Iglesia Visión de Futuro

Comentario células kids marzo 2017

Lunes 6 de marzo

 

El Espíritu sobre mí

Lectura bíblica: Hechos 2:1-47; Romanos 8:1-27.

Versículo para memorizar: “Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y, si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo”. Romanos 8:9  (Nueva Versión Internacional)

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Que ya no vive conforme a la carne, sino conforme al Espíritu Santo.
  • Crea: El Espíritu de Dios ha sido derramado sobre su vida.
  • Ore: Buscar más y más la intimidad con el Espíritu Santo.

Introducción: Sólo con la ayuda del Espíritu Santo podremos ser testigos eficaces. Él es nuestra fuente de poder. Busquemos cada día Su presencia.

I. El Espíritu debe llenar toda nuestra vida.

A. Déjate invadir por Su Espíritu en toda tu vida.

Invadir: ocupar, conquistar, penetrar, entrar, tomar, dominar, apoderarse. ¿Te has dejado invadir por el Espíritu Santo? Quizás preguntes: ¿quién es el Espíritu Santo? Es la tercera persona de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

**Querido líder: puedes demostrarlo a través de un huevo, separando delante de ellos la yema de la clara y la cáscara, colocándolos en distintos recipientes transparentes (frascos, vasos, etc.), también puedes llevarlo cocido y demostrar las diferentes partes. Explicarle que la clara y yema se pueden utilizar juntas o separadas, no dejando por ello de ser parte de un huevo, es decir la cáscara, la yema y la clara lo forman. Así ocurre con el Espíritu Santo, sin el Padre y el Hijo no existiría Él. El Espíritu Santo viene a tu vida en el mismo momento que aceptas a Jesús como tu Salvador. Es un regalo de parte de Dios para ti, es gratis, no tiene costo alguno, no debes pagar nada. ¿Sabías que Dios usa a las personitas en quienes vive el Espíritu Santo?  Es por eso que debes dejar que el Espíritu penetre profundamente y ocupe el primer lugar en tu vida, dejando de lado todos los malos deseos, actitudes, pensamientos, permite que Él conquiste, se apodere y domine tu voluntad; y así podrás renunciar y morir para siempre a tu vieja naturaleza, a los deseos de la carne, que solo te traen graves problemas. ¡¡Comienza a obedecer al Espíritu Santo, porque si así lo haces eres hijo de Dios!! “Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y, si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo” (Romanos 8:9).

B. El Espíritu Santo nos capacita y nos ayuda a realizar Su obra.

¡Qué maravilloso es poder contar con la ayuda del Espíritu Santo!, pues es quien nos da esa capacidad, sabiduría para realizar cada tarea, y también nos ayuda cuando nos enfrentamos a distintas situaciones, problemas o circunstancias. El Espíritu Santo es esa fuerza invisible, ese poder que habita en cada uno de nosotros que nos impulsa a realizar la tarea que nos envió Jesús, de predicar las Buenas Nuevas sin temor, ni vergüenza, sabiendo que no somos nosotros los que hablaremos sino el Espíritu Santo a través nuestro, pues somos instrumentos de bendición para todos aquellos que no conocen a Jesús.

II. El Espíritu Santo en acción.

A. Los discípulos antes de Pentecostés (San Marcos 8:14-21).

A través de este pasaje bíblico podemos ver que los discípulos tenían el entendimiento cegado, pues no entendieron lo que Jesús les había dicho. No se trataba del pan para comer; sino que debían tener cuidado de no ser influenciados por las leyes de los fariseos y de los Herodes que estaban en contra de las enseñanzas de Jesús. No habían recibido la revelación del Espíritu Santo, sus ojos espirituales aún no habían sido abiertos.

