Iglesia Visión de Futuro

EN PT IT

Células Kids Marzo2012

Lunes 5 de marzo

 Demasiado tiempo

Lectura Bíblica: Eclesiastés 11

Versículo para memorizar: “El que mira al viento, no siembra, y el que mira las nubes, no cosecha”. Eclesiastés 11:4 (Dios Habla Hoy).

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Hay un tiempo para sembrar.
  • Crea: Ha sido escogido para sembrar la Palabra de Dios.
  • Ore: Para no perder tiempo.

 

Introducción: No esperes demasiado tiempo, ni busques el día perfecto para sembrar, porque quizás pierdas la cosecha.

 

1-    Hay un tiempo para echar la semilla en la tierra.

A-   El labrador conoce muy bien cuál es el tiempo o la estación.

B-   No es lo mismo sembrar en primavera que en invierno, cada cultivo tiene su época de siembra.

¿Cuántos de ustedes saben en qué época del año se siembra: el trigo, maíz, la cebolla, manzana, naranja, la zanahoria, frutilla, etc? Por ejemplo el trigo se siembra desde la 1ra quincena de mayo hasta la 1ra quincena de julio, más o menos. En cambio la manzana se planta desde junio hasta mediados de septiembre; la zanahoria durante todo el año; la frutilla desde mediados de febrero a mediados de marzo y abril. Como podemos ver cada cultivo tiene su época de siembra, y quienes son expertos en esta tarea por supuesto son los sembradores, agricultores los que continuamente están sembrando y cosechando. Ellos conocen muy bien en qué mes del año deben sembrar para luego poder cosechar en abundancia y puedan ver que el trabajo que realizaron no fue en vano sino que en su tiempo dio sus frutos.

2-    Algunos buscan el momento ideal para plantar la semilla

A-   No tomes tanto tiempo en mirar el viento y las nubes.

B-   Si demoras mucho, perderás la oportunidad de sembrar y cosechar.

Preguntar a los chicos a cuántos de ellos les gusta hacer las compras, bañarse, estudiar, acomodar su ropa, habitación, cuidar a sus hermanos, levantarse temprano, peinarse, etc. Muchas veces algunos de ustedes le dicen a sus papis:- ¡Ya va, después lo hago, más tarde ahora estoy viendo la tele, estoy jugando, no tengo ganas, total todavía tengo tiempo de hacer… o estudiar, después, después, después!… y por supuesto que el después nunca llegó, no cumpliste con tu tarea y eso te trajo consecuencias, como por ejemplo ¿cuáles?… El que mira al viento, no siembra, y el que mira las nubes, no cosecha”. Eclesiastés 11:4. Es decir si esperas demasiado tiempo o las condiciones perfectas, nunca realizarás nada. Dios hoy quiere enseñarte que, pase lo que pase tienes un tiempo para hacer cada tarea y que no debes dejar para mañana lo que puedes hacer hoy. Es tiempo de cosechar, pero para ello primero debes sembrar, pues no sabes cuál semilla germinará. Es decir cuéntales a los demás de Jesús y siembra en ellos la Palabra de Dios, invita a tus compañeros y amigos a la célula, a la escuela kids, ora por ellos, sin temor ni vergüenza, no sigas esperando ellos necesitan conocer a Jesús como su Salvador y Rey de sus vidas.

 

Conclusión: ¿Sabías que tenemos un tiempo para realizar la tarea, como los trabajadores que siembran la tierra?

Para orar: Que el Señor nos ayude a no demorarnos demasiado.

Para hacer:

Niño: No pierdas tiempo. Siembra la Palabra de Dios. Imagen 1

Preadolescente: Estamos en tiempo de cosecha por eso: 1- No te demores, ponte a trabajar. 2- Piensa, ¿qué te detiene para no hacer ya mismo lo que Dios demanda de ti? Escríbelo y luego ora renunciando a ello.

Sugerencia: Querido líder pueden plantar semillas de mijo u otras semillas junto con los niños y preadolescentes, puede ser en un recipiente o en varios, es decir uno para cada uno. Dejarlos en la célula, y cada semana ir observando cómo crecen. Luego se lo pueden llevar a su casa.

