción: ¿Sabías que nuestras actitudes, el cómo nos comportamos y cómo somos con los demás es fruto de lo que creemos? Jesús predicaba…

 

1.Un buen testimonio nos da identidad como hijos de Dios (Romanos 8:15-16).

A.¿Quiénes somos? “Somos hijos de Dios”.

B. ¿De quién somos? “De Cristo”.

 Cuando recibimos al Espíritu de Dios, Él nos adopta como a Sus propios hijos, por eso nos permite llamarlo: “Papá”. Su Espíritu se une al nuestro y nos asegura que somos hijos de Dios y como hijos tenemos derecho a todo lo bueno que Él ha preparado para nosotros, y lo más maravilloso, es que todo lo compartiremos con Jesús, de quien somos y al cual pertenecemos.

¿Saben qué significa ser adoptados? Cuando alguien te adopta, te recibe en la familia como si fueras un hijo/a de verdad. Recibes el apellido de tu nuevo papá, tienes los mismos privilegios y responsabilidades que los hijos nacidos en esa familia, como así también derecho a la misma herencia. Al igual ocurre con nosotros los cristianos, hemos sido adoptados en la gran familia de Dios.

*Marisol era una niña adoptada, cierto día su papá le explicó acerca del amor de Dios, de cómo nos escogió para que seamos sus hijos. Todos los que pertenecemos a su familia, hemos sido adoptados. Algunas veces Marisol, se preguntaba: “¿Será que mamá y papá me quieren de verdad?”. Ella no quería portarse mal, ni ser rebelde, ni dejar de hacer la tarea y estudiar. Pero estaba confundida, y a veces hasta le costaba aceptar a su familia adoptiva. Cuando Marisol entendió que Dios la amaba y quería adoptarla como hija por medio de Jesús, allí aceptó recibir al Señor como su Salvador. Ahora sí ella puede decirle a Dios: “¡Papá!”. Ahora sabe muy bien y está súper segura que Dios la escogió como su hija, al igual que su nueva familia que la ama muchísimo. Entonces Marisol, ¿fue adoptada dos veces?…

C. ¿A qué lugar pertenecemos? “Somos ciudadanos celestiales y embajadores en la tierra”.

Por ser ciudadanos celestiales y embajadores en la tierra, debemos vivir o actuar de acuerdo a como todas las personas actuarían  en el cielo. Buen trato, buenas relaciones, muy buenas actitudes y acciones, respetándose uno al otro, amando a los demás como a nosotros mismos, alabando y adorando, es decir como vivió Jesús en la tierra. Como embajadores (enviados, mensajeros) debemos llevar el mensaje de salvación continuamente a todo lugar y en todo momento. ¡Eres un mensajero de paz y libertad!

 2. La carta de presentación como cristiano es nuestro testimonio (2 Corintios 3:2,3; Santiago 4:7).

Todos los demás deben ver en ti el Cristo que habita dentro de tu corazón. Deben ver una personita totalmente diferente, bella por dentro y por fuera. ¿Demuestras eso a los demás? Al fijarse los demás del cambio que has hecho, para bien, pues ya no insultas más, ni mientes, ni robas, tampoco peleas ni rezongas como antes, sino todo lo contrario, eres amable, servicial, afectuoso, diciendo siempre la verdad, etc., todos querrán conocer a ese Jesús que transforma vidas. Porque como dice la Palabra de Dios, eres una carta abierta, quien la escribió fue Jesús en tu corazón, no con tinta, sino que la escribió con el Espíritu del Dios Vivo y por supuesto que esa carta está a la vista de todos aquellos que la quieran ver. Recuerda: ¡Tú eres esa carta! Por lo tanto debes predicar con tu testimonio, ejemplo. ¡¡Cuidado con el enemigo, debes resistirlo y él se irá; siempre obedece a Dios!! “Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse” 2 Corintios 2:15.

3. Un árbol se conoce por su fruto (San Mateo 7:17, 20; 5:16).

A. Por nuestras buenas obras todos darán la gloria a Dios.

B. Cuando: “Yo cambio, todo cambia”.

“Un buen árbol produce frutos buenos y un árbol malo produce frutos malos”, es decir por nuestros frutos seremos conocidos. ¿Te examinaste qué tipo de frutos estás produciendo? ¿Dulces, ricos, amargos, ácidos? Porque recuerda que los que conviven con nosotros o a nuestro alrededor ven todas nuestras actitudes y acciones. ¿Cómo te comportas con ellos, eres sincero, ayudas a quien lo necesita, los tratas bien, los alientas, tienes buena onda, compartes y no eres mezquino, amas solamente a quien te ama y a quien tú quieres,  criticas, etc.?  ¿Podrás convencer a tu familia, amigos, compañeros que eres un verdadero cristiano? O aún hay actitudes que debes cambiar y que no solo sea de palabras sino a través de tu buen ejemplo como hijo de Dios, tal cual como Jesús, siempre predicó con el ejemplo. “Que tus hechos hablen más fuerte que tus palabras”. Debes dejar que tus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a Dios.