B. Los discípulos luego de Pentecostés: Fueron llenos de Su Poder para cumplir con Su llamado.

Jesús, antes de subir al cielo, les había prometido a Sus discípulos enviarles el Espíritu Santo que los ayudaría a llevar la buena noticia de Salvación al mundo entero. También les dijo que debían quedarse en Jerusalén, entonces los discípulos todos los días se reunían a orar hasta que, de repente, comienzan a sentir un ruido fuerte, como un viento muy fuerte que venía del cielo, parecía una tormenta. Luego pudieron ver que algo parecido a llamas de fuego se colocaba sobre cada uno de ellos, sin quemarlos. Pero lo que oían y veían no era nada comparado con lo que sentían. Comenzaron a sentir ese mismo amor, fuerza y poder que cuando Jesús estaba con ellos y fueron llenos del poder del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas… ¡Uyyy, qué contentos estaban! Llenos de gozo, se sentían fuertes y muy valientes; ahora sí  comenzaron a recordar muchas cosas que Jesús les había enseñado.

Jerusalén estaba lleno de gente, que había ido a celebrar la fiesta de Pentecostés. Fiesta religiosa judía que se celebraba cincuenta días después de la Pascua (recordaban cuando Dios le había dado a Moisés las Tablas de la Ley, los 10 Mandamientos). Al escuchar tanto ruido, mucha gente se acercó y se sorprendieron de que podían entender lo que decían los seguidores de Jesús, siendo ellos judíos de nacimiento. Es por eso que algunos comenzaron a burlarse de los discípulos y los acusaron de estar borrachos. Fue entonces que sin temor, ni vergüenza Pedro se puso de pie y les dijo que habían sido llenos del Espíritu Santo y que nadie estaba borracho y comenzó a predicarles de Jesús. Muchos se arrepintieron y fueron bautizados. De allí en más todos los discípulos comenzaron la hermosa tarea de llevar el evangelio a todo el mundo, cumpliendo así con su llamado. Después que el Espíritu Santo sopló vida a la iglesia, las personas comenzaron a contar todo lo que veían acerca de Jesús, antes era una iglesia sin vida, no testificaba, no hablaba de Jesús. Ahora la iglesia sí estaba viva y podía compartir las buenas nuevas del Maestro. Aquí nace la iglesia primitiva, cuando los cristianos fueron llenos del Espíritu Santo.

C. Así Dios te quiere cambiar y usar para predicar Su Palabra. 

Así como los discípulos fueron envestidos del Espíritu y sus vidas ya no fueron las mismas, pues ya no tenían miedo a la muerte, ni vergüenza de evangelizar, lo mismo el Señor quiere hacer contigo: usarte para que prediques Su Palabra a lo largo y ancho de nuestro país, la querida Argentina. ¡¡No te quedes, es tiempo de avanzar y decirle Sí -al Señor- envíame a mí!!

Conclusión: Este es el tiempo de cumplir con Su obra. Preparémonos con la ayuda del Espíritu Santo para salir a conquistar.

Para orar: Que podamos ser llenos cada día de Su presencia para ir más profundo.

Para hacer:

Niño: *Colorea el dibujo (para los más chicos).  Imagen 1

*Uní los puntos y luego colorea (para los niños más grandes) Imagen 1

Preadolescente: Divide una hoja a la mitad. De un lado escribe tu nombre y anota las cosas que sabes hacer, como cocinar, bailar, leer, nadar, etc., y también todas las cosas que te gustan pero que no sabes o deberías aprender, como ejecutar algún instrumento, patinar, predicar, etc. En la otra mitad escribe: “El Espíritu Santo sobre mí” y todo lo que puedes hacer si el Espíritu Santo está en tu vida (tal vez sean las mismas cosas pero ahora siendo de bendición a otros). Luego ora para que todo lo que hagas sea con Su Poder.

 

 

 

___________________________________________________

Lunes 13 de marzo

 

Prediquemos la Palabra con Su poder

 

Lectura bíblica: Hechos 16; Colosenses 1:3-8; 2 Timoteo 4:2.

Versículo para memorizar: “Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace Su llamado por medio de nosotros. Hablamos en el nombre de Cristo cuando le rogamos: ¡Vuelvan a Dios!”. 2 Corintios 5:20  (Nueva Traducción Viviente)

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Debe predicar a tiempo y fuera de tiempo, sin temor.
  • Crea: Es un embajador de Jesús para todo el mundo.
  • Ore: Para ser usado por el Espíritu Santo a proclamar el evangelio.