 

 ——————————————————————————————————————-

Lunes 12 de marzo

 El crecimiento de la semilla

Lectura Bíblica: San Marcos 4:26-29

Versículo para memorizar: “Y cuando llega el tiempo de la cosecha el agricultor recoge las semillas”. San Marcos 4:29. (Traducción Lenguaje Actual).

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Puede contar a los demás lo que Jesús hizo por él.
  • Crea: Que quien cambió su vida es “Jesús”
  • Ore: Siempre esté abierto a los cambios que Jesús quiere hacer en su vida.

 

Introducción: Antiguamente en Israel era normal ver a los agricultores sembrar y cosechar, y aunque ellos no entendían por qué, después de un tiempo la semilla se transformaba en una tremenda planta que producía muchos frutos, sabían que esto ocurría sí o sí.

 

1-    En el Reino de Dios también se producen cambios, por ejemplo:

A-   ¿Quién puede explicar lo que sucede cuando llegas al Señor, ya que tu vida está llena de desobediencia y luego te conviertes en un discípulo obediente?

Cierto día Jesús hizo esta comparación: “Con el Reino de Dios pasa algo parecido a lo que sucede cuando un hombre siembra una semilla en la tierra. No importa si está dormido o despierto, o si es de noche o de día. Cuando pasan los días, la semilla nace y crece por sí misma sin que el agricultor entienda cómo. Primero crece el tallo, las hojas y luego se forma la espiga y por último las semillas que ya están maduras. (San Marcos 4:26-28). Aquí podemos ver que es Dios quien hace crecer la semilla. Como el bebé que crece en el vientre de una madre. De la misma manera nos pasa a nosotros cuando llegamos al Señor. Preguntarles, en qué áreas han cambiado, o si todavía hay cosas que deben dejar a los pies de la cruz. Dejar que ellos abran su corazón y puedan expresarse. Dios quiere transformarte en el mejor discípulo (alumno, seguidor) de Él. Para que seas un niño o preadolescente, íntegro, seguro, leal, fiel, obediente, sincero, simpático, diciendo siempre la verdad, compasivo, lleno de amor, ¡y mucho pero mucho más!

B-   ¿Cómo y cuándo es que ocurre el cambio en tu vida y cada día te pareces más al Señor?

Quizás no sepas con exactitud la fecha de los cambios que ha producido Jesús en tu vida, pero de algo tienes que estar seguro cuando dejaste que el Señor entrara en tu corazón y comenzara a obrar en vos llevándose toda mentira, enojo, desobediencia, falta de perdón, angustia, heridas por lo que te dijeron o hicieron aquellas personas que tanto amas, violencia, temor, pensamientos negativos, rechazo; te diste cuenta que eras otra persona y podías tener un corazón conforme al de Dios, para parecerte cada día más a Él.

C-   Al pasar el tiempo puedes testificar porque se ven los frutos.

“Y cuando llega el tiempo de la cosecha el agricultor recoge las semillas” San Marcos 4:29. ¡Qué contento y feliz se pone el agricultor cuando comienza a ver los frutos y es tiempo de recogerlos porque la cosecha ya esta lista! Lo mismo ocurre en tu vida, ya no te señalarán más ni te conocerán por el mentiroso, desobediente, burlador, el que roba, el que pega, el quejoso y rezongón, agrandado. Sino que te felicitarán y vos mismo/a con tu nueva vida de obediencia, honestidad, paciencia y amor podrás demostrar que has cambiado porque hubo alguien que murió por vos en la cruz para darte una nueva vida y ese es Jesús.

 

Conclusión: Creemos que en nuestras fuerzas podemos cambiar; pero es Dios quien produce los cambios verdaderos y duraderos en nuestra vida.

Para orar: Aceptando los cambios que Dios quiere para nosotros.

Para hacer:

Niño: Cuenta a los demás quien cambió tu vida. Imagen 2

Preadolescente: Lee San Marcos 4: 26-29 y luego responde. 1- ¿Con qué comparó Jesús el reino de Dios? ¿Por qué?  2- ¿Depende del agricultor solamente para que la semilla crezca? 3- ¿De qué otros factores y de quién más?