Conclusión: Sembremos buenas acciones.

Para orar: Que tus hechos y palabras no nieguen el Evangelio

Para hacer:

Niño: Dibuja y colorea. Imagen 2

Preadolescente: ¿Dónde se encontrarán las siguientes palabras? En la Biblia, pero las debes buscar específicamente en los siguientes libros: Romanos 8:15,16; San Mateo 5:16; Santiago 4:7; San Mateo 7:17; 2 Corintios 3:3. Ahora que las encontraste al lado de cada una de ellas escribe el o los versículos correspondientes al lado de cada palabra.

 

DIABLO – SOMETERSE

 

ÁRBOL BUENO – ÁRBOL MALO

 

CARTA – CORAZONES

 

LUZ – BUENAS OBRAS

 

ESCLAVITUD – ABBA PADRE – HIJO DE DIOS

 

____________________________________________________________

Lunes 15 de mayo                                                 

 

Predica la Palabra (Parte 1)

 

Lectura Bíblica: 2 Timoteo 1:8,13;  2:2, 15, 24;  3:16.

Versículo: “Predica la Palabra de Dios”.  2 Timoteo 4:2  (Nueva Traducción Viviente)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Siempre debe permanecer en la enseñanza de la Palabra de Dios.

Crea: Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios.

Ore: Que nunca se avergüence del evangelio porque es poder de Dios.

 

Introducción: Nunca te avergüences de contarles a otros de Jesús. No te avergüences y debes estar dispuesto a anunciar la buena noticia siempre, pase lo que pase.

I. Sigue la buena enseñanza de la Palabra (2 Timoteo 1:13).

A. “Que de mí recibiste”.

¡Qué buen papá espiritual era Pablo para Timoteo! Siempre lo aconsejaba, lo animaba, lo guiaba, le enseñaba como debía conducirse, siguiendo el ejemplo de la sana doctrina que había aprendido de él, a través de las cartas que le enviaba. Aún le decía que no debía nunca avergonzarse de contarle a los demás de Jesús, era el tiempo donde Timoteo debía enseñar todo lo que había aprendido de niño a través de su madre y abuela. ¿Alguien sabe qué significa avergonzarse? La vergüenza es un sentimiento de incomodidad, producido por el temor de hacer el ridículo ante alguien. El de dar testimonio de Jesús, se origina por el miedo al rechazo, a la burla o a quedar en evidencia como “raro” o fanático ante los demás. ¿A vos te pasa? Quizás en tu interior sientas miedo a equivocarte, y a perder el respeto o el que no te acepten o quieran más las personitas que están a tu alrededor  por hablarles de Jesús y lo que hizo por ti, (amigos, compañeros, hermanos, familiares, etc.) Es por eso que Pablo le reiteraba a Timoteo que no debía tener vergüenza para llevar las buenas noticias y también nosotros debemos ser valientes y no tímidos, creyendo que los demás no van a escucharnos, que se reirán o que te dejarán de lado. ¡Todo lo puedes en Cristo que te fortalece! También Pablo le dice a Timoteo que no se avergüence de él que está prisionero y que deberá sufrir por causa del evangelio.

B. Esa enseñanza es un tesoro, guárdalo.

¡Cuánto de la Palabra había guardada en el corazón de Timoteo! Para él era el tesoro más importante y valioso, con el cual había sido formado y crecido en Dios. La Palabra de Dios es el alimento para nuestro espíritu, como la comida es para nuestro cuerpo físico, y tiene todos los elementos que nuestro cuerpo necesita, para que nos convirtamos en discípulos que reflejen a Jesús. La Palabra es muy importante para nosotros, por eso debemos respetarla, amarla, escucharla cuando se predica la Palabra de Dios. Las personitas que creen en Jesús, van creciendo más y más, guardan la Palabra, es decir la obedecen y por eso dan fruto que Jesús quiere que demos todos.