Introducción: Es necesario que cada uno de nosotros hablemos las verdades del Evangelio.

I. Debemos predicar la Palabra.

A. Es tiempo que proclamemos y declaremos las Buenas Nuevas.

Pablo, Silas y Timoteo viajaban juntos predicando, proclamando las Buenas nuevas a distintas iglesias. Una noche, Pablo soñó que un hombre de Macedonia lo estaba llamando diciéndole: “Ven a Macedonia y ayúdanos”. Pablo y sus compañeros viajaron a Macedonia, porque entendieron que Dios los había llamado para predicar el evangelio en ese lugar. Cuando llegaron, el día sábado fueron al río donde se reunían algunas personas para orar. Allí Pablo compartió el evangelio con una mujer llamada Lidia, quien abrió su corazón y fue bautizada ella y toda su familia. Luego una muchacha atormentada por un espíritu, siguió a Pablo y a Silas por varios días, hasta que Pablo no aguantó más y muy enojado echó al espíritu en el nombre de Jesús y al instante salió de ella. Cuando los amos de esta muchachita vieron que no podían ganar más dinero (porque era adivina), tomaron a Pablo y a Silas y los llevaron ante las autoridades, los acusaron falsamente, los azotaron con vara y los echaron a la cárcel. ¡Cuán valientes y osados estos varones! Fueron obedientes al llamado de Dios, por donde iban proclamaban el mensaje de Salvación a todos los perdidos, sin temor, nada los frenaba, porque lo hacían a través de Dios y del Espíritu Santo.

B. Con convicción y seguridad, sabiendo que la Palabra de Dios es la única que cambia vidas.

En la prisión, Pablo y Silas conocieron al carcelero, quien los puso en la parte más oscura y fea de la cárcel y les aseguró los pies con el cepo (un instrumento de tortura que sostiene las muñecas, los tobillos y el cuello) ¡Qué dolor! Golpeados, presos y atados por echar fuera un espíritu malo de una muchachita. A pesar de todo lo que estaban pasando, nada les impidió ni los frenó, ellos se pusieron a alabar a Dios y a orar a medianoche, cantando himnos. Estaban convencidos y tenían la seguridad de que el Señor estaba con ellos y los protegería siempre, a pesar de… De repente, un terremoto sacudió los cimientos de la cárcel y al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos los presos se soltaron. Como el carcelero creyó que todos los presos se habían escapado (y si así hubiera sido, inmediatamente al carcelero lo hubieran matado por no haberlos cuidado), sacó una espada para matarse antes que fuera ejecutado. Pablo rápidamente le dijo que no se hiciera daño porque todos los presos estaban allí. Luego, el carcelero les preguntó qué debía hacer para ser salvo. Le dijeron que debía creer en el Señor Jesús… Fue salvo él y toda su familia, y también fueron bautizados. ¡Qué contentos estaban el carcelero y toda su familia al conocer la Verdad que los hizo libres de una vez para siempre! Excelente la actitud de Pablo y Silas, ellos sabían que la Palabra de Dios es la que cambia vidas.

“Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace Su llamado por medio de nosotros. Hablamos en el nombre de Cristo cuando le rogamos: ¡Vuelvan a Dios!” (2 Corintios 5:20). Pablo y Silas fueron embajadores del Rey Altísimo, cumplieron con el llamado de parte de Dios, de llevar el evangelio a toda criatura, en todo lugar, cualquiera sea la circunstancia o situación. Tú también eres un escogido por Dios para ser un embajador, es decir has sido enviado a anunciar las Buenas Nuevas a todas las personitas que viven en este mundo. ¿Qué esperas para hacerlo…?