——————————————————————————————————————-

Lunes 19 de marzo

Sembrar misericordia para cosecharla (Parte 1)

Lectura Bíblica: San Mateo 5:1-12

Versículo para memorizar: “Dios bendice a los que son compasivos, pues Él será compasivo con ellos”. San Mateo 5:7. (Traducción Lenguaje Actual).

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: Misericordia no es lo mismo que lástima.
  • Crea: Dios bendice a los misericordiosos.
  • Ore: Pueda brindar misericordia a los perdidos.

 

Introducción: Dios es quien transforma las vidas y de la misma manera que Él tuvo misericordia por nosotros, nosotros debemos sentir por los demás.

*Querido líder lleva escrito diferentes frases, por ejemplo: -En la escuela se burlan de ti porque eres de otra religión.

-Niños que se burlan porque no dices malas palabras.

-Chicos que se ríen de ti porque no quisiste fumar con ellos.

-Uno de tus compañeros te critica siempre.

Preguntarles cómo reaccionarían en cada caso. Hoy vamos a poder ver algunas enseñanzas que Jesús compartió en el Sermón del Monte, que te ayudarán en cada situación.

 

1-    La misericordia expresa el carácter de Dios.

A-   La misericordia es la expresión de un corazón compasivo, bondadoso y tierno.

Cuando Jesús vio a tanta gente, subió a un monte y se sentó. Los discípulos se acercaron, y él comenzó a enseñarles a través de las Bienaventuranzas (Son actitudes que deberían estar en tu vida. Características de los hijos de Dios). *Bienaventurados (significa: espiritualmente próspero) los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Es decir “Dios bendice a los que son compasivos, pues Él será compasivo con ellos”. San Mateo 5:12. Misericordia es tener compasión por la gente en necesidad. No es tener lástima. La misericordia es la compasión en acción, no es un sentimiento. ¿Tienes misericordia o lástima por alguien? ¿Cómo lo demuestras? ¿Alguna vez has experimentado la misericordia de otros en tu vida? ¿De qué manera? ¿Cómo te sentiste? Todos debemos pedir al gran Dador de la misericordia que nos llene de Su carácter, cambie nuestros corazones, así podremos imitarlo. Recuerda: Nunca debes negar tu ayuda a quien lo necesite. Comparte el mensaje de Salvación a los perdidos.

B-   Hace que uno se brinde a sí mismo por el bienestar del otro, sin mirar si lo merece o no.

Como dice la Palabra de Dios “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.  Debemos amar al otro con el mismo amor  y misericordia que Dios nos brinda a cada uno de nosotros. Sin juzgar y  sin mirar si lo merece o no. Sino dándole lugar al amor que perdona, transforma y restaura completamente las vidas.

 

Conclusión: ¿Conoces personas que están perdidos en el pecado? Acércate y enséñales cuál es el camino de la verdad y la luz.

Para orar: Que seamos misericordiosos

Para hacer:

Niño: Tengo que ayudar a quien lo necesite. Imagen 3

Preadolescente: *Explica y escribe qué diferencia hay entre misericordia y condena-crueldad. *Responde: ¿Demuestras la misericordia de Dios a los demás? ¿De qué manera?

——————————————————————————————————————-

Lunes 26 de marzo

Sembrar misericordia para cosecharla (Parte 2)

Lectura Bíblica: San Lucas 7:1-50; San Juan 8:1-11.

Versículo para memorizar: Ella le respondió: “-Así es Señor. Nadie me ha condenado. Jesús le dijo: -Tampoco Yo te condeno. Puedes irte, pero no vuelvas a pecar”. San Juan 8:11 (Traducción Lenguaje Actual).

 

Objetivos que el niño y preadolescente:

  • Descubra: No debe juzgar a nadie
  • Crea: Si siembra misericordia, Dios tendrá misericordia de él/ella
  • Ore: Pedirle a Dios que lo ayude a ser siempre compasivo.

 

Introducción: No estamos para juzgar a los demás sino para sembrar “vida y vida en abundancia”.