 II. Preséntate ante Dios aprobado.

A. Esfuérzate y enseña bien la Palabra de Dios (2 Timoteo 2:15).

Esforzarse, es poner de nosotros todo el esfuerzo para poder presentarnos delante de Dios como trabajadores, obreros que cumplen la tarea de llevar el mensaje de salvación. Por ejemplo si tienes una prueba en el colegio, ¿qué debes hacer? Por supuesto, prepararte, estudiar, capacitarte antes para que te vaya bien y obtengas una muy buena calificación. Para enseñar bien la Palabra de Dios, debes conocerla, estudiarla, memorizarla, ponerla por práctica o sea obedecerla, para que no seas avergonzado cuando alguien no entienda algo y te pregunte y vos puedas contestarle con sabiduría, explicando correctamente la verdad, la Palabra de Dios. “Predica la Palabra de Dios” 2 Timoteo 4:2.

 B. Todo lo que está escrito en la Biblia, es el mensaje de Dios (2 Timoteo 3:16).

Así como Dios sopló sobre el cuerpo de Adán y le dio vida, así también sopló en las Escrituras dándole vida. Toda la Escritura es mensaje de Dios, inspirada por Dios, y es útil para enseñarnos lo que es la verdad, para corregirnos y hacernos ver lo que está mal en nuestras vidas. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto, es decir nos muestra cómo debemos vivir.

Conclusión: Cuenta del Señor a pesar de las situaciones.

Para orar: Pedir perdón a Dios si hemos sentido vergüenza de Él. Que seamos valientes para testificar del Señor.

Para hacer:

Niño: Colorea y hermosea. Imagen 3.

Preadolescente: Responde: 1- Además de predicar el evangelio, ¿Qué más debes hacer? 2- ¿Por qué debes llevar el mensaje? 3- ¿Cuál tiene que ser tu actitud si eres rechazado por los demás cuando le presentas el evangelio?

 

________________________________________________

Lunes 22 de mayo

 

Predica la Palabra (Parte 2)

Lectura Bíblica: 2 Timoteo 4:1-2.

Versículo para memorizar: “Que anuncies el mensaje e insistas en todo momento, oportuno o no. Muéstrales lo malo que han hecho, corrígelos cuando se equivoquen y anímalos; enseña siempre con mucha paciencia”. 2 Timoteo 4:2 (La Palabra de Dios para Todos)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Debe anunciar el mensaje de Salvación a tiempo y fuera de tiempo.

Crea: Al testificar, comunicar la Palabra de Dios, muchos serán salvos.

Ore: Con mucho amor y paciencia anunciar el evangelio.

Introducción: Cuando anunciamos la Palabra estamos comunicando Su Verdad.

I. ¿Cuándo debo cumplir con esta tarea?

A. En todo momento, oportuno o no.

La primera parte del versículo para memorizar de hoy, dice: “Anuncia el mensaje e insiste en todo momento, oportuno o no…” 2 Timoteo 4:2ª. Esto es lo que le dijo Pablo a Timoteo, que predicara el mensaje de Dios siempre, continuamente, en toda ocasión,  insistiendo, estando siempre listo. Aun cuando nos escuchen o no quieran hacerlo, cuando acepten el mensaje o lo rechacen, se conviertan a Jesús o no quieran saber absolutamente nada, no es nuestro problema, pero si nuestra responsabilidad y tarea es “predicar sí o sí”. Cuando los tiempos, circunstancias o situaciones no sean tan fáciles. *A Esteban no le gustaba ir en el coche escolar a la escuela, porque Gustavo también viajaba con él. Gustavo era bastante peleador, se burlaba siempre de los chicos, buscaba problemas, especialmente con Esteban. Cansado Esteban le contó a sus padres, los cuales le dijeron que no le contestara absolutamente nada y que juntos orarían. Su mamá le aconsejó a Esteban que invitara a Gustavo a la Célula, que le pidiera a Dios cómo hacer, a través de la oración. Esteban fue obediente y comenzó a orar, él conocía y sabía lo que Jesús quería que hiciera y le pidió la valentía para testificarle, anunciarle la Verdad a Gustavo mientras iban juntos en el coche escolar para la escuela. Cierto día Dios le dio esa valentía a Esteban y le contó a Gustavo cómo él había recibido a Jesús como Su Salvador, y allí nomas lo invitó a la Célula. Por supuesto que cuando llegó el día de ir a la Célula quien llegó muy contento fue Gustavo y recibió a Jesús en su corazón.

Tú también puedes predicar la Palabra, como Esteban, cuando vayas a la escuela o cuando estés allí, en algún recreo, en el almuerzo, quizás en otro lugar. ¿Te has preparado? ¿Te animas a hacerlo? Recuerda: ¡Dios siempre hablará por ti y te ayudará!