II. Hoy es el día de predicar (2 Timoteo 4:2).

A. Timoteo debía prepararse para dedicar su vida a predicar de la Palabra de Dios.

B. Dios lo necesitaba para llevar a los hombres hacia la única salvación.

Dios también eligió a Timoteo y lo envió a predicar, a anunciar el mensaje de Salvación en todo momento, insistiendo, siendo perseverante, aunque quizás no fuera el mejor momento, a tiempo y fuera de tiempo. Él debía enseñar, guiar, mostrarles a las personitas sus errores y debía corregirlas con mucho amor y paciencia y por supuesto, animándolas siempre. Era un instrumento muy importante en las manos de Dios para llevar Su Palabra a todos.

Conclusión: No dependemos de nuestras capacidades sino del poder de la Palabra que Dios ha hablado.

Para orar: No seremos nosotros, sino el Poder del Espíritu Santo en nosotros el que nos dará la victoria cuando hablamos de Jesús.

Para hacer:

Niño: Imagen 2

Preadolescente: Lee 2 Timoteo 4:2. Luego escríbelo en grande en una hoja, cartulina, afiche, etc. Decóralo como más te guste y en tu casa cuélgalo o ponlo en algún lugar en donde sea visible para poder memorizarlo y ponerlo por obra cada día de este año.

 

 

Lunes 20 de marzo

Al predicar tengo el respaldo de Dios

Lectura bíblica: San Mateo 28:16-20; Hechos 10:39-43.

Versículo para memorizar: “Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.  San Mateo 28:19  (Nueva Versión Internacional)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Siempre puede contar con el respaldo y ayuda de Dios.

Crea: Es un testigo lleno del poder del Espíritu Santo para llevar el mensaje de salvación a todos en cualquier lugar.

Ore: Ser usado Por Dios como testigo.

Introducción: Nuestras actitudes como hijos de Dios, deben cambiar nuestro entorno. Somos llamados a marcar la diferencia y ser luz en el lugar en donde estemos.

I. Jesús fue un hombre de Su tiempo.

A. Jesús amó a Su país y lo demostró con Sus obras.

Jesús demostró ser el Hijo de Dios porque hizo cosas que solo Dios puede hacer. Sabemos que nació y al crecer demostró el amor por el lugar donde vivía y lleno del Espíritu Santo fue por todos lados haciendo el bien y sanando a los que vivían sometidos al enemigo. Una vez estando en la barca junto a Sus discípulos se durmió y luego se desató una gran tormenta. Las olas eran tan grandes que los discípulos creían que se hundirían, ¡qué miedo que tenían, estaban desesperados sin saber qué hacer! Entonces despertaron a Jesús y le dijeron: -Maestro, ¿no te importa que nos estemos hundiendo? Jesús se levantó y reprendió al viento y calmó las olas. Los discípulos comentaban entre ellos: -¿Quién será éste que aun los vientos y las aguas lo obedecen? Jesús sanó a los enfermos, hizo que los ciegos vieran, los sordos escucharan y los cojos caminaran. Él tenía poder sobre el diablo y los espíritus inmundos. Jesús también resucitó muertos, como en el caso del joven que su mamá era viuda y lo único que le quedaba era su hijo que también había muerto, cuando Jesús vio esta madre que lloraba se acercó a ella y le dijo que no llorara y con autoridad dijo: “Joven, a ti te digo levántate”. El joven se levantó y comenzó a hablar. Jesús también se interesó por los pobres, como el ejemplo de la viuda pobre que ofrendó todo lo que tenía, no de lo que le sobraba. También amó, sanó, escuchó, acompañó, estuvo con los leprosos, la mujer adúltera, con los cobradores de impuestos como Zaqueo que robaba, etc. Vio la necesidad de la gente y tuvo compasión de ellos, es por ello que multiplicó los panes y los peces. En una oportunidad lavó los pies a Sus discípulos, ejemplo de humildad y de servicio. ¡Cuántas obras y enseñanzas nos dejó como ejemplo Jesús! Él lloró por Jerusalén pues amaba esa ciudad, esa tierra bendecida por Dios.