 

1-    Los fariseos no mostraron misericordia

A-   Ante la mujer adúltera (San Juan 8:1-11)

En el relato de hoy vemos que los fariseos llevaron al templo a una mujer porque la habían sorprendido con otro hombre que no era su esposo. Pusieron a la mujer en medio de la gente, y le dijeron a Jesús:-Maestro encontramos a esta mujer cometiendo pecado. La ley manda que a esta clase de mujeres las matemos a pedradas ¿Tú qué opinas?…  Estas personas en vez de mostrar amor y misericordia por esta mujer, todo lo contrario lo primero que hicieron fueron juzgarla, criticarla, ponerla en evidencia delante de toda la gente y ante Jesús. Quisieron mostrar al resto lo que ella había hecho, el pecado ¡tan grave que había cometido que hasta merecía la muerte! según ellos. Ustedes ¿cómo creen que se debe haber sentido esta mujer? ¿Acusada, condenada, juzgada, maltratada, en ridículo, avergonzada, culpable? Y quizás mucho más. Cuando a ti te descubren por haber hecho algo que a Dios no le agrada y te ponen en evidencia ante los demás ¿cómo te sientes? ¿Cuál es tu reacción? O quizás sea a la inversa tú pones en ridículo a los demás por lo malo que han hecho. ¡Cuidado no debes juzgar, señalar ni condenar a nadie!

B-   Jesús demostró compasión por la mujer y no por lo que hizo.

Jesús se levantó y dijo: -Si alguno de ustedes nunca ha pecado, tire la primera piedra. Luego, volvió a inclinarse y siguió escribiendo en el suelo. Todos comenzaron a irse. Entonces Jesús le dijo a la mujer:-Mujer, los que te trajeron aquí se han ido. ¡Nadie te ha condenado! Tampoco yo te condeno. Puedes irte, pero no vuelvas a pecar. ¡Esta sí fue una actitud de misericordia, la que tuvo Jesús! ¡Qué maravilloso ejemplo nos deja el maestro para imitar! En ningún momento el Señor estuvo de acuerdo con el pecado que la mujer había cometido sino que se compadeció de ella. Porque Dios ama al pecador pero no al pecado. Jesús nunca condena, sino que es un Dios de amor, de misericordia y de oportunidades. Él es quien perdonó a la mujer, pero ¡Ojo! Le dijo que no volviera a pecar. Hoy Jesús nos dice lo mismo a cada uno de nosotros: -¡Ni yo te condeno, pero no peques más!

 

2-    De la misma manera Simón, el fariseo

A-   Un fariseo jamás se acercaría a este tipo de personas

B-   Jesús demostró Su compasión

C-   Ella fue transformada en una nueva persona

Aquí hemos podido leer y ver otro ejemplo en la Biblia de una mujer que no tenía buena fama, era una mujer pecadora y lo que Simón, el fariseo pensaba, cuando vio que esta se arrodilló a los pies de Jesús y lloraba tanto que después secó los pies con sus cabellos, los besó y le puso el perfume que llevaba. Esto nos demuestra que jamás un fariseo se acercaría a una mujer como ésta, pero en cambio el Dador de la misericordia le hizo ver a Simón todo lo que ella había hecho por Él desde que había entrado en su casa. Pudo ver en ella la necesidad de un Salvador, de que sus pecados fueran perdonados, y es por ello que Jesús le dijo a la mujer: “Tus pecados están perdonados”.  “Tú confías en mí y por eso te has salvado. Vete tranquila”. Jesús tuvo misericordia de ella.

Esta mujer fue transformada en una nueva persona, ya no la llamarían “mujer pecadora o de mala fama” sino de ahora en adelante sería una hija de Dios.

 

Conclusión: Como fuimos alcanzados por la misericordia de Dios, nosotros también podemos ser misericordiosos con los demás.

Para orar: Que el Espíritu Santo nos dé un corazón compasivo.

Para hacer:

Niño: Seamos compasivos como Jesús. Imagen 4

Preadolescente: Al lado de cada bienaventuranza, escribe lo que entiendes.

*Bienaventurados los pobres en espíritu

*Bienaventurados los mansos

*Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia

*Bienaventurados los pacificadores

*Bienaventurados los que padecen persecución