 II. ¿Cómo debo hacerlo?

A. Corrigiendo, animando y enseñando siempre con mucha paciencia.

Como todos sabemos, la Palabra de Dios permanece para siempre, todo pasará pero Su Palabra no pasará, hoy también Dios te habla y te dice: “Muéstrales lo malo que han hecho, corrígelos cuando se equivoquen y anímalos; enseña siempre con mucha paciencia” 2 Timoteo 4:2.

*Pasaron los días, semanas y Gustavo más de una vez llegaba a la Célula con muchas ganas de pelear, insultar, malhumorado, enojado, molestaba, gritaba, se distraía fácilmente, en el momento que debían orar y luego escuchar la historia bíblica, más de una vez no prestaba atención, no quería escuchar, sólo quería jugar, correr, perturbar y por supuesto distraer a todos. Hasta que cierto día Esteban comenzó a hacer una tarea con mucho amor y a orar más por Gustavo, pidiéndole al Señor cómo podía ayudarlo. Comenzó a invitarlo a jugar al fútbol y luego, llevarlo a su casa para merendar y allí aprovechaba a que vieran juntos películas cristianas, música cristiana, juegos que lo edificaran. Luego hacían juntos la tarea, y Esteban siempre le ayudaba y le explicaba lo que no entendía. Poco a poco, Gustavo fue abriendo su corazón, a confiar en su amigo Esteban y a contarle todo lo que le pasaba a él y a su familia. Allí aprovechaba Esteban para enseñarle cómo debía orar, también a corregirlo para que no insultara más, a guiarlo cómo debía comportarse, esta tarea la hacía Esteban con mucha paciencia y por supuesto que no solo Gustavo cambió, sino que toda su familia conoció a Jesús y comenzaron a asistir a la iglesia. ¡Qué bueno Esteban fue obediente al consejo de Pablo y pudo ver los frutos! ¡Ahora te toca a ti!

Conclusión: Debemos anunciar la Palabra siempre, a tiempo y fuera de tiempo.

Para orar: Que el Señor nos ayude a llevar su mensaje con paciencia y ser un instrumento útil en Sus manos.

Para hacer:

Niño: ¿Te puedes imaginar cómo le hablarías a tu amigo/a o compañero/a de Jesús? Exprésalo dibujando en una hoja.

Preadolescente: Lee en la Biblia 2 Timoteo 4:1-2 (Traducción en Lenguaje Actual). Como verás, deberás completar los espacios libres con lo que dice en la Palabra de Dios. ¿Sabes de qué manera? Dibujando en vez de escribir.

 

Cuando                     venga como                    juzgará a                        .

 

 

Por eso pongo a                 y a               por testigo de lo que te ordeno.

 

 

de Dios en todo momento.

 

 

Muéstrale  a la                      sus errores, corrígela y anímala….

______________________________________________________________

 

Lunes 29 de mayo

 

Predicar con amor (Parte 3)

 

Lectura Bíblica: San Mateo 9:36; San Juan 5:19; Filipenses 2:7; 1 Juan 2:6, 4:8.

Versículo para memorizar: “Yo no anuncio la buena noticia de Cristo para sentirme importante. Lo hago porque Dios así me lo ordenó…”.  1 Corintios 9:16 (Traducción en Lenguaje Actual)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Jesús siguió el ejemplo de Su Padre y él/ella debe seguir el ejemplo de Jesús.

Crea: Al servir a Dios está sirviendo a muchas personitas.

Ore: Para hacer la tarea por y con amor.

 

Introducción: Veamos la necesidad de los demás porque es tiempo de anunciar el evangelio con amor.