II. Somos mensajeros de Jesús en nuestro tiempo.

A. Tenemos que actuar de acuerdo a las necesidades de nuestra época.

B. Jesús nos dio una comisión y Su respaldo.

Como Jesús anduvo en la tierra llevando las Buenas Noticias del Reino, y Sus discípulos también lo hicieron, ahora nos toca el turno a nosotros, y son muchas las necesidades que tienen las personitas que viven a tu alrededor, en este tiempo. El Señor nos envió, nos mandó a… “Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” San Mateo 28:19. Y Jesús te hace recordar que la tarea no la vas a hacer solo sino con la ayuda del Espíritu Santo.                                                                 

III. Cristo está en nosotros.

A. Él es dueño y Señor del Universo.

B. Jesús nos manda a ser Sus testigos y nos promete estar siempre con nosotros.

Él es dueño y Señor de toda la creación, del cielo, la tierra, los mares, los montes y montañas, el sol, la luna, el agua, los animales, peces, aves, es decir de todo el Universo. ¿Se podrá medir el Universo o el mundo? No, y así de inmenso es el amor del Señor hacia cada uno de nosotros que no lo podemos medir, es por ello que nos creó y puso Su marca sobre tu vida. Tú debes ser obediente a Su llamado y mandato: Ser testigo (es quien dice la verdad que conoce acerca de Jesús) en todo lugar. Si confías en Jesús como tu Salvador, puedes ser un testigo, enseñando a otros cómo confiar en Jesús. Él prometió estar contigo siempre, pero siempre, nunca te dejará ni te abandonará por nada ni nadie. Él quiere que seas Su testigo ahora mismo, en el mismo lugar donde te encuentres. Ha prometido que te ayudará a saber qué decir. Dios ha traído  cerca de ti a ciertas personitas que necesitan oír acerca de Él. Debes ser un testigo para aquellos con quienes te encuentres cada día. Debes testificar en cualquier lugar, como lo hicieron los discípulos de Jesús. Uno fue testigo en su hogar, otro en un camino en el desierto, dos fueron testigos en la cárcel, etc. ¿Dónde te ha puesto Dios para que puedas ser un testigo?

Conclusión: Tenemos el encargo, como Sus discípulos, de llevar el mensaje de salvación en el tiempo y lugar donde vivimos.

Para orar: Ser instrumento útil de Su amor.

Para hacer:

Niño: Completa y colorea. Imagen 3.

Preadolescente: Lee San Mateo 28:16-20 y responde.

  • ¿Por qué dice que algunos discípulos dudaban? ¿De qué habrán dudado? (Lee algunos versículos anteriores para entender mejor).
  • ¿Qué hubieses hecho en el lugar de los discípulos? ¿Habrías creído en Su resurrección o dudado? ¿Por qué?
  • ¿Qué mandato le dio Jesús a Sus discípulos?
  • Siempre luego de un mandato de Dios, hay una promesa. ¿Qué es lo que nos promete Jesús al obedecerlo?

 

 

_______________________________________________________

 Lunes 27 de marzo

 

Afirmemos la Palabra en nuestra vida

 

Lectura bíblica: Hebreos 1:1-4, 2:1-4.

Versículo para memorizar: “Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las escrituras me señalan a mí!  San Juan 5:39 (Nueva Traducción Viviente)

Objetivos que el niño y preadolescente:

Descubra: Debe amar la Palabra de Dios.

Crea: Dios se revela a su vida a través de la Palabra de Dios.

Ore: El Espíritu Santo le ayude a entender y obedecer la Palabra.

Introducción: Para hablar de Jesús y hacer bien nuestra tarea, tenemos que prepararnos muy bien, estudiando y meditando en las Escrituras para tener el respaldo necesario.