I. Un gran ejemplo (1 Juan 2:6).

A. Jesús imitó a Su Padre al mostrarse: Humilde, amoroso y compasivo.

Jesús vivió y siguió el ejemplo de Su Padre Dios, siendo obediente siempre, amando a todos sin discriminar a nadie (pobres, ricos, blancos, negros, niños, jóvenes, hombres, mujeres, ancianos, ciegos, prostitutas, ladrones, mentirosos, viudas, huérfanos, a los que mataban, etc.). Tú también debes permanecer en Jesús y vivir como Él. ¿Lo haces? “Jesús adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano; cuando apareció en forma de hombre y se humilló a sí mismo en obediencia a Dios…”. En los tiempos de Jesús, la gente usaba sandalias y los caminos eran de tierra con mucho polvo. Cuando alguien llegaba a una casa, uno de los esclavos debía lavarle los pies al visitante. ¿Qué les parece, le habrá gustado hacer esa tarea del esclavo? ¿Y a ustedes les gustaría hacerla? Seguro que ¡¡no!! Pero Jesús si lo hizo, cuando lavó los pies a Sus discípulos. Él eligió esa tarea para hacer, para mostrarnos que no le molestaba para nada hacer el trabajo de un esclavo. Vemos que el corazón de Jesús era humilde. Alguien humilde es quien se preocupa más por las demás personas, que por sí mismo. No tiene problema de orgullo. Para ser humilde, como Jesús, debes estar dispuesto a hacer algo que ayude a otra personita necesitada. Aun cuando nadie te diga: “Bien hecho”, o “Gracias”. Es más, cuando nadie note que lo has hecho. ¿Es difícil, verdad? Porque siempre queremos que otros nos alaben o nos premien. No esperes que pongan atención en lo que hiciste. ¡¡Sigue el ejemplo de Jesús siempre!! Tuvo mucha compasión, por ello siempre estaba haciendo el bien y supliendo las necesidades de los demás, sanando, amando, liberando, acompañando, perdonando, etc. Pues veía a la gente como confundida, angustiada, desamparada, dispersa, como ovejas sin pastor.

II. Anunciamos la Palabra sirviendo a los demás (San Marcos 10:45).

A. Sirvo a Dios sirviendo a otros.

B. No condenando.

C. Hablando la Verdad en amor y presentando la Cruz de Jesús.

¡Cuánto sirvió Jesús cuando estuvo en la Tierra! Siempre, siempre estuvo dispuesto a ayudar a Su prójimo, pues Él supo muy bien que venía a la Tierra a servir, y no a que lo sirvieran y a dar Su vida para rescatarnos a todos del pecado. Él predicaba con Su ejemplo, Su mensaje, palabras coincidían con Sus acciones, actitudes, hechos. Jesús, más de una vez fue criticado porque estaba, comía y compartía momentos con los pecadores. Lo que muchos no sabían, como los fariseos, es que Él moriría en la Cruz para salvar a los pecadores, a los que se encontraban lejos de Él, porque vino a liberarlos y traerles vida y vida en abundancia, como lo hizo también por cada uno de nosotros. Con Su gran amor, no condenó a aquellos que hacían lo malo, todo lo contrario,  rescató a los perdidos, pasó tiempo con ellos, los escuchó, porque los amaba mucho y no quería que ninguno se perdiera, sino que tuvieran vida eterna. ¿Estas sirviendo? ¿De qué manera? ¿Con tu ejemplo? En vez de condenar o criticar lo malo que hacen los demás,¿ te acercas y le anuncias la Palabra, el mensaje de salvación con compasión como te enseñó y lo hizo Jesús? O todo lo contrario, te alejas y no te interesa que tu familia, abuelos, tíos, primos, compañeros, amigos, maestras, profesores, vecinos se pierdan y que se las arreglen. Recuerda que debes amar, porque el que no ama no conoce a Dios.¡¡Tú lo conoces muy bien, haz lo correcto!! Habla, predica el mensaje de salvación siempre, sin titubear, con mucho amor, presentando a Jesús y lo que hizo por amor al mundo, dar Su vida en la Cruz. “Yo no anuncio la buena noticia de Cristo para sentirme importante. Lo hago porque Dios así me lo ordenó…” 1 Corintios 9:16.

Conclusión: Anunciar el evangelio con amor.

Para orar: Que seamos lleno de Su compasión para servir a los demás.

Para hacer:

Niño: Este es el momento de poner en práctica todo lo aprendido. Querido líder salir junto a los niños y preadolescentes a predicar y mostrar del amor de Dios a personas en necesidad: Algún hogar de ancianos cercano a su barrio, un hospital de niños, algún comedor infantil, hogar de niños, entre otros. Pueden llevar carteles hechos por los niños, tarjetas, alimentos para compartir, alguna actividad especial para realizar con ellos, como juegos, etc.

Que Dios te dé la creatividad querido maestro para  poder  reflejar a Jesús  de una manera creativa y diferente.

Preadolescente: Busca en la Biblia y lee: San Mateo 9:36; San Juan 5:19; Filipenses 2:7; San Marcos 10:45 y 1 Juan 4:8, para encontrar los versículos que están escritos debajo y desordenados. ¿Ya los descubriste? Únelos con una flecha o línea para completar el versículo o parte del mismo.

 

Jesús vino para servir                                     Jesús tuvo compasión de ellas

 

Se despojó a sí mismo                                    sino lo que ve que el Padre hace

 

Al ver las multitudes                                   y dar Su vida en rescate de muchos

 

El que no ama                                                 y tomó forma de siervo

 

El Hijo no puede hacer nada                           no ha conocido a Dios, porque

por sí  mismo                                                       Dios es amor