I. Necesitamos de una revelación.

A. Dios quiere revelarse a nuestra vida.

B. Nosotros solos no podemos comprender a Dios y lo que Él quiere que hagamos.

Hace mucho pero mucho tiempo atrás, los profetas comunicaron el mensaje de Dios a nuestros antepasados. Dios habló muchas veces y de diferentes maneras a sus vidas. En cambio ahora Dios nos habla a través de Su Hijo Jesús, quien ha perdonado cada uno de nuestros pecados. Así como el sol ilumina, da luz, la Palabra de Dios es luz para nuestra alma. Recuerda, que la luz ilumina tu camino, trayendo a tu vida crecimiento y revelación (es el descubrimiento de una verdad, Dios se da a conocer así mismo y Su creación).

(Contar algo que era secreto, hacer visible lo oculto, anticipar un hecho futuro). Dios a través de Su Palabra nos muestra quién es Él y cuál es Su plan para cada uno de nosotros. Nos habla, nos enseña, dirige nuestros pasos, nos hace ver qué es lo que está bien y lo que está mal. También Dios se revela a nuestras vidas a través de la oración, el ayuno, pues nos hace ir a la Cruz y nos muestra qué cosas hay dentro de nuestro corazón que a Él no le agrada y están  muy escondiditas, hasta han echado raíces muy profundas, es por eso que tu corazoncito está llenísimo de amargura, odio, rencor, envidia, celos, mentiras, orgullo, mal carácter, deseos de venganza, falta de perdón, deseos de pelear, golpear, etc. Otra manera en que el Señor habla a tu vida es en la Célula, en los campa, en la Escuela Kids y en las Reuniones Kids, como así también a través de la alabanza y adoración a Él. Para aprender a escuchar Su voz debemos tener el oído bien afinado, ser sensible y un corazón abierto y dispuesto a ser moldeado, cambiado y transformado por el Señor. De esta manera podrás entender y conocer más íntimamente al Maestro y lo que Él quiere que hagas.

II. La Biblia como una autoridad.

A. Para aprender más y descubrir los secretos de la Palabra, tenemos que leerla y estudiarla diariamente.

Si lees, estudias, meditas, reflexionas todos los días la Palabra de Dios y por supuesto la obedeces respetando siempre lo que ella te indica, todo te saldrá bien y día a día entenderás más y más las Escrituras para ser libre de todo lo malo. Así podrás tener una relación directa con Jesús y te hablará a tu corazón. Ella es la que te alimenta espiritualmente, te advierte y te dice que debes prestar mucha atención a Sus Promesas para que no te desvíes de la Verdad nunca y puedas atraer a otros al Reino de la Luz. La Palabra de Dios es limpia, siempre se mantiene firme y alegra el corazón. La Biblia examina todos nuestros pensamientos y deseos y deja en claro si son buenos o malos y nos advierte de errores que cometemos y que no habíamos prestado atención o creíamos que estaba todo bien, para corregirlos. Debes tomarte tu tiempo para leerla y entenderla, así el Señor te libra de la desobediencia y para que todos tus pensamientos y palabras sean agradables a Él y a las personas alrededor tuyo que te escuchan. La Ley de Dios es perfecta, no tiene vueltas, ni curvas, todo lo contrario es recta, tiene todo lo que nuestra vida necesita para que así cumplamos con el propósito de Dios; es nuestra autoridad. El apóstol Pablo enseña que la Biblia, es el mensaje de Dios para enseñar a sus hijos, para ayudarlos, corregirlos y para mostrarles cómo deben vivir. ¡Cuánta verdad y cuán sabio y entendido Pablo! “Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las escrituras me señalan a mí! San Juan 5:39.

Conclusión: Cuando nos acercamos a la Biblia, tenemos una relación personal con Jesús. Él es quien se revela en los corazones de cada uno.

Para orar: Que amemos Su Palabra cada vez más.

Para hacer:

Niño: En una hoja en blanco dibuja qué cosas limpian tu corazón.

Preadolescente: Lee Hebreos 1:1-4 y trata de meditar, estudiar y comprender lo que este pasaje nos está diciendo. Luego, pide ayuda a tu líder, juntos vuelvan a leerlo y meditar en ello. Escribe en una hoja lo que para vos significa este pasaje y lo que Dios te está diciendo.